Un mundo feliz, o falaz (X)

Poster del filme "La Dictadura Perfecta"

Poster del filme “La Dictadura Perfecta”

Mario Vargas Llosa y sus frases famosas

A lo largo de su vida Mario Vargas Llosa, el escritor peruano premio Nobel de Literatura 2010, ha pronunciado o escrito varias frases lapidarias, de ésas que se recuerdan a través de los años.

La más famosa -al menos en cuanto a México se refiere, creo yo- fue el 30 de agosto de 1990 durante un programa de la tv mexicana en el cual participaban prestigiosos intelectuales como Enrique Krauze y Octavio Paz, cuando sin pelos en la lengua y refiriéndose al gobierno del PRI que ya llevaba unos 60 años contínuos como partido político en el poder, dijo: México es la dictadura perfecta“, aludiendo al hecho de que el gobierno mexicano se presentaba públicamente como una democracia estable que en realidad enmascaraba a una dictadura.

(En aquel momento la apertura de la libertad de prensa recién comenzaba en el país y el asunto quedó en un escándalo mediático que comprometía en cierta forma a los organizadores del programa –Octavio Paz enseguida le contestó espantado y trató de “remendar” el insulto al gobierno-, pero más adelante aquella frase dió pie a un filme del mismo nombre en el que en medio de la chacota algunas escenas recuerdan sin lugar a dudas, episodios de la vida real.)

Portada del libro Conversacion en La Catedral de Mario Vargas Llosa 2 - Copy 3

Sobrecubierta de una edición de la novela “Conversacion en La Catedral” de Mario Vargas Llosa, en donde puede verse, rodeada por un óvalo rojo, la famosa frase que encabeza esta sección.

En qué momento se jodió el Perú?

Otra frase quizás menos conocida pero no menos importante fue cuando en el primer párrafo de su novela “Conversación el La Catedral” (1969), cuya trama se desarrolla no en una iglesia sino en su antítesis: un bar que se llamaba así por la altura de sus techos y en la que hace referencia a cierto período de la historia política del Perú, te encuentras con la frase: “En qué momento se había jodido el Perú?”.

Cuando la leí hace años, enseguida surgió en mi mente una pregunta equivalente y perfectamente lógica:

“Y México, en qué momento se jodió México?”

(Para los que no entiendan a qué me refiero: jodido en delincuencia e inseguridad -que atestiguan varias decenas de miles de asesinatos y secuestros-, en corrupción generalizada, en impunidad, en pobreza, en calidad de educación pública, en falta de oportunidades laborales dignas, en un manejo inadecuado y poco inteligente de su economía y sus enormes recursos naturales…)

Ambas preguntas dan por sentado que hubo un tiempo anterior en que el Perú o México -o para el caso, cualquier otra nación latinoamericana- NO estaban jodidos.

Pero… en realidad hubo un período “dorado“, o siempre hemos estado así?

Y la continuación natural a esta interrogación es el preguntarse porqué hay un abismo tan grande entre la sociedad norteamericana y el resto de los países de América.

¿Será un problema genético (latinos vs. sajones), será un problema religioso-moral (católicos vs. protestantes), será consecuencia de una bajo nivel de educación cívica, o será solamente un problema coyuntural, es decir, una fluctuación estadística capaz de ser revertida o anulada con el tiempo?

Por supuesto, la respuesta a tal pregunta sería de interés para los que pretendemos heredarle a nuestros hijos y nietos un mundo mejor.

Migraciones humanas

Mapa aproximado de las migraciones humanas. Sin ser un hecho probado, puede notarse cierto grado de correlación entre el trazado geográfico de dichas migraciones y el desplazamiento de los polos culturales y de predominio de las naciones a lo largo de la Historia

Porque la Historia nos revela que a lo largo de los siglos, el liderazgo en disciplinas tales como la arquitectura, la escultura, la pintura, el teatro y en general todas las artes, la medicina y el resto de las ciencias, la tecnología, el comercio, la navegación, la filosofía, la religión, etc, ha sufrido un contínuo desplazamiento entre culturas muy alejadas entre sí: África (Egipto, Etiopía), Mesopotamia (Persia, Isfaján, Bizancio), Asia (China, India, Japón), Europa (Grecia, Italia, Inglaterra, Francia, España, Portugal)… hasta llegar a América (México, Perú, EU).

Portada del libro SOCIEDADES COMPARADAS de Jared Diamond

Portada del libro SOCIEDADES COMPARADAS de Jared Diamond

Cuál será la fuerza que impulsa este desplazamiento? O será -para decirlo con el lenguaje de la Física- una especie de movimiento inercial sin aceleración, es decir, la casualidad haciendo de las suyas?

De lo que sí no me cabe duda es de que cada sociedad es en su conjunto el producto del comportamiento de sus ciudadanos y de su interacción con otros grupos. De ahí la importancia de la educación cívica y la sociología.

-0-

Quizás me convenga hacer un examen de conciencia para recordar cómo fue evolucionando mi mente y mi concepción del mundo desde que era un bebé hasta la adultez. No digo que a todos nos haya pasado lo mismo, pero sospecho que mi caso no es aislado, sino que representa a una buena parte de los seres humanos.

En mi primera infancia, todo lo aceptaba tal cual. No me hacía muchas preguntas sobre el origen o el sentido de las cosas, más bien sentía una tremenda curiosidad por lo que me rodeaba, porque todo era nuevo: la comida, los olores, las texturas, los colores, los lugares, los juguetes, los familiares, las mascotas…

Cigüeña con bebé

Entrando ya en la niñez, comencé a preguntarme un poco por mi origen: de dónde había salido yo? Y enseguida me dieron la respuesta: “la cigüeña te trajo de París, igual que a todos los demás niños”.

Con esa respuesta duré un tiempo satisfecho, hasta que comencé a sospechar que era falsa. Recuerdo la vez en que fui a visitar al hospital a mi tía Arcelis, que había tenido una bebé. Me acerqué a su cama y luego de darle un beso, le pregunté: “Oye, y porqué tú estás aquí acostada como si estuvieras enferma, si fue la cigüeña la que trajo a mi primita?

Risas generalizadas y miradas de complotados descubiertos infraganti…

La Creación, de Miguel Angel Buonarroti

La Creación de Adán (~1511), de Miguel Angel Buonarroti

El camino, la verdad y la vida

Luego, fueron los curas jesuítas del Colegio de Belén los que me contaron su versión: estábamos aquí, porque Diosito nos había creado. Incluyendo el Sol, los planetas, las estrellas y pacabar pronto, todo el Universo. Y por ello, debíamos adorarlo. Y además, hacerle caso a todo lo que dijera el Papa, su vicario en la Tierra -que por cierto, era infalible- y en general cumplir con todos los ritos de la Iglesia Católica.

Confieso que al menos de momento, les creí. Incluso -razonaba yo- si todo eso era verdad, entonces no tenía mucho objeto dedicarse a otra cosa más que a adorar a Dios y a Jesús, su hijo. Por eso quería ser cura yo también. Todo lo demás me parecía superfluo.

En ese tiempo yo era como un pequeño San Agustín en ciernes. Es más, mi “padre espiritual” (un cura que te asignaban para conocerte a fondo y lavarte el cerebro, profesión similar a la de los “instructores politicos” con los que luego me topé en el ambiente militar-comunista del Cepero Bonilla, no en balde los jesuítas se manejan como un ejército y viceversa) me regaló un Kempis (Imitación de Cristo) de bolsillo, y al principio no lo soltaba ni para ir al baño, al punto de que hoy -más de 60 años después- aún recuerdo el exergo que aparecía en la primera página del famoso libro: “YO soy el camino, la verdad y la vida. Quien me sigue, no anda en tinieblas…” Aquellas palabras adquirían en mi mente ribetes de conjuro mágico que me abriría las puertas del Cielo.

No entendía cómo mis compañeritos de escuela podían pensar en otra cosa (por ejemplo, en los deportes –aclaro que muchos de mis profesores eran sacerdotes españoles que sentían furor por el balompié).

Partido de balompie infantil

Partido de balompie infantil

Recuerdo que en el largo recreo de después del almuerzo, que duraba más de una hora antes del turno de clases vespertinas, casi todos iban a jugar beisbol o futbol en los terrenos de la escuela. Yo también lo hacía, pero a desgana. A la primera oportunidad me declaraba cansado y me sentaba a la sombra de alguno de los muchos y frondosos álamos que había en hilera junto a la barda del fondo de la escuela, que daba a la avenida 51 de Marianao, a disfrutar tranquilamente de mi tiempo libre.

Tantas veces sucedió aquella escena, que los curas comenzaron a sospechar que yo no era un niño “normal”, y llamaron a mis padres para ponerlos sobre aviso y tratar de averiguar el motivo de ese comportamiento tan extraño. Para ellos, yo “debía” de tener algún problema.

A mí me parecía al revés, es decir, que los del problema eran ellos. Quizás allí nació mi carácter rebelde y mi amable pero profundo e incontrovertible desprecio por todo tipo de fanatismo: deportivo, político, religioso, etc. Aquello de correr incansablemente detrás de una pelota, me parecía una aburrida tontería, demasiado repetitiva para llamar mi atención.

Una vez, jugando un partido de futbol, el balón cayó cerca de mí y un compañerito del otro equipo y yo fuimos a discutirlo. La intención de cada uno era hacerse con la bola y patearla hacia la portería contraria. Pero yo llegué un instante después y el único resultado de mi esfuerzo fue que recibí un impacto directo del balón en mi cara, con toda la fuerza de un balón recién pateado. Caí de espaldas al césped y estuve un tiempo aturdido, sintiendo que mi cabeza y sobre todo mi nariz, habían estallado. Ahí mismo juré que no volvería a jugar nunca más. Por supuesto que no cumplí mi promesa, pero creo que aquella experiencia quedó gravitando para siempre en mi psiquis.

Nunca estuve muy seguro de si el balonazo había sucedido por casualidad, o había sido a propósito para inhabilitarme.

En Escocia se vio una de las peores patadas que se recuerde en el partido entre Livingston y Hearts donde Jason Talbot le enterró todos los tapones de los tacos en la cara a Sam Nicholson. Lo más increíble es que el árbitro no expulsó a Talbot por una agresión que merecía hasta algo más. Sam mostró su rostro herido tras el partido.

En Escocia se vio una de las peores patadas que se recuerde, en el partido entre Livingston y Hearts donde Jason Talbot le enterró todos los tapones de los tacos en la cara a Sam Nicholson. Lo más increíble es que el árbitro no expulsó a Talbot por una agresión que merecía hasta algo más.  (09/02/2015)

Hoy en día, cuando veo en la tv las patadas, zancadillas, empujones y codazos que se dan los jugadores profesionales con tanta frecuencia, recuerdo aquel episodio y me pregunto seriamente por la limpieza y el espíritu deportivo de algunos los integrantes de los equipos. Y doy gracias a Dios porque no me hizo árbitro. Ni policía.

Pero prosigamos con el examen de conciencia.

Mi infección de misticismo religioso comenzó a ceder cuando se me ocurrió pensar: “Ok, Dios nos hizo. Mmmmm… pero ¿Y quién hizo a Dios?”

Cuando le pregunté aquello a mi padre espiritual, su respuesta me defraudó: “Dios SIEMPRE existió y ya. Creer cualquier otra cosa, es pecado”.

Francamente, no veía la diferencia entre eso y  “La materia SIEMPRE existió, y ya“, que era la respuesta de los materialistas a la misma pregunta. Excepto, claro está, por la velada alusión al Infierno y al miedo que te provoca la idea de arder eternamente en él, en caso de no aceptar la respuesta del catolicismo.

Parece que por aquel tiempo comenzaba a surgir en mí lo que se llama “uso de razón”, que es lo que diferencia a un adulto de un niño.

De manera que llegando a la adolescencia, todo el terreno que perdía en mi cerebro la teología lo ganaba la ciencia, disciplina en la cual el juez supremo no es un libro sagrado -escrito hace miles de años por gentes seguramente muy inteligentes para su época, pero muy ignorantes para la mía- sino algo verdaderamente imparcial, eterno, y muy difícil de manipular y corromper: el experimento.

Portada del disco de Carlos Puebla con la famosa tonada "Y eso llegó Fidel"

Portada del disco de Carlos Puebla con la famosa tonada “Y en eso llegó Fidel”

Llegó el Comandante y mandó a parar

Quiso el destino que por ese tiempo en mi patria ocurrieran los hechos conocidos como “Revolución Cubana” y mi atención se enfocó hacia otro tipo de asuntos que hasta ese momento no habían captado mi interés: los problemas sociales.

Muy pocos sudan calenturas ajenas y yo, como miembro de una familia de clase media cubana bien establecida y equilibrada, no había tenido mayores problemas: cariño, comida, casa, educación, comodidades de todo tipo, eran vistas por mí como algo natural.

Sin embargo, el terrible y drástico cambio político que se produjo en mi patria me abrió los ojos a otro mundo: al parecer, no toda la gente era tan feliz como yo. Es más, la mayoría de la gente no disfrutaba de la misma bonanza material.

La conclusión lógica de tal proceso mental, saltaba a la vista: algo había que hacer para aliviar ese estado de cosas.

De manera que pasé de la religión, a lo que llamaré -alguna palabra tengo que usar al fin y al cabo- la socialdemocracia.

No puedo decir que aquello fuera la gran cosa -sobre todo teniendo en cuenta que mucha gente en mi país, por conveniencia o por convencimiento, comenzaban a abrazar sin reservas las ideas comunistas -o quizás debería decir la voluntad del Fifo- pero al menos me había movido ideológicamente hacia la izquierda.

Claro, nunca milité en ningún partido. Sobre todo, porque ya no los había: el Máximo Líder se había ocupado minuciosamente de acabar con todos ellos, excepto el suyo (igualito que Hitler, por cierto). Y quizás por eso mismo, por constatar cómo bajo el disfraz de salvador de los pobres se ocultaba una terrible dictadura personal que con la excusa de satisfacer las necesidades materiales de la gente, les negaba lo principal: su libertad para escoger cómo llevar su vida, comencé a recular.

De nuevo mi psiquis empezó a buscar algo mejor en qué creer, una ideología que no estuviera viciada de entrada por el autoritarismo y el engaño.

Y todo ello, a pesar de mi consciente renuencia a “formar parte” de cualquier cosa.

Contradicción?… Claro que sí!

La razón de tal comportamiento es -según mi modesta opinión- que todos estamos inclinados genéticamente a pertenecer a algo. Es lo que yo llamo “mis genes de manada”, una especie de atavismo que jugó un papel importante en la supervivencia de las especies anteriores al homo sapiens y del cual no podemos prescindir, como no podemos prescindir de la sed o del deseo de hacer pipí.

Es a lo que los psicólogos se refieren cuando mencionan la frase “el Hombre es un ser social”, es decir, sufre si se siente solo y por eso busca compañía. La contradicción es que muchas veces esa necesidad de pertenencia lo lleva a ser manipulado: ¡pura dialéctica!.

Entonces empezé a admirar al país que a mi entender era el mejor exponente de los ideales del “pursuit of happyness” que se merecían todos los hombres: los Estados Unidos.

Para mi desgracia, aún estaba muy joven para tomar decisiones por mí mismo y mis padres -por temor a abandonar sus bienes y su cultura- permanecieron en Cuba.

José Perez del Río, conductor del programa "Buenos Dias América" de la VOA (Voz de los Estados Unidos de América).

José Perez del Río, conductor del programa “Buenos Dias América” de la VOA. Foto muy posterior a la época del relato.

Eran los tiempos en que mi tío Gustavo escuchaba con gran interés a Radio Swan y yo a José Pérez del Río, el locutor del programa “Buenos Días América” de la programación para América Latina de La Voz de los Estados Unidos de América (VOA).

Por contraste a mi realidad de ese entonces -viviendo en un país sin leyes y en manos de un caudillo mesiánico que destruía sistemática y minuciosamente el tejido social de mi patria- imaginaba a EU como un país idílico, en el que todo era riqueza, orden y satisfacciones personales. Y claro, sentía un gran deseo de vivir en aquella sociedad perfecta.

Mi pensamiento permaneció así durante un largo período de tiempo. Mientras más años transcurrían y más crímenes y locuras cometían en mi patria el Fifo y sus secuaces, más deseos de  emigrar y más admiración sentía por la sociedad norteamericana, la democracia y el capitalismo.

Vivir con esas convicciones dentro de Cuba era como vivir una pesadilla interminable.

-0-

Más o menos por aquella época comencé a enterarme de los crímenes cometidos por la Iglesia Católica a lo largo de su historia. Es decir:

  1. Los casi 1000 años de oscurantismo medieval en los que tuvo sometido a gran parte del mundo occidental, donde desde posiciones de poder se perseguía la razón y se exaltaba el fanatismo religioso y la fe ciega, al punto de prácticamente detener el desarrollo de la ciencia, lo cual dió como resultado que se olvidaran filosofías y conocimientos que ya existían en los tiempos de la Antigua Grecia.
  2. Los aprox. 300 años de los temidos Tribunales de la Santa Inquisición con sus torturas, asesinatos y quema de “herejes” vivos por cosas como negar la teoría heliocéntrica (recordar a Giordano Bruno o a Galileo Galilei y su “Eppur si muove”) u otras tonterías ilógicas como la Sagrada Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) o la Creación según el Génesis.
  3. Su ridícula negación de la Teoría de la Evolución de Darwin y en general de cualquier posición filosófica, científica o política que rebajara o pusiera en peligro el predominio de la Iglesia Católica sobre los hombres.
  4. Su pacto con los nazis (Concordato Pacelli-von Papen), firmado en 1933, cuando ya Hitler era Canciller de Alemania.
  5. Su sistemático encubrimiento a los crímenes de los curas pederastas, algo especialmente despreciable.
  6. Su recalcitrante machismo al oponerse a la igualdad entre hombres y mujeres en lo que se refiere a su papel en la familia (trabajo, crianza de hijos, etc).
  7. Su negación al derecho de aborto y su intento mal intencionado de hacer que la gente lo confunda con la exaltación del aborto como método anticonceptivo.
  8. Su condena a priori del homosexualismo, lo cual implica el desprecio al criterio de cada cual respecto a una cuestión estrictamente personal.

Ya no se trataba solamente de diferencias filosóficas. Estos ya eran crímenes mondos y lirondos. Cosas que en mi opinión no se saldaban con una simple disculpa, sino que merecían la erradicación de la organización que los había cometido.

Mi naturaleza de librepensador  y mi idea de que cada cual tiene derecho a opinar como le dé su gana siempre y cuando no le haga daño a su prójimo, me impedían jugar a ser líder mundial de una cruzada anticatólica. No iba a convertirme en lo mismo que criticaba. Sin embargo, a título personal no tuve ningún problema en despreciarlos aún más.

Y así lo hice.

Genes

Genes

De manera que me iba quedando sin mitos en los cuales depositar mi confianza, una verdadera tragedia para mis genes de manada.

Por eso me resultó especialmente doloroso cuando comencé a darme cuenta de que la sociedad norteamericana tampoco era perfecta.

No me gusta repetirme y en artículos anteriores ya he hablado sobre este problema. Pero haciendo un resumen general, descubrí que cada gobierno o sociedad tiene su “historia oficial” en donde resaltan o inventan hechos a conveniencia, mientras esconden o niegan otros cuya difusión consideran “inapropiados”. El objetivo de tal proceder está claro: manipular a la gente.

Por ejemplo, no es lo mismo mandar a un soldado a una guerra de “ideales” o “por la libertad”, que mandarlo a una guerra de rapiña. La primera motivación es capaz de lograr que el soldado arriesgue su vida de motu propio. La segunda, no.

Imagen del filme "The pursuit of happyness"

Imagen del filme “The pursuit of happyness”

De modo que cuando descubrí que difícilmente podía hacer coincidir la bonita historia de los Padres Fundadores o el cuento de la excepcionalidad de USA y aquella frase del “pursuit of happyness” que aparece en la Declaración de Independencia norteamericana, con la Guerra de Vietnam y otras muchas guerras de rapiña -incluyendo la mexicana de 1848-, el criminal racismo sureño que se desbordó en los años 60 del siglo XX, la amistad con tantísimas dictaduras por todo el mundo (o sea, el pragmatismo político conocido como la política de “our son of a bitch”) o cuando caí en cuenta del terrible e  hipócrita abismo que existe entre el discurso moralista del gobierno norteamericano sobre el problema de las drogas y su posición real manteniendo durante 50 años una prohibición que solo ha dado como resultado el surgimiento de una narco-mafia que ha permeado y prostituído muchos gobiernos en todo el mundo, el alma se me fue a los pies.

Déjenme explicar algunas cosas bien claro:

NO estoy diciendo que los Estados Unidos sean algo así como el Imperio del Mal a perpetuidad. De hecho, creo que si actualmente hay alguna nación en la cual yo pueda depositar alguna esperanza de que a la larga ayude a resolver -o al menos disminuír- los inmensos problemas del mundo, ésa es Estados Unidos. Y no porque no tenga problemas, sino porque su sistema ha demostrado que los puede enfrentar y resolver, es decir, que puede mejorar y no siempre enquistarse en posiciones retrógradas e inamovibles. Eso es su principal atractivo, al menos para mí.

Si lo tuviera que definir con una sola palabra, creo que utilizaría “dinamismo”.

Por ejemplo, del racismo galopante y criminal que produjo el asesinato de Martin Luther King y los disturbios del 68, al presidente negro del 2008, va un cierto nivel de evolución positiva, no? Aunque muchas de las acciones de Obama no sean precisamente de mi agrado sino todo lo contrario.

De las trampas electorales de “Dirty Dick o Dirty Tricks” -o sea “Dick el Tramposo o Trucos Sucios”, el juego de palabras usado como sobrenombre despectivo de Richard (Dick) Nixon luego del escándalo de Watergate-, a la renuncia de un presidente en funciones producto de la acción de la justicia y la presión popular va un cierto tramo, cierto?. Aunque luego Gerald Ford lo haya perdonado en vez de castigarlo como se merecía.

Aclaro que en mi opinión lo importante no es el hecho de que un tramposo haya llegado a la presidencia. Eso es explicable o natural, porque los tramposos buscan instintivamente el dinero y el poder como las moscas buscan la mierda. Y es en los gobiernos donde siempre se concentran con mayor densidad el dinero y el poder.

Lo admirable es que el sistema haya sido capaz de reformarse a sí mismo y expulsarlo.

Algo que otros muchos gobiernos -incluyendo el de mi patria, por supuesto- están a mil leguas de emular.

Pero con la misma sinceridad con que admito eso, tengo que admitir que esa visión de Tierra Prometida, de adalid y garante de la libertad mundial con que nos quieren tupir los apologistas del gobierno gringo, es falsa.

Algo especialmente importante que quiero hacer notar es que me estoy refiriendo al gobierno, no a la gente común. Cualquier juicio que involucre a todo un pueblo y le asigne una característica general como “vago”, “tramposo”, “corrupto”…, es producto de la ignorancia o de la mala intención. De hecho, he visitado muchas veces esa nación y he conocido muchísimas más personas buenas, que malas.

De manera que de nuevo volví a cambiar mi mente, esta vez hacia una posición mucho más definitiva y dialéctica: todos tenemos algo de bueno y de malo. Y en todos los gobiernos y pueblos hay gente buena y mala.

Y como solución a mi problema de equilibrio filosófico-existencial, me acerqué a la cultura.

La cultura como el conjunto de conocimientos, costumbres y creencias

La cultura como el conjunto de conocimientos, costumbres y creencias humanas

La cultura, esa noble y escurridiza dama

En realidad desde pequeño me había gustado leer, y por suerte había podido disfrutar de los clásicos infantiles y juveniles. Luego la vida de adulto con sus exigencias y sus responsabilidades, me sacó del buen camino y tuve que dedicar la mayor parte de mi tiempo a la simple supervivencia.

Ahora en la vejez he vuelto a reencontrarme con mi antigua conocida, la literatura (o a retomar mi antiguo vicio, según se vea con buena fe o con picardía).

En cuanto a los temas de los libros que leo soy bastante omnívoro, aunque siento inclinación por los de divulgación científica (cosmología, biología, genética, etc) además de biografías noveladas o novelas históricas, y de vez en cuando sobre historia, economía, política o filosofía.

En música soy un mero diletante, una especie de “bon vivant” musical que sin saber de armonías, timbres o ritmos va por ahí oyendo y seleccionando melodías que le emocionan, sin comprender la estructura de las piezas musicales. Puro “dejarse llevar” por los sonidos.

Hoy, me gusta pensar en la cultura como el mejor intento de comprender y tomar postura frente al mundo. Ya que no sabemos a ciencia cierta quienes somos o por qué estamos aquí y ni siquiera comprendemos a fondo las razones por las que se producen los sucesos históricos, creo que lo mejor que podemos hacer es mirar a nuestro alrededor y disfrutar del paseo.

Y aunque la poesía no siempre me emociona, a veces encuentro alguna que me electriza:

He andado muchos caminos - Antonio Machado

He andado muchos caminos,
he abierto muchas veredas;
he navegado en cien mares
y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto
caravanas de tristeza,
soberbios y melancólicos
borrachos de sombra negra.

y pedantones al paño
que miran, callan, y piensan
que saben, porque no beben
el vino de las tabernas.

Mala gente que camina
y va apestando la tierra…

Y en todas partes he visto
gentes que danzan o juegan,
cuando pueden, y laboran
sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio,
preguntan adónde llegan.
Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja.

y no conocen la prisa
ni aun en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.

Son buenas gentes que viven,
laboran, pasan y sueñan,
y en un día como tantos
descansan bajo la tierra. 

Antonio Machado (Soledades, 1903)

Putísima! Por qué habrá poemas que me dejan indiferente y hay otros que hacen como que me taladran el cerebro con sus verdades?

Conocí este poema en los 60, cuando Juan Manuel Serrat lo comenzó a cantar.

Lo que plantea es muy sencillo: que en todas partes hay gente mala y gente buena. Una verdad de Perogrullo, pero yo necesité toda una vida para comprender su significado profundo y moldear mi visión del orbe a ese simple postulado.

Y claro que siento vergüenza por ello, pero creo que no tanta como la que deben de haber sentido algunos de nuestros políticos actuales, que han dado muestras de una ignorancia supina en temas literarios.

Como cuando Fox le cambió el nombre a Jorge Luis Borges y lo llamó “José Luis Borgues”, o cuando lo mencionó entre los Premios Nobel de Literatura (Borges nunca lo obtuvo, quizás por su respaldo a las dictaduras chilena y argentina), o cuando dijo que Vargas Llosa era colombiano (supongo que lo confundió con el Gabo).

Martita Sahagún (esposa de Fox y ex Primera Dama) no se quedó muy atrás cuando le cambió el sexo a Rabindranath Tagore y dijo algo así como “la gran escritora hindú Rabina Gran Tagora”.

O cuando Josefina Vazquez Mota -la Secretaria de Educación- confundió a Carlos Fuentes con Octavio Paz y además le cambió el nombre a una de sus obras.

Pero la palmas se las lleva nuestro presidente actual, Enrique Peña Nieto, que en una feria literaria (la FIL de Guadalajara) fue incapaz de mencionar tres autores de libros que hubieran influído en él. Y cuando quiso reparar el daño resultó peor, porque confundió el autor de La Silla del Águila (Carlos Fuentes) con Enrique Krauze.

Burros

Burros

Definitivamente, con estos políticos no tenemos que pensar mucho para encontrar la razón por la cual la educación pública en México deja tanto que desear…

Quevedo y los frutos del árbol

Y este tema hizo que recordara un viejo chiste:

Cuentan que unos padres muy orgullosos de las aptitudes literarias de su hijo, lo llevaron al gran poeta español para que lo evaluara. Entonces Quevedo llevó al muchacho a un balcón desde donde se podía disfrutar de la Luna en medio de una bonita noche estrellada y le pidió que se inspirara. El muchacho miró durante un rato al cielo, y de repente declamó el siguiente verso:

Mirad la Luna vomitando estrellas! Ay, ay, ay que bella! Ay, ay, ay que bella!

Los padres miraron expectantes a Quevedo, y entonces éste les dió su opinión, también en verso:

Si de este árbol queréis sacar mejor fruto… Ay, ay, ay, que bruto! Ay, ay, ay que bruto!

(Continuará)

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Un mundo feliz, o falaz (IX)

libertad4Aprendiendo a ser libre

A las pocas semanas de haber llegado a México como profesional enviado por el gobierno cubano para cumplir un contrato de trabajo, y mucho antes de saber si podría satisfacer mi oculto deseo de quedarme a vivir aquí y mandar al carajo al Fifo y su Revolución, quise demostrarme a mí mismo que -llegado el momento- sería capaz de hacerlo. Es decir, que tendría el coraje suficiente para valerme solo.

Para los que no entiendan bien mi inquietud, les explico que me sentía un poco como un preso que luego de vivir muchos años encerrado -en donde la disciplina carcelaria lo obliga a un régimen estricto y él no decide nada: ni qué comer, ni qué vestir, ni cuando bañarse, o tomar el sol, o trabajar, o dormir…- al ver acercarse el fin de su condena, siente temor por volver a la libertad, en donde debe asumir ser el dueño de su destino pero a costa de no tener garantías de nada, incluyendo la simple supervivencia. Dicho en pocas palabras: el vivir en libertad se aprende. O se olvida, según sea el caso.

De manera que como el que se toma una medicina, me impuse un plan: con la excusa de conocer el país, aprovecharía un fin de semana para hacer un viaje a Puebla. En realidad, quería demostrarme a mí mismo que yo sabría desenvolverme en una sociedad libre.

Escogí esa ciudad no porque tuviera algún interés específico en ella sino porque era una de las que más había oído mencionar desde chico –cuando mis padres hicieron un viaje turístico a México– y me informé que estaba relativamente cerca del DF de forma que el viaje no sería muy largo. En ese tiempo yo prácticamente no conocía la Historia ni la Geografía de México y además todo lo que veía me resultaba interesante, así que decidí que Puebla estaría bien.

Terminal TAPO (Terminal de Autobuses de Pasajeros del Oriente)

Terminal TAPO (Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente). Su arquitectura destaca por la gran cúpula central, alrededor de la cual están situadas las oficinas de ventas de boletos de las distintas líneas, con el área de alimentos en el centro. Los ómnibus están dispuestos radialmente en el exterior, para aprovechar el perímetro circular del recinto.

Pregunté sobre las formas de viajar en ómnibus y aprendí que el DF cuenta con 4 terminales, cada una dedicada a uno de los cuatro puntos cardinales. Como Puebla está al Este, debía ir a la terminal “TAPO” (Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente). Por suerte, el metro tiene una estación precisamente en los sótanos de la TAPO, así que la cosa sería fácil.

Utilicé un fin de semana largo, y luego de advertirle a mis compañeros que haría un viaje turístico durante los días de asueto para que nadie se preocupara por mi ausencia, me lancé a la aventura.

En la terminal me enteré que había “corridas” a Puebla cada 15 minutos, así que enseguida compré mi pasaje y me subí al siguiente camión. No pude dejar de comparar la facilidad con que había conseguido lugar, con las condiciones imperantes en Cuba, en donde para conseguir un pasaje de La Habana a Trinidad para pasar unas vacaciones tenías que hacer cola durante los dos meses anteriores al viaje, “marcando” tu lugar dos veces al día, temprano en la mañana y por las noches. Y si fallabas una sola vez, perdías tu turno en la cola. Era como tratar de comparar el Cielo con el Infierno. Y la mejor lección práctica sobre las “ventajas” del socialismo…

Al llegar a Puebla, tomé un taxi y le pedí al chofer que me llevara a un hotelito barato que estuviera cerca del centro y que por favor me explicara cuáles sitios de interés podía visitar en la ciudad. Entre los que me propuso estaban la Catedral, la Capilla del Rosario, Cholula y los Fuertes de Guadalupe y Loreto. Yo no había oído hablar de ninguno de ellos, pero tomé nota y me propuse conocerlos.

Catedral de Puebla

Catedral de Puebla

La Catedral de Puebla

Creo que antes de continuar debo hacerles una confesión: De niño, las formas y los colores me emocionaban profundamente, sin embargo de adulto perdí esa habilidad. En general, las artes plásticas: pintura, escultura, arquitectura, etc, no me emocionan tanto como la música o la matemática. No me enorgullezco de ello, pero es una realidad.

Sin embargo, cuando penetré en la Catedral de Puebla, me tuve que sentar de la emoción. Mi respiración se entrecortó y sentí un disfrute estético profunto, casi místico.

Altar de la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Puebla

Altar de la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Puebla

Claro, en ese tiempo podría decirse que tenía la sensibilidad a flor de piel. Me sentía profundamente dichoso por haber recuperado mi libertad. Muchas cosas me emocionaban hasta las lágrimas, no solamente la arquitectura novohispana.

Uno de los dos órganos de tubos de la Catedral de Puebla

Uno de los dos órganos de tubos de la Catedral de Puebla

Pero también es cierto que la Catedral es una obra impresionante. Sus dos torres -altas, cuadradas y dominantes como dos inmensos guardianes renacentistas- me transmitían una sensación de fuerza y seguridad increíbles. La belleza y exquisitez de la decoración interior me dejaron boquiabierto. Los dos órganos de tubos, imponentes y preciosos, inmediatamente hicieron que recordara mi época como integrante del Coro del Colegio de Belén.

No pude dejar de pensar en que si a mí -agnóstico recalcitrante de finales del siglo XX- la Catedral me producía esa sensación de apabullamiento espiritual, ¡qué no habrán sentido los pobres indígenas de los tiempos coloniales, mucho más sugestionables por poseer un horizonte intelectual más limitado!.

Seguramente, para ellos sería como echarle un vistazo al Cielo.

La Capilla del Rosario

A poca distancia de la Catedral de Puebla se encuentra el Templo de Santo Domingo -otro de los lugares que me habían recomendado visitar- anexo al cual se haya la famosa Capilla del Rosario, considerada por muchos como la mejor expresión del barroco novohispano.

De nuevo sentí la misma sensación de arrobamiento místico ante la magnificencia de su decoración, abundante en plata y oro y de una prolijidad absolutamente asombrosa y bella.

A medida que continuaba con mi viaje, el motivo por el cual lo comencé -mi temor a no saber vivir en libertad- iba siendo reemplazado en mi cerebro por el placer de disfrutar la belleza de los lugares visitados. Definitivamente, el esfuerzo había valido la pena.

Cholula - Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios y Popocatepetl

Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, famosa por haber sido construída no precisamente a partir de los materiales de una antigua pirámide azteca que se desmontara para fabricar el templo católico -como sucedió en otras muchas ocasiones con la intención de exterminar los “ritos paganos”- sino SOBRE la pirámide, sin destruírla. Al fondo, nevado, el Popocatépetl, uno de los volcanes emblemáticos de México. En una vieja leyenda azteca, el “Popo” simboliza un guerrero que cuida el sueño de una doncella representada por otro volcán, el “Iztaccíhuatl -conocido como “La Mujer Dormida” a causa de su perfil que simula una mujer acostada. Una bella historia de amor que me recuerda a Romeo y Julieta. Ambos volcanes son claramente visibles hacia el Oeste de Puebla y también hacia el Sureste del DF.

El Teocalli de Cholula

Recuerdo que de muchacho, cuando era alumno de segundo o tercer año en la Secundaria de Trinidad, Lionella Mainegra -mi profesora de literatura- nos hizo conocer y leer En el Teocalli de Cholula, una poesía de José María Heredia referente a un templo azteca (teocalli) que había sido mudo testigo de una de las mayores matanzas de indígenas realizadas por Cortés y sus tropas.

Quetzalcoatl, la Serpiente Emplumada

Quetzalcoatl, la Serpiente Emplumada

Resulta que a medida que Cortés avanzaba hacia Tenochtitlán -la capital del imperio azteca- en su afán por encontrar oro, los temores del emperador Moctezuma se iban incrementando. Al principio, cuando tuvo las primeras noticias de su llegada a la costa del Golfo, había pensado que se trataba de Quetzalcoatl -la Serpiente Emplumada- que regresaba al país desde el Este, como predecía una de las principales leyendas mexicas. Si así fuera no habría nada que hacer, era una cuestión de dioses y se sometería.

Pero poco a poco las dudas comenzaron a roer su fe religiosa: ¿sería en realidad el dios de la profecía, o un simple conquistador extranjero?. Y comenzó a enviarle magníficos regalos junto con mensajes de que no sería necesario llegar hasta la capital porque él reconocía desde ya, su poderío y supremacía. Por supuesto, en realidad era una forma velada de evitar su llegada (si esto hubiera ocurrido en la actualidad, le llamaríamos “diplomacia”).

Pero aquellos suntuosos regalos surtieron el efecto contrario: en vez de disuadir a Cortés, estimularon su ambición.

Entonces Moctezuma trazó un plan para acabar con los españoles: en Cholula, situada en el camino hacia la capital, les tendería una emboscada. A su llegada a dicha población, las autoridades indígenas -que respondían al Emperador- los recibieron como huéspedes de honor, para no revelar sus verdaderas intenciones. El plan consistía en atacarlos de manera sorpresiva cuando estuvieran desprevenidos, utilizando unos 20 mil soldados de Moctezuma que acampaban disimuladamente en las afueras del pueblo.

Sin embargo, Cortés tuvo noticias del plan por una delación y decidió vengarse.

A esas alturas él ya se había dado cuenta que podía utilizar las antiguas rencillas entre las etnias indígenas para sus propósitos de dominación y conquista. Por ello había logrado pactar con los tlaxcaltecas que eran enemigos naturales de los aztecas y de esa forma se había hecho de un ejército de varios miles de soldados, mucho mayor al de los pocos españoles que habían venido con él desde Cuba, que en realidad no sobrepasaban un centenar.

Así que los sorprendidos no fueron los españoles, sino los indígenas. Convocó a las principales autoridades del pueblo a lo que supuestamente iba a ser una gran fiesta. Y cuando todos estaban reunidos… sacó su espada y comenzó la matanza. Cuentan que en el transcurso de unas horas, las tropas de Cortés masacraron a unos 5-6 mil cholultecas, incluyendo mujeres, ancianos y niños. Se habla de riachuelos de sangre en las calles de Cholula. Lo cual, teniendo en cuenta la crueldad de los conquistadores españoles -demostrada en otras muchas ocasiones- posiblemente no sea una exageración.

Una vez controlada la situación, los sobrevivientes pactaron con él y le echaron la culpa del plan de traición a Moctezuma, cosa que Cortés aceptó.

[Sin embargo, cuando por fin llegó a Tenochtitlán e inicialmente el Emperador lo recibió en plan de paz, supo virar la tortilla y echarle la culpa a los cholultecas para no ponerse a mal desde el principio con el gran tlatoani mexica, aunque por supuesto desde ese entonces ya planeaba tomarlo prisionero para apoderarse de su reino. Como pueden ver, parece que la política siempre ha sido el mismo cochinero…]

En fin, muy lejos estaba yo de imaginarme allá en la Secundaria, cuando conocí el poema y supe de la matanza, que el destino me llevaría algún día a visitar ese lugar.

Piramide de Cholula - Puebla

Pirámide de Cholula – Puebla. Obsérvese que está coronada por un templo católico

Pero además de esa historia, existen otros motivos que hacen interesante esa población, situada a unos pocos (~7) kilómetros de Puebla: en Cholula se encuentra la pirámide más grande de todo México. No la más alta, pero sí la de mayor área: su base es un cuadrado de aproximadamente 400 metros de lado.

Para que tengan una idea de su tamaño: los arqueólogos han excavado túneles para investigar su estructura (muchas pirámides son en realidad como unas “matriushkas” de forma piramidal que se construían unas sobre las otras porque cada gobernante quería sobrepasar la gloria y el prestigio de su predecesor haciendo un monumento mayor que además de tapar u ocultar la obra anterior, opacara el recuerdo del precursor) y esos túneles tienen unos 9 km de largo. Además, se pueden visitar.

Otra característica de la Pirámide de Cholula consiste en que es la única que tiene un templo católico en su cima. Me explico: normalmente los españoles destruían minuciosamente los templos indígenas que iban encontrando a su paso, y utilizaban las mismas piedras para construír una iglesia. Esto tenía un doble propósito: acabar con el “paganismo“, y demostrar la superioridad de su Dios.

Pero en el caso de Cholula -por motivos que aún no se conocen bien- la pirámide había sido abandonada desde hacía varios siglos y la erosión había hecho su trabajo convirtiéndola en lo que pudiera parecer a un ojo inexperto, un cerro normal. De manera que o bien no notaron que era algo artificial -quizás por su inmenso tamaño- o quizás pensaron que ya de todas formas la pirámide estaba en ruinas y construyendo la iglesia sobre la pirámide, enfatizaban la superioridad del catolicismo sobre los dioses indígenas. El caso es que la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios tiene fama de ser el único templo católico que descansa SOBRE una pirámide mexica.

Abundando en el tema, otra leyenda relativa a Cholula dice que la ciudad cuenta con 365 iglesias, una por cada día del año. Pero yo pude comprobar que aunque eran muchas, no llegaban a esa cifra. Nada, exageraciones para consumo de los turistas…

Batalla de Puebla

La Batalla de Puebla, donde el joven ejército de México derrotó al experimentado ejército de Francia, tuvo lugar el 5 de Mayo de 1862

La Batalla de Puebla

El siguiente lugar que visité fueron los Fuertes de Guadalupe y Loreto. Debo confesar que en ese entonces yo no tenía muy clara la Historia de México y por ello no sabía bien qué era la Batalla de Puebla y el por qué de su fama. Allí comencé a enterarme.

Resulta que México no solamente peleó contra los españoles (1810-1821) para independizarse, sino que también tuvo que lidiar contra franceses y gringos -que la veían como una nación grande pero económica y políticamente débil y por ello muy apetecible.

Y además para colmo -aunque les parezca sorprendente- la joven nación se vio envuelta y tuvo que luchar en una guerra civil promovida en buena medida por la muy Única, Santa, Católica y Apostólica Iglesia Romana.

-0-

Los franceses invadieron un par de veces el territorio nacional. El primer incidente (1838-39) es conocido con el jocoso nombre de “La Guerra de los Pasteles“, porque supuestamente comenzó por la reclamación de un francés dueño de un restaurante en Tacubaya -en aquel entonces un pueblo cercano y hoy en día un barrio de la capital- que responsabilizaba al gobierno mexicano porque unos oficiales de Santa Anna (el presidente) habían consumido unos pasteles en su establecimiento y se habían retirado sin pagar.

Por supuesto que esto fue una excusa para tontos. En realidad México era un objetivo estratégico no solamente para Estados Unidos, sino también para las principales potencias europeas -Francia, Inglaterra, Alemania- que ya veían venir sus declives como metrópolis coloniales y a las que por un lado les convenía debilitar a Estados Unidos y por otro aumentar su influencia en el incipiente pero prometedor mercado latinoamericano.

Aquel incidente terminó con un acuerdo diplomático bastante desfavorable para México. Lo cual, teniendo en cuenta que Francia encarnaba en ese momento las ideas de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, evidencia que a los gobiernos, al igual que a los hombres, no se les puede juzgar por lo que dicen, sino por lo que hacen. O como decía mi abuelita en un lenguaje mucho menos culto pero muy criollo y simpático: “Al pájaro se lo conoce por la cagá”.

Luego ocurrió la primera invasión gringa (1846-48) -en pleno período de expansión territorial imperialista y un poco antes de la Guerra Civil norteamericana- y a México le costó perder 2 millones de kilómetros cuadrados (aproximadamente la mitad del territorio original de la Nueva España, que era de unos 4 millones).

La segunda invasión gringa ocurrió en 1914 por Veracruz, pero por el momento no hablaré de ella porque me desviaría demasiado del tema central de este artículo. Ya habrá tiempo más adelante.

Continuando con nuestro resumen debemos mencionar la Guerra de Reforma (1857-1861), que consistió en un enfrentamiento armado interno entre conservadores y liberales: de un lado la Iglesia Católica -que ya había fracasado en su intento por imponer a Iturbide y su Primer Imperio pero que aún aspiraba a conservar sus tierras y su poder- y del otro Benito Juárez con su visión de un estado laico, libre de cardenales mafiosos.

Los hechos: una especie de golpe de estado anti-liberal quiso llevar al entonces presidente electo Ignacio Comonfort a perpetuarse en el poder. Pero Benito Juárez, que en ese momento era Presidente de la Corte Suprema de Justicia y que en un inicio había sido tomado prisionero, escapó gracias al propio Comonfort que resultó indeciso pero no asesino, formó un gobierno paralelo en Veracruz, y al final logró derrotar a los conservadores, hacerse presidente y convertir en ley sus ansiadas reformas, que reducían en mucho el poder de la Iglesia Católica.

Paseo de la Reforma - comparacion entre 1870 y 2015

Paseo de la Reforma visto desdel el Castillo de Chapultepec, en 1870 y 2015

Este acontecimiento tuvo tanta importancia para el país, que la principal avenida del DF -iniciada por Maximiliano y terminada por Porfirio Díaz- lleva actualmente el nombre de “Paseo de la Reforma” -o para muchos simplemente “Reforma”.

La Iglesia, por supuesto, nunca lo perdonó.

Sin embargo, esta visión idílica del papel de Juárez como paladín del liberalismo se ve empañada por lo que algunos ven como el error más grande cometido en su carrera como político: en la desesperación por obtener fondos para mantener sus tropas y derrotar a los conservadores, firmó el 14 de diciembre de 1859 el Tratado McLane-Ocampo, por el cual México concedía al gobierno de Estados Unidos -el mismo que pocos años antes le había arrebatado la mitad del territorio- derechos a perpetuidad para el libre paso de mercancías por el Itsmo de Tehuantepec y otros dos corredores entre el Atlántico y el Pacífico. A cambio, recibiría un préstamo por 2 millones de dólares además de algo que también necesitaba con urgencia: el reconocimiento diplomático estadounidense a su gobierno.

Esto, para muchos, era equivalente a darle permiso a la zorra para entrar al gallinero.

La misma zorra que sólo unos años antes, en los tiempos de Antonio López de Santa Anna, había demostrado con creces su voracidad.

Al final y a pesar de que el presidente James Buchanan usó toda su influencia para que fuera ratificado, el tratado no entró en vigor porque el Congreso de EU no lo aprobó. Parece que consideraron -estaba a punto de iniciarse la Guerra de Secesión (1861-1865)- que el tratado beneficiaría a los estados esclavistas del sur porque dificultaría un posible bloqueo comercial impuesto por el gobierno federado.

Aún se discute si esto resultó beneficioso o no para México.

Pero lo que sí se nota es una cierta disposición a “olvidarse” del incidente en los textos oficiales de historia. Mmmmm… Miedito a quedarse sin héroes?

Yo creo que nadie es perfecto y que todos hemos cometido errores. Pero tratar de ocultar la realidad modificando la historia a conveniencia, lo que logra es crear suspicacia en lugar de comprensión.

-0-

En definitiva y a pesar de que al final los liberales vencieron en la Guerra de Reforma, aún quedaban en el país muchos intelectuales y políticos conservadores que o bien de forma natural, o influídos por “alguien“, consideraban a Francia como el ejemplo a seguir. Esto no era tan descabellado, teniendo en cuenta lo que había sucedido con Estados Unidos pocos años antes: le habían arrebatado al país la mitad de su territorio.

El enemigo de tu enemigo es tu amigo y te protege, cierto?

Y para los que se pregunten porqué los gobiernos de Francia y Estados Unidos en ese entonces no eran precisamente amigos, quizás convenga hacer una pequeña digresión que de paso ejemplifica muy bien una actitud que con los años se repetiría en múltiples ocasiones, y que nos da una idea muy clara de lo que para muchos gobiernos -incluyendo el gringo- significa la palabra “solidaridad”:

Durante su guerra de independencia contra Inglaterra (1775-1783) las 13 colonias habían pedido apoyo a Francia y lo habían obtenido en grado superlativo (Benjamín Franklin fue el encargado de gestionarlo). Por ello, sería de suponer que el gobierno de Estados Unidos se sentiría agradecido hacia el de Francia, su protector y amigo.

Sin embargo, unos años después tiene lugar la Revolución Francesa -la cual por cierto a pesar de sus puros ideales iniciales, terminó como casi todas las revoluciones en un baño de sangre y una terrible dictadura- y entonces fue cuando los Estados Unidos, en 1794, haciendo gala de su sentido de fraternidad y compañerismo, firma un tratado de amistad (Tratado Jay) con… los ingleses!

Por supuesto que a Francia aquello no le gustó ni un poquito.

Se podrán aportar muchas razones para explicar este proceder, pero no creo que ninguna de ellas tenga mucho que ver con la vergüenza ni con el honor. Ya bien dicen que “El amor y el interés salieron al campo un día… y más pudo el interés que el amor que te tenía”.

Pero prosigamos.

La Historia está llena de paradojas, y en este caso fue el propio Benito Juárez -“El Benemérito de las Américas“, uno de los personajes más venerados por la historia oficial- el que, sin proponérselo, dio pie a la excusa para la segunda invasión francesa: en 1861, acuciado por los problemas financieros de un estado recién salido de una guerra civil y al parecer insolvente, declaró la suspensión de pagos de la deuda externa. Esa fue la gota que derramó el vaso (o el pretexto que estaban esperando), y los franceses volvieron a invadir México en 1862 con la intención de imponer un gobierno propio, que garantizara dichos pagos y de paso hostigara al gobierno de sus antiguos protegidos y ahora malagradecidos gringos.

Y en estas circunstancias es donde tiene lugar la famosa “Batalla de Puebla“, el 5 de mayo de 1862, entre los ejércitos de Francia y de México. En ella, brillaron sobre todo dos jóvenes militares mexicanos: Ignacio Zaragoza -como jefe máximo de las tropas- y Porfirio Díaz (¡mire Ud, el mismo que años después la cagó y protagonizó una dictadura de 30 años que a su vez dio pie a la Revolución Mexicana de 1910, otra terrible e inútil matazón!).

Debo enfatizar que en ese tiempo Francia poseía uno de los mejores ejércitos del mundo, mientras que México era una nación joven, recién salida de varias invasiones extranjeras y de una guerra civil que había agotado sus recursos y sus hombres a niveles preocupantes. Y sin embargo, los mexicanos ganaron la batalla a base de huevos e inteligencia, no seré yo quien les quite esa gloria.

Lo malo es que… perdieron la guerra.

¡Un momento, un momento! –se preguntará Ud. Y si ganaron la batalla pero perdieron la guerra, ¿por qué el gobierno mexicano la celebra a bombo y platillos?

Es como si alguien celebrara el haber ganado el primer tiempo de un partido de futbol… sin considerar que el marcador se invirtió en el segundo tiempo y por lo tanto perdió el juego.

Aunque al final -para ser justos- hayan ganado el campeonato.

¿Se dan cuenta el porqué del título de esta saga?

Porque si al fin y al cabo México logró expulsar a los franceses y recuperar su soberanía, por qué utilizar como símbolo algo que ocurrió ANTES de ser derrotados, aunque esa derrota no haya sido definitiva?

Porqué no aceptar los HECHOS, tal y como sucedieron?

No sería mejor escoger como símbolo del triunfo en esa guerra, algún suceso que de veras haya dado lugar a la victoria?

A la verdad que yo tampoco tengo muy claro por qué actúan así. No quiero pensar que sea por manipuladores y deshonestos, ¡nooooo, que va!

¿Será que por ahí hay alguien que sabe que una victoria militar a como dé lugar es la mejor forma de exacerbar el patriotismo a ultranza, para usarlo como herramienta de manipulación política?

Algo así como la mayoría de las novelas de Televisa, diseñadas no precisamente para elevar tu nivel cultural o el disfrute estético, sino para hacer negocios vendiéndote champúes para la caspa o jabones lavatrastes y predicar el mal gusto utilizando las pasiones más primitivas del Hombre.

Incluso creo que esto crea confusión entre la gente joven, que no comprende muy bien como es eso de que ganamos, y entonces perdimos, pero después ganamos.

-0-

No pretendo hacer aquí “La Historia del tabaco” -como dicen en Cuba para referirse a un cuento muy largo- pero quisiera al menos concluír con el asunto del Segundo Imperio, para no dejar a medias esta interesante historia.

En 1863, en plena invasión francesa y con Benito Juárez gobernando desde un coche de caballos que era como una especie de casa y oficina presidencial rodante que se movía por todo el país para escapar de los franceses (interesados ver la tvnovela El Carruaje), algunos conservadores notables aposentados en la capital, intentaron persuadir a Napoleón III para que enviara a alguien que tomara las riendas de México.

Se sabe que entre los solicitantes estuvo, para su propia vergüenza, uno de los hijos naturales de Morelos, Juan Nepomuceno Almonte. Cosa que en mi opinión no disminuye en nada la memoria de su padre. Cada cual es responsable por sus actos, no por los de sus hijos adultos.

Pero extrañamente, la historia oficial mexicana sí trata de ocultar discretamente este hecho, como si lo fuera. Me recuerda el refrán: “Piensa el ladrón, que todos son de su condición“. En fin, cada cual con sus demonios, no?

Maximiliano y Carlota

Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota

Entonces en 1864 Napoleón III envió a Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota para que tomaran el control del gobierno mexicano y formaran lo que se ha dado en llamar el Segundo Imperio.

Dicen las malas lenguas que en realidad quiso matar dos pájaros de un tiro porque Maximiliano -aunque austriaco de nacimiento- era nieto “natural” de Napoleón Bonaparte (un chisme algo confuso y avergonzante pero que alguna gente sabía o comentaba a sotto voce) y alejarlo de Europa ayudaba a que no resultara un estorbo en el asunto de la futura sucesión de poderes para los Habsburgo o los Bonaparte, dos de las familias europeas más cercanas al poder en Europa (Francia, Austria…).

En realidad, parece que Maximiliano llegó medio engañado, pensando que iba a ser recibido de buen grado por la mayoría de los mexicanos. Creo que en el fondo sus intenciones no eran tan perversas como las de los que lo involucraron en la aventura que le costó la vida.

Aparte de las habladurías sobre su bisexualidad y sobre sus cacerías de mariposas apertrechado con un gran jamo por todo el Bosque de Chapultepec o en su hacienda de Cuernavaca -mientras Carlota se tenía que ocupar de gobernar- lo que sí parece cierto es que no resultó tan conservador como esperaban los que lo convencieron de venir a México.

Incluso hay quien asegura que trató de hacer las paces con Benito Juárez enviándole una misiva para dejar de lado sus diferencias y gobernar juntos.

Yo me lo imagino como un ingenuo bobalicón demasiado refinado para la realidad mexicana, lleno de buenos deseos pero mantenido en el poder no por su habilidad como gobernante, sino por la fuerza del ejército francés.

Y precisamente ese fue su Talón de Aquiles, el depender demasiado de un ejército extranjero. Porque cuando Napoleón III se involucró en una nueva guerra contra Prusia y le hicieron falta muchos soldados, sencillamente mandó a que sus tropas regresaran a Francia. Y eso motivó el desmerengamiento del mentado Segundo Imperio.

Lo cual no le resta importancia a la lucha de Benito Juárez y los liberales, que siempre mantuvieron en jaque a los franceses, pero solo a nivel de guerrillas. No había dinero para armar un gran ejército. Y sin “gran” ejército, seguramente no hay “grandes” batallas.

Quizás por eso los historiadores oficiales tuvieron que echar mano de la Batalla de Puebla, esperando ingenuamente que nadie se diera cuenta que en este caso el orden de los factores SÍ altera el producto. Más claro: no hubo ninguna otra “gran batalla” a la cual acudir para explicar la derrota de los franceses.

Algo parecido a lo que sucedió años antes con la independencia de España, en donde más que “grandes batallas” lo que hubo fue un acuerdo (Abrazo de Acatempan) entre los insurgentes y los realistas, porque estos últimos comenzaron a temer que si continuaban unidos a la metrópoli, podrían reflejarse en la Nueva España los tremendos problemas de inestabilidad que estaba sufriendo en ese tiempo la monarquía española.

Una vez abandonado a su suerte, Maximiliano fue hecho prisionero y luego de un juicio sumarísimo, fusilado junto con sus partidarios los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía en  el Cerro de las Campanas, Querétaro, el 19 de Junio de 1867. De nada valieron las súplicas hechas a Benito Juárez por casi todas las cortes europeas y muchas personalidades de fama mundial como Victor Hugo y Giussepe Garibaldi para que le perdonara la vida.

Carlota, que se había ido a Francia un año antes, le sobrevivió casi 60 años. Y aunque según la historia oficial el dolor por la muerte de su esposo la volvió loca, otros aseguran que no sucedió así. Pero ese es otro cuento.

Fuerte de Guadalupe

Fuerte de Guadalupe

Por supuesto, yo no conocía casi ninguno de estos detalles cuando hice mi primera visita al escenario de la Batalla de Puebla.

Aparte de lo silencioso del lugar -situado en una colina que domina la ciudad- y de mis dudas acerca de lo que había sucedido allí, el único otro recuerdo que tengo de esa visita es que me encontré con que una televisora estaba grabando un documental sobre los Fuertes de Guadalupe y Loreto, en el que Ricardo Rocha era el presentador. En ese tiempo (1992) él y Adela Micha estaban muy jóvenes y eran los locutores de un noticiero matutino que yo veía por la tv todos los días mientras me preparaba a ir al trabajo. Recuerdo que lo saludé y que al oír mi acento se interesó por mi origen. Y al saber que era cubano, me preguntó que si México me gustaba y yo le contesté que sí, que me encantaba, que él debía sentirse orgulloso de ser mexicano.

-0-

Y así terminó mi visita a Puebla para aprender a ser libre, que además sirvió para reforzar mi interés por saber más de la fascinante Historia de México, sus costumbres y su cultura.

Interés que aún conservo intacto y que me ha servido no solamente como motivo de disfrute intelectual, sino para aprender a admirar y amar a su gente, que ahora también es mi gente.

(Continuará)

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Un mundo feliz, o falaz (VIII)

Abuela cuenta cuentos

Abuela contando cuentos a su nietecito

“Debo siempre creer, para en todo acertar, que lo blanco que yo veo es negro si la Iglesia jerárquica así lo determina” San Ignacio de Loyola (Ejercicios Espirituales, 365)

Tía Tata cuenta cuentos

Así se llamaba un famoso programa de la televisión cubana, dedicado a los niños. Y en el argot popular cubano, se utiliza para designar engaños.

A todos, desde pequeños, nos han inculcado ideales. En mi caso los curas del Colegio de Belén, además de las clases de Catecismo, Matemáticas, Español, etc, me daban una asignatura de nombre “Moral y Cívica“, que pretendía convertirnos en ciudadanos ejemplares. Ahí te explicaban el ABC de la democracia: lo de los tres poderes (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) y los balances entre ellos, los sistemas de votación, etc. También te inculcaban el amor a la bandera, el himno, el escudo y los Padres de la Patria. En fin, para decirlo con una palabra: el patriotismo.

Lo que NO nos enseñaron -desgraciadamente- es qué hacer cuando descubriéramos que todas esas cosas no eran tan bonitas como nos las pintaban…

-0-

Creo que antes de continuar, debo ser cuidadoso y dejar bien en claro que los hechos sobre los cuales voy a hablar en ningún momento desvirtúan mi opinión de que México es un país precioso, colorido, alegre, lleno de gente valiosa, trabajadora y amigable, con un acervo cultural envidiable y unos recursos naturales casi inagotables. Muy desagradecido habría de ser si opinara de otra forma, porque aquí he podido realizarme como ser humano libre y su gente me acogió como uno más de sus hijos cuando llegué medio asfixiado por la peor dictadura que ha padecido Cuba, mi patria natal. De manera  que mis siguientes palabras NO deben ser interpretadas como una crítíca al país en general (cualquier discriminación basada en consideraciones gentilicias es tonta o malintencionada) sino precisamente a las gentuzas de mala ralea que se han convertido en las rémoras de México y que intentan manipularnos a su favor inculcándonos un falso patriotismo.

Busto de José Martí en la Plaza de la Revolución. En realidad estaban restaurando el Monumento, pero al apuntalar el busto lograron sin proponérselo un símbolo genial de que a Martí le ocultan la realidad sobre Cuba.

Busto de José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana. En realidad estaban restaurando el Monumento, pero al apuntalar el busto lograron sin proponérselo, un símbolo genial del divorcio entre los ideales martianos y la realidad en la Cuba castrista.

Patriotismo a la medida

Parece que eso de construír símbolos y héroes a modo es algo que utilizan frecuentemente los dictadores y demagogos. Por ejemplo, el Fifo no solamente se declara martiano, sino que prácticamente dice que él es el continuador y heredero ideológico de José Martí -algo tan absurdo y opuesto a la verdad que daría risa si no fuera trágico- con el siniestro propósito de enmascarar sus crímenes bajo el prestigio del otro. Ese mismo esquema lo practicaba Chávez, que se decía discípulo de Bolívar al punto de incluír su nombre en el movimiento que él encabezaba: la Revolución Bolivariana.

Además, no pretendo la primicia de tales razonamientos. Sé que hay gente mucho más preparada e inteligente que yo, que ha llegado a la misma conclusión. Por ejemplo, Francisco Martín Moreno y Juan Miguel Zunzunegui desde hace mucho tiempo insisten en estas ideas utilizando plataformas mejor diseñadas que este sencillo blog personal.

En general, creo que los intentos de manipularnos mediante los símbolos patrios se pueden dividir en dos tipos: 1) los históricos y 2) los actuales.

Comencemos por explicar algunos de los primeros.

Lucrecia 1534 - Lucas Cranach

Venus desnuda – Lucas Cranach, 1532

Realidad deformada de Lola Dupre

Venus deformada de Lola Dupre

La Historia deformada, pierde credibilidad

En general, desconfío por instinto cuando me quieren vender la historia de alguien perfecto. Todos somos humanos y con ello quiero decir que estamos expuestos a cometer errores. De hecho, creo que todos los hemos cometido. Nadie es totalmente malo ni totalmente bueno. Como dijo Martí “Hasta el Sol tiene manchas, pero sólo los desagradecidos se fijan en ellas”.

De manera que esa forma de ver a nuestros próceres como seres absolutamente perfectos, imbuídos de un espíritu patriótico supraterrenal, galáctico, místico e incorruptible, hace que en vez de acercarme a ellos y admirarlos, los sienta lejanos y falsos. Mucho mejor sería que en las escuelas los mostraran en su verdadera dimensión, sufriendo las mismas contradicciones y dudas que cualquier otro ser humano.

Abraham Lincoln - Lola Dupre

Abraham Lincoln – Lola Dupre, 2015

Creo que alguien perfecto a priori, no tiene el mérito de otro que siendo humano y estando sometido a dudas y presiones de todo tipo, decide sin embargo tomar el camino más difícil y arriesgado, que muchas veces lo lleva a la muerte por un ideal que no logra alcanzar. Esos héroes sí son humanos y sí merecen todo nuestro respeto y admiración, aún a pesar de sus defectos.

En mi opinión, la razón para que muchos gobiernos construyan la Historia a modo, es que necesitan de héroes y batallas para construír toda una parafernalia patriótica que a su vez les otorgue validez y autoridad a ellos mismos, como continuadores de aquéllos. Y si por desgracia no hay abundancia de esos símbolos o los que existen no cumplen con sus expectativas o necesidades, pues los inventan.

Retrato de Hernán Cortés

Retrato de Hernán Cortés

Hernán Cortés, verdugo o padre de la Nación Mexicana?

Según la historia oficial, México es un país milenario compuesto por indígenas que fue “conquistado” por los españoles -los malos de la película- en 1521 y que luego de 300 años de explotación, lograron independizarse de la metrópoli y volver a sus orígenes, recuperando de esta forma el honor de raza y el prestigio perdidos. Cortés, en particular, simboliza el desalmado conquistador que sometió a sangre y fuego a una raza noble y pura.

Hay en esta historia, sin embargo, algunos cabos sueltos.

Texto en nahuatl

Texto en náhuatl, escrito utilizando caracteres latinos tal como se enseña actualmente

No sé, pero me parece que si los habitantes actuales de este país fuéramos los descendientes de los primeros pobladores de estas tierras, o sea, de los indígenas “conquistados”, pues la lengua oficial de aquí sería el náhuatl, o el zapoteco, o el maya, o el purépecha, o… cualquiera de las más de 50 lenguas indígenas que se encontraban en activo en los tiempos de la Conquista. Sin embargo, extrañamente usamos el español, que es precisamente el idioma del conquistador. Mmmm… algo no encaja bien, verdad?

Efectivamente, hay zonas del país en donde se continúan hablando las lenguas indígenas, pero ninguna de ellas está reconocida como oficial. Y de hecho cuesta mucho trabajo encontrar maestros que enseñen esas lenguas, y no existe ninguna estación nacional de radio o de tv que emita sus programas utilizándolas, posiblemente porque los que aún las usan -los indígenas- por lo general son pobres y no tienen mucho poder de compra. Para ser más claro, son lenguas en franco proceso de extinción.

También, nuestros apellidos son cosas como González, Pérez, Fernández, Sánchez o Martínez. Y nuestros principales santos son la Virgen de Guadalupe o el Niño Jesús, San Judas Tadeo o San Antonio. Nada que recuerde a Tláloc, o a Huitzilopochtli, o a Quetzalcóatl.

En cuanto a nombres propios, aunque hay muchas Xóchitl y muchos Cuauhtemoc, también sobran las Lupitas y los Franciscos.

En el arte, no hay dudas que el barroco novohispano mezcla lo europeo con lo precolombino. Y que el tallado en piedra y metal se vio grandemente favorecido por la existencia de artesanos indígenas, que ya dominaban perfectamente el oficio cuando muchos de nuestros ancestros europeos aún vivían en cuevas.

En música, hay numerosos ejemplos de la belleza que surge de la mezcla de sonidos autóctonos con el de los instrumentos sinfónicos europeos. Creo que el Huapango de Jose Pablo Moncayo, compuesto con indiscutible maestría a partir de tres sones populares veracruzanos es uno de los mejores exponentes de ello, al punto de ser considerado por muchos como una especie de segundo himno nacional mexicano.

El desembarco de los españoles en Veracruz -Diego Rivera - Palacio Nacional de México

El desembarco de los españoles en Veracruz -Diego Rivera – Palacio Nacional de México

En lo referente a pintura, la escuela de muralistas mexicanos (Rivera, Orozco, Siqueiros…) es reconocida a nivel mundial y posee numerosos ejemplos de fusión entre temas indígenas e ibéricos. De hecho, Diego Rivera era un gran coleccionista de arte indígena, cosa que puede constatarse visitando la famosa “Casa Azul” de Frida Kahlo, su esposa, o el Museo Anahuacalli, en donde se encuentran expuestos muchos objetos de su colección personal de arte precolombino.

Tacos de carnitas

Tacos de carnitas

Y si hablamos de alimentos, vemos como mezclamos las tortillas con las carnitas, los tamales con los pastes, el mole y el chocolate con los bisquets y el pulque con la cerveza.

En fin, que hay señales claras de que México es realmente un país mestizo, mezcla de indio y español. Y si es así, no nos queda más remedio que admitir que el verdadero iniciador de ese mestizaje fue Hernán Cortés.

Porque el México prehispánico no existía como una sola nación, sino como un conjunto de etnias casi siempre en guerra entre sí, cada una con sus dioses y sus tradiciones. Cortés, en realidad, fue el que vino a unificar ese mosaico de naciones bajo un solo nombre: la Nueva España.

Además, es verdad que fue extremadamente cruel y cometió grandes abusos y asesinatos en masa. Pero fue ayudado en gran medida por tribus sometidas -como los tlaxcaltecas- que estaban hasta el gorro de que los aztecas les exigieran tributos en especie y se llevaran a sus mejores jóvenes para sacarles el corazón y ofrecérselo a sus dioses.

De manera que no somos herederos de los perdedores de aquella epopeya, sino al contrario, somos descendientes de los vencedores. O al menos, una mezcla de los dos.

La nación mexicana no existía antes de Cortés.

Por qué entonces, la historia oficial insiste en el origen indígena de México? Por qué no aceptar los hechos tal cual son? Por qué usar esa visión de pueblo injuriado y sometido? Por qué dejar pasar la oportunidad de celebrar la epifanía de una nación tan rica en sus fuentes nutricias? Una pregunta difícil de responder.

Quizás se deba a que las agresiones externas siempre han sido utilizadas para limar diferencias y llamar a la unidad de los agredidos. Invocar el espíritu de raza para usarlo como aglutinante generador de patriotismo a modo, es una vieja treta chovinista.

Pero es un chovinismo singular porque el orgullo por la cultura mexica, la purépecha o la olmeca, y la visión de la Pirámide del Sol o el Observatorio de Chichen Itzá como superiores a la Catedral de Toledo o la Sagrada Familia de Gaudí, coexisten con la frase popular: “El culpable no es el indio, sino el que lo hace su compadre“, la cual encierra un profundo nivel de racismo hacia los herederos de la mismas culturas que dieron origen a dichos monumentos.

Miguel Hidalgo y Costilla

Miguel Hidalgo y Costilla

Miguel Hidalgo y Costilla, Padre de la Independencia

http://www.azteca7.com/dificil-de-creer/notas/notas/miguel-hidalgo-no-fue-el-padre-de-la-patria/20800

¿Qué pensaría Ud si un arquitecto empezara a planear una gran construcción pero muriera a los 6 meses de comenzar -cuando todavía el diseño no estaba bien establecido- siendo sustituído por otros durante el resto de los 11 años que duraron los trabajos?

¿A quién le atribuiría la construcción de la obra, al que la comenzó pero murió enseguida, o a los que asumieron el mando luego de fallecer el primero y tuvieron que enfrentarse y resolver muchos problemas que ni siquiera existían al principio?

Porque ése es precisamente el caso de Hidalgo.

El Grito de Dolores se dio la noche del 15 al 16 de Septiembre de 1810. Hidalgo fue hecho prisionero el 21 de Marzo de 1811 -exactamente 6 meses y 6 días después de comenzada la revuelta- y fue fusilado al amanecer del 30 de Julio de 1811 en el patio de un edificio que había sido Colegio de los Jesuítas en Chihuahua y que a la sazón era utilizado como cuartel y cárcel. Su vida terminaba 318 días (10 meses, 2 semanas y 1 día) luego del Grito.

La independencia de España, sin embargo, no llegó hasta 11 años después, el 27 de Septiembre de 1821.

Con esto en ningún momento intento restarle al personaje el mérito que merece. Más bien, deseo encontrar la verdad que se desprende de los hechos históricos, para no sentirme manipulado por nadie.

Podría argumentarse que aunque Hidalgo no pudo firmar el Acta de Independencia, sus ideas permanecieron influyendo después de su muerte en las mentes de otros héroes y que fructificaron 11 años más tarde.

Esto último da por sentado que la independencia de España figuraba claramente en su ideología. Sin embargo, parece que no era así.

Para explicar las razones de esta afirmación, tendremos que irnos un poco más atrás en la Historia.

Declaracion de Independencia de Estados Unidos, famoso cuadro de John Trumbull que recoge el momento de la presentación del trabajo del Comité de los Cinco al Congreso.

Declaracion de Independencia de Estados Unidos, famoso cuadro de John Trumbull que recoge el momento de la presentación del trabajo del Comité de los Cinco al Congreso.

A finales del siglo XVIII ocurrieron dos hechos importantes cuya influencia en la mente y el corazón de los humanos aún persiste: el 4 de Julio de 1776 se firmó en Filadelfia la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, en donde las 13 colonias declaraban el rompimiento de sus lazos con Inglaterra. Prácticamente, fue el comienzo del fin para las monarquías absolutistas europeas como forma de gobierno.

Toma de la Bastilla

Toma de la Bastilla, 14 de Julio de 1789

También, el 14 de Julio de 1789 ocurrió en París la Toma de la Bastilla -una fortaleza medieval que aunque sólo custodiaba a 7 prisioneros, simbolizaba a la monarquía francesa- por parte de revolucionarios franceses y con ello dio comienzo la Revolución Francesa y el afianzamiento de las ideas de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” que a partir de ese momento se fueron propagando por toda Europa como una epidemia indetenible.

Pero a pesar de sus ideas de vanguardia y como tantas veces sucede en el vaivén de la política, la Revolución Francesa derivó primero hacia una carnicería y luego hacia un Imperio que llevó al país a una serie de guerras absurdas en lugares tan lejanos como Italia, Prusia, Egipto y Rusia.

Exactamente lo contrario a sus ideales originales.

Y bien pensado, no es de extrañar que haya sido así. La Historia nos enseña que las mejores ideas, ésas que hoy en día nos parecen evidentes, nunca se han impuesto sin una resistencia feroz por parte de los intereses creados y el miedo al cambio: el Heliocentrismo, el Darwinismo y la Democracia, son sólo tres ejemplos de ello.

De manera que el abandonar la monarquía y sustituírla por otra nueva forma de gobierno no caló de golpe. Parece que el Hombre siente una inclinación genética a la figura del líder. Por eso, incluso aún hoy en día subsiste una forma de gobierno conocida como “monarquía parlamentaria” en donde coexisten las figuras de un Rey, un Parlamento y un Primer Ministro que viene siendo un presidente con otro nombre.

Pero en fin, regresemos al hilo principal de este artículo.

En 1808, Francia invadió a España y Napoleón Bonaparte tomó presos y trasladó a Bayona (una población francesa cercana a la frontera) al rey Carlos IV y su hijo Fernando VII, poniendo a su hermano José en lugar del rey destronado. Esto cayó como un balde de agua fría en el pueblo español, que se resistía a la idea de tener un rey francés. De hecho, José Bonaparte era llamado con desprecio “Pepe Botella”, para burlarse de su afición al alcohol.

En la Nueva España se producen los mismos sentimientos nacionalistas. Parece que en ese momento en la cabeza de muchos criollos no existían tan claras las ideas de independencia como las de rechazo a un rey extranjero.

Por eso, durante el Grito de Dolores, algunos afirman que Hidalgo terminó su arenga con la frase “¡Viva Fernando VII!“. Algo que de ser cierto, empañaría en gran medida su papel como Padre de la Independencia.

Pero los problemas entre la historia oficial y los hechos, no terminan ahí.

Alhóndiga de Granaditas, Guanajuato

Alhóndiga de Granaditas, Guanajuato

Según la versión que se enseña en las escuelas, durante la toma de Guanajuato por parte de las tropas de Hidalgo, el ejército realista se había hecho fuerte en un antiguo almacén de granos llamado la Alhóndiga de Granaditas. Ante la tenaz resistencia que presentaban los españoles, un simple minero indígena conocido como El Pípila, puso sobre sus espaldas una gran piedra a modo de escudo y desafiando heroicamente el fuego enemigo logró llegar al portón de madera del almacén, prendiéndole fuego y propiciando con ello la victoria de los rebeldes.

El Pípila

El Pípila

Esta historia sin embargo, tiene algunos problemas:

Parece que hasta los partidarios de la versión oficial coinciden en que había civiles dentro de la Alhóndiga, y que se produjo una masacre entre sus ocupantes.

Otra versión explica que el almacén había sido usado precisamente para proteger de los peligros de la batalla a los ancianos, mujeres y niños del pueblo, con la esperanza de que fueran respetados y que sólo contenía un mínimo de soldados y no el grueso de las tropas españolas.

Además, el ejército insurgente estaba constituído en su mayor parte por indígenas explotados durantes siglos -posiblemente llenos de justificado odio hacia sus patrones- y no por soldados de profesión, entrenados en un ambiente de disciplina y obediencia a sus mandos. Eso, aunque no los justifica, explicaría en parte las violaciones de mujeres, los asesinatos, los saqueos y el caos generalizado.

Y dicen que cuando Ignacio Allende -otro de los jefes rebeldes, un ex-oficial realista con hábitos de disciplina bien enraizados- le reclamó a Hidalgo por no haber sabido detener a sus soldados ebrios de victoria, la respuesta que supuestamente obtuvo resultó bastante desesperanzadora y desprovista de ideales libertarios: “Si no les permito el saqueo, se me van, desertan“.

Un hecho que parece apoyar esta versión, es que luego de este incidente Hidalgo llegó en su campaña militar justo a las puertas de la Ciudad de México, en un lugar montañoso conocido como el Monte de las Cruces. Allí, los rebeldes ganaron una importante batalla derrotando a las tropas realistas del general Trujillo. Pero en vez de bajar inmediatamente hacia el valle y aprovechar que la ciudad estaba desguarnecida porque el grueso de las tropas del entonces brigadier Calleja se encontraban lejos de allí -como Allende le solicitaba con insistencia a Hidalgo- inexpicablemente éste se demoró lo suficiente como para perder esa ventaja. A partir de ahí, Hidalgo y Allende tomaron caminos diferentes.

Una posible razón para semejante proceder, sería que Hidalgo sentía remordimientos por lo sucedido en Guanajuato y no quería que se produjera un nuevo saqueo, de modo que la indecisión lo paralizó y esto le costó la plaza.

Además, parece que los problemas entre Hidalgo y Allende se agudizaron luego de que este último le solicitara tropas para ayudarlo en una situación de peligro e Hidalgo se negó a enviarlas, poniendo en riesgo el éxito de la revolución.

En fin, dicen que cuando por fin el ejército español logró capturarlos juntos en Chihuahua (iban huyendo hacia el norte tras haber sufrido varias derrotas, con la idea de cruzar la frontera para reorganizarse) Hidalgo no iba como Jefe de la Revolución sino en calidad de prisionero de Allende.

Cierto esto último o no, lo que sí pasó sin lugar a dudas es que luego de fusilados, a ambos les cortaron sus cabezas y las colgaron metidas en jaulas de las esquinas de la Alhóndiga, donde permanecieron expuestas durante unos diez años para que sirvieran de escarmiento y disuasoras de futuros revolucionarios.

Retrato de Morelos, firmado por él mismo

Retrato de Morelos, firmado por él mismo

Morelos, continuador de Hidalgo en la lucha contra España

José María Morelos y Pavón había sido discípulo de Hidalgo en el seminario de Valladolid (ahora Morelia) en el que Hidalgo era el director hasta que fue removido sin mucho escándalo y trasladado a la población de Dolores por las denuncias de otros curas envidiosos de que tuviera esposa e hijos y no respetara los votos de castidad ni de pobreza. Allí se hicieron amigos.

Morelos se alzó bajo las órdenes de su antiguo maestro poco después del Grito de Dolores, y permaneció en la lucha unos 5 años, hasta que fue preso y fusilado el 22 de diciembre de 1815. Prácticamente, fue el continuador de la revolución iniciada por Hidalgo, Allende, Josefa Ortiz de Domínguez (conocida como “La Corregidora” por ser esposa del Corregidor de Querétaro), y otros revolucionarios.

Parece que Morelos estaba más consciente que Hidalgo de las ideas independentistas. Incluso publicó “Sentimientos de la Nación“, un documento en donde expone sus pensamientos y en el que se puede constatar que no quería incluír al Rey de España en su propuesta de gobierno ni como figura decorativa. Pero tampoco era partidario de la libertad sin cortapisas, porque se pronunció por declarar a la religión católica como la única permitida.

A la luz del pensamiento liberal moderno, en donde se ve como un derecho indiscutible cosas como la libertad religiosa, los derechos de la mujer y el matrimonio gay, parece un poco extraña la propuesta de obligar a la gente a profesar una religión. Pero hay que comprender que estamos hablando del pensamiento de un religioso católico del siglo XIX, y que las ideas de vanguardia no se aceptan por todos de una vez, sino que van calando lentamente en la conciencia de los hombres. En ese tiempo, incluso la esclavitud estaba en discusión y en ese sentido Morelos comprendía que había que abolirla.

De manera que, en mi opinión y sin restarle méritos a Hidalgo, Morelos me parece una figura más cercana al papel de Padre de la Independencia.

Matías Monteagudo, inquisidor honorario y canónigo del cabildo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México

Matías Monteagudo, Inquisidor Honorario y canónigo del cabildo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México desde 1816

Matías Monteagudo, el verdadero arquitecto de la independencia

A veces las cosas no suceden como uno quisiera. Y en esto de la independencia de la Nueva España, parece que fue así.

Ya mencioné que desde finales del siglo XVIII, las cosas habían ido de mal en peor para las monarquías europeas y sus acólitos, a causa de las ideas propagadas por las Revoluciones Norteamericana y Francesa.

Sin embargo en 1810 -en pleno reinado de Pepe Botella, el rey intruso- para la jerarquía católica de la Nueva España, separarse de la metrópoli todavía significaba perder poder y legitimidad. Parece que aún existía la esperanza de que las cosas pudieran retornar a su cauce anterior, por eso no eran partidarios de la independencia y la Iglesia Católica se declaró en contra de Hidalgo y su revolución.

Debido a ello excomulgaron a Hidalgo y lo despojaron de su condición de sacerdote, arrancándole su hábito, quemándole las manos con ácido y raspándoselas con un cepillo de cerdas muy duras, para humillarlo por haberlas usado para sostener el Cuerpo de Cristo al tomar la hostia para repartir la Comunión, de forma que el Virrey pudiera fusilarlo de rodillas y por la espalda, como mueren los traidores (no podía hacerlo mientras fuera clérigo).

Pero ya en 1820 las cosas habían cambiado demasiado. Napoleón había caído y aunque Fernando VII era ahora el Rey de España (Carlos IV había abdicado en favor de su hijo), no era monarca absoluto sino que compartía el poder con las Cortes de Cádiz, una especie de Parlamento. La puja por el poder entre la nobleza y los plebeyos burgueses, había comenzado. La monarquía era débil y si la Nueva España se mantenía ligada a la metrópoli, ésta podía arrastrarlos a la debacle.

Por eso, sin el menor pudor, los jerarcas católicos dieron un giro de 180 grados y se convirtieron en furibundos partidarios de la independencia.

De manera que el mismo clero que 10 años antes estimaba que separarse de España era peligroso para su supervivencia y que había ayudado a matar a Hidalgo y a Morelos, ahora comenzó a ver la independencia como una forma de librarse de los peligros de perder prebendas, dinero y propiedades a manos de unas Cortes ansiosas de poder y apertrechadas con las ideas de vanguardia que estaban conquistando las mentes de la mayoría.

La Iglesia Católica poseía más de la mitad de las tierras cultivables de la Nueva España (aunque la mayoría de ellas no se explotaban, permanecían baldías) y además cobraba a los hacendados y propietarios rurales el famoso diezmo, cosas que no estaba dispuesta a arriesgar por nada.

Templo católico conocido como La Profesa

Templo católico conocido como La Profesa, en el Centro Histórico de la Ciudad de México

Entonces monseñor Matías Monteagudo, Inquisidor Honorario y canónigo del cabildo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, comenzó a conspirar en contra de la metrópoli. Los conspiradores se reunían en un templo situado cerca de la Catedral y dedicado a San Felipe Neri, conocido como “La Profesa“.

Dicen que entre los conspiradores se encontraba el propio virrey Apodaca, algo francamente difícil de aceptar. A no ser que previendo lo que se le venía encima si continuaba al mando del país como representante de la corona española, decidiera cambiar de bando. Eso daría una idea del nivel de descomposición generalizado del régimen colonial.

Había, sin embargo, un problema: necesitaban un líder, una cabeza visible que tomara el poder cuando destituyeran al gobierno de la metrópoli. Porque por mucho que monseñor Monteagudo lo deseara, pensaba que mucha gente podría no ver con buenos ojos el que un sacerdote tomara el mando del país. Era menos arriesgado encontrar a alguien que fuera manipulable para ponerlo como muñecón o títere de la Iglesia.

Y lo encontraron.

Emperador Agustín I de México

Agustín de Iturbide, con su uniforme militar

Agustín de Iturbide y el Primer Imperio

Cuando  monseñor Matías Monteagudo pensó en él, Agustín de Iturbide ya era un militar realista caído en desgracia. Luego de una carrera más o menos aceptable combatiendo a los insurgentes -incluyendo a Morelos- había sido destituído de su cargo de Comandante General de la provincia de Guanajuato por las denuncias del cura Antonio de Labarrieta, quien lo acusaba de extorsión: resulta que Iturbide había usado su poder como jefe de tropas para establecer una red de comercio monopólico de mercancías (lana, azúcar, aceite, cigarros…) en donde amenazaba a los productores y comerciantes de la zona si no le vendían sus existencias a los precios que él quería, para luego de creada una escasez artificial, revenderlos a un precio muy superior. Eso da una idea del tipo de ficha que era este sujeto.

Además, Agustín era hijo de un señor que trabajó toda su vida como administrador de los bienes de la Iglesia Católica en la Nueva España, de manera que buena parte de su fortuna y prestigio dependía de su adhesión al clero.

Por todo ello, era el tipo ideal que monseñor Monteagudo andaba buscando: inteligente, corrupto y dependiente económicamente de la Iglesia y por lo tanto, manipulable.

De más está decir que la Iglesia no quería ni creía en esas pendejadas de libertad e independencia, no. Lo que andaba buscando era no perder su poder y su dinero. Por eso no intentaba derrotar al régimen colonial para fundar una república, sino para formar un imperio, el Imperio Mexicano. Con Iturbide como emperador, por cierto.

Me imagino que el cabrón de Agustín brincó de gusto cuando se lo propusieron. Era más de lo que podía haber soñado nunca.

Emperador Agustín I de México

Emperador Agustín I de México (es el mismo imbécil de la imagen anterior, pero ahora vestidito de Emperador)

Parece que los conspiradores consideraban que ya la monarquía española estaba tan desconcertada con los acontecimientos en la Península, que su poder estaba muy menguado en las colonias y no era muy peligrosa. Al menos, no como en los 3 siglos anteriores.

Esto se reflejaba en los cambios frecuentes de virrey: Calleja había sido sustituído por Apodaca, que había ofrecido una amnistía a los rebeldes que depusieran las armas y éste iba a ser sustituído en breve por O’Donojú.

Existía, sin embargo, un impedimento serio para la feliz culminación de sus planes imperiales: Guerrero.

Vicente Guerrero

Vicente Guerrero

Vicente Guerrero y el Abrazo de Acatempan

Vicente Guerrero era prácticamente el único combatiente de la guerra de independencia comenzada por Hidalgo ya hacía 10 años, que permanecía en activo en las montañas del sur del país (Guadalupe Victoria combatía también en la zona de Veracruz pero su fuerza estaba muy menguada y no representaba un peligro importante para el ejército español).

No tenía gran instrucción -incluso dicen que no sabía leer ni escribir- pero tenía muy claro el ideal independentista y había rechazado la amnistía propuesta por Apodaca pronunciando la famosa frase “La Patria es Primero” cuando el virrey convenció y envió al propio padre de Guerrero como negociador (yo lo veo en cierto sentido como el Antonio Maceo mexicano). Además, conocía aquel terreno como la palma de su mano, lo cual hacía doblemente difícil derrotarlo por medio de las armas. Incluso el mismo Iturbide lo había intentado sin éxito.

Entonces, probaron otro camino para vencerlo: el engaño.

Parece que si alguna buena virtud tenía Agustín de Iturbide, era la de ser buen negociador. Por un lado, convenció a O’Donojú -que por cierto, duró como virrey menos que un merengue en la puerta de un colegio– para que apoyara la independencia (me imagino que usó el argumento de: “Total, ya casi todo está perdido, ¿qué tanto es tantito?…”). Y por otro, convenció a Guerrero de que depusiera las armas con el cuento de que ya no hacía falta seguir peleando porque la independencia era un hecho.

Abrazo de Acatempa por Jesus Helguero

Abrazo de Acatempan por Jesus Helguero

Y así tuvo lugar el 10 de febrero de 1821 lo que la Historia recoge con el nombre de Abrazo de Acatempan (el nombre de la población en donde se realizó), en donde Guerrero e Iturbide se abrazaron y celebraron el fin de las hostilidades entre los realistas y los insurgentes.

No sé, seguramente yo debo ser un viejo mal pensado y paranoico. Pero al leer las declaraciones de ambos personajes, noto claramente en las palabras de Iturbide un tufillo a demagogia barata que me es demasiado familiar:

“No puedo explicar la satisfacción que experimento al encontrarme con un patriota que ha sostenido la noble causa de la independencia y ha sobrevivido él solo a tantos desastres, manteniendo vivo el fuego sagrado de la libertad. Recibid este justo homenaje de vuestro valor y de vuestras virtudes.”

Agustín de Iturbide, refiriéndose a Vicente Guerrero, durante el Abrazo de Acatempan

Y al contrario, de desconfianza en las de Guerrero:

“Yo señor, le digo, felicito a mi patria por que recobra en este día un hijo cuyo valor y conocimientos le han sido tan funestos.”

Vicente Guerrero, refiriéndose a Agustín de Iturbide, durante el Abrazo de Acatempan

En fin, no me crean. O mejor, juzguen por Uds. mismos.

Primer hoja del Plan de Iguala, documento firmado por Iturbide y Guerrero

Primera foja del Plan de Iguala, documento firmado por Iturbide y Guerrero

El 24 de febrero de 1821, Iturbide y Guerrero firmaron un documento conocido como el Plan de Iguala, en donde concretaban sus propuestas para el nuevo gobierno y se formaba lo que se ha dado en llamar el Ejército Trigarante, porque supuestamente garantizaba tres cosas: la independencia de España, la religión católica como la única permitida, y la unión entre las tropas de ambos bandos. Su misión era difundir el contenido de dicho documento y pacificar el país, que se encontraba aún demasiado inmerso en el caos que provocan las revoluciones.

Finalmente y después de unas pocas batallas en contra de unas tropas realistas en franca retirada, ya mal organizadas y peor abastecidas, el 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante entró a la ciudad de México, después de 11 años y 11 días de lucha y más de tres siglos de dominio español.

Acta de Independencia de Mexico, 27 de septiembre de 1821

Acta de Independencia de Mexico, 28 de septiembre de 1821

Un día después, el 28, se firmaba el Acta de Independencia. En ella figuraba, en primer lugar, naturalmente, la firma de Iturbide. También, al mismo nivel pero al otro lado de la foja, la de Matías Monteagudo, (¡faltaría más!).

La que NO está, curiosamente, es la de Guerrero. ¡Ah!, claro, es que no sabía escribir…

Bueno -pregunto yo- y entonces quién firmó el Plan de Iguala?

La Güera Rodríguez

La Güera Rodríguez (pintura no identificada)

El desfile del Ejército Trigarante y la Güera Rodríguez

Cuentan que durante el Desfile de la Independencia, cuando el Ejército Trigarante entró triunfante en la Ciudad de México, ocurrieron un par de cosas interesantes que iban a dar la tónica de lo que sucedería en los siguientes años: es de suponer que los dos principales comandantes fueran al frente del mismo celebrando la victoria, cierto?

Pues no.

Iturbide iba delante, saludando a las multitudes y recibiendo aplausos y vítores.

Guerrero, sin embargo, iba atrás, demasiado atrás. Tanto, que cuesta trabajo verlo en el grabado.

Desfile del Ejército Trigarante con Iturbide a la cabeza. Iturbide va al centro, sin sombrero. Supuestamente, Guerrero aparece en tercera o cuarta fila, mirando hacia atrás.

Desfile del Ejército Trigarante con Iturbide al centro, sin sombrero. Guerrero aparece a la derecha, en tercera o cuarta fila, mirando hacia atrás.

Evidentemente, desde el principio Iturbide quiso convertir a Guerrero en la Cenicienta del cuento.

Y al menos de momento, lo consiguió.

-0-

El otro incidente tuvo que ver con la Güera Rodríguez -la querida de Iturbide- una rubia despampanante que tenía ella solita más horas-cama que horas-barco tuvo Sebastián Elcano (el timonel de Magallanes), pero que le tenía sorbido el seso.

Cuentan que aquella mujer no tenía llenadera o que era como lo que en Física se dice “de amplio espectro”: le daba lo mismo un virrey que un obispo o un cardenal, un científico que un libertador. Eso sí, todos hombres ilustres… y ricos, claro. Dicen que tuvo relaciones incluso con Simón Bolívar (que pasó por México durante su juventud) y hasta con el barón Alexander von Humboldt, el famoso naturalista alemán. Todo un caso.

Y parece que además de bella y simpática, esta distinguidísima dama era un genio de la intriga. Vaya, “mala como la araña”, utilizando el sabroso caló mexicano.

Dicen las malas lenguas que Iturbide, que estaba loco por ella, accedió a instancias de la Güera a declarar demente a su esposa oficial -la madre de sus hijos- para encerrarla en un convento y quitarse de esa forma el estorbo y la monserga que significaban las constantes críticas de su mujer por su impuro y desleal proceder.

E incluso que fue precisamente la Güera Rodríguez quien le sugirió a monseñor Matías Monteagudo -posiblemente también uno de sus “íntimos”- que usara a Iturbide como Emperador de México.

Y claro, no hay que pensar mucho para sospechar quién andaba planeando que fuera la futura Emperatriz, jejeje…

Por suerte, o Iturbide no se atrevió a tanto, o los altos prelados de la Iglesia no consintieron en el divorcio, y las aguas retornaron a su nivel.

Pero si toda esa historia fuera cierta, estuvimos a un tris de que México comenzara su historia como nación independiente con una meretriz como Primera Dama o su equivalente (Bueno, a la verdad que Primeras no estoy seguro, pero Segundas sí hemos tenido varias…).

En fin, volvamos a la historia del Desfile de la Independencia.

Ruta del Desfile de la Independencia del Ejercito Trigarante

Ruta del Desfile de la Independencia del Ejercito Trigarante

El caso es que dicen que Iturbide, en el paroxismo de la gloria, decidió cambiar la ruta del desfile para pasar por delante de la casa de su querida la Güera Rodríguez, la cual lo saludó desde su balcón.

No sé a Uds -yo no tengo vocación de misionero moralista- pero eso a mí me parece una pendejada mayúscula. Una afrenta imbécil y estúpida a los mexicanos, en la fiesta de un país que comenzaba como nación independiente. No se vale.

Razón de más para alegrame con el fin que tuvo: la muerte por fusilamiento.

¡Vivat Imperator in aeternum!

Unos 6 meses luego de la independencia, se constituyó oficialmente el Imperio Mexicano e Iturbide pasó de ser un simple militar putero y corrupto, a llamarse con el pomposo nombre de Su Majestad Serenísima Agustín I de México (me causa asombro y risa la fatuidad de cierto tipo de gentes).

Pero a pesar de todas sus invocaciones a la eternidad, el tinglado imperial no le duró mucho. Menos de un año después de su coronación, y tras una sucesión un poco confusa de pleitos palaciegos y sublevaciones de antiguos partidarios (entre ellos Antonio López de Santa Anna, alguien todavía peor que Agustín y del cual luego tendremos que hablar), abdicó y se fue a Londres.

Entonces el Congreso -que en el fragor de la batalla había sido suspendido por Su Serenísima Majestad- lo nombró traidor a la patria, y lo condenó a muerte in absentia.

Y Agustín, que parece que no lo sabía y aún aspiraba a retomar el poder, tuvo la peregrina idea de regresar medio escondido. Ingresó al país por Soto la Marina, un puerto de Tamaulipas, pero pronto fue descubierto y hecho preso. Fue fusilado el 19 de julio de 1824.

En cierto sentido, le pasó como a su ídolo Napoleón, cuando retornó de Elba a Francia y tuvo lugar lo que se conoce como El Imperio de los 100 Días. Sólo que esta vez duró menos, y no hubo Waterloo.

-0-

Ahora me gustaría explicar mi interpretación de estos hechos, que fueron a grandes rasgos los que dieron lugar a la independencia de México.

Lo primero que me resulta evidente, es la razón por la cual la historia oficial toma a Hidalgo, Morelos, Allende, etc, como los Padres de la Independencia, y no hace la menor alusión a Iturbide ni a Monteagudo: porque si lo hiciera, tendría que admitir el papel que ese par de hijoeputas jugaron en la misma. Parece que les da penita, y además no les conviene: posiblemente según el criterio oficial, negociar una independencia no tiene el mismo mérito que ganarla a brazo partido en medio de grandes batallas entre héroes galácticos y villanos despreciables.

Sin embargo, en mi opinión eso tiene el riesgo de que cuando descubramos la verdad, comencemos a sentirnos engañados y alejados no sólo de los personajes ficticios, sino también de los verdaderos héroes, con toda su complejidad humana.

Al fin y al cabo los ideales están ahí, y no se ensucian ni se demeritan por nada ni por nadie.

El otro punto que parece resultar embarazoso para la historia oficial, es el papel que jugó la Iglesia Católica. La puja por el poder entre los religiosos y el gobierno, siempre ha estado presente en la historia en general. En México incluso se ha llegado más de una vez a la guerra abierta (Guerra de Reforma de Juárez y Guerra Cristera de Calles) por esos motivos.

De manera que cualquier crédito que le dieran a la Iglesia Católica en el asunto de la Independencia de México, iría en contra de Benito Juárez y de tantos otros liberales. O en contra de Plutarco Elías Calles, el fundador del PRI (o su organización predecesora, que para el caso es igual). Y el PRI es precisamente el inventor de la historia oficial, así que lógicamente no iba a negar a su padre.

De una u otra forma, a mí me resulta sorprendente el nivel de ingerencia con que aún hoy en día la Iglesia Católica frecuentemente pretende inmiscuírse en los asuntos del Estado Mexicano, así como el nivel de anticuerpos con que muchas veces reacciona el gobierno ante tales intentos. Se ve que están al borde del shock anafiláctico, siempre a la defensiva, como secuela de las “infecciones” anteriores…

Pero la Historia de México no acaba con su independencia. Hay otras muchas situaciones en que la versión oficial difiere de la realidad. Ya es un hábito.

En las siguientes entradas, continuaré hablando sobre el tema.

-0-

Antes de terminar este artículo, sin embargo, quisiera decir que no siempre tengo la suerte de encontrarme con pruebas documentales que muestren las dudas y la desesperación a que estuvieron sometidos muchos de los héroes de la Historia.

Sin documentos, por ejemplo, uno sólo puede imaginarse la sensación de frustración que sintió el emperador Moctezuma al darse cuenta de que, luego de haberlo recibido con los mayores honores, Cortés no era -como lo predecían sus creencias religiosas y él mismo creyó al principio- el dios Quetzalcóatl (la Serpiente Emplumada) regresando a su reino, sino un simple y vulgar conquistador extranjero.

Cortés en el Árbol de la Noche Triste

Cortés en el Árbol de la Noche Triste

O la de Hernán Cortés en su famosa Noche Triste, cuando resultó derrotado por los mexicas y creyó que todo estaba perdido para él. O cuando tuvo que luchar contra las tropas que envió su compatriota Diego Velázquez, que se moría de envidia en Cuba pensando que la fama y la riqueza se le iban entre las manos por culpa de Cortés y mandó a sus soldados para prenderlo.

Óleo de Esteban Valderrama representando la muerte de José Martí en Dos_Ríos, 1917

Óleo de Esteban Valderrama representando la muerte de José Martí en Dos_Ríos, 1917

O la de José Martí, sensible ante las críticas de sus enemigos de que él era un cobarde que sólo actuaba como organizador de la guerra de independencia desde el extranjero, pero que no tenía el valor de participar en los combates armados. Sentimiento que por cierto, le costó la vida porque los españoles lo mataron no más llegar como soldado a territorio cubano. Tengo claro que el arma que manejaba con mayor destreza no era su machete, sino su pluma.

Pero hace poco tuve la suerte de toparme con un documento desgarrador, que muestra hasta donde puede llegar la amargura de un hombre que ve al final de su vida como se derrumban sus mejores sueños. Se trata de alguien que pasó gran parte de su existencia luchando contra España en América del Sur y que escribió una carta poco antes de morir a un tal General Flores, en aquel tiempo presidente de Ecuador, de la cual copio el siguiente fragmento:

“Usted sabe que yo he mandado veinte años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1º, la América es ingobernable para nosotros; 2º, el que sirve una revolución ara en el mar; 3º, la única cosa que se puede hacer en América es emigrar; 4º, este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a los tiranuelos casi imperceptibles de todos los colores y razas; 5º, devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos; 6º, si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, este sería el último periodo de la América.”

Al leerla, uno podría pensar que se trata de un tipo fracasado, de alguien vencido por las circunstancias adversas, que en su estertor final reniega de todos y de todo. Me imagino que se asombrarán cuando sepan que el autor de esas líneas fue Simón Bolívar, el Libertador, que soñó con la Gran Colombia y terminó sus días amargado por las traiciones y bajezas de muchos de sus antiguos amigos.

Pero en mi opinión, precisamente ese sentimiento de derrota lo hace mucho más humano y admirable porque me demuestra que era como cualquiera de nosotros, alguien de carne y hueso, sometido a las mismas dudas, desencantos y presiones, no un ser galáctico e invencible, pero lejano y falso.

Ojalá que las escuelas enseñaran mejor la Historia y sus héroes. A lo mejor lograban inculcar el verdadero patriotismo en los niños. Nos convendría a todos.

(Continuará)

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un mundo feliz, o falaz (VII)

We shall prevail! (Nosotros prevaleceremos!)

Momento exacto del famoso comercial de Apple de 1984 en que el Gran Hermano pronuncia en tono bíblico la frase: ¡We shall prevail!. Instantes después, el martillo que ha sido lanzado por la heroína destruye la pantalla y con ello pone fin al mito.

El Gran Hermano

Me imagino que la mayoría de la gente joven al escuchar hablar de El Gran Hermano (Big Brother), piensen en los “reality shows” de muy alto rating producidos por ciertas televisoras, en donde algunas personas de ambos sexos son encerradas durante varias semanas en una casa llena de micrófonos y cámaras de tv que muestran casi todo lo que hacen: comer, dormir, conversar, jugar… El atractivo de tales programas consiste en el morbo de vigilar a alguien hasta en sus momentos más íntimos (idea que me parece pueril y de pésimo gusto, pero como yo no soy nadie para juzgar a los demás ni tengo vocación de misionero moralista, sólo diré que A MÍ dichos shows me producen una sensación de profundo desprecio).

Macintosh 128k, la primera PC comercial en usar mouse y modo gráfico. Un verdader éxito comercial.

Macintosh 128k, la primera PC comercial en usar mouse y modo gráfico. Un verdadero éxito comercial y mediático.

Quizás algunos no tan jóvenes logren situar el origen de la frase en un famoso comercial de tv que produjo el genio de Steve Jobs para presentar el primer modelo de computadora personal con mouse y modo gráfico, la Macintosh 128K de Apple, el 22 de enero de 1984 durante el intermedio del  tercer cuarto del Super Bowl XVIII.

Apple 1984

Los “zombies” del comercial de Apple representan los clientes de IBM, que en ese entonces era la compañía que casi monopolizaba el mundo de las computadoras.

Lo ingenioso de dicho comercial consistía en que hacía referencia a 1984, la famosa novela de George Orwell escrita en 1948 que describe un futuro de pesadilla en donde los hombres habían sido sometidos por un terrible dictador -El Gran Hermano- que había logrado convertirlos en zombies sin voluntad ni criterio propio, utilizando la tecnología.

George Orwell sobrenombre de Eric Blair

George Orwell (seudónimo literario de Eric Blair, su verdadero nombre), hablando por los micrófonos de la BBC de Londres.

La trama describe un hipotético país en que por medio de unos aparatos llamados “telepantallas” parecidos a las pantallas de tv -recordemos que en 1948 la televisión era un invento muy reciente y llamativo- que estaban diseminados por absolutamente todos los lugares y que tenían la capacidad no solamente de mostrarte una imagen sino también de verte y oírte, el Estado -representado por El Gran Hermano- te vigilaba en TODO instante, incluso durante tus momentos más íntimos.

Ello le daba un poder inconmensurable sobre tu persona. Incluso el concepto de delito y la presunción de inocencia habían sido modificados. Ahora no sólo podías ser castigado por cometer un delito, sino por pensar en cometerlo. Los psicólogos oficiales -ayudados por las telepantallas- te vigilaban en todo momento y entendían tu lenguaje corporal hasta el punto de poder predecir tus pensamientos con muy escaso margen de error. El idioma había evolucionado hacia una “neolengua” que poseía palabras tales como “crimental” para describir el acto de pensar en algo prohibido, que en realidad era cualquier reflexión que tuviera aunque fuera una pequeña parte de libre albedrío. Es decir, el Estado pretendía que los individuos sólo pensaran de la manera “autorizada” y el salirse de ese patrón era considerado un crimen.

Además, la neolengua siempre deformaba la realidad a favor del gobierno. Por ejemplo, el organismo represivo en donde se torturaba y asesinaba a los disidentes, era llamado el “Ministerio del Amor“. El organismo que supuestamente organizaba la economía y la producción de bienes y que en realidad mantenía a la gente en un régimen de hambre y necesidades materiales de todo tipo, era llamado el “Ministerio de la Abundancia“. Y el organismo que se encargaba de la propaganda y que era capaz de fabricar las mayores mentiras a favor del régimen, era llamado el “Ministerio de la Verdad“.

En fin, un mundo de pesadilla.

Obviamente, la novela hacía referencia al régimen de Stalin, dictador de origen georgiano que tomó el poder en la URSS a la muerte de Lenin en 1924 y se convirtió en símbolo del control del Estado sobre el individuo.

1984 mujer con martillo

Muchacha deportista corriendo por el pasillo central del teatro, perseguida de cerca por los esbirros del Estado, y que finalmente logra lanzar el martillo hacia la pantalla, destruyendo con ello el mito de invencibilidad del Gran Hermano.

Empero y a diferencia de 1984, el famoso comercial de Steve Jobs tenía un final feliz. En él, una muchacha con ropa de deportista aparece corriendo desde el fondo del teatro hacia la pantalla donde se ve al Gran Hermano pronunciando un discurso en tono grandilocuente  y profético, perseguida de cerca por esbirros que sin embargo, no logran alcanzarla. Y justo en el instante en que se oye la frase “¡We shall prevail!“, lanza el martillo que portaba hacia la pantalla y la destruye, con lo cual el Gran Hermano y la pretendida eternidad de su régimen quedan en el más absoluto de los ridículos.

Luego aparecía un cartel y se oía en off la voz de un locutor que lo leía:

“El 24 de enero, Apple Computer presentará la Macintosh. Y Ud. verá porqué 1984 no será como «1984»”.

Por último, se veía la famosa manzana que era el logo de la compañía:

Símbolo de la compañía Apple

Logo de Apple

El significado de la simpática parodia saltaba a la vista: el Gran Hermano era IBM, la gran compañía que hasta ese momento había prácticamente monopolizado el mercado del cómputo electrónico. Y la muchacha representaba a Apple, que con su inventiva lograría destronarla.

-0-

Hoy en día -30 años después- la veracidad de aquel vaticinio me parece indiscutible: aunque IBM sigue siendo una gran compañía, no tiene la fuerza que tuvo a mediados del siglo XX y tengo entendido que sólo se dedica a dar servicio a los grandes clientes corporativos. Incluso vendió su división de computadoras personales (ThinkPad) a China, que le cambió de nombre y le puso Lenovo.

Familia Apple: iPad, iPhone, iPod

Familia Apple: iPad, iPhone, iPod, iPod nano

Durante ese mismo tiempo Apple creció y aunque sólo posee el 5% del mercado de las computadoras personales, creó otros productos que en 1984 nadie imaginaba y que actualmente son prácticamente indispensables: el iPod, el iPhone, el iPad… Por ello no solamente cotiza en la Bolsa sino que a pesar de que han surgido nuevos competidores muy importantes (ej: Google, Samsung, etc), se ha convertido en una de las compañías con mayor valor en todo el mundo.

Y opiniones aparte, no creo que haya muchas personas que nieguen que aquel comercial producido por el genio de Steve Jobs en 1984, entró en la Historia.

Sin embargo, muchos años después de los hechos relatados, el tema del Gran Hermano vuelve a tener actualidad.

Logo de la NSA, la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica.

Logo de la NSA, la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica, encargada de proteger al país contra el terrorismo.

El escándalo de la NSA

En Junio del 2013 Eduard Snowden, un joven que había trabajado como consultor de seguridad para una compañía que a su vez era contratista de la NSA, hizo públicos una gran cantidad de documentos secretos que demostraban sin lugar a dudas un hecho insólito: a partir del ataque terrorista del 9/11 al WTC de Nueva York, la NSA había recibido órdenes del presidente Bush para escuchar y analizar absolutamente TODAS las comunicaciones mundiales, sin el requisito de una orden judicial previa.

Eduard Snowden, el empleado de una compañía contratista de seguridad que hizo públicas las actividades ilegales de la NSA

Eduard Snowden, el empleado de una compañía contratista de seguridad que hizo públicas las actividades ilegales de la NSA

-0-

Y me parece que antes de proseguir, debo hacer una aclaración para dejar bien establecidos los axiomas sobre los que baso mi pensamiento y mis creencias.

Yo no soy experto en el tema pero creo poseer la suficiente inteligencia para darme cuenta que las leyes son la base de lo que llamamos Humanidad. Es decir, las leyes constituyen la razón por la que no somos meros animales salvajes. Lo que nos diferencia de un tigre o de un tiburón blanco es que ellos no tienen leyes escritas, y nosotros sí.

La principal característica de las mismas, es que su aplicación es universal. Es decir, una vez discutidas y aprobadas, constituyen un patrón inviolable que da certeza y validez a nuestras acciones.

En el mismo origen del concepto reside el hecho de que NADIE está exceptuado de su cumplimiento. Dicho de otra forma, nadie es mejor que nadie. Por cierto, el llegar a esta idea le ha costado mucha sangre y sufrimientos al género humano. O visto desde otro ángulo: el haber llegado a tales conclusiones debería ser motivo de orgullo para todos nosotros.

Siguiendo este orden de ideas, todos los Estados modernos están basados en una Constitución, o sea, un documento seminal que resume el conjunto de reglas que dan legalidad a su existencia.

Estados Unidos, la nación más poderosa del mundo actual, se precia de ser una nación de leyes. De lo cual, por cierto, yo me alegro profundamente.

Ahora veamos lo que dice su Constitución al respecto de dos puntos: la libertad de expresión, y el derecho a la privacidad.

Primera Enmienda: El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.

Cuarta Enmienda: El derecho de los habitantes de que sus personas, domicilios, papeles y efectos se hallen a salvo de pesquisas y aprehensiones arbitrarias, será inviolable, y no se expedirán al efecto mandamientos que no se apoyen en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o protesta y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas que han de ser detenidas o embargadas.

No hay que ser un gran jurista para interpretar estos párrafos. Más claros, ni el agua.

De manera que la Ley Suprema de Estados Unidos dice que a nadie se le puede perseguir por sus opiniones o publicaciones ni tampoco se le pueden revisar sus papeles a menos que exista un motivo “verosímil” que convenza a un juez de emitir una orden judicial de registro. Punto.

En situaciones excepcionales, el gobierno puede suspender las “garantías constitucionales” -que es como les dicen a dichas leyes- y establecer un “estado de excepción”, pero siempre con la aprobación del Congreso, sólo durante un período de tiempo no muy prolongado, y de manera pública. Es decir, no a escondidas.

Ahora, dejados bien en claro los principios en que basamos nuestro pensamiento, regresemos al caso Snowden.

-0-

Lo primero que salta a la vista, es que la orden de Bush fue, sencillamente, ilegal. O peor, anticonstitucional. No por mandar a vigilar a la gente, sino por hacerlo de manera indiscriminada, es decir, vigilar a TODO el mundo sin tener una orden judicial para ello. Hacer las cosas como las hicieron, es casi equivalente a establecer el estado de excepción sin límite de tiempo, a escondidas, y sin permiso.

Parodia del logo de la NSA que muestra al águila vigilando TODAS las comunicaciones

Parodia del logo de la NSA que muestra al águila vigilando TODAS las comunicaciones

Aclaro para  que no hayan dudas: TODA la información correspondiente a todos los correos electrónicos (Gmail, Yahoo, Hotmail…), todas las llamadas telefónicas (ATT, Verizon, Nextel, Skype, Telmex, Telcel, Telefónica, Movistar…), todas las redes sociales (Twitter, Facebook, Linkedit…), en fin, TODAS las comunicaciones de TODO el mundo (incluyendo este mísero blog mío o una llamada que le haga su esposa para recordarle que debe comprar leche antes de llegar a la casa), están siendo grabadas en este mismo momento.

En la mayoría de los casos guardan los “metadatos”, es decir, hora, fecha, origen y destino, duración, etc. En el resto, guardan además la grabación completa de tus palabras o tu post.

Edificio de la NSA en Fort Meade, Maryland

Edificio de la NSA en Fort Meade, Maryland

Eso fue lo principal que Snowden hizo público: documentos que demuestran que la NSA es la versión moderna de El Gran Hermano.

Incluso se ha sabido que los celulares actuales tienen una función secreta que puede ser activada a control remoto aunque estén apagados, para escuchar tus conversaciones. La única forma de que no te escuchen si quieren, es que le quites la batería.

Hasta ese punto ha llegado la paranoia.

-0-

Algunos podrán pensar: “A mí no me importa que me graben, al fin y al cabo yo no soy un terrorista ni tengo nada que esconder, estoy dispuesto a ello con tal de que agarren a los que sí lo son”. Admito que en un inicio yo pensaba de esa forma.

Pero luego lo pensé mejor y me di cuenta de que el haber creado una herramienta para espiar a todo el mundo, conlleva la tremenda tentación de usarla para el espionaje comercial, el espionaje con fines políticos, etc. Esa herramienta, para decirlo de alguna forma, además de ser ilegal, es el Sueño Dorado de todo espía y de todo extorsionador.

De hecho, los documentos de Snowden demuestran que el gobierno de Estados Unidos ya la está usando para espiar incluso a sus supuestos amigos. Por ejemplo,  Angela Merkel, o los israelíes, o los ingleses, o los mexicanos…

Supongo que siempre habrá quien diga que el espionaje es tan viejo como la raza humana y que no hay que escandalizarse por ello. Bueno, la prostitución también es tan vieja como la raza humana -le contestaría  yo- y no por ello hay que colocarla en un pedestal, no?

Lo peligroso es que esas realidades se enfrentan a los ideales más puros de la humanidad, aquellos que nos hacen venerar a los Padres Fundadores, a la democracia, a la justicia, a los derechos humanos.

Siento como si intentaran darme clases de pureza por las mañanas, y de prostitución por las noches.

A quién debo entregarles mi confianza, a gobiernos formados por gentes que me hablan de patriotismo y de mi deber de pelear y sacrificarme por un ideal sagrado, y al mismo tiempo me espían y me tratan como un criminal? O que utilizan una herramienta supuestamente diseñada para detectar terroristas, para otros menesteres como son espiar compañías petroleras o transacciones comerciales o gobiernos extranjeros -incluyendo a los amigos- con el fin de manipularlos o extorsionarlos?

Por fin qué, somos un país de leyes, sí o no?

-0-

Pero tratemos de ser ecuánimes. No dejemos que el pesimismo nos ahogue. Busquemos explicaciones.

Las leyes no son infalibles. A veces una vez establecidas se descubre que tienen fallas, que los que las hicieron no previeron alguna situación en que resultan improcedentes o que el entorno cambió y las hace obsoletas o inútiles. En ese caso hay que modificarlas para mejorarlas. Parecido a como funciona la Ciencia, algo que yo respeto muchísimo. Y es precisamente gracias a ese mecanismo de prueba y error, que se logra el progreso. Si las leyes fueran absolutamente inamovibles, no serían tan valiosas.

Luego en aras de ser imparciales y respetar el juego democrático, perdonémosle momentáneamente el que lo hayan hecho a escondidas, démosle el beneficio de la duda a los defensores de la medida de seguridad, e intentemos determinar si lo que hay que hacer es cambiar las leyes.

Pregunta: ¿Qué los motivó a emitir semejante orden en secreto?

Respuesta: Si yo poseo TODA la información, aumentan las probabilidades de descubrir los planes de los terroristas antes de que se produzcan sus ataques.

Lo cual en principio parece cierto… hasta que descubrimos que es una falacia.

Les explico porqué, utilizando un par de ejemplos:

Durante la investigación del 9/11, salió a relucir que varios de los implicados habían sido detectados como sospechosos por alguno de los organismos de seguridad y sin embargo ese conocimiento no dio lugar a un seguimiento efectivo de sus actividades y planes. Es decir, quedó claro que DEJARON PASAR la oportunidad de impedir los ataques a las Torres Gemelas.

Si no recuerdo mal, en aquella oportunidad los responsables de la seguridad hablaron de “falta de coordinación” entre las distintas agencias y prometieron que esa situación sería enmendada inmediatamente con el nombramiento de un “zar” antiterrorista. Por supuesto que los políticos son expertos en utilizar palabras que dejan una sensación de haber dicho algo importante, pero sin que haya culpables ni castigos. Es su forma elegante de escurrirle el bulto a las responsabilidades.

En realidad -creo yo- lo que sucedió es resultado de que los distintos organismos de seguridad son competidores entre sí por los favores del Estado. Mientras más sepas tú y menos le pases la información a tus competidores, más te congracias y más fuerte es tu prestigio ante el gobierno, porque demuestras que tú eres capaz de averiguar más que los demás.

Además, es una regla normal en el mundo de la inteligencia “saber y no demostrar que sabes”. En primera, para no “quemar” a tus fuentes. Y en segunda, porque poco podrá hacer tu enemigo si tú conoces sus planes de antemano. Lo ideal sería manejarlo de forma indirecta, para que no se diera cuenta que está siendo manipulado. Claro, a veces lo que va a hacer es tan terrible que justifica que actúes abiertamente para impedírselo, aunque quemes tus fuentes. Una decisión muy difícil de tomar, por cierto.

Parodia del logo de la NSA: "En Dios confiamos, a todos los demás los vigilamos".

Parodia del logo de la NSA: “En Dios confiamos, a todos los demás los vigilamos”.

Pero si cuando no procesaban información de todos sino sólo de los sospechosos, no fueron capaces de tomar buenas decisiones y cometieron errores imperdonables, ¿qué garantiza que ahora que la información que recogen diariamente ocupa muchos petabytes, puedan procesarla con éxito y extraer de ella resultados útiles para evitar actos terroristas? En mi opinión, nada.

Más bien la nueva directiva, además de ilegal, es estúpida. Porque en vez de aumentar las probabilidades de descubrir algo malo, las disminuye: ahora tienen que recoger, almacenar y tamizar muchísima más información. En otras palabras, si antes no eran capaces de encontrar la aguja en UN pajar, ahora que les pusieron a encontrar la aguja en todos los pajares del mundo, mucho menos serán capaces de hacerlo. Se van a hacer bolas con tanta información en bruto.

De hecho, mientras escribo estas líneas aún están frescas las sensaciones de indignación y miedo por los atentados de París, en donde asesinos del Estado Islámico, con la crueldad repugnante que los caracteriza, dieron muerte a unas 130 personas e hirieron a varios centenares más. De nada sirvieron las previsiones de seguridad ni los esfuerzos megalomaníacos de recoger información indiscriminadamente.

Además, es de suponer que si alguien quiere -y sabe- cómo encriptar sus comunicaciones para dificultar su detección, no son las gentes normales, sino precisamente los criminales. Así que todo ese esfuerzo por adquirir información a ciegas es, además de ilegal, inútil.

Calidad de inteligencia y de investigación es lo que hace falta, no Cantidad.

-0-

Lo que sí parece cierto es que -a espaldas de los ciudadanos norteamericanos y utilizando su dinero- se ha creado una herramienta muy cara y complicada que aunque no está demostrado si en definitiva sirve para descubrir planes de actos terroristas, para lo que sí parece ser muy apropiada es para espiar y extorsionar a gente que no tiene nada que ver con Al Quaeda ni con ISIS.

Y lo peor es que luego de ser descubiertos, en vez de admitir que violaron la ley y asumir el escándalo como hombrecitos, acusaron de traidor al que los ventaneó.

A ver, pensemos con calma. A quién “traicionó” Snowden? A unos tipos que violaron la Constitución y querían ocultarlo? Pero entonces no es un traidor, sino un héroe!

Al final Snowden, que en realidad es un héroe -como ya lo andaban buscando para extraditarlo, juzgarlo por traidor y posiblemente matarlo- no le quedó de otra y terminó en las manos de Putin. Otro que bien baila, antiguo coronel de la KGB que padece de vez en cuando espasmos imperiales de tipo Romanov, lo cual ha demostrado recientemente en el asunto de Ucrania.

Así que el pobre, como dicen en Cuba: “Salió de Guatemala… y cayó en Guatapeor“.

-0-

Mira tú. Yo debo de ser muy bruto. O muy cínico. O las dos cosas. Porque lo que se me ocurre pensar es que el mundo no está regido por estadistas de altas miras y moral acrisolada que se rigen por leyes y principios democráticos, sino por una ralea de gente de baja calaña que se espía entre sí y para las cuales el fin justifica los medios. Todos posan de buenos, pero en realidad son “malos como la araña“, para decirlo en el sabroso caló mexicano.

Y conste que los meto a todos en ese saco. No hay uno solo de los gobernantes actuales que me inspire confianza o respeto. Empezando por Obama, que se ha lucido como represor y mentiroso.

Ná, debo estar equivocado. Porque si no, tendríamos que admitir que la realidad dejó chiquita a “1984”…

Pero el escándalo de Snowden no ha sido el único. Desgraciadamente, hay más.

Logo de Wikileaks

El logo de Wikileaks es un reloj de arena en donde un planeta Tierra oscuro, gotea (leak) sobre otro más claro.

Wikileaks comenzó en 2006 como un proyecto casi personal de Julian Assange, un australiano de carácter solitario y cierta tendencia a la paranoia pero decidido a utilizar el potencial de internet como una forma de mejorar el mundo. La idea era proporcionar un sitio web donde cualquier persona que tuviera acceso a secretos sucios, de ésos que avergonzarían a Al Capone si los conociera, pudiera publicarlos de manera anónima para evitar represalias porque nadie -ni siquiera Assange- sabría la identidad de su fuente. Por supuesto, antes de ser publicada, la información sufriría un proceso de revisión y validación para evitar fraudes o que se pusieran en peligro las vidas de terceros.

Julian Assange

Julian Assange, creador de Wikileaks

La noticia de que tal sitio existía se abrió paso poco a poco entre los interesados en exponer suciedades para limpiar sus conciencias o ejecutar venganzas que en definitiva propiciaban la extinción de los males expuestos. A medida que pasaba el tiempo, la relevancia de la información publicada iba aumentando.

Uno de los primeros informes se difundió en Noviembre de 2007 y consistió en los manuales que describían los procedimientos de interrogación y manejo autorizados para los presos de Guantánamo, los cuales incluían métodos que en la opinión de muchos, contradicen los reglamentos para los prisioneros de guerra aprobados en Ginebra por los países miembros de la ONU.

Luego, en Enero de 2008, Wikileaks publicó cientos de documentos relativos a un banco suizo, el Julius Bär. En ellos se evidenciaban una serie de manejos sucios para engañar al fisco, de manera que el banco y sus clientes no tributaban lo que les correspondía. Millones de dólares estafados utilizando sofisticados mecanismos económicos ilegales. Al principio los abogados del banco amenazaron con destruír a Wikileaks, pero al fin y al cabo se calmaron porque comprendieron que no tenían escapatoria y que más bronca implicaba más publicidad y mayor descrédito.

Aquel pleito terminó con un titular de CBS News: “Freedom of Speech has a Number” (La Libertad de Expresión tiene un número). Y ese número era la dirección IP de Wikileaks: 88.80.13.160.

Ahora Wikileaks era famoso.

Poco después, en Marzo de 2008, se hicieron públicos algunos manuales de una secta de chiflados -la Cienciología– que linda entre lo medieval y lo ridículo, pero que somete a crueles castigos a sus miembros cuando éstos incumplen alguna de sus absurdas reglas o quieren abandonarla. En realidad el pleito había comenzado entre dicha secta y la red mundial de hackers conocida por Anonymous, pero la aparición de Wikileaks suministró la plataforma ideal para ventanearlos.

Cada vez con mayor frecuencia aparecían informes sobre actividades que bordeaban o caían de lleno en lo ilegal: En Noviembre de 2008, se publica una lista de los miembros del partido nacionalsocialista (nazi) británico, y un informe sobre los asesinatos por encargo de la policía de Kenia. En Julio de 2009, publican una lista de grandes deudores del banco islandés Kaupthing Bank, poniendo en evidencia algunos manejos sucios que ayudaron a provocar el colapso de la economía de esa nación.

A medida que trascurrían los meses y -creo yo- sin que esa tendencia respondiera a un propósito consciente, los informes revelaban cada vez más trapos sucios de Estados Unidos. Quizás eso haya ocurrido porque precisamente se trata del país más importante y con mayor actividad económica, política y bélica a nivel mundial. Y por ello, más propenso a cometer errores.

El caso es que el 5 de Abril de 2010 el mundo se estremeció con una nueva revelación: Wikileaks publicó “Asesinato Colateral” un documental preparado con materiales robados al ejército de Estados Unidos.

Escalofriante imagen del instante en que el 12 de Julio del 2007 en Bagdad, un grupo de 11 civiles iraquíes entre los que había dos fotógrafos de Reuters reciben una ráfaga desde un helicóptero estadounidense tras ser confundidos con fundamentalistas islámicos.

Escalofriante imagen del instante en que el 12 de Julio del 2007 en Bagdad, un grupo de 11 civiles iraquíes entre los que había dos fotógrafos de Reuters reciben una ráfaga desde un helicóptero estadounidense tras ser confundidos con fundamentalistas islámicos.

Asesinato Colateral

El material fílmico provenía de la mira electrónica de una de las ametralladoras de un helicóptero militar que hacía patrullaje sobre Bagdad, la capital de Iraq. El aparato se encontraba a más de una milla del lugar visualizado, lo cual da una idea del poder de tal arma, porque sus blancos difícilmente pueden verlo o siquiera detectar su presencia.

El audio del documental consiste en la conversación entre el operador de la ametralladora y su central. En él puede escucharse que el artillero descubre lo que cree ser un grupo de unos 15 iraquíes armados -posiblemente guerrilleros- y pide autorización para hacer fuego. Incluso menciona los nombres de las armas que cree identificar.

Luego de un intercambio de opiniones y de situarse en el lugar apropiado para que la visión y la línea de tiro sea perfecta, recibe la autorización para ametrallarlos. Instantes después se ve como a los supuestos guerrilleros les llega del cielo una lluvia de plomo que los abate y levanta una nube de polvo.

En los primeros momentos algunos afortunados no reciben balazos directamente, e intentan escapar usando la protección de bardas cercanas. Pero entonces son cazados con precisión milimétrica y también caen abatidos.

Durante el instante siguiente, los cuerpos de los ametrallados permanecen inmóviles tirados sobre la calle en posiciones inverosímiles y por ello es de suponer que todos están muertos. Pero de pronto, uno de ellos comienza a arrastrarse con dificultad, posiblemente para buscar refugio en una casa cercana. Se nota a las claras que está mal herido y que moverse le cuesta mucho trabajo.

Entonces, sucede lo impensable.

Momento en que los ocupantes de la minivan negra cargan al herido para llevarlo a un hospital

Momento en que los ocupantes de la minivan oscura cargan al herido para llevarlo a un hospital

Una minivan de color oscuro aparece en escena y se acerca al herido. El chofer y algunos otros hombres intentan auxiliarlo. Entre dos lo cargan como pueden y pretenden introducirlo en la camioneta, seguramente con el propósito de llevarlo a un hospital.

El artillero, que está viendo la escena a través de su mira electrónica, observa que en la minivan hay otras personas, posiblemente más guerrilleros, pide urgentemente instrucciones a su central y recibe orden de ametrallarlos también.

De nuevo se repite la escena de la lluvia de balas y la nube de polvo que lo invade todo. Los sujetos que intentaban auxiliar al herido, también caen muertos por la metralla. La minivan pierde su estabilidad y posiblemente por la fuerza de los disparos, retrocede hasta chocar con la acera.

Esta vez parece que nadie ha quedado vivo. Por fin se ha cumplido el objetivo de eliminar a los guerrilleros. La central felicita al artillero por su acción y su buena puntería, el cual da las gracias.

Unos diez minutos después, llegan al lugar tanquetas con tropas del ejército americano, para tomar la plaza y levantar los cadáveres.

Y es entonces que descubren la espantosa verdad.

Los supuestos guerrilleros no eran tales, sino un grupo de civiles curiosos que acompañaban a dos periodistas de Reuters que estaban haciendo su trabajo. Las supuestas armas que llevaban algunos de ellos, eran precisamente las cámaras, los trípodes y otros equipos utilizados para hacer sus reportajes. Y los supuestos refuerzos que iban en la minivan que auxilió al herido, eran dos niños que sus padres llevaban a la escuela.

Además, en el video se observa claramente que ninguno de los hombres está vestido con uniforme militar y que aunque algunos portan cosas que pudieran confundirse con pistolas o rifles, la mayoría no tenía nada en sus manos. Eso crea dudas acerca de su identificación como guerrilleros, porque es de suponer que cada guerrillero lleve al menos un arma y un uniforme.

Si alguien hubiera intentado deliberadamente tenderle una trampa al ejército norteamericano para llevarlo a una situación embarazosa, creo que no hubiera podido hacerlo mejor de lo que lo hicieron ellos solitos. ¡Habían ametrallado a mansalva a un grupo de civiles, incluyendo dos niños!

Me imagino la sensación de frustración que embargó a la mayoría de los soldados de infantería cuando se dieron cuenta lo que habían hecho sus compañeros de la fuerza aérea.

Al darse cuenta que los niños no estaban muertos sino malheridos, pidieron permiso para llevarlos a un puesto médico norteamericano. Pero increíblemente, el mando no les dió tal permiso, sino que les ordenó que los llevaran a algún hospital manejado por iraquíes, con lo cual implícitamente estaban condenándolos a una atención médica de menor calidad y con mucho menos recursos.

Quién sabe qué tienen por corazón los que dieron tal orden. Posiblemente por esas cosas la guerra termina deshumanizando a los soldados y convirtiéndolos en guiñapos humanos, desprovistos de todo sentimiento. Desde hace tiempo se sabe que el proceso de cambio de la psiquis de mucha gente sometida a los ambientes de guerra comienza en el patriotismo, continúa con el desencanto, y termina en el suicidio.

-0-

Como colofón siniestro de esta historia quisiera referirme al comentario que hizo el artillero cuando se entera de que los ocupantes del minivan eran dos niños. Me imagino que o bien ya estaba completando su proceso de deshumanización, o su mente racionalizó lo sucedido para tratar de evitar la sensación de culpabilidad terrible que sentiría una persona normal. Dijo algo así como: “¡Eso les pasa por meter a sus hijos en la guerra!“.

La irracionalidad y bajeza de esa frase me golpeó como un puñetazo en pleno rostro. ¡Así que llevar a tus hijos a la escuela sin sospechar que se iba a formar un tiroteo, es una irresponsabilidad de los padres! Me imagino que decir eso mismo para referirse a los chicos muertos por cualquiera de los tiroteos que protagonizan cada vez con mayor frecuencia algunos locos en las escuelas norteamericanas, le costaría que lo lincharan. Y creo que yo no movería un dedo para impedirlo.

La sensación de indignación que sentí por ese comentario, me hizo recordar otro momento en que también una frase me sacó de mis casillas. Fue al oír la grabación de la conversación entre los pilotos de Mig que derribaron las avionetas de Hermanos al Rescate, cuando uno de ellos, luego de comprobar que había dado en el blanco, comenta: “¡Ése ya no jode más!“. Así que muy valiente al enfrentarse con un Cessna completamente desarmado. Recuerdo que pensé que me gustaría oír sus comentarios si el pleito hubiera sido con un F-16. ¡Cobarde!

-0-

Y aquí creo que vale la pena hacer una reflexión y exponer algunos criterios personales acerca de la guerra.

Por principio la guerra es terrible, algo que nos aleja de los mejores ideales del Hombre. A veces es inevitable, porque alguien nos ataca y no tenemos más remedio que defendernos. Pero también es cierto que la guerra es un negocio y que hay mucha gente promoviendo o creando conflictos con el propósito de vender armas a las partes o para lograr hacerse con el control de algún mercado o recurso natural como el petróleo o la tierra. Eso es sencillamente despreciable y merece la mayor de las condenas.

Entre sus muchas malas consecuencias, está el hecho de que a veces se cometen errores como el relatado. Pero con lo que sí no estoy de acuerdo es que, una vez comprobado que cometiste un error, trates de ocultarlo. Porque entonces te conviertes en cómplice de los homicidas.

Y eso fue lo que pasó en el caso que nos ocupa, que trataron de ocultarlo. En mi opinión, más les hubiera valido que aceptaran su error, castigaran a los culpables, y trataran de mejorar los protocolos de autorización de fuego para evitar que sucedieran más episodios parecidos en el futuro.

-0-

Pero prosigamos con el relato. La publicación del documental en Wikileaks, desató la ira del ejército y el gobierno de Estados Unidos. El título, “Asesinato colateral”, parafraseaba un viejo concepto del argot bélico, el de “bajas colaterales”, para referirse a las bajas civiles inevitables en todo conflicto armado. Sólo que en este caso la palabra escogida, “Asesinato”, no daba la impresión de inevitabilidad sino de premeditación.

Además, esta vez Wikileaks no se había limitado a hacer público de manera imparcial un material comprometedor, sino que lo había editado y hasta incluído una cita de Orwell en la página: “El lenguaje político está creado para que las mentiras suenen como verdades y los asesinatos parezcan respetables para, así, dar apariencia de solidez a algo que no es más que viento“.

La guerra entre Wikileaks y el Pentágono había comenzado.

Bradley Manning con su uniforme del US Army

Bradley Manning con su uniforme del US Army

En poco tiempo acusaron de la filtración a Bradley Manning, un ex-soldado y analista de inteligencia destacado en Iraq. Parece que el muchacho padecía desde pequeño de trastornos de personalidad. Ya en la escuela había sufrido bulling por ser afeminado y al ingresar al ejército su problema se agravó. De más está decir que ser gay de closet y vivir rodeado de machistas recalcitrantes, y de contra en un país en guerra en donde no sabes en qué momento una bomba te va a hacer saltar en pedazos, no contribuye precisamente a tu estabilidad emocional.

Adrian Lamo delator de Bradley Manning

Adrian Lamo, delator de Bradley Manning

Manning buscó ayuda en sus superiores jerárquicos, pero éstos no le hicieron mucho caso. Entonces encontró un amigo por internet, un antiguo hacker de nombre Adrian Lamo. A él le confesó por chat que había entregado a Wikileaks una serie de materiales secretos incluyendo el video original, emails diplomáticos y los diarios de guerra de Iraq y Afganistán, que describían de manera pormenorizada las bajas y acciones durante esas guerras. Lamo, que quizás a su vez tuvo miedo de verse implicado si se descubría que él sabía sobre Manning, lo denunció ante el ejército.

Y el ejército, que necesitaba con urgencia un culpable para darle un escarmiento público que desalentara a otros futuros filtradores de información, enseguida lo apresó y encerró en una prisión de la base militar de Quantico, Virginia. Allí, para decirlo de la mejor manera, no fue tratado precisamente con dulzura.

Durante el tiempo que duró el proceso judicial se generó un movimiento a su favor por parte de algunas organizaciones y personalidades que defendían su derecho a hacer lo que hizo.

A este respecto, destaca la declaración de Amnistía Internacional, la cual “consideraría motivo de preocupación que un gobierno intentara castigar a una persona que, por razones de conciencia y de manera responsable, hubiera publicado información con el convencimiento razonable de que esa información era prueba de violaciones de derechos humanos”.

También, el 9 de septiembre de 2011 el Consejo de Europa publicó un informe que condenaba el «culto al secreto» que protege los crímenes de guerra y llamaba a una mayor protección de los denunciantes en todas partes. El informe señalaba a Manning como un supuesto «informador [que] debe ser tratado como tal» y con quien estamos «en deuda»

Comparación entre Bush y Manning

Comparación entre Bush y Manning. Bush: “Yo les mentí acerca de Iraq, que costó 4430 vidas de soldados norteamericanos, 92 mil vidas de civiles iraquíes y 704 billones de dólares. Fui electo para un segundo período presidencial”. Maning: “Yo les dije la verdad sobre la guerra de Iraq y el Departamento de Defensa confirmó que como resultado de lo que dije no se perdió una sola vida. He estado en confinamiento solitario durante 9 meses”

Al final del juicio, Manning se libró de la principal acusación de la fiscalía -“ayuda al enemigo”- que posiblemente lo hubiera llevado a ser ejecutado, pero no así de otros 20 cargos por los que fue condenado a 35 años de prisión, el 21 de Agosto de 2013.

Un día después de recibir la sentencia, Manning declaró que deseaba vivir como mujer y usar el nombre de Chelsea E. Manning.

La dulce venganza

Pero parece que en el Pentágono consideraron que el castigo a Manning no era suficiente para recuperar su mancillado honor. Había que castigar también a Assange, que  había propiciado la filtración con su portal Wikileaks. Sólo que éste era un hueso un poco más duro de roer que un joven gay con problemas de personalidad.

Julian Assange no parecía haberse arredrado demasiado por el incidente, porque Wikileaks continuó publicando los documentos que Manning les había suministrado. El 26 de Julio de 2010 se publican los diarios de guerra de Afganistán, el 22 de Octubre salen a la luz los ídem de la guerra de Iraq, y el  28 de Noviembre los telegramas diplomáticos que ventaneaban los sabrosos chismes que hacían pensar en que a veces no hay mucha  diferencia entre un diplomático y un hipócrita.

El pleito en lugar de asustarlo, lo había envalentonado.

Mi madre siempre me decía que no hay enemigo pequeño. Pero éste no era pequeño, sino que era el mayor enemigo del mundo. Algo tenía que pasar.

Y pasó.

Anna Ardin y Sofía Wilden, supuestamente violadas por Assange.

Anna Ardin y Sofía Wilden, supuestamente violadas por Assange.

El 1ro de Diciembre de 2010, la Interpol, a instancias de la fiscalía sueca,  emite una orden de captura internacional en contra de Julian Assange -que en ese momento se encontraba en Inglatera- por el delito de violación. Resulta que dos mujeres lo acusaban de haberlas obligado a tener sexo sin condón. Las mujeres, una periodista sueca de nombre Anna Ardin y su amiga Sofia Wilden, no eran exactamente monjitas de clausura. El asunto olía a venganza por las cinco puntas.

El 7 de Diciembre Julián se entrega a la policía de Londres. El 14 es puesto en libertad bajo fianza, luego de que Michael Moore pagara una fianza de 20 mil dólares. Assange se va a vivir a la finca de un amigo, Vaughan Smith, en el sureste de Inglaterra, esperando su juicio.

Luego de un largo tira-y-jala legal en que parecía que el plan era llevarlo a Suecia por lo de las violaciones para de allí extraditarlo a Estados Unidos en donde posiblemente sería acusado y juzgado por espionaje y traición para terminar recibiendo una inyección letal, optó por asilarse en la embajada de Ecuador en Londres desde Junio del 2012, en donde permanece hasta el día de hoy (Diciembre de 2015).

Al igual que Snowden, Assange salió de Guatemala para caer en Guatapeor, porque Correa no es precisamente una perita en dulce.

Lo siento, Julián.

-0-

En cuanto al Pentágono, no me queda de otra que decir claramente que en mi opinión no le hace honor a las ideas de los Padres Fundadores que tanto dice defender. Otra cosa sería si hubiera aceptado su error, castigado a los culpables, y mejorado los protocolos de autorización de fuego.

-0-

Quisiera terminar reproduciendo aquí  una idea de John Quincy Adams, sexto presidente de los Estados Unidos e hijo del segundo, John Adams, que el 4 de julio de 1821 condenó el colonialismo británico y afirmó que Estados Unidos no salía «al extranjero en busca de monstruos que destruir» para no «verse envuelto, y ya no poder volver atrás, en esas guerras en que el interés y las intrigas, la codicia personal, la envidia y la ambición asumen los colores de la libertad y la usurpan».

¿Se puede ser más claro? Creo que no.

¿Entonces, qué nos pasó?

(Continuará)

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Un mundo feliz, o falaz? (VI)

Sobrecubierta de Los Hijos del Capitan Grant - Editorial Bruguera - Colección Historias - Octubre 1957

Sobrecubierta de la novela de Julio Verne “Los Hijos del Capitan Grant” – Editorial Bruguera – Colección Historias – Octubre de 1957.

De visionarios, héroes y traidores

Julio Verne, francés nacido en Nantes en 1828 y fallecido en Amiens 1905, fue el escritor favorito de mi niñez. Aunque normalmente la afición a los libros comienza mirando caricaturas (“muñequitos“, en cubano), tuve la suerte que en los años 50 la Editorial Bruguera publicara una colección de clásicos juveniles que inducía la transición del gusto por los dibujos hacia la palabra escrita de una forma muy inteligente: por cada tres páginas de texto incluían una de dibujos que resumía lo leído en aquéllas, de manera que podías “leer” o simplemente “mirar” la trama. Y aunque los dibujos la describían bastante bien, yo encontraba que en el texto las cosas se definían con más riqueza y eso me ayudó a irle perdiendo el miedo a las letras y no considerarlas “aburridas”, algo a lo que tienden inicialmente muchos niños. Por fortuna, mis padres tuvieron el buen tino de comprarme casi toda la colección, O al menos, los ejemplares que llegaron a un estanquillo cercano a la casa. De los cuales, 50 y pico de años después, conseguí -aunque no lo crean- en una librería de libros usados del DF, el volumen al cual pertenece la sobrecubierta que aparece en el inicio de este artículo. No sé porqué se abandonó aquella técnica que hoy a mí me sigue pareciendo estupenda para fomentar el hábito de la lectura en los niños.

De manera que disfruté mucho leyendo “Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino”, “Viaje al Centro de La Tierra”, “Cinco Semanas en Globo”, “Miguel Strogoff”, “De la Tierra a la Luna”, “Un Capitán de 15 años”, “La Vuelta al Mundo en 80 días”… en fin, muchos de sus libros. Mi admiración creció aún más cuando supe que todas sus descripciones tan vívidas y convincentes sobre tierras, viajes y costumbres de pueblos lejanos, las redactó prácticamente sin salir de Nantes, su ciudad natal. Todo ese conocimiento lo adquirió de sus lecturas. Eso me dió una buena idea del poder de la cultura.

Además Verne, aparte de prestigio como escritor de novelas de aventuras para jóvenes, tiene fama de visionario: los viajes espaciales, el submarino, el helicóptero, el internet y las videoconferencias… muchos de los inventos actuales fueron predichos por él en el siglo XIX. Recuerdo perfectamente la emoción que sentí cuando leí “De la Tierra a la Luna”, sin sospechar que el destino me tenía reservado el placer de ser testigo de una hazaña semejante. Ante tanto genio uno llega a preguntarse si no tendría una bola de cristal u otro medio de escudriñar el futuro.

Famosa escena del filme "Viaje a la Luna" (1902) basado en la novela de Julio Verne

Famosa escena del filme “Viaje a la Luna” (1902) basado en la novela de Julio Verne

Pero hay otros visionarios que aunque menos conocidos, no dejan de sorprenderme por la certeza de sus predicciones. Copio aquí los párrafos finales de la novela “Animal Farm” (conocida en español como La Rebelión de la Granja), de George Orwel -deliciosa comedia que parodia la Revolución de Octubre y el stalinismo- en donde unos puercos lidereados por un verraco llamado “Napoleón” toman el control de una granja prometiendo a sus animales toda suerte de ventajas y mejoras, para al final engañarlos y someterlos a un nivel de explotación mucho mayor al que tenían antes de la “liberación”, cuando los humanos eran los dueños:

"Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros"

La regla más importante de la Granja Animal -escrita en la pared externa de un granero- inicialmente rezaba: “Todos los animales son iguales“. Luego, cuando los puercos le cogieron el gusto al poder y al lujo, Chillón (el jefe de propaganda y uno de los pocos que sabía leer y escribir) le agregó: “pero algunos animales son más iguales que otros“… genial!

“- Señores, concluyó Napoleón, os voy a proponer el mismo brindis de antes, pero en otra forma, llenad los vasos hasta el borde. Señores, éste es mi brindis: ¡Por la prosperidad de Granja Manor! Se repitió el mismo cordial vitoreo de antes y los vasos fueron vaciados de un trago. Pero a los animales que desde fuera observaban la escena les pareció que algo raro estaba ocurriendo. ¿Qué era lo que se había alterado en los rostros de los cerdos? Los viejos y apagados ojos de Clover pasaron rápida y alternativamente de un rostro a otro. Algunos tenían cinco papadas, otros tenían cuatro, aquéllos tenían tres. Pero ¿qué era lo que parecía diluirse y transformarse? Luego, finalizados los aplausos, los concurrentes tomaron nuevamente los naipes y continuaron la partida interrumpida, alejándose los animales en silencio.

Pero no habían dado veinte pasos cuando se pararon bruscamente. Un alboroto de voces venía desde la casa. Corrieron de vuelta y miraron nuevamente por la ventana. Sí, se estaba desarrollando una violenta discusión: gritos, golpes sobre la mesa, miradas penetrantes y desconfiadas, negativas furiosas.

El origen del conflicto parecía ser que tanto Napoleón como el señor Pilkington habían jugado simultáneamente un as de espadas cada uno. Doce voces estaban gritando enfurecidas, y eran todas iguales. No existía duda de lo que sucediera a las caras de los cerdos. Los animales de afuera miraron del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo, y nuevamente del cerdo al hombre; pero ya era imposible discernir quién era quién.”

-0-

Esta famosa frase final fue la que me vino a la mente al contemplar la siguiente foto, porque al igual que en la novela, me es imposible discernir quién de los dos tipos que aparecen en ella, es más despreciable.

Obama - Castro en la ONU

Obama con su sonrisa Colgate de pavoreal autosuficiente, estrechando la mano de un Raúl Castro con carita de Porky Pig encontrando un gran cubo de sancocho. ONU, Septiembre de 2015.

Obama - Castro

Obama – Castro. Cualquier parecido con la foto anterior NO es pura coincidencia. Caricatura de Lauzán.

Para fundamentar o explicar porqué tengo esta opinión tan radical creo que debo hacer un resumen de lo que ha significado el desgobierno del Fifo para el pueblo cubano. Comprendo que este es un tema muy manido al cual ya me he referido en este blog en varias ocasiones. Pero creo que no hay forma de explicarme sin hacerlo, por lo que les ruego que me excusen. Si Ud prefiere saltarse “la historia del tabaco” porque ya la conoce, puede buscar la señal “***” y continuar leyendo.

-0-

La Historia de la Humanidad está llena de incongruencias. Mucho más se venera la memoria de Napoleón, que la de Gandhi. La de Alejandro Magno, que la de Newton. La de Stalin, que la de la Madre Teresa. Atila es mucho más conocido que Rabindranath Tagore o Rubén Darío. En fin, no sé que atracción fatal sentimos por los grandes generales, aunque en el fondo no sean más que una partida de asesinos. Quizás se deba a que la guerra forma parte de nuestro kernel más interno, de nuestros instintos primarios.

El calvario del pueblo cubano

Durante más de cinco décadas el pueblo cubano ha sufrido la dictadura del Fifo la cual ha producido una inmensa cantidad de muertos, dolor, pobreza, abusos, separaciones familiares y otras calamidades no solamente en el territorio cubano, sino en otras muchas partes del mundo: si pensamos en América Latina debemos mencionar a Venezuela, Argentina, Colombia, Perú, Nicaragua, Bolivia… si pensamos en África debemos mencionar a Angola, Etiopía, el Congo, Argelia… En fin, el Fifo ha mantenido guerrillas y soldados en más de una veintena de países.

En el plano interno y aduciendo absurdas razones, al pueblo cubano le han sido negadas las libertades de expresión, de movimiento, de asociación, de comercio… La separación de poderes ha sido eliminada y sustituída por un aberrante sistema en donde todo el mando está concentrado en las manos de una persona. Los órganos legislativos han sido reducidos a poco menos que una infame claque conocida como “coro de castratis” (ojo, el juego de palabras ES intencional), incapaces de oponerse a los designios del Fifo ni con el pétalo de una rosa. Los ciudadanos no tienen a dónde acudir ante un abuso porque la justicia y las leyes sólo responden a los intereses del dictador. El concepto de propiedad privada -una de las bases de las sociedades humanas- ha sido desterrado, apabullado, denostado como egoísta -excepto cuando se habla de las propiedades del dictador y su familia, las cuales abarcan toda la Isla.

La industria azucarera -columna vertebral de la economía cubana durante siglos- está completamente destruída: de ser “la azucarera del mundo” a mediados del siglo XX, el Fifo ha “logrado” que los niveles de producción de azúcar involucionen a los que tenía la Isla en 1850, cuando toda la zafra se hacía con bueyes. En cifras, para que no queden dudas: de 6 millones de toneladas en 1958, ahora apenas se produce 1 millón. De tener 161 centrales azucareros funcionando en 1958, hoy quedan unos 46, el resto es chatarra. Y lo mismo sucede con la minería, el tabaco, el café, las frutas, la ganadería… En fin, 10 huracanes categoría 4 seguidos de 10 terremotos de 9.5 grados en la escala Richter no hubieran producido tanto daño como el que ha producido el Fifo y sus geniales ideas sobre el manejo de la economía.

Para paliar tanto despapaye y obtener los recursos necesarios para el malvivir del pueblo, el Fifo estuvo mamando durante muchos años de la teta rusa -que por cierto, da muy poca leche- luego la venezolana, y ahora según todo lo indica, será la yanqui. Es decir, que tiene el parasitismo incrustado en sus genes. Y a pesar de haberse llenado la boca mil veces hablando de soberanía, nunca la Isla había sido más dependiente que ahora.

Gallinas en una granja. Todas son iguales y no pasan hambre. Pero... tiene que comer el pienso que les dan aunque no les guste, no pueden salirse del jaulón, y le roban los huevos. Ud. quisiera ser una de ellas? Yo tampoco.

Gallinas en una granja. Todas son iguales y no pasan hambre. Pero tienen que comer el pienso que les dan aunque no les guste, no pueden salirse del jaulón, y le roban los huevos. Ud. quisiera ser una de ellas? Yo tampoco (por cierto, decir eso cuando estaba en la secundaria casi me cuesta ir a prisión).

Las gallinas y el Fifo

Si al menos hubieran logrado satisfacer las necesidades materiales del pueblo, quizás se podría someter a valoración la frase que utilizan algunos intelectuales de izquierda para tratar de justificar los crímenes anteriormente descritos: “Pero no pasan hambre, y todos son iguales”. Sí, como las gallinas en una granja -les contestaría yo- . Pero no, en casi 60 años no han logrado satisfacer la demanda ya no digamos de alimentos exóticos, sino de alimentos básicos y fáciles de producir en ambientes tropicales como la leche, la carne, los boniatos y los frijoles, al punto que han padecido grandes epidemias de avitaminosis y otras enfermedades causadas por mala alimentación, algo que ha sido silenciado por la prensa interna, totalmente en manos del Estado. Tampoco han satisfecho las necesidades de vivienda, transporte, comunicaciones, productos industriales de todo tipo como ropa, zapatos, aparatos eléctricos… Ni siquiera la educación y la salud pública, las dos grandes banderas del Fifo para justificar sus abusos, son lo que una vez fueron. En fin, nada de nada.

Y además no todos son iguales, porque los altos dirigentes disfrutan de un nivel de vida confortable y totalmente distinto al del pueblo, con casas, coches, viajes, ropa, comida y lujos de todas clases. Sin merecerlo, está claro.

Los que sí hemos alcanzado la satisfacción de nuestras necesidades materiales, intelectuales y sociales sin lamerle las botas a nadie sino con nuestro trabajo honrado, somos nosotros, los que aún a pesar de todas las dificultades que existen para ello, hemos logrado emigrar de aquel infierno. Eso, a pesar de que la mayoría llegamos al exilio “con una mano alante y la otra atrás“, es decir, sin ningún patrimonio familiar, el cual nos fue arrebatado por el desgobierno del Fifo. Al cabo de los años -como dice un viejo chiste- los gusanos nos hemos convertido en mariposas. Y es más, yo diría que somos la única esperanza de cambio para el resto de los cubanos que permanecen en Cuba. No porque los disidentes internos no sirvan, sino porque para relanzar la economía cubana, además de huevos, hace falta capital. Y no de los del tipo “golondrina”, sino de los que se invierten a largo plazo.

Antonio Rodiles, disidente, con la nariz rota luego de recibir una paliza por intentar manifestarse pacíficamente en contra del desgobierno del Fifo.

Antonio Rodiles, disidente, con la nariz rota luego de recibir una paliza por intentar manifestarse pacíficamente en contra del desgobierno del Fifo.

Yriade Hernández golpeado por los esbirros del Fifo

Yriade Hernández, disidente, golpeado en la cara por los esbirros del Fifo

Disidentes

Mientras, los abusos en la Isla han generado los llamados “disidentes”, es decir, gente normal y valiente que se manifiesta pacíficamente en contra del desgobierno. El cual, para reprimirlos, utiliza gamberros y policías vestidos de civil armados con palos y macanas que los golpean, los vejan y los encarcelan, acusándolos de “escándalo público”, “agresión” y cuanta estupidez se les ocurra, siendo en realidad que los verdaderos agresores no son los disidentes sino los policías disfrazados de civiles. Por cierto, la técnica de organizar y utilizar paramilitares como esbirros para infundir terror está calcada de los Camisas Pardas de Hitler.

Mauthausen, campo de concentración nazi en Austria.

Loma de cadáveres en Mauthausen, campo de concentración nazi en Austria. Si Goebbels tuvo éxito en ocultar al mundo estos masivos y repugnantes crímenes, ¿por qué dudar de la efectividad de la propaganda del Fifo para ocultar los suyos? Sin embargo, creo que algún día saldrán a la luz, como pasó con los del nacional-socialismo.

Y ya que menciono al hijoeputa de Adolfito y sus técnicas de represión, creo que vale la pena explicar otro aspecto en el que también hay coincidencias con el desgobierno del Fifo: al final de la II Guerra Mundial, cuando las tropas de Eisenhower llegaron a los campos de concentración en Alemania y Austria, no podían creer lo que estaban viendo, es decir, las lomas de cadáveres, las cámaras de gas, los hornos de cremación, los pocos sobrevivientes en los puros huesos con lo ojos saltones y en harapos, sin poderse levantar ni caminar de pura debilidad. Entonces llamaron a periodistas para que tomaran notas y fotos de todos aquellos horrores y poderlos mostrar al mundo. Pero esa acción lleva implícito un hecho: que aquellos abusos no se conocían en buena parte del orbe. Es decir, la propaganda nazi había tenido éxito ocultando tamaño crimen.

La ocultación de la realidad, uno de los lamentables éxitos del Fifo

Pues bien, desgraciadamente hay que decir que la mayoría de los crímenes del Fifo tampoco se conocen. Aunque incapaces de producir un boniato o un puto bistec, los comunistas han logrado engañar a una buena parte del mundo. En eso sí son muy buenos. Incluso toman pose como defensores de los pobres y los abusados por el “desalmado Imperialismo y sus lacayos”.

Opinión de Martí sobre el socialismo. Dos cosas: asombra la claridad del análisis de Martí; y estas palabras destrozan los intentos del Fifo de declararse heredero ideológico del Apóstol.

Opinión de Martí sobre el socialismo. Dos cosas: asombra la claridad del análisis de Martí; y además, estas palabras destrozan los intentos del Fifo por declararse heredero ideológico del Apóstol.

Y de la misma forma que hoy algunos líderes árabes niegan el Holocausto, para la propaganda del Fifo los juicios amañados, los fusilamientos sin procesos justos, los palos a los disidentes, las largas condenas por “peligrosidad predelictiva” y otros delitos absurdos, las palizas en las prisiones, los campos de trabajo forzado para disidentes, maricones y hasta por llevar el pelo largo o ir a misa (UMAP), las torturas en los interrogatorios, las amenazas a civiles para que no salgan de sus casas, las detenciones arbitrarias, los registros sin orden judicial, las intervenciones de teléfonos, las venganzas en las familias de los que se quedan en el extranjero, las delaciones por envidias, las expulsiones de las universidades y los centros laborales por motivos políticos, los castigos por “intento de salida ilegal de país”, los asesinatos disfrazados de “accidentes” o “enfermedades” como los de Laura Pollán y Osvaldo Payá Sardiñas, los muertos en prisiones como Orlando Zapata Tamayo, el derribo de avionetas desarmadas, el  hundimiento de barcos y balsas repletas de civiles, y otros muchos crímenes, son exageraciones de gentes pagadas por la CIA.

Totí. Un famoso refrán cubano reza: "El culpable es el totí" para referirse al caso en donde a alguien lo hacen culpable de todo. Algo así como el culpable por default.

Pájaro Totí. Un famoso refrán cubano reza: “El culpable es el totí” para referirse al caso en donde a alguien lo hacen culpable de todo. Algo así como el culpable por default.

El totí, eterno culpable

Pero además, tienen el descaro de echarle la culpa de sus fracasos a todo el mundo, menos a ellos mismos. ¿Que no hay comida ni medicinas? Se debe al “bloqueo” norteamericano. ¿Que no hay internet? Se debe al “bloqueo” norteamericano. ¿Que no hay jabón, champú ni pasta de dientes? Se debe al bloqueo norteamericano. Todo lo malo se debe al bloqueo norteamericano. O a “la mafia” de Miami. O al sursuncorda, excepto a la asombrosa habilidad de los comunistas para destruír la economía de los países.

Déjenme explicarles que el verdadero bloqueo al pueblo cubano es el que tienen impuesto los comunistas hace más de 50 años. Porque el Fifo puede comerciar con el resto del mundo: Canadá, Francia, España, Alemania, Japón, Israel… Y lo ha hecho, pero él mismo se ha cerrado los créditos PORQUE NO PAGA. Y no hay mejor forma para cerrarse el crédito, que ser mala paga.

-0-

Fifo posando como guerrillero victorioso. Enero 1959.

Fifo posando como guerrillero victorioso. Enero 1959.

El cuento de la Guerra de Guerrillas

La propaganda castrista también ha tenido éxito en ocultar un hecho que para mí es evidente: el fracaso de la doctrina de la guerra de guerrillas como único medio de tomar el poder.

Me explico: Cuando el Fifo triunfó en 1959, inmediatamente intentó exportar guerrilleros a cuanto país se le antojó. La idea central era que aunque la guerrilla no tenía fuerza para derrotar a un ejército regular, si tenía una movilidad superior y eso le daba la ventaja para golpear y huír, ganando en credibilidad hasta que la opinión pública mayoritaria lograra derrotar al gobierno mediante huelgas y protestas que paralizaran al país. Para él, su éxito era la mejor demostración de que la fuerza era el camino a seguir para conquistar al mundo (no hay que olvidar que en su juventud era un furibundo admirador de Alejandro Magno, al punto de aprovechar la oportunidad y agregarse “Alejandro” como segundo nombre a los doce años, cuando por fin su padre lo reconoció legalmente).

Eran los tiempos en que el Che andaba por ahí, pidiendo crear “dos, tres, muchos Vietnam” como medio de “derrotar definitivamente al Imperialismo” y juntando el pulgar y el índice al decir que no había que creer en los capitalistas “ni un tantito así“. Una especie de Trotsky moderno, partidario de la guerra a ultranza.

Sin embargo, a la larga sucedió que casi todos los movimientos guerrilleros fracasaron…

Sobre las razones de este hecho, existen varias versiones. Una de las más creíbles, explica que a esas alturas los rusos temían que la tesis de la guerra de guerrillas diera lugar a una guerra frontal. Ellos sabían mejor que nadie lo que podría suceder en una nueva conflagración nuclear. Ya habían comprendido que era mejor usar técnicas underground para socavar a su enemigo. Y el Che con su cantaleta de la guerra total, les estorbaba.

De manera que hay quien asegura que fue el propio Fifo el que le pasó al ejército boliviano la información sobre la posición del Che para que lo mataran y así congraciarse con Moscú para que le siguieran mandando dinero. También, que el momento en que el Fifo escogió para hacer pública la carta de despedida del Che, en donde menciona aquello de “el concurso de mis modestos esfuerzos” fue el menos indicado porque desató una furibunda cacería humana, siendo que hasta ese momento los gringos no sabían bien dónde estaba el famoso guerrillero argentino. Así que parece que Fifo hizo todo lo posible por que lo mataran, como al final sucedió. Al menos, esa es la versión de Benigno (nombre de guerra de Dariel Alarcón Ramirez), uno de los pocos guerrilleros sobrevivientes de la guerrilla boliviana, hombre de toda confianza del Che, que actualmente vive exiliado en Francia.

No siempre la realidad es tan simple como para explicarse con un par de razones, pero es posible que la guerra de Angola, que fue posterior a las aventuras guerrilleras en Bolivia y otros lugares y en donde el Fifo sí mantuvo un ejército regular (dicen que tuvo hasta 50 mil hombres al mismo tiempo, aunque no puedo asegurar que esta cifra sea cierta) se debió a que las consideraciones estratégicas habían cambiado. Ahora los rusos necesitaban en el Atlántico sur una base para sus submarinos nucleares y aprovechando que las antiguas colonias se estaban desgajando de sus metrópolis y se estaba dando un nuevo tira-y-jala por el continente africano (Angola es rica en petróleo, minerales y diamantes), el Fifo vio la forma de matar dos pájaros de un tiro: por un lado, pagarle a los rusos por los muchos favores y el dinero recibido; y por otro, satisfacer su ego de gran general estilo Alejandro Magno. Pero en definitiva, luego de miles de cubanos muertos, aquello terminó en una especie de empate medio extraño, no en la brillante victoria con que soñaba nuestro Napoleón caribeño. Desilusionador, eh?

Versiones aparte, el hecho era que el “decadente y moribundo” Imperialismo no solamente se resistía a fallecer, sino que les estaba ganando la partida.

Y entonces, sin admitir públicamente el fracaso de su tesis sobre el uso de la fuerza para tomar el poder, cambió de táctica.

Más vale maña que fuerza

Maña vs. Fuerza

Más vale maña que fuerza

Aprendió que era más fácil derrotar al enemigo “desde dentro”. Conocimiento que hubiera adquirido mucho antes si en vez de hacerle caso a su ego, hubiera estudiado a fondo la Historia del Imperio Romano. En fin… al carajo, se equivocó y ya. En definitiva él no fue el que puso el muerto con el asunto de las guerrillas, sino los que le hicieron caso.

Para mí, la nueva táctica está clara. El sistema democrático tiene contradicciones estructurales y el Fifo aprendió muy bien a aprovecharlas: el principio de respeto a todas las opiniones y tendencias es al mismo tiempo el orgullo y el Talón de Aquiles de esa filosofía (y a riesgo de ser considerado repetitivo y pedante, yo diría que otro buen ejemplo de las leyes de la Dialéctica).

Una vez puesto en práctica, el nuevo plan resultó incluso más barato y menos arriesgado que andar manteniendo guerrilleros y soldados en casa del carajo: Engañando, diciéndole a la gente lo que quiere oír y utilizando los propios mecanismos democráticos, hacerse con el mando.

Y una vez logrado, desmontar minuciosamente dichos mecanismos y sustituírlos por un desgobierno de izquierda que destruya las leyes y reglas que permitieron su ascenso, con el claro propósito de perpetuarse en el poder.

Es lo que han hecho en Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina, Ecuador, Nicaragua…

Claro, para que este mecanismo funcione adecuadamente, ayuda que la derecha le falle a la gente, para dar lugar a que miren a la izquierda como solución a sus problemas. O sea, digamos que aunque no imprescindible, esa condición “aceita” el método para que funcione mejor.

Pero es que la derecha SÍ le falla a la gente. Es decir, en muchísimos lugares durante años y años, los gobiernos de derecha no han solucionado los principales problemas (drogas, corrupción, impunidad, justicia, salud, educación, trabajo…). Y la gente se cansa y vota por el que les promete castillos de caramelo.

Y para cuando vienen a darse cuenta de que el  supuesto remedio resultó peor que la enfermedad, ya es demasiado tarde…

-0-

Switch eléctrico de cuchilla. Sólo tiene dos estados posibles: conectado o desconectado.

Switch eléctrico de cuchilla. Sólo tiene dos estados posibles: conectado o desconectado.

La realidad binaria

Otra de las exitosas técnicas utilizadas por la propaganda del Fifo consiste en lo que pudiéramos llamar la realidad binaria:

El asunto comienza por escoger un par de situaciones en donde “el enemigo” haya cometido algún abuso o error, algo innegable e imposible de justificar desde los estándares morales vigentes, y cuya inevitabilidad o justificabilidad sea indefendible. Vaya, un par de “trapitos sucios” (y desgraciadamente, TODOS tenemos trapitos sucios).

Luego, nos olvidamos de las cosas buenas de nuestro enemigo, exageramos sus defectos y lo pintamos como alguien que sólo comete ese tipo de actos despreciables. Entonces, la certeza de culpabilidad en los dos ejemplos escogidos se extrapola hasta el infinito: nuestro enemigo es incapaz de producir otra cosa que actos malévolos. Punto.

Cualquier intento por parte de un infeliz despistado de exponer algún aspecto más agradable del enemigo, es identificado inmediatamente como un intento de apoyo a los actos reprobables del mismo y por lo tanto es descalificado y tildado de ruin y cobarde.

El corolario de tal esquema mental -ayudado por cierta humana tendencia a usar lógica binaria- es evidente: si tú eres el malo, entonces yo soy el bueno.

Y por lo tanto si alguien no está a favor mío, está en mi contra y es de los malos. Está claro?

-0-

Pongo un ejemplo: los Estados Unidos han invadido militarmente y en repetidas ocasiones a muchas naciones. A México al menos un par de veces, a República Dominicana otro tanto, a Panamá también, y por supuesto, invadieron a Cuba cuando la guerra Cubano-Hispana-Norteamericana. Esos son hechos históricos que no pueden negarse. Además, difícilmente tales invasiones se pueden justificar desde un punto de vista que tenga en cuenta principios democráticos y de respeto (la guerra NO es precisamente la concreción de las mejores ideas del Hombre). Pues bien, de ahí se agarra el Fifo para decir que el gobierno de EU siempre hace lo mismo, es decir, siempre utiliza la fuerza para lograr sus objetivos.

Sin embargo silencia y no dice ni jota, por ejemplo, de que la independencia de Cuba y la existencia de Panamá como república dependieron de los EU, al menos indirectamente. Porque en el caso cubano, los mambises ya habían librado la Guerra de los 10 Años (1868-78) que no logró su objetivo, y llevaban otros tres años (1895-98) de una nueva guerra que tampoco estaban ganando. Y cuando EU se metió por el medio, los españoles sólo resistieron unos meses antes de ser derrotados. Luego EU al menos nos dió una ayudadita en el asunto de la independencia, no? Interesada, está bien, pero ayudadita al fin y al cabo. En cuanto a Panamá la propia existencia de la República -que hasta ese momento era territorio de Colombia- está ligada al interés de EU por controlar el itsmo por la importancia estratégica del nuevo Canal que deseaban construír. Así que casi casi podemos decir que Panamá es un invento gringo.

Además, el Fifo silencia que a pesar de haber realizado tales invasiones y de todos sus problemas, EU es un país en donde la justicia, la democracia y las libertades fundamentales funcionan -sin llegar a ser perfectas- muchísimo mejor que en casi todo el resto de las naciones americanas y de otras muchas regiones del orbe. Al punto, de que casi todo el mundo se quiere ir para allí, incluyendo a muchos de los que los critican.

-0-

Escudo de la República de Cuba

Escudo de la República de Cuba

El monopolio de la cubanía

Redondeando este paseo por las técnicas de la propaganda castrista, no podría dejar de mencionar el monopolio de la cubanía.

Consiste en asumir que cualquier acción u opinión del desgobierno cubano (entiéndase el Fifo) es la opinión o la acción de “Cuba” o de “los cubanos” así a secas, como si fuera perfectamente natural identificar los argumentos de un loco asesino con los de todo un pueblo.

Además, intenta descalificarnos usando el argumento de que nosotros, los exiliados, no tenemos derecho a opinar porque “abandonamos” la Isla. Como ya no vivimos allí, no “sabemos” lo que pasa y por lo tanto no podemos opinar… A eso yo le contesto diciendo que muy probablemente los que no conocen bien la realidad de la Isla son los que viven en ella, porque la prensa no publica una sola noticia sin estar aprobada por la censura (para ser periodista de plantilla en Cuba, la primera condición es que seas un lambiscón del gobierno). Nosotros, los que vivimos afuera, estamos muchísimo mejor enterados de lo que pasa en nuestro país natal. En Cuba, las noticias de verdad son transmitidas por “Radio Bemba”, es decir, por el hablar de la gente, como en la Edad Media.

También utiliza algo parecido a una lógica inversa, cuando trata a los cubanos que logramos emigrar como si ya no perteneciéramos a la categoría de “cubanos”. Los que emigramos somos gusanos, apátridas, mafiosos… lo que sea, pero no cubanos. Así intenta quitarnos representatividad. En su esquema mental mal intencionado y amoral, nosotros no representamos a Cuba.

O sea Cuba es él, y quien lo siga.

Pues no, Fifo. De la misma forma que sería un error decir que todos los alemanes son nazis, o que todos los habitantes del Medio Oriente son terroristas o fundamentalistas islámicos, tampoco todos los cubanos somos fidelistas. Pero nunca hemos dejado de ser cubanos, aunque vivamos en el Polo Norte.

En realidad, y a pesar de todas las dificultades para ello, una quinta parte de la población cubana, ha logrado escapar de la Isla. Eso da bastante que pensar. Si fueran ciertas las bondades que tanto pregona el desgobierno del Fifo: la salud pública y la educación gratis, ¿cómo entonces se puede explicar que tanta gente haya decidido arriesgar su vida o dejar atrás su patrimonio con tal de escapar de tal paraíso? ¿Somos dos millones de locos, o hay alguna otra razón para semejante conducta?

Incluso muchos hijos de dirigentes de primera línea, residen en el extranjero. Lo cual no habla muy bien de su papel como cabeza de familia, porque ni siquiera han logrado convencer a su parentela de permanecer fiel a la causa.

El día que gracias a un puente este cartel se haga realidad, veremos si queda alguien en Cuba. Mientras no sea así, no habrá certeza sobre cuántos cubanos desean emigrar sin manifestarlo abiertamente.

El día que gracias a un puente este cartel se haga realidad, veremos si queda alguien en Cuba. Mientras no sea así, no habrá certeza sobre cuántos cubanos desean emigrar sin manifestarlo abiertamente.

Evidentemente, a falta de votaciones reales, la gente está votando con los pies.

Y de los ~11-12 millones de personas que aún quedan en la Isla, habría que averiguar cuántos tienen el deseo de emigrar pero no han encontrado la manera de hacerlo.

Fuga de cerebros

Fuga de cerebros

Robo de cerebros

Y esto último tiene que ver con lo del robo de cerebros. Consiste en quejarse amargamente porque según el Fifo, luego de que su desgobierno invierte ingentes cantidades de dinero y recursos en la educación del pueblo, viene el Imperialismo y se roba a los más capacitados.

No, Fifo. Nadie se roba los cerebros. Se van ellos solitos, por su propio pie. Porque tú, con tanta prohibición y dictadura, les impides florecer como ser humano. Y naturamente, no se van todos, sino los que consiguen una vía de hacerlo. Que por eso mismo, son los más hábiles, los más arriesgados, los menos conformistas, los menos mansos… Resumiendo, los más inteligentes.

En fin, que la sociedad cubana se ha ido filtrando a través de los años, en donde los que se quedan son los que no encuentran como largarse. Es decir, los menos  hábiles. Y eso en buena medida, contribuye al fracaso de la economía.

Aunque no es lo único, porque también ocurre el fenómeno inverso: los menos hábiles disfrazan su incompetencia debajo de su papel como partidarios incondicionales del gobierno, y de esa forma llegan a ocupar los puestos de dirección, lo cual también redunda en detrimento de la economía porque está regida por los más brutos.

Aclaro -para que no queden dudas de a qué me refiero- que el apoyo a la gente que dice ser fidelista unido al acoso a los que dicen no serlo, ES UNA POLÍTICA DE ESTADO, bien establecida por las leyes del Fifo. Por ejemplo, “La universidad es para los revolucionarios” es una consigna muy utilizada para botar a los disidentes de la universidad.

No hay mejor receta para quedarse con lo peor.

En resumen: Fifo, me recuerdas a Chacumbele (completo el refrán para los que no sean cubanos: “…que él mismito se mató”).

Moral en la Cuba castrista

Moral en la Cuba castrista

La inversión de la pirámide de prestigio social

No puedo terminar de hablar sobre los “logros” de la Revolución del Fifo, sin mencionar la inversión en la escala de valores sociales. Chistes léperos, del tipo que se ve en el cartel que encabeza este párrafo, hay a montones. Lo malo, lo terriblemente malo, es que se refieren a algo cierto.

Antiguamente, las profesiones de ingeniero, médico, abogado, etc, estaban en la cúspide de la pirámide de prestigio social. Hoy están en el fondo. Y las profesiones de portero, barman, mucama, chofer, etc, de un hotel para extranjeros, son las que están en la cima. La razón es obvia: esos oficios entran en contacto directo con los “fulas”, o sea, los dólares, a través de las propinas que los turistas les dan.

En segundo lugar en la nueva escala social, están los carniceros, los bodegueros o tenderos y cualquier otro oficio que por su naturaleza maneje carne, leche, huevos, o también cemento, materiales de construcción, en fin, cualquier material deficitario e imprescindible. No tengo que decir porqué: todos estos oficios permiten con relativa facilidad robar el tipo de objeto que manejan, para venderlo en bolsa negra y paliar los efectos de la escasez.

En contraposición, los ingenieros, abogados, médicos, etc, solamente reciben su sueldo en pesos, una moneda sin ningún valor. No tienen nada que robar, ni nadie que les de dólares. De ahí que el prestigio social de tales profesiones, sea casi nulo.

Les hablo de un caso que conocí personalmente y que ejemplifica muy bien el fenómeno al que me refiero: el jefe de los servicios quirúrgicos del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, lugar en el cual trabajé durante unos 20 años antes de lograr escapar de la Isla, ya no hace cirugía, no. Terminó como chofer de taxi para extranjeros, y así ganaba mucho más que cuando trabajaba como cirujano.

¡Tantas veces se llenó la boca el Fifo hablando de que Cuba había dejado de ser el prostíbulo de los yanquis, para ahora verla convertida en el prostíbulo de los canadienses, los españoles, los franceses…! Incluso ha surgido un tipo de prostituta especial, que se acuesta sólo con extranjeros: la jinetera. Y no están en el fondo de la escala social…

Evidentemente, vivir en un país así es vivir en un lugar sin futuro.

-0-

De manera que Batista era un ladrón y un asesino, ok, pero el Fifo ha resultado mucho peor.

Ahora, explicada ya mi visión de la realidad cubana lo mejor que pude, hablemos sobre el cambio de política que Obama y el Papa Francisco han propiciado.

***

Lauzán tiene muchas caricaturas geniales, pero creo sinceramente que ésta es la mejor. Para los pocos que no la entiendan: el dominó es el entretenimiento nacional; los jugadores son Raúl -con tipito de chulo o padrote-, Obama, el Papa Francisco, y el pueblo cubano; Raúl le ordena a Cuba: "Tú agachá" que quiere decir jugar sin mostrar iniciativa, sin agresividad, ayudando a tu compañero (que en este caso es Raúl); "Questo es mío" significa que tiene un buen grupo de fichas y que muy probablemente ganará el juego. Obama -disfrutando un tabaco habano y con un collar atributo de santería con los colores de Babalú Ayé (deidad yoruba que sincretiza en San Lázaro, al que los perros le lamen los pies)- abre el juego con el doble blanco, una ficha muy controversial y que te obliga a seguirlo. El Papa -con una pulsera de Oshún (deidad yoruba que sincretiza en la Virgen de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba)- lo ayudará porque es su compañero de juego. Más simbolismos, ni en la mismísima Biblia. ¡Lauzán, te la comiste, compadre!

Lauzán tiene muchas caricaturas geniales, pero creo sinceramente que ésta es la mejor. Para los pocos que no la entiendan: el dominó es el entretenimiento nacional; los jugadores son Raúl -con la guerrera abierta y tipito de chulo o padrote-, Obama, el Papa Francisco, y el pueblo cubano simbolizado por la rubia con la camiseta roja; Raúl le ordena a Cuba: “Tú agachá” que quiere decir jugar sin mostrar iniciativa, sin agresividad, ayudando a tu compañero (que en este caso es Raúl); “Questo es mío” significa que tiene un buen grupo de fichas y que muy probablemente ganará el juego. Obama -disfrutando un tabaco habano y con un collar atributo de santería con los colores de Babalú Ayé (deidad yoruba que sincretiza en San Lázaro, al que los perros le lamen los pies)- abre el juego con el doble blanco, una ficha muy controversial y que te obliga a seguirlo. El Papa -con una pulsera de Oshún (deidad yoruba que sincretiza en la Virgen de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba)- lo ayudará porque es su compañero de juego. Más simbolismos, ni en la mismísima Biblia. ¡Lauzán, te la comiste, compadre!

“Es mejor un mal arreglo, que una buena guerra”

De acuerdo, la paz es muchísimo mejor que la guerra. El problema está en que no creo que con el nuevo trato alcancemos la paz.

Más bien, lo que van a lograr es fortalecer la tiranía del Fifo. O sea, más guerra.

Porque ni Obama ni el Papa han exigido claramente como condición para restablecer las relaciones, que el desgobierno cubano cambie su política de pisotear los Derechos Humanos de su gente.

Damas de Blanco, armadas con peligrosísimos gladiolos blancos, caminando por el camellón central de la Quinta Avenida en Miramar, La Habana, Cuba.

Damas de Blanco, esposas o madres de presos políticos del Fifo, fuertemente armadas con “peligrosísimos” gladiolos blancos, caminando luego de asistir a misa por el camellón central de la Quinta Avenida en Miramar, La Habana, Cuba, para exigir la liberación de sus esposos e hijos.

Es más, me parece que ya hay claros ejemplos de que los comunistas NO van a cambiar. Ya van 26 fines de semana seguidos en que a las Damas de Blanco las golpean a la salida de la misa en la iglesia de Santa Rita, en Miramar, por el sólo hecho de asistir a misa.

Golpear a mujeres “armadas” con un peligroso gladiolo blanco, no me parece un buen comienzo de reconciliación, no creen?

Y las tres personas que trataron de acercarse al Papa durante su reciente visita a Cuba, siguen arrestadas y acusadas de “atentado”, algo totalmente absurdo. Si todos los que quieren acercarse al Papa o a otro líder mundial fueran tratados como esos tres infelices cubanos, no alcanzarían todas las prisiones del mundo para encarcelarlos.

Creo que el perdón es algo que nos acerca al ideal de los mejores valores humanos. Pero también sé que hay gente con su mente tan torcida que cuando son perdonados lo interpretan no como muestra de humanidad, sino de debilidad del que otorga el perdón. Y no se sienten agradecidos o arrepentidos, sino vencedores. Su psiquis es la de un matón de barrio, no la de un ser humano normal.

A ese tipo de gentes, no se las puede perdonar.

Por ejemplo, el efecto de haberle regalado los Sudetes a Hitler y no haber reaccionado ante la anexión de Austria -lejos de aplacarlo- fue envalentonarlo y animarlo a seguir exigiendo estupideces. Los pactos de no agresión que celebraron los ingleses y los rusos con él, fueron papel mojado y para lo único que sirvieron fue para darle tiempo de prepararse para la guerra.

Me asombra ver cómo el mundo comete los mismos errores una y otra vez…

Trato entre Obama y Castro

Trato entre Obama y Castro.

Estoy de acuerdo con la idea de Obama de que si una medicina fue aplicada a un enfermo durante 50 años y no surtió el efecto deseado, hay que cambiarla urgentemente. Lo que no entiendo es que la solución sea quitar la medicina y sustituírla por NINGUNA OTRA. Que es lo que ha hecho al restablecer relaciones sin exigir nada a cambio.

La razón por la que el Fifo (o su hermanito) han aceptado el trato con su archienemigo de toda la vida no es que quieran cambiar, es que necesitan urgentemente el dinero que ya no reciben de Venezuela ni de Rusia. Pero NO están dispuestos a ceder ni un milímetro en su dictadura, y así se lo han hecho saber a Obama y al mundo.

Luego en mi opinión la única consecuencia del restablecimiento de relaciones, de la apertura de créditos y de los viajes de turistas norteamericanos a la Isla, o de la posible suspensión del embargo o de la Ley de Ajuste, será que el Fifo tendrá más dinero para comprar equipos antimotines y de espionaje, lo cual hará mucho más difícil sacarlo del poder.

Hay quien dice que Obama no le está apostando a los vejetes que aún detentan el poder en Cuba -que lógicamente se morirán pronto- sino a la siguiente generación, a la cual conquistará a base de cañonazos de hamburguesas y Benjamines (billetes de 100 dólares), en vez de balas y pleitos.

Porque Cuba es un mercado prácticamente virgen de unos 10 millones de personas que necesitan con urgencia desde calcetines hasta automóviles. Ése sería el verdadero móvil de Obama.

Lo cual podría ser cierto, pero entonces está el problema moral. Tú estarías de acuerdo en mantener tratos con el asesino de tu padre? Yo no.

El pragmatismo de la política exterior gringa los ha llevado a mantener relaciones con decenas de dictadores despreciables: Batista, Somoza, Stroessner, Trujillo, Pinochet, el Sha de Iran, hasta con Gadafi y Bin Laden anduvieron de amiguitos… la lista es grande. Le dicen diplomacia, aunque yo lo llamaría distinto. Creo que a la larga, la política de “our son of a bitch” ha servido más para desprestigiarlos que para otra cosa. Deberían de aprender a respetarse a sí mismos, digo yo. Porque para explicarlo con el sabroso caló cubano: entre tantas puterías, terminas de puta.

Ya el prestigio de Obama no está muy limpio que digamos como para andar haciendo tratos arriesgados con el diablo. Por ejemplo, está el asunto de Benghazi, en donde no supo -más bien, no quiso- defender a su propio cónsul que deseperado reclamaba ayuda, dejándolo a su suerte ante un ataque de fundamentalistas islámicos, que terminaron matándolo. Mira tú, debo ser muy bruto, porque yo pensaba que en el código militar, abandonar a un subalterno a su suerte teniendo medios para defenderlo, era traición. Pero no, debo estar equivocado, porque sino habría que pensar que el presidente de Estados Unidos cometió traición y nadie tuvo los huevos para comenzar un juicio de impugnación. Y eso, claro está, es inconcebible, verdad?

También podríamos pensar en aplicarle su propia medicina con el asunto ese de los 50 años: ¿porqué, si la prohibición al tráfico de drogas no ha dado resultado durante 50 años sino que ha propiciado el surgimiento de mafias que han desestabilizado política y económicamente a medio mundo, no la han suspendido? Será porque en el fondo les conviene el trasiego de dinero que genera dicha prohibición? Pero eso, en buen español, es ser cómplice de un despreciable crimen.

O qué decir de las promesas para castigar a los responsables de la crisis financiera del 2008? No que había que cambiarlo todo? Pues vaya manera de cambiar, porque no has castigado a ninguno de ellos. Es más, los has encumbrado a posiciones de mando muy importantes dentro del sistema financiero mundial. Ni a Greenspan, ni a Bernanke, ni a Paulson… en fin, a nadie. Y eso, para decirlo sin tapujos, es ser un miserable mentiroso y encubridor.

Así que no me vengas ahora a querer posar como pacifista en el problema cubano. ¡Respeta a mis muertos, carajo!

-0-

El Papa Francisco visitando al Fifo

El Papa Francisco visitando al Fifo en su casa del Punto Cero. Septiembre 2015

Dios los cría… y ellos se juntan

En cuanto al Papa Francisco también tengo un par de cosas que decir.

En primer lugar, creo que debo hablar sobre el prestigio de la organización que encabeza. O sea, la Iglesia Católica. No es que yo sea agnóstico y por ello no la respete, no. Es que yo no he matado a nadie, y la Iglesia Católica sí ha matado a infinidad de infelices a lo largo de sus 20 siglos de existencia, sin el menor empacho y utilizando métodos tan crueles que hacen parecer piadosos los asesinatos de la mafia.

Aquí en el DF cualquiera que tenga estómago para ello, puede entrar en el Museo de la Inquisición y ver los instrumentos de tortura que utilizaban. Por ejemplo, el potro, una especie de cama que tiraba de tus brazos y piernas en direcciones opuestas hasta que literalmente los arrancaban de tu tronco, en medio de los gritos de dolor del torturado. O los ganchos para colgarte de las manos pero con las muñecas amarradas a tu espalda para que el peso de tu propio cuerpo te zafara los brazos de la articulación de los hombros. O los asientos con largas púas de hierro, en donde te hacían sentar de manera que las púas te penetraban por las nalgas, los muslos y el ano como cuchillos afilados (una variante de los empalamientos de Vlad el Empalador). O el instrumento en forma de pera que te metían por la vagina o el ano para luego abrirlo como sombrilla dentro de tí, y que te detrozara los intestinos. O las pinzas para arrancarte las uñas una a una. Y qué decir de la hoguera, en donde sencillamente, te quemaban vivo?

Y ese horror estuvo funcionando hasta hace menos de 200 años. El último ejecutado, esta vez por piadoso ahorcamiento -el 31 de Julio de 1826, en Valencia- fue Cayetano Ripoll un maestro de escuela catalán que cometió el indescriptible crimen ¡de no llevar a sus alumnos a misa!.

Aclaro que esos asesinatos no fueron cometidos a título personal por individuos desequilibrados que por azar pertenecían a la institución. Eso siempre podría suceder, y no desacreditaría necesariamente a la misma, siempre que los criminales fueran detectados y castigados. Esos miles de asesinatos fueron avalados por la Iglesia, la cual implementó los Tribunales Inquisitoriales, que trabajaban dentro de un marco “legal” establecido con toda propiedad por los Papas, que manejan la iglesia como a un ejército, exigiendo obediencia absoluta. Al punto que a las sesiones de tortura siempre concurría un notario que “daba fe” de tanto horror como si estuviera certificando un traspaso de propiedad o cualquier otro trámite rutinario. No puedo concebir mayor canallada.

Además, la Iglesia Católica es responsable de haber mantenido en una gran parte del mundo y durante unos 1000 años, el régimen conocido como “Oscurantismo Medieval” en donde sencillamente se perseguía la razón y la ciencia como si fueran un crimen, y se exaltaba la fe ciega y el fanatismo. El caso de Galileo con su framosa frase -dicha en voz baja al salir de su juicio ante los tribunales de la Inquisición que lo acusaban de propagar la idea de que la Tierra no era el centro del Universo- “Eppur si muove“, ha quedado para la Historia como un ejemplo imborrable de hasta donde pueden llegar la estupidez y la maldad humanas.

Mientras tanto, los Papas se dedicaban alegremente a coger -y no es que coger sea malo sino al contrario, pero ellos se lo prohibían a sus subalternos porque decían que era pecado-, a envenenarse entre ellos, a acumular riquezas hasta límites obscenos y a vender “Indulgencias Plenarias”, o sea, papelitos firmados por Sus Santidades que certificaban que cuando tú murieras, ibas directo al Paraíso. Vaya, una especie de Fast Pass para entrar a Disneyworld. Que fue exactamente lo que colmó la paciencia de Lutero, el que comenzó la Iglesia Protestante.

Puntualizo que todos esos crímenes no pertenecen a un pasado remoto de la Iglesia, a un período vergozoso pero ya superado. No, la Iglesia Católica sigue en las mismas. Ahí les van un par de ejemplos:

Cardenal Pacelli (aún no era Papa Pio XII), firmando en 1933 el famoso "concordato" con los nazis, en donde la Iglesia Católica reconocía y hacía negocios con la Alemania de Hitler.

Cardenal Pacelli (aún no era Papa Pio XII), firmando en 1933 el famoso “concordato” con los nazis, en donde la Iglesia Católica reconocía y hacía negocios con la Alemania de Hitler.

Dime con quién andas… y te diré quién eres

En la foto superior se ve al Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pacelli (luego Papa Pio XII) firmando en 1933 -cuando Hitler ya era Canciller de Alemania- el famoso “concordato“, por orden de Su Santidad Pío XI. Cualquier sospecha de que el objetivo de los nazis de acabar con los judíos y los comunistas coincidía con el deseo de los jerarcas de la Iglesia Católica de destruír a dos de sus enemigos ideológicos más peligrosos y de paso apropiarse de sus riquezas, NO es pura coincidencia.

Y para el que todavía tenga dudas del involucramiento de la Iglesia Católica con los nazis, aquí les van otras fotos:

Hitler y Pio XII

A mí me da vergüenza ajena ver esta foto, verdad?

Heil Hitler. Sacerdotes haciendo el saludo Nazi en un encuentro de la Juventud Católica en el estadio de Berlin-Neukolln en agosto de 1933.

¡Heil Hitler! Sacerdotes haciendo el saludo nazi en un encuentro de la Juventud Católica en el estadio de Berlin-Neukolln en agosto de 1933.

Y una última:

El Papa Benedicto XVI cuando joven, vestidito con el uniforme de las Juventudes Hitlerianas, algo equivalente a estar vestido con el uniforme de los Jóvenes Comunistas

El Papa Benedicto XVI cuando joven, vestidito con el uniforme de las Juventudes Hitlerianas, algo equivalente a estar vestido con el uniforme de los Jóvenes Comunistas.

De manera que Benedicto XVI perteneció a las Juventudes Hitlerianas! Y dicen que luego, de mayorcito, manejó una batería antiaérea en el ejército alemán. Los defensores -siempre existen lameculos- aducen que en ese tiempo TODOS los niños tenían que pertenecer a las Juventudes Hitlerianas. Ok, de acuerdo. Pero coño, los miembros del Colegio Cardenalicio no hubieran podido votar por alguien con un pasado más limpio? Porque lo que hicieron fue como escoger para Madre Superiora del Convento de las Hijas de María, a una madama de La Merced: aunque estuviera redimida y arrepentida, siempre quedaría la duda, mmmm… verdad?

Para que quede bien claro: aunque no afirmo que TODOS los curas católicos sean malos de opereta, sí opino que la institución a la que pertenecen es una organización criminal que merece todo mi desprecio. Y las disculpas que han ofrecido los Papas no me convencen. Por cierto, la del caso Galileo, “solo” tardó unos 300 años en llegar… incluso todavía hay curitas por ahí que intentan convencer a la gente de que Galileo “se pasó de la raya para la época” con su teoría heliocéntrica. O sea, que el culpable fue él. La de los curas pederastas tardó un poco menos, pero el tamaño de los crímenes de la Iglesia Católica no amerita disculpas, sino el castigo y humillación de los culpables y la desaparición de la organización, igual a como se hizo con el nazismo. Lo cual me lleva al siguiente tema:

-0-

El problema de porqué mucha gente sigue siendo católica a pesar de todos estos hechos, es una pregunta interesante que me hago a mí mismo todos los días. Creo que una buena parte lo hace por ignorancia. Pero además, pienso que como otros muchos animales, tenemos codificado en nuestros genes la orden de “seguir al líder”, la cual tiene alguna utilidad para la protección de las especies. Es lo que hace que se formen las manadas de bisontes, los cardúmenes de peces, los partidos políticos, y las religiones. Y ese instinto difícilmente nos lo quitaremos de encima.

Aunque en honor a la verdad, no todas tienen tan mala fama. Tengo entendido que la Iglesia Ortodoxa ha jugado un papel mucho más respetable que la Católica. Por ejemplo, Bulgaria estuvo dominada por los turcos durante casi 500 años y sin embargo la cultura búlgara sobrevivió a tan larga prueba porque se refugió en la religión ortodoxa. Los popes, aún a riesgo de sus vidas y oficiando en iglesias clandestinas, lograron mantener vivo el espíritu de raza y los valores culturales del pueblo búlgaro. Y eso se agradece, desde luego.

Algo parecido creo que está pasando actualmente en Ucrania: los espasmos imperiales de Putin alimentan unas guerrillas pro-rusas que mantienen el país bordeando la guerra civil, y creo que los popes ucranianos han jugado un papel muy valiente defendiendo a su pueblo.

Lo cual no tiene nada que ver con el papel jugado por la Iglesia Católica en el problema cubano.

Titular de periódico cubano de septiembre de 1961, cuando el Fifo expulsó de la Isla a casi todos los sacerdotes católicos.

Titular de un periódico cubano publicado en septiembre de 1961, cuando el Fifo expulsó de la Isla a casi todos los sacerdotes católicos.

No hay peor cuña que la del mismo palo

El Fifo y la Iglesia Católica tienen una larga y complicada historia de amor-odio.

Los jesuítas del Colegio de Dolores en Santiago de Cuba tienen el dudoso honor de haber educado al Fifo en sus primeros años allá por los 30, junto a su hermanito Raúl. Me imagino que aparte de sacar cuentas y conjugar verbos, ahí aprendió unos cuantos trucos para manipular gente.

Muchos años después, en 1953, cuando el ejército de Batista lo tenía rodeado luego del fracasado ataque al Cuartel Moncada, el que le salvó la vida fue el obispo de Santiago de Cuba, Monseñor Perez Serantes. Porque el Fifo se hizo fotos con él antes de entregarse, para que el ejército no pudiera matarlo a sangre fría y luego decir que había muerto en combate.

Las relaciones, sin embargo, se estropearon a partir de 1959, cuando tomó el poder: parece que su egoísmo a ultranza y su deseo de controlarlo todo -incluído el corazón de la gente-, unido a la intervención de los colegios privados -uno de los principales negocitos de los curas-  provocó en la jerarquía eclesiástica el temor a perder su posición de liderazgo entre el pueblo cubano. Entonces, muchos curas comenzaron a predicar en contra del comunismo. Que en esos tiempos, era como predicar en contra del Fifo.

En respuesta, el Fifo expulsó del país a la mayor parte de los sacerdotes y comenzó una guerra a todo lo que oliera a santo. Si te bautizabas, era malo. Si te casabas por la iglesia, era malo. Si ibas a misa, era malo. Si expresabas en público que creías en Dios, era malo. Las iglesias eran cerradas o permanecían semivacías, si acaso con unos pocos viejos, porque la gente tenía miedo de perder sus trabajos o que te botaran de la escuela. Era la época de los campos de trabajo forzado, las famosas UMAP, a donde podías ir a parar en lo que un mono se rasca un ojo. En aquellos campamentos -uno de los muchos crímenes de Castro- estaban revueltos disidentes, maricones, delincuentes y religiosos. Todos cortando caña de sol a sol, vigilados por guardias armados con armas largas, y sin saber siquiera hasta cuándo ibas a estar ahí. Mucha gente se cortó los tendones con los machetes con tal de pasar unos días en la enfermería. Otros se volvieron locos. Otros, sencillamente, se suicidaron.

Esa situación duró varios años. Sin embargo, poco a poco los odios fueron aplacándose. Me imagino que la Iglesia comprendió que no era inteligente “pelearse a las patadas con Sansón“, como dicen en México. Y el Fifo comprendió que era mejor tener de aliados a unos tipos que habían sabido mantenerse a flote durante 20 siglos. Alguna habilidad debían de tener para haber logrado algo así, no?

Además, si los tenía como amigos le ayudarían a mantener a raya a los revoltosos en vez de soliviantárselos. Una especie de simbiosis ideológica entre la Iglesia Católica y el desgobierno del Fifo. De manera que comenzaron a penetrarse mutuamente. Agentes comunistas infiltrados entre los curas, y agentes del Vaticano infiltrados entre los comunistas. Algo relativamente común en ese mundo de bajezas y traiciones.

Militares cubanos asistiendo a una misa por la salud de Chávez, cuando éste todavía vivía. Hace muchos más años, estos mismos tipos se cansaron de meter presos a la gente por el delito de decir que creían en Dios.

Militares cubanos asistiendo a una misa por la salud de Chávez, cuando éste todavía vivía. Hace muchos más años, estos mismos tipos se cansaron de meter presos a jóvenes y viejos por el “delito” de decir que creían en Dios.

Hoy en día, vemos lo que ha pasado: tres Papas han realizado visitas oficiales a la Isla. Hemos visto a generales del ejército y a miembros del Partido Comunista con los ojos rojos de llorar, rezando, encendiendo velas y asistiendo a misas por la salud de Chávez. Y a Jaime Ortega Alamino, el actual arzobispo de la Arquidiócesis de La Habana y jefe de la Iglesia en Cuba, que fue uno de los que estuvo cortando caña en la UMAP, decir que “aquello no fue tan malo y que le sirvió para formarse como hombre”. ¡Alabado sea el Señor!

Sus palabras me recuerdan a esas mujeres que reciben golpes de sus maridos y que gritan y se quejan hasta que llega alguien a defenderlas. Entonces se vuelven en contra del defensor y le dicen algo parecido a “¿Quién eres tú para meterte?, ése es MI marido y es el único que puede golpearme!”.

Resumiendo: la actitud de la Iglesia Católica en el caso cubano, por cobarde y traidora a su propio pueblo, me da asco.

Papa Francisco y Damas de Blanco siendo vejadas por los esbirros del Fifo

Montaje fotográfico que muestra al Papa Francisco saludando al pueblo cubano, al mismo tiempo que las Damas de Blanco están siendo golpeadas y vejadas por los esbirros del Fifo por pedir libertad para los presos políticos. ¡Qué ejemplo de solidaridad con su grey!

Pancho, HIJOEPUUUUUUUUUTA!

Habiendo ya situado a la Iglesia Católica en el lugar que se merece, hablemos del Papa Francisco en particular.

El hecho de que haya visitado a Fidel y a Raúl y no se haya reunido siquiera con uno de los disidentes que son apaleados todas las semanas por el delito de asistir a misa y pedir libertad, da una medida de su despreciable moral. Muy caritativo y pacifista, pero sólo con los que le conviene porque le pueden dar prebendas y migajas para su organización. Incluso, cuando ya estaba fuera de Cuba y un periodista le hizo la pregunta de porqué no había visitado a algún disidente, le contestó molesto que como Jefe de Estado él no estaba obligado a hacer visitas de cortesía. Algo absurdo, porque la que le hizo al Fifo era eso mismo. (¡Pancho, no digas mentiras, que te vas a condenar!)

Autoretrato de El Sexto, realizado en la prisión de Valle Grande, abril de 2015.

Autoretrato de El Sexto, realizado en la prisión de Valle Grande, abril de 2015.

También podría haber visitado algún preso como Danilo Maldonado, conocido por el sobrenombre artístico de “El Sexto”, que está preso sin juicio desde hace casi un año, por el tremendo delito de querer (ojo, no lo hizo, sólo lo intentó) soltar en el Parque Central un par de puercos con los nombres de Fidel y Raúl pintados en el lomo. Por cierto, el muchacho está actualmente en huelga de hambre porque ni le hacen juicio, ni lo sueltan. Ojalá y no muera, porque en ese caso la Iglesia Católica y el Papa Francisco en particular, tendrían otro cadáver en su conciencia. Uno más.

-0-

Che Guevara: El odio como factor de lucha

Che Guevara: El odio como factor de lucha

El burro hablando de orejas

No puedo terminar este ya largo artículo, sin referirme a un asombroso fenómeno que últimamente está teniendo auge.

El siguiente párrafo está tomado de uno de los más famosos escritos del Che: “Crear dos, tres… muchos Vietnam“, publicado en la Revista Tricontinental el 16 de abril de 1967 y que se ha convertido en su principal herencia ideológica:

El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.

De manera que el Che predicaba el odio irrestricto al enemigo como la mejor manera de triunfar. Y nosotros, francamente, aprendimos muy bien la lección. Tan bien, que Cuba se convirtió en una gran fábrica de odio: odiar al vecino, al hermano, al disidente, al gusano, al Imperialismo y sus lacayos. Tirarle piedras, huevos, mierda, insultarlo, amenazarlo, pegarle, matarlo, se convirtió en el pan nuestro de cada día. Y así, durante 50 años.

Repito bien claro: Durante 50 años, los fidelistas predicaron lo que muy bien pudiéramos llamar La Gran Apología del Odio.

Y ahora resulta que a los que decimos que no nos gusta esta reconciliación que más bien es capitulación, ¡NOS CRITICAN POR ODIAR!

¡Nos quieren endilgar el papel de intransigentes, guerreristas, vengativos, en fin, de ser los malos de la película!

¡Es el burro criticando las orejas!

Y hasta nos dan consejos diciéndonos que odiar es malo y que hace daño al alma, que se revierte en tu karma, y otras pendejadas por el estilo.

Se puede ser más hijoeputa? Yo lo dudo.

Así que mientras el Fifo tenía dinero porque ordeñaba las tetas rusa o venezolana, pues a odiar y a abusar de los infelices.

Y ahora que esos mismos infelices les van a dar dinero, pues ahora hay que amar sin restricciones y no andar hablando de justicia ni de culpas.

Y los 50 años de crímenes quién los paga?

De manera que a los comunistas cubanos hay que perdonarlos y si no, somos malos. Muy malos. Y ellos ni siquiera han dado muestras de querer terminar con los abusos internos. Pendejos!

Tipo enterrado en la arena

Tipo enterrado en la arena. Imagínense uno igual, pero negro.

El planteamiento, por absurdo, me recuerda el chiste cruel del negrito al que unos blancos del Ku Klux Klan de Alabama, lo agarran y luego de darle una buena paliza, lo amarran y lo entierran en la arena.

Entonces se turnan entre ellos para seguirlo pateando y azotando.

Sin embargo, en un descuido y estirándose al máximo, el negrito, que prácticamente estaba indefenso, logra utilizar su única arma disponible: los dientes. Y le muerde los huevos con fuerza a uno de sus verdugos. Y ante el grito de dolor del abusador, los otros blancos le gritan al pobre negro abusado:

¡NEGRO HIJOEPUTA, COJONES, JUEGA LIMPIO!

Así hacen los comunistas.

(Continuará)

Escena final de La Rebelión en la Granja

Escena final de La Rebelión en la Granja. Nótese que ya es imposible decir quién es puerco y quien es humano.

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un mundo feliz, o falaz? (V)

Hojas de helecho

Hojas de helecho. Diseño complicado y hermoso, verdad?

El camino a la Verdad

Creo que la principal tarea del Hombre es comprender la razón de su existencia. Por eso quedo extasiado cuando encuentro una de esas leyes que al ser aplicables a todo el Universo, parecen haber surgido en la mente y la voluntad de Dios.

¿Porqué los copos de nieve tienen esas figuras complicadas e irrepetibles que los caracterizan? ¿Cómo “sabe” una hoja de helecho qué forma debe tomar?

A veces la respuesta a una pregunta complicada es algo asombrosamente simple. Pero sólo los genios suelen verlo.

Benoit Mandelbrot (Polonia 1924 - +EEUU 2010)

Benoit Mandelbrot (Varsovia 1924 – +Cambridge, Massachusetts 2010)

Benoit Mandelbrot, judío polaco nacido en Varsovia en 1924 y fallecido en EU en 2010, es considerado el padre de los fractales. Él notó algo que la Naturaleza había “descubierto” varios miles de millones de años antes: que repitiendo patrones sencillos se pueden producir figuras increíblemente complicadas.

Dibujemos una figura plana siguiendo la siguiente receta:

   Alfabeto : F
   Constantes : +, −
   Axioma : F++F++F
   Reglas de producción:
   F → F−F++F−F

Aquí, F significa «continua dibujando», + «gira 60 grados a la derecha, y – «gira 60 grados a la izquierda».

El siguiente gráfico animado sigue fielmente dicha receta.

Animación del fractal Curva de Koch

Animación del fractal Curva de Koch

Pregunta: ¿A qué se parece la figura obtenida?

Respuesta: ¡A un copo de nieve!

Los “fractales” son objetos geométricos cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas.

Y para mí son, además, otro bello ejemplo de una de las leyes de la dialéctica: “la conversión de la cantidad en calidad”.

Si exploramos la sencilla función Z = Z2 + C (la cual sólo utiliza una suma y una potencia en el ámbito de los números complejos) obtenemos figuras interesantes porque si las examinamos con un microscopio, por mucho aumento que le apliquemos al instrumento siempre encontraremos una rica estructura que nos sugiere la forma de “algo”, quizás una hoja de helecho, o la cola de un hipocampo (caballito de mar), o tantísimos otros objetos de la naturaleza…

Figura de Mandelbrot - Cola de hipocampo

Figura de Mandelbrot – Cola de hipocampo. Nótese que esta figura es una ampliación de una partecita de la figura de abajo. Este hecho se repite por mucho que aumentemos la escala del dibujo. Algo que sugiere lo que sucede en el Microcosmos, en donde hasta ahora siempre se descubren componentes de la materia cada vez más pequeños.

Cuando definimos las matemáticas como “la ciencia de las estructuras” estamos yendo más allá de los meros números, para caer en una categoría filosófica mucho más amplia, abarcadora, y cercana a la idea de que todos los fenómenos están relacionados entre sí mediante reglas de misterioso origen pero de incuestionable validez. Una de las cuales parece ser: “la complejidad se obtiene repitiendo lo simple”.

Como si la matemática nos indicara el camino a la Verdad.

Mmmm… interesante y sospechoso, no?

Símbolo del Yin y el Yang

Símbolo del Yin y el Yang

El otro camino a la Verdad

Aunque no soy un buen conocedor de las culturas asiáticas, siempre me han llamado la atención y he sentido un gran respeto por ellas. No puedo olvidar que cuando los occidentales aún vivíamos en cuevas, los orientales ya tenían arquitectura, medicina, agricultura, matemáticas, música, filosofía, comían con cubiertos, poseían hábitos de limpieza…

Fritjof Capra (Viena, 1939)

Fritjof Capra (Viena, 1939)

Fritjof Capra es un prestigioso físico teórico austriaco que además ha estudiado profundamente las filosofías místicas orientales: hinduísmo, budismo, taoísmo… En 1975 publicó “El Tao de la Física”, que rápidamente se convirtió en un bestseller y ha tenido varias ediciones e infinidad de reimpresiones. En este libro él logra establecer un paralelo entre la Física Cuántica y las filosofías orientales. Su resultado es asombroso: los dos caminos parecen llevar al mismo lugar (lo que me hace pensar en aquella frase de que “Todos los caminos conducen a Roma”). Conceptos tales como movimiento y energía, relatividad del espacio-tiempo, principio de incertidumbre, dualidad onda-partícula, interacción a distancia… todo parece tener su equivalente en el mundo místico oriental, en donde las matemáticas y la lógica son consideradas herramientas poco confiables en comparación con la intuición. Con la diferencia de que ellos llegaron a sus ideas y conclusiones miles de años antes que nosotros.

Entre los elementos de filosofía oriental que más me llamaron la atención al leer dicho libro, está la existencia del Yin y el Yang. Concepto que se parece tanto a las leyes de la dialéctica de Hegel, que me hace dudar de su paternidad.

La influencia de esta idea entre los orientales es de tal magnitud, que forma parte de la bandera de Corea del Sur:

Bandera del Corea del Sur, explicada.

Bandera del Corea del Sur, explicada.

Consiste en que en la Naturaleza se dan con mucha frecuencia fenómenos en donde se pueden identificar dos fuerzas opuestas (el Yin y el Yang). La palabra “fuerza” en este caso no tiene un sentido literal, sino que se refiere a dos tendencias o entes de cualquier naturaleza, aunque también puede referirse a fuerzas físicas. En general, mientras las dos fuerzas estén equilibradas, el sistema continuará existiendo. Pero si por cualquier razón alguna crece exageradamente y amenaza con destruir el equilibrio del sistema, dentro de ella surgirá el elemento que la contrarrestará (de ahí que en la parte negra del símbolo haya un circulito blanco, y en la parte blanca uno negro).

No he conocido algo más cercano a la ley de “Unidad y Lucha de Contrarios” y a la “Negación de la Negación” que este concepto del Yin y el Yang. Son los mismos principios de la Dialéctica de Hegel, pero con nombres asiáticos y pertenecientes a culturas milenarias, muy anteriores al siglo XIX.

Por cierto, inmediatamente me vienen a la cabeza las ideas del “Materialismo Histórico” cuando mis profesores de marxismo, con actitud prepotente y doctoral como si hubieran descubierto el agua tibia, explicaban que la sucesión de estilos de sociedad (sociedad primitiva-esclavismo-feudalismo-monarquía-capitalismo-socialismo-comunismo) se explicaba fácilmente utilizando la dialéctica, argumentando que cuando las “relaciones de producción” entraban en contradicción con las “fuerzas productivas”, siempre se producía un rompimiento, es decir, una revolución. Lo cual por cierto, justificaba la inevitabilidad del comunismo, el cual como el Tercer Reich, estaba destinado a durar 1000 años. Lástima que al final sucedió como al experto en aerolitos al que lo mató uno de ellos cuando sin ninguna advertencia previa, le cayó en la cabeza.

Así que Marx se lo robó a Hegel, el cual se lo robó a los orientales! Así es la vida. En fin, me imagino que muchos pensarán en la vieja frase: “El que roba a un ladrón… tiene 100 años de perdón”, jejeje…

Ahora, tratemos de aplicar estos conceptos a algo más actual: la economía.

Mapa de México, hecho con monedas

Mapa aproximado de México, hecho con monedas

Los pros y contras de la economía de mercado

La efectividad de la libre empresa siempre me ha maravillado. Comprendo que es algo difícil de notar para los que no han vivido en el reverso de la medalla, es decir, en la “economía planificada” del comunismo, porque no tienen  contra qué comparar. Mi asombro proviene del hecho de ver cómo de manera natural, sin que ningún burócrata se lo haya propuesto, yo puedo bajar -de día o de noche- desde mi apartamento hacia la calle, y sin recorrer más de 100 metros comprar frutas, carne, verduras, leche, pan, queso… en fin, casi cualquier alimento. Y si estoy dispuesto a recorrer poco más de 1 kilómetro, la lista incluye ropa, zapatos, televisores, refrigeradores, teléfonos y otra infinidad de aparatos eléctricos, artículos de plomería, electricidad, materiales de construcción, gasolina, muebles, flores, adornos, excursiones turísticas, pasajes de avión… la lista es prácticamente infinita.

Eso no es cualquier cosa, teniendo en cuenta que yo vivo en un agrupamiento urbano de unos 24 millones de personas y que no disfruto de un estatus especial dentro de mi comunidad sino que todos tenemos más o menos las mismas condiciones.

Y lo mejor es que NADIE lo planificó. Es decir, esta magnífica red de distribución de servicios y bienes de consumo de la cual yo disfruto junto con el resto de mis conciudadanos y que me brinda la oportunidad de adquirir fácilmente desde una caja de cerillos hasta un automóvil o un seguro de vida sin moverme demasiado lejos de mi casa, se hizo sola. O más bien, sólo obedeciendo a las leyes de mercado, de la oferta y la demanda. Para mí, éste es el mejor argumento para creer y admirar a la libre empresa.

Si comparamos esas condiciones contra las imperantes hasta hace unos pocos siglos, en donde si tu necesitabas un par de sandalias tenías que comenzar por matar al animalito del cual ibas a utilizar su piel, para luego curtirla, cortarla y coserla, creo que convendrás en que tenemos suerte de vivir en esta época y no en la anterior.

2015-07-19 15.30.22Incluso sin ir siglos atrás, los que tenemos la experiencia de haber vivido en el comunismo del Fifo, sabemos bien lo que es pasarse el día corriendo detrás de los alimentos o los artículos industriales. Lo cual además de ser producto de la ineficacia básica de la economía planificada, también es utilizado por los regímenes que la generan como un método para evitar que te dediques a intentar subvertir el estatus quo. Porque o inviertes tu tiempo en tratar de alimentarte o en conspirar, pero es muy difícil hacer las dos cosas a la vez. Y eso lo saben bien los comunistas.

-0-

Pero desgraciadamente y como es frecuente en este mundo, tanta maravilla tiene un precio: dicha red es frágil. Y lo peor es que dependemos de ella ya no digamos que para vivir bien, sino para vivir a secas.

Por ejemplo, se imaginan que por un problema de precios de repente no hubiera petróleo o costara 10 ó 20 veces más que ahora? Sencillamente, todos moriríamos. Ni luz, ni agua, ni transporte, ni comunicaciones, ni alimentos… en fin, el caos.

El problema es que no estamos hablando de un caso imposible: varias veces en el último siglo hemos estado a punto de una situación parecida. Y siempre el culpable es la necedad del Hombre, su estupidez o su ciega ambición que lo induce a cortar la rama del árbol en donde está sentado…

Creo que ya es hora de que admitamos que si bien una economía planificada es siempre un fracaso, una economía totalmente desregulada también es un peligro. Y grande.

Buscando analogías con los temas anteriormente tratados, la complejidad de la economía es grande, pero surge de la repetición a infinitos niveles de un principio básico bien sencillo: la oferta y la demanda. Tan sencillo como la fórmula de Mandelbrot que da lugar a las complejas figuras que vimos anteriormente.

¿Verdad que en cierto sentido este mundo es un pañuelo? Jejeje…

El problema quizás esté en el hecho de que si practicamos la libertad absoluta, tanto se aprovecharán de ella los buenos, como los malos. Y los malos son bien malos y bien inteligentes -al menos para las trampas- digo yo.

Luego no podemos dejarlos con las manos totalmente libres, porque la mayor parte de las veces terminan por hacer las pendejadas que nos llevan a las crisis económicas que ponen el mundo de cabeza. Y al final, ellos siempre logran escapar al castigo. Y nosotros nos quedamos pagando los platos rotos, es decir, convirtiendo en deuda pública el déficit resultado de sus crímenes, con el argumento de que peor nos iría si las grandes industrias del país quebraran.

Mercado

Mercado

El Yin y el Yang en la economía

Hasta donde yo puedo ver, desde el punto de vista económico los gobiernos se balancean entre dos ideales: controlarlo todo o su opuesto, libertad absoluta. Cuando intentan controlarlo todo -supuestamente en aras del “beneficio colectivo”, como dicen los comunistas- el resultado es la miseria colectiva y la paralización y el hundimiento de la sociedad. Cuando por el contrario, dejan que el mercado “se regule solo”, es decir, cuando no controlan nada, llegan los hijoeputas y no paran hasta armar un pedo mayúsculo de los conocidos con el nombre de “crisis financiera”,  en donde todos -excepto ellos, claro- salimos perdiendo nuestros ahorros y nuestras propiedades.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer?

Para mí está claro que tomando idea de la filosofía del Yin y el Yang, habríamos de instaurar un sistema que tuviera un balance entre regulaciones y desregulaciones. Es decir, libre empresa pero sin dejar que se formen monopolios.

Algunos me dirán que ése es precisamente el que existe en muchos países libres. Pero entonces, porqué de vez en cuando se descubren escándalos como el de Enron? O el crack bancario de 1929?  O la crisis financiera del 2008? O porqué el cuando yo era niño el oro era el patrón monetario y estaba a 35 dólares la onza y hoy está a más de 1000? Y porqué la deuda externa de muchos países -incluyendo EU- es comparable a su PIB, lo cual es como decir que Ud debe un año entero de renta, y sigue gastando y comprando pendejadas a lo menso?

Todos estos hechos no indican un desplazamiento hacia el fracaso, hacia la bancarrota?

No, señores. Yo no hablo de lo que dicen las Constituciones, las leyes, los reglamentos o las opiniones de los supuestos “expertos” que a última hora siempre escurren el bulto. Yo estoy hablando de lo que dice la Historia, la práctica, en fin, la realidad, no la teoría.

Ya en otra parte he hablado del endeudamiento sin fondo de los gobiernos. Se ha convertido en “LA” forma de gobernar. Actualmente cuando hablan de “ajustar la balanza de pagos” lo que quieren decir es disminuír la deuda, no eliminarla. Y eso es sencillamente una falacia (ya ven porqué el título de esta saga?).

El problema es que mientras no hagamos lo que tenemos que hacer (es decir, dejar de gastar más de lo que producimos) seguimos sentados alegremente sobre un barril de pólvora. Porque hay quien piensa en la guerra como un reactivador de la economía, idea tonta que ya causó dos Guerras Mundiales el siglo pasado. Y sospecho que esta vez será la última.

Homo Neanderthalis

Homo Neanderthalis

Dicen que contestando a la pregunta de un periodista Einstein explicó que él no sabía qué armas se usarían en la Tercera Guerra Mundial, pero que sí estaba seguro de las que se usarían en la Cuarta: palos y piedras, porque con la Tercera desaparecería cualquier vestigio de civilización. Y yo no quiero eso para mis hijos y nietos.

-0-

Rescate FOBAPROA

Rescate FOBAPROA (FO-ndo BA-ncario de PRO-tección al A-horro)

El FOBAPROA

Desde hace muchos años, las crisis económicas mundiales van y vienen con una especie de movimiento pendular entre dos tendencias opuestas: la privatización y la nacionalización. Lo cual, por cierto, no me produce ninguna sensación de seguridad, estabilidad o conocimento de los mecanismos monetarios por parte de las autoridades, sino más bien de ignorancia y prepotencia.

En México -para comenzar en algún punto- durante el gobierno de José López Portillo (1976-1982, más conocido irónicamente por el pueblo mexicano como “El Perro” por su famosa frase “¡Defenderé el peso como un perro!” pronunciada en un discurso plagado de sollozos de vergüenza y buenos propósitos, exactamente un día antes de la espantosa devaluación de 1982) se produjo la nacionalización de la banca y algunas otras industrias importantes, además del control del tipo de cambio.

Luego, en la siguiente elongación pendular, durante el gobierno de “El Pelón” (Carlos Salinas de Gortari, presidente de México de 1988 a 1994 y calvo de bola, de ahí su apodo) se privatizaron de nuevo muchas empresas estatales. Entre ellas, Telmex (Teléfonos de México) y los bancos. Aunque hubo sospechas de que el propio Salinas compró a través de un testaferro las mismas industrias que estaba vendiendo como Jefe del Ejecutivo, creo que en principio, esa medida no estuvo mal. Se por experiencia que el Estado es ineficiente por naturaleza y aunque imprescindible en algunos aspectos, es mejor que tenga un papel regulador y no ejecutor.

Sin embargo, los bancos privados especularon sin control y en pocos años -prestando dinero a lo pendejo- lograron quebrar el sistema financiero mexicano. Esto sucedió en 1994, al comienzo de la gestión presidencial de Ernesto Zedillo (1994-2000). Como sin préstamos la economía fallece, hubo que “rescatarlos”, es decir, darles dinero. Y no fueron tres pesos, sino unos 552,000 millones, un 40% del PIB de 1997. Vaya, “una buena lana”, para decirlo en el caló mexicano.

Pero detrás de los bancos siempre caen los industriales, y pronto se formó una colita de empresarios quebrados reclamando su correspondiente tajada. Que fue de unos 9,200 millones de dólares, repartidos entre 54 de las susodichas empresas, las más importantes para el pais. Una verdadera “piñata” en el más nicaragüense de los sentidos.

Todo este dinero salió del FOBAPROA (FO-ndo BA-ncario de PRO-tección al A-horro) una institución creada en 1990 por el estado mexicano precisamente con el propósito de rescatar el dinero de los cuentahabientes mexicanos si tenían la desgracia de que su banco quebrara. Sólo que esta vez los beneficiarios fueron los mismos culpables de la crisis, los cuales agarraron el dinero y no dieron ni las gracias.

Para colmo, en 1998, Zedillo propuso -y el Legislativo aprobó- convertir la deuda del FOBAPROA en deuda pública. Con lo cual, como siempre, los que acabamos pagando las pendejadas de los banqueros, los industriales y los políticos, fuimos nosotros, los de abajo. Es decir, la Ley del Embudo: “lo ancho pa’mí, y lo estrecho pa’tí”. ¡Qué hijoepuuuuuuutas!

Por supuesto que se llevaron entre las patas los ahorros de muchísima gente. Las rentas de casas y apartamentos se duplicaron y triplicaron de la noche a la mañana. El peso se devaluó más o menos a la tercera parte de su valor antes de la crisis, y los intereses de las hipotecas y otras deudas se fueron por las nubes.

Recuerdo un caso que aunque ridículo, no deja de ser interesante: hubo una señora que unos meses antes de la crisis había depositado en una cuenta de ahorros unos 50 mil pesos. Pese a que la inmensa mayoría de las personas se vieron en la necesidad sacar todo su dinero para pagar deudas, por alguna razón aquella señora no movió su cuenta durante la crisis. Y como en aquel período los intereses de las cuentas de ahorro sobrepasaron el 100% mensual -tan necesitados estaban los bancos de efectivo- resultó que cuando la señora quiso retirar su dinero, el monto total de su cuenta más los intereses acumulados sobrepasaba en mucho la suma total del dinero de TODOS los bancos del país. Es decir, sencillamente no había cómo pagarle a aquella mujer. Los bancos habían caído en su propia trampa: el interés compuesto y la función potencia. Creo que al final llegaron a un acuerdo y le pagaron unos pocos miles de millones, pero nunca la suma que le hubiera correspondido.

Luego, utilizando la manida y estúpida receta para reparar el desprestigio, le cambiaron el nombre al FOBAPROA y lo rebautizaron con el de IPAB (I-nstituto para la P-rotección del A-horro B-ancario). Como si con un cambio de nombre se pudiera esconder bajo la alfombra tanta desvergüenza.

Monedas mexicanas de plata

Monedas mexicanas de plata

La plata, una posible solución?

Hay cosas tan evidentes que me hacen pensar mal. En un artículo muy anterior a éste, me referí al problema de las drogas y su posible solución. En resumen, lo que decía allá es que si Ud conoce de alguien que se empeña en tomar la misma medicina durante 50 años sin obtener el menor indicio de mejora sino claros signos de empeoramiento, ¿qué pensaría? Yo pensaría una de dos: o es un imbécil, o por alguna razón le conviene estar enfermo. No se me ocurre una tercera opción.

Gran parte de las crisis financieras actuales se deben a algo llamado “especulación”, consistente en una especie de lotería de la suerte y la inteligencia, en donde los especuladores tratan de comprar barato y vender caro aprovechando su conocimiento y las posibles consecuencias de cualquier cosa: una plaga, un descubrimiento, una nueva tecnología, un ciclón o un terremoto, una crisis política, una mentira… La diferencia entre un especulador y un industrial, es que el industrial produce algún bien o servicio tangible, mientras que el especulador no produce nada.

Otra diferencia: el industrial para comenzar a producir, debe invertir su dinero para montar una industria o una empresa de servicios. En ese proceso, mueve la economía y produce puestos de trabajo, etc. El especulador no debe arriesgar nada ni le da trabajo a nadie. Sólo debe usar su habilidad para comprar -muchas veces con el dinero de otro- y/o vender en el momento indicado. O para fabricar “productos virtuales” como los famosos paquetes de hipotecas subprime, que nos llevaron a todos al baile en la crisis financiera del 2008.

Como habrán podido darse cuenta, no me gustan los especuladores.

Lo malo del asunto es que la especulación está demasiado cerca del mecanismo básico de la economía: la oferta y la demanda. Luego si pudiéramos publicar un edicto erradicando la especulación, posiblemente erradicaríamos de paso toda noción de comercio y haríamos más mal del que pretendemos solucionar.

Sin embargo, creo que existe la posibilidad de atarle un poco las manos a los especuladores sin estropear totalmente el mecanismo de la oferta y la demanda: regresar al dinero respaldado por un material: oro, plata, platino, diamantes… en fin, lo que sea, pero algo tangible. Me explico:

Casi sin darnos cuenta, en los últimos 50 años el respaldo del dinero cambió de ser sólidos lingotes de oro almacenados en la bóveda de un banco estatal, a ser la intangible credibilidad en la fuerza económica de un país. Es lo que llaman “flotabilidad” de la moneda y nos lo vendieron como un gran invento. En principio no parece tan mal, pero tiene un aspecto demasiado peligroso y tentador: imprimir billetes es relativamente fácil, junto con el hecho de que el prestigio puede desaparecer en segundos luego de un escándalo, un desastre natural, una guerra, etc. Y el oro no, siempre estará ahí.

En mi opinión esto ha favorecido la proliferación de crisis económicas e inflación que hemos visto en los últimos años: ¿Hace falta más dinero para especular o pagar letras vencidas? Pues a imprimirlo!…

Lo cual, naturamente, sería cuando menos más difícil de hacer bajo el esquema de un patrón monetario basado en algún material tangible.

México, en particular, cuenta con las reservas de plata más grandes del planeta. Así que no saldríamos tan mal librados si regresamos al patrón plata. Porqué no lo hacemos? Bueno, podrán decir que pertenezco al grupo que achaca todos los males a un “complot”, pero desgraciadamente no me queda más remedio que pensar mal: no lo hacen, porque los que controlan la economía se benefician del estado actual de las cosas. Es decir, los gobiernos están penetrados totalmente por los especuladores, que son los malos de la película aunque pretendan ser inocentes angelitos. Queda claro?

Claro que no puedo afirmar que TODOS los funcionarios de un gobierno sean corruptos. Pero sí decir que la influencia de los malos es tan grande como para que la resultante (en el sentido del álgebra vectorial) apunte claramente hacia la corrupción.

Tampoco debemos permitir que ante la situación actual nos invada el desánimo. Los ideales siempre están ahí, al alcance de la mente. No permitamos que los hijoeputas nos los arrebaten. Ni olvidemos que la primera condición para alcanzarlos, es creer en ellos. Las cosas pueden y deben ser mejor de lo que son.

Y con esto, creo haber explicado mis nociones de cabo interino sobre economía. Me podrán tachar de ignorante, de que no comprendo nada de los complicadísimos mecanismos sobre los que hablo, de que es mejor dejarle esas cosas “a los que saben”, etc.

Pero “los que saben” son los que nos han metido en este mierdero del que no sabemos salir, no?

Pues que se aguanten y me oigan.

Aristóteles (384-322 a.C.)

Aristóteles (384-322 a.C.)

O por lo menos, que oigan al gran sabio Aristóteles cuando dijo:

“Cunde lamarum evacuatoriom est, veerdi guaava non restringerin annus”

Lo cual, traducido al sabroso caló cubano, quiere decir que “Cuando el mal es de cagar, no valen guayabas verdes”. Está claro?

Continuará…

 

Publicado en Historias personales, México | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Un mundo feliz, o falaz? (IV)

Palacio de Westminster, Sede del Parlamento Britanico

Palacio de Westminster, Sede del Parlamento Británico, a orillas del Támesis.

Westminster fue una vez una ciénaga a orillas del río. Entonces la transformaron, construyeron un palacio y una gran abadía, la atiborraron de arquitectura noble y de ambición insaciable. Pero en el fondo sigue siendo una ciénaga.

Francis Urquhart, personaje principal en House of Cards, de Michael Dobbs

Y ya que hablamos de ciénagas famosas, me atrevería a apostar que en los alrededores del Potomac también había pantanos. Y de México ni hablemos, está sobre un antiguo lago.  Asombrosa coincidencia. ¿O será una tendencia común entre los gobiernos el residir demasiado cerca del lodo y la podredumbre?

Perdonando la inmodestia, Alfredo David Zayas Cañedo (o sea, yo)

Fundacion de la Ciudad_de_Mexico. Extracto del codice Duran.

Fundación de Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca, hoy Ciudad de México. Extracto del códice Duran.

Los mitos fundacionales y el Hombre

Vivimos en un mar de mitos. Y no me refiero únicamente a Santa Claus ni a la mitología griega, que ya de por sí es grande y asombrosa. Están por todos lados. Pareciera como que el Hombre tiene necesidad de ellos. En cada religión, en cada grupo étnico, en cada agrupación política, en cada cultura, en cada disciplina, hay un mito fundacional.

Enumeremos algunos, sólo unos pocos:

– Empecemos por el más famoso de la cultura occidental: ¡Hágase la luz! Y la luz se hizo... relata el Génesis o libro inicial de la Biblia (así, sin el menor empacho, como si el asunto fuera de “ordeno y mando”). Me cuesta trabajo entender cómo hay tanta gente que acepta tamaño absurdo. Debe ser que no les gusta pensar… Siento que están definiendo algo usando lo definido, lo cual es profundamente ilógico. En fin, que luego de esta afirmación la racionalidad del Hombre queda en entredicho…

– Pero la Cosmología no se queda muy atrás con su Big Bang. Nadie sabe bien qué significa en realidad eso de que “todo comenzó en un punto que explotó” y que de allí salieron el tiempo, el espacio, la energía y la materia. Sin embargo, cuando se descubrió la radiación de fondo que supuestamente es el eco tardío de aquel evento, los cosmólogos respiraron tranquilos: ya tenían un mito fundacional para el Universo. Allá ellos.

– Leonardo DaVinci inmortalizó en la pared del refectorio de un convento dominico en Milán “La Última Cena”, cuando instantes antes de caer prisionero de los romanos, Jesús, con el propósito de dejar un legado perdurable, convocó a sus discípulos a una cena y les dijo: “Haced esto en memoria Mía”. En ese momento nació el rito fundamental de los católicos, la Santa Misa, en donde simbólicamente el pan y el vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Jesús, se repite el sacrificio de la Crucifixión y los sacerdotes -sus discípulos- se convierten en intercesores ante el Hijo de Dios, capaces de perdonar pecados en Su nombre (y de paso, entretenerse un horror con los chismes tan sabrosos que les cuentan, jejeje).

– La capital del Imperio Azteca -Tenochtitlán- se fundó siguiendo las indicaciones de Huitzilopochtli -el dios de la guerra y el Sol- en el lugar donde un águila se paró sobre un nopal con una serpiente en el pico. Lástima que el pajarraco aquel escogió un nopal que crecía muy cerca de un lago, porque desde entonces el problema de las inundaciones no nos deja vivir tranquilos…

¡Tierra!… Gritó Rodrigo de Triana desde la cofa de la Santa María cuando más de dos meses después de haber partido del puerto de Palos de Moguer, y casi a punto de tener que abortar la expedición porque la tripulación se quería amotinar, Colón descubrió al Nuevo Mundo. ¡Qué historia más bonita! Aunque más creíble me parecería el grito de “¡Coxones, Tierra!…”.

– El mito de la fundación de Roma aparece en la Eneida (Virgilio, siglo I AC): “El dios Marte iba paseando por la orilla de un río de la ciudad Alba Longa, allí vio a una mujer dormida en la orilla y quedó enamorado en el instante. Tuvieron dos hijos llamados Rómulo y Remo. Una vez nacidos los hijos de Rea Silvia, los padres de los gemelos los metieron en una canasta y fueron transportados por el río y arribaron a las orillas de un lugar. Allí fueron salvados por una loba llamada Luperca que los amamantó”. Con el correr de los años Rómulo mató a Remo, fundó a Roma y comenzó la matazón generalizada. Evidentemente la culpa de que seamos tan belicosos es de la loba, digo yo.

¡Condenadme, señores, no importa, la Historia me Absolverá! Palabras finales del alegato del Fifo en el juicio por el Embarque -perdón, el Ataque- al Cuartel Moncada, en 1953, y que son consideradas como el mito fundacional del Movimiento 26 de Julio. Lástima que después nos enteramos que le había plagiado sus palabras a Hitler. Y que no solamente la Historia no lo absolvió, sino que además lo condenaron la Geografía, la Economía y hasta la Democracia…

Y aunque no sean consideradas precisamente como mitos fundacionales, estas declaraciones palatinas andan cerca de ese concepto y ayudaron a formar estados de opinión muy extendidos, abonando la sospecha de lo equivocados que pueden estar a veces los “expertos” y “futurólogos”:

– “Creo que existe un mercado mundial para tal vez… cinco computadoras.“– Thomas Watson, presidente de IBM, 1943.

– “Las computadoras del futuro podrían llegar a pesar poco más de 1 tonelada y media.“– Popular Mechanics, previendo la implacable marcha de la ciencia y lo ligeras que podrían llegar a ser gracias a los progresos de la miniaturización, 1949.

– “Veo poco potencial comercial en Internet, al menos durante diez años  — Bill Gates, 1994.

Y la frase que da pie al resto del artículo, una verdadera joya:

“EE UU puede pagar toda la deuda que tiene porque siempre podemos imprimir dinero para hacerlo, por lo que hay cero posibilidades de quiebra” Alan Greenspan, Presidente de la Reserva Federal de EU, 1987-2006. Unos meses después, estalló la burbuja hipotecaria y comenzó la crisis financiera del 2008, cuyos efectos todavía se sienten en Europa y el resto del mundo. 

En fin, que somos muy dados a creer en los mitos y en las opiniones de “expertos”, los cuales la mayoría de las veces -a pesar de la poesía que a veces encierran- son sólo eso: mitos…

No es tan fiero el leon como lo pintan

Pintando al león…

El león no es tan fiero como lo pintan…

En el Capitalismo la riqueza está muy mal repartida. A diferencia del Comunismo, en donde la miseria está muy bien repartida.

Winston Churchill

Muchos cubanos tienen tendencia a considerar a Estados Unidos como la Meca de la justicia. Y es lógico que así sea: en 1959, al arribar al poder el archi-dictador del Fifo, todos los que tenían la inteligencia suficiente para ver sus intenciones a largo plazo, corrieron a refugiarse en su territorio.

Aclaro que la mayoría de mis amigos -al igual que yo- somos exiliados cubanos. Por ello, no hay quien nos haga cuentos sobre los comunistas: los conocemos bien y sabemos de la maldad intrínseca del sistema que posando como defensor de los pobres, en realidad impone una dictadura feroz, intransigente, paralizante y asesina. A estas alturas, habiendo probado de las dos sopas, nada nos hará cambiar nuestra opinión: somos decididamente partidarios del capitalismo.

Pero precisamente por eso, puede suceder que pasemos por alto los problemas de la libre empresa, que no los veamos. O peor, que no los queramos ver, porque quedarse sin opciones siempre es frustrante. Es como decir: ya probamos el vodka y no nos gustó, luego el whisky nos tiene que gustar a fuerzas (por cierto, a mí lo que me gusta es el ron).

Me causa gracia ver cómo algunos de mis amigos pasaron de la defensa furibunda de los postulados de la Revolución Cubana, a la defensa furibunda de los postulados del libre mercado. No se dan cuenta que están usando el mismo esquema mental que ya los llevó al fracaso. Partir de que “yo estoy bien y tú estás mal” no es la mejor forma de encontrar la verdad.

En realidad, el fenómeno es explicable. EU es una sociedad muchísimo más próspera y libre que la Cuba de los Castro. Y se convirtió en el objetivo de la mayor parte de los cubanos que querían escapar del régimen castrista. De hecho, creo que la mayor concentración de lo que podríamos llamar “cultura cubana” no está en Cuba, sino en Miami. Es decir mientras como consecuencia de la Revolución, en la Isla se producía el fenómeno de la vulgarización y depreciación de los valores éticos y morales tradicionales -lo cual se refleja en su música, su literatura, en la tan extendida santería, en la falta de iniciativa comercial, en ese cierto parasitismo generalizado- el cubano que emigraba llegaba a Miami “con el cuchillo en la boca”, dispuesto a progresar a paso redoblado. El resultado -50 y pico de años después- es que el valor absoluto del PIB de los cubanos de Miami es mucho mayor (~10x) que el de los cubanos de Cuba. Y si tenemos en cuenta que sólo son una quinta parte de los habitantes de la Isla -la matemática no miente- resulta que son unas (5×10) 50 veces más productivos y por ello más prósperos y ricos, además de celosos guardianes de su cultura porque ella representa el triunfo de su clase como éxodo político.

Y ello pudo lograrse debido, indudablemente, a las condiciones imperantes en EU. El mismo tipo de persona, en un ambiente propicio, prospera. Y en un ambiente que desalienta la iniciativa y el libre comercio, se degrada y empobrece. Ejemplo: las dos Coreas, y antiguamente, las dos Alemanias (la RDA y la RFA).

De manera que es completamente explicable el que muchos cubanos exiliados tiendan a idealizar a la sociedad norteamericana, a verla como una especie de Tierra Prometida, de leche y miel.

El asunto, en gran medida, tiene que ver con las leyes y el respeto a la propiedad privada.

Representación de la Ley y la Justicia

Representación de la Ley y la Justicia

El mayor logro de la especie humana

Si me preguntaran cual es el mayor logro del Hombre, lo que verdaderamente nos distingue de nuestros primos los chimpancés, no mencionaría -a pesar de ser físico- ni los viajes espaciales ni el descubrimiento del mundo cuántico o de la relatividad, ni cualquier otro logro relacionado con la Ciencia o la Tecnología, sino algo relacionado con las Humanidades: las leyes.

La leyes son las que hacen que este mundo sea agradable de vivir. Sin ellas, regresaríamos a la selva.

La característica más importante de las leyes -al menos de las leyes en una democracia- es que se aplican a todos por igual. Nadie es mejor que nadie ni está a salvo de cumplirlas. Una vez discutidas y aprobadas, se convierten en un canon inviolable que le da certeza y validez a nuestras acciones…

Pero desgraciadamente, esa afirmación es sólo el ideal. La realidad es distinta, y el no aceptarlo nos lleva a dar por cierto otro de los mitos de los que hablaba al principio de este artículo: el mito de que las leyes de los países democráticos -y en particular de los EU- siempre se cumplen.

Una representación de la Justicia más a tono con la realidad

Una representación de la Justicia más a tono con la realidad

No se trata solamente de que existan pillos tratando de burlar las leyes. Eso siempre existirá, y no demerita el ideal. Se trata de que las leyes se violan constantemente ante nuestras narices por sus propios gestores, sin que los encargados de que se cumplan se den por enterados.

Hablemos de un par de ejemplos clásicos.

Rascacielos sede de Enron, en Houston

Sede de Enron, en Houston, Texas

ENRON 2001, La Odisea de la Libre Empresa

El escándalo de Enron es equivalente en el terreno económico al de Watergate en política. Para los optimistas es la demostración de que al final, el crimen no paga. Para los pesimistas, es la demostración de que las leyes se pueden violar durante años sin que nadie se de cuenta. O peor, es la demostración de que si el crimen económico es realmente grande, o bien queda impune, o bien los que pagamos los platos rotos somos nosotros, los de abajo.

Enron fue una empresa que surgió en 1985 a partir de otras dos que administraban gasoductos. La fundó un tal Kenneth Lay, muchacho pobre de origen campesino que había tenido una carrera meteórica de ésas que se ponen como ejemplo del Sueño Americano. Para el año 2000, Enron había sido nombrada por Fortune durante 5 años consecutivos como la empresa más innovadora de los Estados Unidos, tenía una nómina de más de 21 mil empleados y era la séptima empresa en importancia del país.

Lo que no se sabía era que Enron hacía malabares con la contabilidad para disimular sus pérdidas y lograr que sus acciones no se devaluaran. También realizaba prácticas monopólicas en el ramo energético con el objetivo de mantener los precios artificialmente altos. Llegó a provocar apagones enormes en California para encarecer la energía eléctrica. Así de sucio.

Cuando estalló el escándalo, los chisguetazos de mierda salpicaron hasta la sacrosanta institución presidencial norteamericana, porque resultó que los dos Bush (padre e hijo), además de Dick Cheney (el vice) y otros altos personajes del gobierno eran amiguísimos del CEO de Enron. Y casualmente, Enron se benefició grandemente de la desregulación del mercado energético que se produjo en esa época, algo directamente bajo el control -o al menos la influencia- de esos políticos. Cualquier sospecha de corrupción NO es pura coincidencia, verdad?

Además de la propia empresa, el asunto de Enron se llevó entre las patas a la compañía auditora que le ayudaba a maquillar sus estados de cuenta –Arthur Andersen LLP– y dejó muy mal paradas a las evaluadoras de riesgo y a varios bancos (Citigroup, JP Morgan Chase, Canadian Imperial Bank of Commerce, Bank of America, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Barclays, Toronto-Dominion Bank, Royal Bank of Canada, Deutsche Bank y el grupo Royal Bank of Scotland …), aparte de bailarse los ahorros de miles de personas.

En fin, aquello fue un despreciable crimen que en mi opinión merece la muerte para sus perpetradores, aunque sean grandes políticos o barones de la banca, la industria o los negocios. Punto.

Lo importante no es que haya gente tan degenerada como para hacer trampas billonarias, sino que las hayan podido hacer sin que fueran detectados automáticamente por las autoridades (el escándalo lo comenzó una periodista de Fortune, no el gobierno) y sobre todo sin que al final los culpables hayan recibido un castigo adecuado. Porque aunque hubo uno que se suicidó, algunos más que fueron a prisión y el CEO se murió de un infarto en un momento muy conveniente para evitarle la cárcel, otros muchos no fueron tocados. Eso, más que daño a la empresa o a la economía, le hace daño a la credibilidad del país y del sistema democrático como un todo.

Así que las leyes se aplican parejas para todos, eh?. Sí o no?…

Me imagino que luego de ese escándalo, muchos dictadores por el mundo habrán saltado de gusto, al pensar algo así como: “A ver, quién me tira la primera piedra?”…

Pero lo de Enron no fue nada en comparación con la crisis hipotecaria-financiera del 2008.

To be or not to be, that is the question!

Hamlet: To be or not to be, that is the question!

Regular o desregular, ése es el problema

Me queda claro que la Economía no es propiamente una ciencia exacta -o al menos, lo es tanto como la Meteorología- pero al parecer todo comenzó cuando -40 años después de la Gran Crisis de 1929- comenzaron a aflojarse las regulaciones del gobierno sobre la industria financiera, a instancias de sus lobbystas en el Congreso. Dichas regulaciones se habían impuesto como un medio para evitar que la especulación desenfrenada nos llevara de nuevo a todos al baile.

De manera que hasta ese momento los bancos comerciales o de ahorro no podían arriesgar demasiado el dinero de sus cuentahabientes. Los préstamos hipotecarios, por ejemplo, eran un compromiso entre el banco y sus clientes, por eso eran especialmente cuidadosos en otorgarlos.

Pero cuando se lo permitieron, los bancos locales se lanzaron alegremente a jugar con el dinero ajeno. Para colmo, el gobierno federal los estimuló al brindarse -a través de instituciones especializadas- como garante de los créditos. Es decir, que los bancos estaban “cubiertos”: si el cliente no pagaba, el gobierno lo haría.

El supuesto motivo para que el gobierno hiciera semejante estupidez era el interés en la felicidad de sus ciudadanos, al brindarles la forma de obtener una vivienda propia (bien dicen que “El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones“).

Lógicamente, se produjo una verdadera explosión en la otorgación de créditos hipotecarios. Cualquiera podía comprar una casa, lo mismo si ganaba 500 mil pesos anuales, que si ganaba 10 mil. Y como hubo tanta demanda, las casas subieron de precio. Es más, era un negocio redondo comprar casas, porque en pocos meses el precio subía, y tú podías venderla recuperando lo invertido y obteniendo una buena ganancia.

De manera que mucha gente compraba dos y tres casas al mismo tiempo, y el banco les otorgaba los créditos sin andar averiguando mucho si podía pagarlos o no.

Pero el asunto no paró ahí.

Como se podía especular a gusto, hubo quien inventó venderle las hipotecas a los bancos financieros o de inversión. Y éstos a su vez tuvieron la gran idea de hacer paquetes de deuda en donde lo mismo metían hipotecas, que créditos automovilísticos, o cualquier otro documento de deuda que se les ocurriera. Les llamaron “hipotecas subprime”.

Y comenzaron a venderlas.

Y las evaluadoras de riesgo? – Se preguntará Ud.

Bien, gracias. -Le respondo yo.

Por supuesto que los bancos de inversión sobornaron a los funcionarios de las casas evaluadoras de riesgo para que éstas dieran una calificación AAA a los paquetes de hipotecas subprime. Los que emitían estas evaluaciones sabían a ciencia cierta que estaban publicando informes falsos -sobrevaluando exageradamente el valor de los instrumentos de deuda- pero no decían nada y engañaban a los compradores.

Tan a sabiendas era la cosa y tan refinadas sus formas de estafar, que aún inventaron “la trampa de la trampa”: algunas grandes compañías de seguros como AIG, comenzaron a vender “Seguros contra el impago”, que supuestamente se  harían cargo de la deuda. Y bancos de inversión como Goldman Sachs por un lado vendían subprimes, y por otro compraban tales seguros, es decir, corrías un caballo pero le apostabas al del competidor. Si hubieran hecho algo así en Las Vegas, seguramente los habrían sacado a patadas del casino, porque allí los muchachones del negocio no andan creyendo en teorías económicas ni otras pendejadas por el estilo, jejeje…

Y quiénes eran los compradores de las hipotecas subprime? Muchas Cajas de Ahorro y otras administradoras de fondos y sociedades de inversión localizadas por todo el mundo que como era de esperarse, confiaron en la veracidad de las evaluaciones sobre las hipotecas “americanas”.

De manera que el dinero para el retiro de muchos ancianos -que a su vez confiaban en las buenas maneras y habilidades de sus Cajas de Ahorro- además del de otros muchos ahorradores de todo tipo, se lo tragó el gran fraude hipotecario.

Más claro: estaban comprando deudas incobrables, es decir, cambiando su dinero por basura.

Lógicamente, en algún momento el engaño tendría que saberse y todo el andamiaje fraudulento caería como castillo de naipes.

No es como para mandar a todos los responsables a la horca? Sir Isaac Newton los mandaba por mucho menos que eso, sabían?

Bueno, ahí va (cayendo) el vecindario!

Bueno, ahí va (cayendo) el vecindario…

La burbuja hipotecaria que estalló en 2008, aún tiene consecuencias

Cuando la burbuja estalló, los intereses de los créditos se fueron por las nubes. En muchos casos se duplicaron o triplicaron las mensualidades. Ahora nadie podía pagar. Y comenzaron las ejecuciones hipotecarias. Miles de gentes perdieron sus propiedades y quedaron prácticamente en la calle. Y millones de personas perdieron sus ahorros de toda la vida, incluyendo sus fondos para el retiro.

Además, como todo el mundo quería vender al mismo tiempo, los precios de las casas cayeron estrepitosamente. Ya no ganabas dinero comprando casas, ahora lo perdías.

El pánico financiero es peor que la lepra o el sida, y rápidamente se propagó de las hipotecas al resto del mundo financiero. De manera que no sólo los propietarios de casas hipotecadas fueron afectados, sino que toda la economía mundial se vino abajo.

Lo que comenzó como burbuja o crisis hipotecaria en EU, terminó como crisis financiera mundial. Ahora la gente perdía además de su casa y sus ahorros, sus trabajos.

Por sólo mencionar algunos nombres: España, Italia, Portugal y Grecia, aún están pagando el chistecito de la desregulación financiera.

En Islandia, que era una próspera y pequeña sociedad de unos 380 mil habitantes, con un nivel de vida envidiable y un PIB de unos 13 billones, cuando dejaron que sus tres bancos se endeudaran a gusto para estar a tono con la moda o tendencia a privatizar y desregular que recorría el mundo, éstos lo hicieron por un total de 120 billones, unas 10 veces su PIB. Ahora el país no es ni la sombra de lo que fue.

Casualmente, hace unos días comenzó el “corralito” en Grecia. Y ahora toda la derecha le echa la culpa al presidente de izquierda actual por su “irresponsabilidad” en el gasto, pero yo me pregunto porqué nadie menciona la crisis financiera del 2008. Será porque no les conviene?

En fin, que nos llevó la chingada, como se dice en México.

Portada de una edición de la gran novela Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoyevski

Portada de una edición de la gran novela Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoyevski

Crimen y Castigo (pero no por Dostoyevski)

Permítanme copiar aquí un párrafo de un libro escrito por Chang, Ha-Joon, un conocido economista de origen coreano que estudió y trabaja actualmente en Cambridge:

“En julio de 2008, en plena debacle del sistema financiero del país, el gobierno de Estados Unidos inyectó 200.000 millones de dólares en las entidades de préstamos hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac. Jim Bunning, senador republicano por Kentucky, lo denunció, en declaraciones muy sonadas, como algo que solo podía pasar en un país «socialista» como Francia. Por si los franceses no fueran bastante malos, el 19 de septiembre de 2008 la amada patria del senador Bunning fue convertida en el mismísimo Imperio del Mal por su propio jefe de filas: según el plan que anunció en aquella fecha el presidente George W. Bush, y que recibió el nombre de Programa de Alivio de los Activos Tóxicos (TARP), el gobierno emplearía como mínimo 700.000 millones de dólares del erario público en la compra de los «activos tóxicos» que asfixiaban al sistema financiero. El presidente Bush no lo veía igual. Sostuvo que, lejos de ser un plan «socialista», no era más que una prolongación del sistema norteamericano de libertad de empresa, basado «en la convicción de que el gobierno federal solo debe intervenir en el mercado en caso de necesidad». Lo que ocurre es que, a su modo de ver, la nacionalización de gran parte del sector financiero formaba parte de esos casos de necesidad. Huelga decir que las declaraciones de Bush son un ejemplo extremo de hipocresía política (disfrazar una de las mayores intervenciones estatales de la historia de la humanidad como algo cotidiano, un proceso de mercado más), pero dejan al descubierto los endebles cimientos en los que reposa el mito del mercado libre. En el fondo, como tan claramente revelan las declaraciones de Bush, decir qué es una intervención estatal necesaria y acorde al capitalismo de libre mercado es algo discutible. El mercado libre no tiene ninguna restricción científicamente definida. Si ningún límite concreto al mercado de los que existen tiene nada de sacrosanto, será tan legítimo intentar cambiarlo como defenderlo. De hecho, la historia del capitalismo ha sido un pulso constante sobre los límites del mercado.”

Chang, Ha-Joon, “23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo”.

En resumen, que los que terminamos pagando las cabronadas de los banqueros y las pendejadas del gobierno de EU, no fueron ellos, sino nosotros, los que ahorramos y pagamos impuestos. Le ronca la berenjena!

El argumento para que los gobiernos “rescaten” a las grandes empresas que quiebran, es que son tan grandes que si las dejaran quebrar, la economía se hundiría aún más. Así sucedió, por ejemplo, con General Motors en 2009. No sé, eso a mí me huele a chantaje. Más claro: el gobierno de Estados Unidos está siendo chantajeado por una banda de criminales que actúa en las narices de todos nosotros. Y esa es la visión optimista. La pesimista acepta que los criminales SON el gobierno.

Así que muy predicones de la libre empresa (¡dejen que el mercado se regule solo!, etc) pero cuando las cosas se ponen feas, pues no resuelven el problema con SU dinero, sino con el MÍO! De esa manera cualquiera es capitalista, jejeje. Habráse visto semejantes bellacos!…

-0-

Bueno -se dirá Ud- pero aunque nosotros fuimos los que pagamos, seguramente los responsables de semejante canallada fueron castigados ejemplarmente con todo el peso de la ley, verdad?

Pues no precisamente. Veamos según Wikipedia qué ha sido de algunos de los principales ideólogos de la desregulación (recalco, sólo algunos):

– Alan Greenspan (nacido en Nueva York el 6 de marzo de 1926) es un economista estadounidense de origen judío que fue presidente de la Reserva Federal de EE.UU. entre 1987 y 2006. Obtuvo la licenciatura en economía en 1948, la maestría en economía en 1950 y su doctorado en economía en 1977, todos por la Universidad de Nueva York. En 1968 Greenspan se convirtió en asesor en economía del entonces candidato Richard Nixon, pero Greenspan no confiaba en Nixon, y se distanció aún más de él cuando Nixon inició su política de control de precios y salarios, que horrorizó a Greenspan. Fue presidente de la Reserva Federal desde el 11 de agosto de 1987 hasta el 1 de febrero de 2006. Fue nominado al puesto por los presidentes Ronald Reagan, George H. W. Bush, Bill Clinton y George W. Bush. Actualmente retirado.

– Henry Merritt “Hank” Paulson Jr. (nacido el 28 de marzo de 1946) fue Secretario del Tesoro de Estados Unidos y miembro del Directorio de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional. Previamente, se desempeñó como presidente del directorio y presidente ejecutivo de Goldman Sachs, uno de los mayores bancos de inversiones del mundo. Paulson fue nombrado Secretario del Tesoro por el presidente estadounidense, George W. Bush, en sucesión de John Snow, el 20 de mayo de 2006, y cumplió estas funciones hasta el 20 de enero de 2009, oportunidad en la que fue sucedido por Timothy Geithner. El 28 de junio de 2006, el Senado estadounidense lo confirmó en el cargo, por el que juró oficialmente en una ceremonia en el Departamento del Tesoro el 10 de julio de 2006. En la actualidad ejerce como profesor en la Harris School of Public Policy de la prestigiosa Universidad de Chicago.

– Ben Shalom Bernanke (Augusta, Georgia, 13 de diciembre de 1953) es un economista y político estadounidense de origen judío que fungió como presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos durante dos períodos de 2006 a 2014. Bernanke, un republicano que fue nombrado por el expresidente George W. Bush en octubre de 2005 y que sirvió brevemente como presidente del Consejo de Asesores Económicos de Bush. Fue nominado para un segundo mandato por el presidente Barack Obama en 2009, como presidente de la Reserva Federal. En 2015 ficha por el fondo de inversiones Citadel LLC (ya bien dicen que “perro huevero… aunque le quemen el hocico”, jejeje…)

– Timothy Franz Geithner (Brooklyn, Nueva York, 18 de agosto de 1961) fue el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos entre enero de 2009 y febrero de 2013.

– Lawrence Henry ‘Larry’ Summers (New Haven, 30 de noviembre de 1954) es un economista estadounidense de origen judío. Fue el 71º Secretario del Tesoro de los Estados Unidos de 1999 a 2001 bajo la presidencia de Bill Clinton. Fue Director del Consejo Nacional de Economía de los Estados Unidos, dependiente de la Casa Blanca, durante la presidencia de Barack Obama de enero de 2009 a diciembre de 2010. Fue Economista Jefe del Banco Mundial desde 1991 a 1993. Summers como Charles W. Eliot fue profesor en la Universidad de Harvard dentro de la Kennedy School of Government. En 1993 recibió la Medalla John Bates Clark por su trabajo en el campo de la economía. Summers fue Presidente de la Harvard de 2001 a 2006.

Es de destacar que Obama no ha castigado a uno solo de estos hijoeputas. Al contrario, los ha nombrado para puestos muy importantes en su gobierno.

No que había que cambiar las cosas?… Curiosa forma de hacerlo.

Será que es un mentiroso? NOOOOOOOOOOO! ¡Cómo puedo pensar eso de un presidente estadounidense!? Debo estar equivocado…

Quiero dejar bien en claro que estoy hablando de HECHOS, no de suposiciones, teorías u opiniones. Así que hay muy poco margen para negarlos.

Una última cosa: ahora parece que nadie tiene la culpa de nada. O bien se la echan unos a otros con un sentido lamentable de la responsabilidad y la solidaridad entre colegas, o bien dicen que ellos sí avisaron a tiempo que el Titanic se hundía. Igualito que el Fifo, que nunca es responsable de nada y siempre encuentra la forma de culpar al Imperialismo, al sursuncorda o a la madre de los tomates, menos a él y sus compinches. Me recuerdan el viejo chiste: Pregunta: “Cuál es el colmo de un descarado en un velorio? Respuesta: “Tirarse un pedo bien apestoso, y echarle la culpa al muerto”.

-0-

Todavía este asunto da para mucho más. Por ejemplo, aún no he tocado a México y su FOBAPROA, la versión mexicana del rescate financiero. También me gustaría explicar porqué no podemos dejar que toda esta mierda y estos mierdas nos hagan perder la fe en los ideales. Y del Yin y el Yang aplicados a la economía y cómo resolver el dilema entre regular y desregular. Pero eso lo haré en el siguiente artículo. Por lo pronto, termino con un pensamiento de José Martí:

Qué es el amor a la patria?

“El amor, madre, a la patria
no es el amor ridículo a la tierra,
ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca”

José Martí

Le gustaría la ginebra y lo que Uds quieran, pero era un chingón, verdad?

Continuará…

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios