Un mundo feliz, o falaz (XI)

Peste bubónica en la Edad Media

Dibujo de enfermos de peste negra o peste bubónica en la Edad Media, en donde pueden observarse los “bubones” (tumefacción inflamatoria de ganglios linfáticos) que caracterizan y dan nombre a la enfermedad.

La epidemia medieval de peste negra

Uno de los sucesos más aterradores que tuvo lugar en Europa durante la Edad Media, fue la gran epidemia de “peste negra” del siglo XIV (aprox. 1346-1361), la cual mató como mínimo a uno de cada tres habitantes en ese continente, aunque hubo lugares como Venecia en donde la mortalidad rondó el 80% de la población (4 de cada 5).

Hoy en día sabemos que el causante de la enfermedad es la bacteria Yersinia pestis, cuyo hospedero principal son las pulgas que a su vez infectan a las ratas, que son los vectores de transmisión de la enfermedad entre los humanos.

Pero en la Edad Media esto no se sabía porque el desarrollo de la ciencia se había detenido desde muchos siglos antes a causa del fanatismo religioso que exaltaba la fe ciega y perseguía la ciencia y la razón, uno de los grandes crímenes de la Iglesia Católica. Eso y su consecuencia, la falta casi total de hábitos de higiene, causaron el desastre.

Propagación de la Peste Bubónica en Europa

Propagación de la Peste Bubónica en Europa en el siglo XIV

Se cree que en esa ocasión la enfermedad penetró desde el Asia y el Medio Oriente -en donde ya había producido grandes estragos- a través de los barcos y las caravanas comerciales.

Me imagino la desesperación y el miedo de la gente, viendo morir a todos a su alrededor sin tener idea de donde venía el peligro y tratando inútilmente de atribuirle la epidemia a las causas más inverosímiles: malos aires, castigo de Dios por nuestros pecados, magia negra producida por los judíos, etc.

Situaciones parecidas se han presentado con otras enfermedades en muy diversas ocasiones, influyendo inequívocamente en la Historia de la Humanidad:

Así se empezó a construír el Canal de Panamá

Así se empezó a construir el Canal de Panamá

Primer viaje por el Canal de Panamá - 15 de Agosto de 1914

Primer viaje por el Canal de Panamá – 15 de Agosto de 1914

La fiebre amarilla fue la responsable de que los franceses -que luego de haber erigido la Torre Eiffel se sentían la mamá de los pollitos en ingeniería civil- no pudieran concluír el Canal de Panamá y le dejaran el paquete a los gringos (por cierto, existe una vieja discusión acerca de si los americanos intentaron robarle al cubano Carlos J. Finlay el mérito por el descubrimiento de que el mosquito aedes aegypti es el vector transmisor de la enfermedad).

Epidemia de viruela

Grabado mostrando la epidemia de viruela que afectó a los indígenas americanos a la llegada de los europeos

Dicen que la viruela (enfermedad que llevaron los europeos a América y para la cual los indígenas no tenían defensas inmunológicas) hizo más por la Conquista de América que Hernán Cortés, Francisco Pizarro y Hernando De Soto juntos.

Llama andina

Llama andina

Y que la sífilis (enfermedad cuyo hospedero es la llama andina) fue la digna respuesta de América a sus conquistadores europeos.

El fotógrafo Arturo Bermúdez tuvo siempre una imagen de la lepra como un castigo divino mencionado en la Biblia. En la imagen se retrata el episodio donde Jesús cura a diez leprosos, mencionado en el evangelio según San Lucas. (biblegateway.com)

En la imagen se muestra el episodio donde Jesús cura a diez leprosos, mencionado en el evangelio según San Lucas. (biblegateway.com)

La lepra aparece como azote desde los tiempos bíblicos y el curar de un chingadazo a los enfermos era interpretado como “prueba” de la divinidad del susodicho, o sea, el Mesías.

Hongo nuclear

Hongo nuclear

La influencia de las enfermedades en la Historia no siempre se presenta como una epidemia. A veces se manifiesta a través de un personaje importante:

La poliomielitis hizo que Roosevelt padeciera de mala salud gran parte de su vida y probablemente influyó en el accidente vascular encefálico que lo mató, con lo que Truman -que al decir de muchos poseía la inflexible rectitud moral bíblica de un sencillo granjero bautista y por ello era más pragmático que sentimental- tomó el mando y autorizó el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki (algo que según dicen resultaba innecesario porque ya para ese entonces Japón estaba pidiendo el agua por señas y en realidad lo hizo para enviarle una advertencia a Rusia -una especie de “¡Mira, la mía es más grande que la tuya!”- que comenzaba a perfilarse como el gran enemigo en la llamada Guerra Fría que surgió al término de la II Guerra Mundial).

Paul Gaugin - Tahitian women on the beach - 1891

Paul Gaugin – Tahitian women on the beach – 1891

Y hasta la tuberculosis tiene aristas estéticas al ser la causa de muerte de tantos artistas mal comidos como Gaugin o Chopin e incluso personajes de óperas famosas, como la Mimí de La Bohème.

Póster original de 1896 La Bohème por Adolfo Hohenstein.

Póster original de 1896 La Bohème por Adolfo Hohenstein.

Pero mi interés en hablar de estas desgracias no es el de hacer que Ud. sienta deseos de lavarse discretamente las manos, sino el de ejercitar un poco mi gen de filósofo de bolsillo. Existe un hilo común que enlaza de cierta forma todos estos hechos. Veamos:

Visión dialéctica de las enfermedades

Hoy en día todas las enfermedades mencionadas están vencidas, es decir, la probabilidad de que alguien muera a causa de ellas es mucho menor que en la Edad Media porque se conocen sus causas y existen medicinas y reglas de higiene para combatirlas cuyo nivel de efectividad es alto.

Sin embargo y aunque hemos mejorado en el sentido de que la esperanza de vida de una persona civilizada ha aumentado de unos 40 años en la Edad Media hacia unos 80 en la actualidad, ahora han aparecido otras enfermedades (cáncer, Alzheimer, Parkinson…) que en el medioevo no existían o al menos no se manifestaban tanto porque la gente moría antes de llegar a una edad en donde estas “nuevas” enfermedades generalmente se presentan.

Y aunque en su momento cada una de ellas significó un serio reto al intelecto humano y a la ciencia médica de su épóca, creo no equivocarme al decir que las nuevas que van apareciendo son cada vez más difíciles de curar. O sea, que la pelea es cuesta arriba.

Dicho en pocas palabras: ya casi no morimos de peste negra o de tuberculosis. No, ¡que va!. Ahora morimos de cáncer (¡Vaya adelanto! Jejeje…).

Y me siento inclinado a pensar que cuando por fin logremos dominar el cáncer y aumentar la esperanza de vida por encima de los 100 años, aparecerán otras enfermedades que en estos momentos no conocemos ni preocupan a nadie porque la gente muere antes de padecerlas.

La única verdad que aparece como inmutable -aunque algunos dirán que es una visión un tanto pesimista- es que a la larga todos tendremos que morir.

Lo cual puede hacer que nos preguntemos: Y entonces, si al final la tenemos perdida, ¿para qué luchar, para qué esforzarnos en hallar la cura de tal o cual enfermedad, si al fin y al cabo de todas formas moriremos?

Bueno, la respuesta evidente a tal pregunta es que la ventaja de luchar es precisamente conservar la vida durante más tiempo.

Algo así como: “Del mal, el menos”. Aunque en realidad nadie sabe con exactitud qué hay detrás del morir. A lo mejor, la nada. A lo mejor, el todo.

Esta sencilla pregunta y sus posibles respuestas es la que da origen a la Filosofía y a su excrecencia: las religiones.

En mi opinión y a riesgo de parecer latoso y repetitivo, el asunto es otra manifestación más de las leyes de la dialéctica. Que por cierto, son una de las pocas cosas en las que creo.

Resumiendo: La esencia de los fenómenos descritos hasta aquí consiste en que combatiendo y venciendo a un mal, muchas veces damos pie al surgimiento o la manifestación de otro que resulta peor.

Lo cual, por cierto, parece validar (o al menos sugerir) un modelo de datos en donde la esperanza de vida es asintótica a un cierto valor máximo.

Establecidos ya estos hechos, me gustaría hablar sobre un fenómeno similar pero en la esfera de la política.

de-guatemala-a-guatapeor-7

Salir de Guatemala… para entrar en Guatapeor

Saliendo de Guatemala… para entrar en Guatapeor

Me asombro cuando aprendo sobre Historia. Sin profundizar demasiado, encuentro un patrón cícliclo de errores que se repiten ad infinitum sin que al parecer nadie saque experiencia de ello. Cosa que contradice la creencia de que el Hombre es un ser racional.

¿Ud no ha notado que tal parece que los sucesos actuales repiten -con ligeras variantes- hechos que tuvieron lugar hace un siglo? Veamos:

Atentado en Sarajevo

Atentado en Sarajevo

La Primera Guerra Mundial

El 28 de Junio 1914 se produjo en Sarajevo el asesinato del heredero de la corona del Imperio Austro-Húngaro, el archiduque Francisco Fernando de Austria, lo cual fue el detonante de la Primera Guerra Mundial.

Y aunque no puedo presumir de ser un experto en la materia, a mí me llama poderosamente la atención el ver cómo un conflicto aparentemente local se fue convirtiendo en una conflagración mundial sin que nadie supiera evitarlo:

La familia de los Habsburgo se vio humillada por el asesinato de su heredero a manos de Gavrilo Princip -un nacionalista serbo-bosnio que buscaba la independencia de su país- y como represalia decidió invadir Bosnia-Herzegovina (antiguamente parte del Imperio Otomano y anexada al Austro-Húngaro desde 1908) para darle una lección a los extremistas. Hasta ahí el asunto era estrictamente local y el resultado de tal acción parecía tan previsible como si hoy en día Estados Unidos, con toda la potencia de su ejército, invadiera Trinidad y Tobago,  Andorra o Nepal. Pero Austria tenía un tratado de ayuda mutua con Alemania, de forma que esta última nación se vio implicada en el conflicto para ayudar a su socio. Esto a su vez produjo la protesta del Zar de Rusia, que veía con recelo que Alemania mandara a su ejército tan cerca de la frontera rusa, de manera que se involucró en la guerra. Y Rusia jaló a Francia e Inglaterra, que tenían un tratado con Rusia para protegerse de Alemania. El resto de las naciones: Japón, Estados Unidos, el Imperio Otomano, Bulgaria, Italia… fueron entrando por razones parecidas. Al final, como una bola de nieve, el mitote fue mayúsculo.

Celia Cruz cuando comenzó como cantante de la Sonora Matancera

Celia Cruz cuando comenzó como cantante de la Sonora Matancera

El asunto me recuerda aquello que cantaba Celia Cruz de que Songo le dió a Borondongo, Borondongo le dió a Bernabé, Bernabé le pegó a Cuchilanga, le echó burundanga, le hinchan los pies, ¡Monina!”… sólo que esta vez la cancioncita costó unos 10 millones de vidas, entre 15 y 20 millones de mutilados o heridos y una cantidad aún mayor de desplazados, con todo el sufrimiento que eso conlleva.

Portada del Tratado de Versalles, firmado el 28 de Junio de 1919

Portada del Tratado de Versalles, firmado el 28 de Junio de 1919

Pero lo peor aún estaba por llegar: al final de la guerra, Alemania y Austria se vieron forzadas a firmar el Tratado de Versalles, por medio del cual se obligaban a pagar una cantidad exorbitante de dinero como compensación de guerra a las potencias victoriosas: Inglaterra y Francia (no cuento a Rusia porque ésta había tomado otro camino, el de la Revolución de Octubre). Como consecuencia de ello, las economías alemana y austriacas entraron en un proceso de inflación galopante.

Para que tengan una idea del fenómeno: Unos zapatos que en 1913 costaban 12 marcos, en 1923 pasaron a costar 32 mil millones de marcos (no, no me equivoqué al escribir la cifra). Una cerveza costaba mil millones de marcos. Los billetes de un millón de marcos se utilizaban para encender las estufas. Una hogaza de pan llegó a costar 127.000 millones de marcos, cuatro veces más que un par de zapatos (el pan se come, los zapatos no). Los precios de los platillos en un restaurant podían duplicarse durante el transcurso de una comida, de manera que tenías que llevar no una billetera, sino un baúl de billetes si querías salir a comer.

Aclaremos bien las razones de este absurdo: las potencias vencedoras de la I Guerra Mundial (Inglaterra  y Francia) con el supuesto propósito de que Alemania y Austria no tuvieran manera de rearmarse y volverlos a amenazar militarmente y como castigo por haber comenzado la guerra (pero también seguramente con el oculto proposito de enriquecerse a costa del vecino), impusieron en el Tratado de Versalles unas condiciones leoninas a Alemania y Austria.

Por cierto, un joven economista inglés que gracias a su inteligencia y sus amistades formó parte de la delegación de su país, protestó y estuvo en desacuerdo con tales métodos. El joven creía que para provocar deliberadamente la miseria de un país como Alemania, había que imponer la pobreza total a sus ciudadanos, lo cual crearía las condiciones perfectas para el extremismo político, la insurrección e incluso la revolución. El joven economista creía que el Tratado de Versalles, en lugar de propiciar un final justo para la Primera Guerra Mundial, había preparado el terreno para la Segunda. De vuelta a casa escribió “Las consecuencias económicas de la paz”, una crítica devastadora a la locura de los líderes aliados. El libro fue un best seller en todo el mundo e impulsó al joven hasta lo más alto del panorama internacional, como economista que estaba en sintonía con el pueblo.

John Maynard Keynes en 1933

John Maynard Keynes en 1933

¿Su nombre? John Maynard Keynes, padre del keynesianismo y uno de los fundadores de la macroeconomía y la ciencia económica moderna.

Y para nuestra desgracia, al menos en ese punto tuvo razón.

Como dice el refrán, “el remedio resultó peor que la enfermedad”.

La Segunda Guerra Mundial

¿Porqué? Porque le prepararon el terreno a Hitler para que su demagogia surtiera efecto. De manera que los mismos imbéciles que no supieron detener a tiempo el surgimiento de la Primera Guerra Mundial, le ofrecieron en bandeja de plata al hijoeputa de Adolfito la plataforma perfecta para que se hiciera con el poder e iniciara la Segunda, que según los estimados más optimistas, cuadruplicó la cifra de muertos de la Primera.

Hitler era un buen orador que sabía engatusar a su audiencia

Hitler era un buen orador y un hábil histrión que sabía engatusar a su audiencia

Porque Hitler fue todo lo malo y despreciable que Uds. quieran, pero no tomó el poder por la fuerza, sino que fue electo canciller en 1933 porque le prometió al pueblo Alemán que él los iba a sacar de la humillación y la miseria.

¿Que porqué eso no se comenta mucho? Obvio: porque a nadie le gusta andar revolviendo la mierda. Y mucho menos si esa mierda te involucra como culpable de algo. ¿Está claro?

En honor a la verdad y para que no digan que soy un viejo criticón, debo admitir aquí públicamente que esta segunda vez, al menos los gringos aprendieron la lección. Porque al final de la Segunda Guerra Mundial no dejaron a Europa ni a Japón al garete, sino que implementaron el Plan Marshall para no repetir el mismo error. Gracias a ello -y por supuesto al trabajo de los europeos y los japoneses- hoy en día casi todos los países de Europa son prósperas y ricas naciones, al igual que Japón.

Sin embargo, no me siento muy inclinado a cantar victoria. Porque luego han vuelto a meter la pata. ¡Y de qué forma!

Momento en que derriban la estatua de Saddam Hussein, durante la invasión a Iraq

Momento en que derriban la estatua de Saddam Hussein, durante la invasión a Iraq del 2003

Ud no ha pensado nunca en que quizás si hubiéramos dejado tranquilo a Saddam Hussein, hoy no existiría ISIS?

Aunque hacerlo así, claro está, hubiera significado tragarse el orgullo de superpotencia y dejar a todo un pueblo en las manos de un despreciable dictador.

Ya le van agarrando la tónica a mi filípica?

Pero no nos adelantemos y tratemos de comenzar por el principio.

-0-

Aunque en el mundo han habido muchísimas guerras y conflictos y su completa relación sería casi imposible, me gustaría hablar de algunas que considero las más influyentes en la situación política actual.

Titulares del diario "The Daily Oklahoman" del 25 de Agosto de 1950

Titulares del diario “The Daily Oklahoman” del 25 de Agosto de 1950

La Guerra de Corea

En orden cronológico, la Guerra de Corea (1950-53) se produjo a consecuencia de la derrota del Japón durante la Segunda Guerra Mundial. La península de Corea había permanecido en manos de Imperio del Sol Naciente desde 1910, y al final de la II Guerra la dividieron en dos por el paralelo 38: el sur para los capitalistas y el norte para los comunistas. Pero esto despertó la ambición de los chinos, que ayudados por sus entonces socios los rusos, invadieron Corea del Sur seguramente pensando que Japón estaba muy débil para evitarlo. Y en eso tenían razón, por lo que a Estados Unidos -al cual no le convenía perder su influencia en esa parte del mundo- no le quedó de otra que ayudar a defender el sur. Luego de 3 años de guerra, el asunto terminó no en una victoria para una de las partes, sino en un alto al fuego y una situación de inestabilidad perenne. Legalmente -asómbrese si no lo sabe- continúan en guerra.

Por cierto, los hechos parecen indicar que no fue una solución muy inteligente: hoy en día, mientras Corea del Sur es una de las naciones más desarrolladas del mundo, en Corea del Norte subsiste una dinastía de dictadores que ya va por la tercera generación, que mata de hambre a su pueblo y mantiene a un pintoresco personaje mitad payaso, mitad asesino (mató a su tío, a su novia y a un pobre general que se atrevió a bostezar en su augusta presencia) que amenaza con regresarnos en el mejor de los casos a la Edad de Piedra, y en el peor, a las cercanías del Big Bang.

Guerra de Corea

Guerra de Corea, situación actual

Muchos dicen que con ese conflicto dio inicio la Guerra Fría, en donde las potencias nucleares -principalmente USA, la URSS y China comunista- temerosas de una pelea frontal en donde todas podrían salir perdiendo si utilizaban bombas atómicas (porque aparte del tremendo daño que sufrirían si fueran objeto de un impacto directo, la contaminación radioactiva se esparce por todo el globo y afecta lugares muy lejanos al punto de explosión) se enfrentaban por medio de naciones satélites utilizando armas más o menos convencionales. Es decir, no nucleares.

Era como si yo me llevara mal con el vecino del 504 y en vez de pelearme directamente con él, convenciera al del 503 a que lo hiciera por mí, mientras yo me dedicaba a ver una película de guerra en Netflix.

El único detalle es que los muertos no eran de utilería, sino muy reales.

La Guerra de Vietnam

Luego, tuvo lugar la Guerra de Vietnam (~1955-1975), una especie de second de la de Corea. Con la particularidad de que esta vez Estados Unidos perdió, algo que todavía no le cabe en la cabeza a muchas gentes. Como si Liechtenstein le ganara la guerra a Alemania. O como si los Diablos Rojos del Toluca vencieran 7-0 al Real Madrid.

Creo que esta es la foto más famosa de la Guerra de Vietnam, porque resume de una manera impactante todo el horror de aquella guerra. Fue tomada el 8 de Junio de 1972, luego de que un avión del ejército norteamericano bombardeara "por error" con napalm una aldea vietnamita en donde se suponía había guerrilleros comunistas. El napalm es una sustancia gelatinosa y pegajosa que arde espontáneamente y sin tregua hasta que se consume totalmente. No se apaga con nada, ni siquiera puedes sofocar las llamas porque el oxígeno para su combustión está dentro de la propia gelatina. En la foto se observa un grupo de niños aterrorizados luego del bombardeo, corriendo por una carretera para escapar del lugar. La niña del centro (de nombre Kim Phuc) aparece desnudita porque el napalm le quemó sus ropas. En la foto no se observa con total claridad, pero si observan detenidamente pueden ver ciertas manchas en su cuerpecito. Son profundas quemaduras en su piel producidas por el napalm. El resto de los niños son sus hermanitos y primitos. Pero creo que vale la pena saber el final de esta historia: Aunque estuvo meses entre la vida y la muerte, al final se salvó y con el tiempo se convirtió en una valerosa joven que no se dejó apabullar por su pasado. Durante años la maquinaria propagandística comunista la utilizó como símbolo de la "barbarie gringa" al punto de que no la dejaban vivir su vida tranquila, tratando de regulársela hasta en los detalles más sencillos, como correspondería según ellos a una heroína comunista. Al final Kim se cansó de tanto control y los mandó a volar: aprovechando que por su fama le habían autorizado un viaje de bodas al extranjero, pidió asilo político y hoy vive felizmente en Canadá, junto a su esposo y su hijo. Incluso creo que en un gesto de humanidad que la ennoblece, conoció y perdonó públicamente a los pilotos que la quemaron. No saben cuánto me alegro de ello. Felicidades, Kim! South Vietnamese forces follow after terrified children, including 9-year-old Kim Phuc, center, as they run down Route 1 near Trang Bang after an aerial napalm attack on suspected Viet Cong hiding places, June 8, 1972. A South Vietnamese plane accidentally dropped its flaming napalm on South Vietnamese troops and civilians. The terrified girl had ripped off her burning clothes while fleeing. The children from left to right are: Phan Thanh Tam, younger brother of Kim Phuc, who lost an eye, Phan Thanh Phouc, youngest brother of Kim Phuc, Kim Phuc, and Kim's cousins Ho Van Bon, and Ho Thi Ting. Behind them are soldiers of the Vietnam Army 25th Division. (AP Photo/Nick Ut)

Creo que esta es la foto más famosa de la Guerra de Vietnam, porque resume de una manera impactante todo el horror de aquella guerra. Fue tomada por el fotógrafo de guerra Nick Ut el 8 de Junio de 1972, luego de que un avión del ejército norteamericano bombardeara “por error” con napalm una aldea vietnamita en donde se suponía había guerrilleros comunistas escondidos. El napalm es una sustancia gelatinosa y pegajosa que arde espontáneamente y sin tregua hasta que se consume totalmente. No se apaga con nada, ni siquiera puedes sofocar las llamas porque el oxígeno para su combustión está dentro de la propia gelatina. En la foto se observa un grupo de niños aterrorizados luego del bombardeo, corriendo por una carretera para escapar del lugar. La niña del centro (9 años, de nombre Kim Phuc) aparece desnudita porque el napalm le quemó sus ropas. En la foto no se ve con total claridad, pero si observa detenidamente podrá ver ciertas manchas en su cuerpecito. Son profundas quemaduras en su piel producidas por el napalm. El resto de los niños son sus hermanos y primitos.
Pero creo que vale la pena saber el final de esta historia: Aunque estuvo meses entre la vida y la muerte, al final se salvó y con el tiempo se convirtió en una valerosa joven que no se dejó apabullar por su pasado. Durante años la maquinaria de propaganda comunista la utilizó como símbolo de la “barbarie gringa” al punto de que no la dejaban vivir su vida tranquila, tratando de regulársela hasta en los más nimios detalles, como correspondería según ellos a una heroína comunista. Al final Kim se cansó de tanto control y los mandó a volar: aprovechando que por su fama le habían autorizado un viaje de bodas al extranjero, pidió asilo político y hoy vive felizmente en Canadá, junto a su esposo y sus dos hijos. Incluso creo que en un gesto de humanidad que la ennoblece, conoció y perdonó públicamente a los pilotos que la quemaron. No saben cuánto me alegro de ello. Felicidades, Kim!

protestas-contra-la-guerra-de-vietnam-8

Protestas en Estados Unidos contra la guerra de Vietnam

Dicen los que saben, que los vietnamitas-chinos-rusos fueron mucho más inteligentes que los gringos además de que en gran medida, el que ganó la guerra esta vez no fueron ni los comunistas ni los capitalistas, sino la opinión pública norteamericana, que se hartó de ver morir a sus mejores jóvenes por defender una posición geo-política a miles de kilómetros de casa. Es decir, en casa del carajo.

Osama Bin Laden, entrenado por la CIA

Osama Bin Laden, entrenado por la CIA

La invasión de la URSS a Afganistán

El siguiente escenario de la Guerra Fría al que quisiera referirme, es Afganistán. Pero no el de hoy, sino el de 1978-1992, cuando los rusos decidieron invadir -digo, “ayudar”- al gobierno de aquel país(?) para eliminar unos focos guerrilleros. Bueno, lo de país puede parecer algo exagerado porque dicen que aquello siempre ha sido tierra de nadie, pero de alguna forma hay que llamarlo, ok? Entonces para llevarles la contraria a los rusos, los americanos resolvieron ayudar a las guerrillas que luchaban contra el gobierno afgano. ¿Y a que no se imaginan a quién estuvieron entrenando y ayudando los muy sagaces estrategas militares yanquis? ¡A Osama Bin Laden!, que en ese tiempo era un joven guerrillero proveniente de una familia petrolera, casualmente.

Para los que se hayan quedado con la boca abierta: Sí, el mismo Bin Laden que años después tiró las torres del WTC, utilizando los conocimientos adquiridos de sus maestros… los gringos. No sé si calificar de ingenuos o de imbéciles a los que cometieron este error garrafal. Pero más o menos por ahí debe andar la cosa.

Es como darle una pistola a un niño, y luego quejarse de que la disparó.

Aquella aventura resultó ser el Vietnam ruso, es decir, al final los soviéticos se tuvieron que ir con el rabo entre las patas. Después de tanto muerto el país quedó de nuevo al garete, igualitico que antes de la guerra. Y como entonces los americanos dejaron de tener interés en ayudar a las guerrillas, me imagino que Bin Laden sintió que lo habían dejado colgando de la brocha y por eso se encabronó con sus maestros.

Kennedy impidió el apoyo aéreo a la Brigada 2506 y con ello ayudó a arruinar la invasión de Playa Girón, con lo cual se ganó el odio de los cubanos entrenados por la CIA para matar al Fifo

Kennedy impidió el apoyo aéreo a la Brigada 2506 y con ello ayudó al fracaso de la invasión de Playa Girón, con lo cual se ganó el odio de los cubanos entrenados por la CIA para matar al Fifo

Parecido a lo que pasó con los cubanos entrenados por la CIA para matar al Fifo, luego de que Kennedy abortó el apoyo aéreo a la invasión de Bahía de Cochinos. Claro, yo concedo que es sólo una hipótesis loca, pero no puedo dejar de pensar que motivos para ir a Dallas y conocimientos de cómo hacer un magnicidio, tenían. Otra hipótesis es que unos mafiosos que habían dado dinero para la campaña presidencial de John, se molestaron con él porque nombró a su hermano Bobby como Fiscal General de la nación y el muy desagradecido inició una campaña para perseguir implacablemente a los susodichos. Y a lo mejor… unos hicieron uso de los servicios de otros… Mire, mejor no me crea, pero piénselo con calma (lo que sí no me trago, es el informe Warren).

Resumiendo: ese chistecito de entrenar a alguien para “operaciones encubiertas” -que es el elegante eufemismo utilizado comúnmente para designar los asesinatos de estado y cosas por el estilo- y que luego resulte que el pupilo se revire contra sus maestros y utilice las mismas tácticas aprendidas para hacerles daño, es algo que sucede con cierta frecuencia. ¡Caray! deberían de echarle seso al asunto. Y si no, para qué carajo sirven tanta computadora, tantos expertos y tanto presupuesto de “inteligencia” (?). Digo, creo yo.

Mapa de Iraq en 1990 con Kuwait como provincia

Mapa de Iraq en 1990 con Kuwait como provincia

La invasión de Saddam Hussein a Kuwait

La próxima escena de esta larga relación de guerritas es lo que ha dado en llamarse la Invasión a Kuwait y su secuela, la Primera Guerra del Golfo. Resulta que un buen día -a principios de Agosto de 1990- al hijoeputa de Saddam Hussein se le ocurrió la peregrina idea de anexarse a Kuwait, una de las naciones más pequeñas pero más ricas del planeta. Parece que se dijo: “Total… está aquí, tan cerquitica de Bagdad, ¡y tiene tanto petróleo!, ná ni ná, los americanos y los rusos están peleándose en Afganistán, seguro que ni se darán cuenta”.

Pero la invasión a Kuwait puso en peligro el mercado mundial del oro negro, y ése fue el error de cálculo de Saddam. ¡Con el petróleo no se juega, pendejo!.

Unos 6 meses después, el 16 de enero de 1991, se produjo la respuesta del mundo libre: la llamada Operación Tormenta del Desierto, formada por una coalición de 34 países lidereada por EU y con la aprobación de la ONU.

Saddam había estado alardeando y diciendo que no se atrevieran a invadirlo, porque entonces sí que se iba a producir “la madre de todas las batallas“. Al final, como ocurre casi siempre con los bocones, en unos pocos días los americanos no solamente sacaron a chingadazos al ejército iraquí de Kuwait, sino que siguieron hacia Iraq y por poco llegan a Bagdad. La madre de todas las batallas resultó ser “la madre de todas las derrotas“.

En realidad, ese “por poco” es precisamente el punto que quisiera destacar en este caso. En 1991 yo todavía estaba en Cuba (aún no me había escapado) y por supuesto que ardía en deseos de que Saddam fuera derrotado y humillado. Por hijoeputa, por asesino, por dictador, y porque era amiguísimo del Fifo (Diosito los cría y ellos se juntan solitos).

Aún recuerdo el desencanto que sufrí al enterarme de que cuando ya estaban llegando a Bagdad y el fin de Saddam parecía inminente, las tropas de la coalición recibieron orden de retirarse de Iraq. Claro, hoy puedo comprender mejor aquella medida, pero en aquel tiempo me pareció una traición a los ideales de libertad.

Y me imagino que si el desencanto mío fue grande, peor fue el de ciertos generales del Pentágono a los que casi seguramente hubo que amarrar a un catre mientras se les pasaba la pataleta y dejaban de echar espumarajos verdes por la boca de puro encabronamiento. Ni modo, en el ejército hay que obedecer órdenes, y los jefes de los militares son los políticos (en ese tiempo el presidente de EU era George Bush padre). Pero para mí que mucha gente -incluyéndome a mí- nos quedamos con la miel en los labios y el deseo de ver caer a un dictador despreciable. Era como una sensación de coito inconcluso. Sin embargo, el futuro nos deparaba una sorpresa y una lección.

Poco a poco, las fichas del dominó político iban tomando su distribución actual.

-0-

Prefiero ahora saltarme unos cuantos conflictos más y caer directamente en el siglo XXI.

Atentado a las Torres Gemelas. Instantes antes del segundo impacto.

Atentado a las Torres Gemelas. Instantes antes del segundo impacto.

El ataque a las Torres Gemelas del WTC

En la mañana del 11 de Septiembre de 2001 sucedió lo impensable: el derribo de las Torres Gemelas del WTC.

Estados Unidos estaba bajo ataque en su propio territorio.

Una medida de lo profundo que caló este crimen en la conciencia de los humanos, es que no conozco a nadie que no recuerde qué estaba haciendo ese día cuando se enteró de la noticia. Igual que sucede -entre los que estábamos vivos en ese entonces- con  el magnicidio de Dallas.

Aparte de la indignación y el terror provocado por semejante fechoría, la gente comenzó a preguntarse quién era, porqué y sobre todo de dónde coño nos había salido de pronto un enemigo tan poderoso y organizado como para realizar el despreciable acto.

Y muchos empezamos a sospechar que estos hechos podrían ser consecuencia de la acumulación de malas decisiones tomadas en el pasado por los principales líderes mundiales sobre otros conflictos políticos, de los cuales ni siquiera teníamos clara conciencia porque no le habíamos prestado la atención necesaria como opinión pública, quizás por considerarlos demasiado lejanos y remotos como para hacerles caso.

Carta con ántrax dirigida a un senador como si fuera de un escolar

Carta con ántrax dirigida a un senador como si fuera de un escolar

Además, nadie estaba seguro de hasta donde podían llegar las cosas y de si se repetirían actos similares. A la sensación de estar siendo objeto de un ataque coordinado, ayudó el hecho de que por esos días comenzaron a recibirse en el Congreso de EU unos paquetes con un polvo blanco que resultó ser esporas de ántrax, una enfermedad contagiosa y mortal que provocó varias muertes y ayudó a aumentar el clima de histeria colectiva.

(Luego se supo que el polvo había salido de un laboratorio del propio Ejército de Estados Unidos aunque nunca dijeron quién lo robó. De manera que lo del ántrax se volvió contra el propio gobierno americano porque quedaron como el burro que critica las orejas, y terminaron echándole tierra discretamente a ese asunto)

En los primeros momentos la incertidumbre fue muy grande. El propio presidente George W. Bush, en sus palabras a la nación la tarde del mismo día que tuvo lugar el acto terrorista, dijo que “He ordenado una investigación…” lo cual implica que no estaban seguros de quién había sido el responsable. Sólo hasta un tiempo después del ataque, es que el nombre de Bin Laden se empieza a oír. O al menos en mi caso, no tengo conciencia de haber oído hablar de Al Qaeda o de Osama Bin Laden antes del 9/11.

Cicerón: Los Pueblos que olvidan su Historia, están condenados a repetirla.

Cicerón: Los Pueblos que olvidan su Historia, están condenados a repetirla.

Y aquí es donde en mi modesta opinión, las cosas comienzan a parecerse a las que ocurrieron a principios del siglo pasado: un asesinato que da origen a una sucesión de conflictos mal manejados, que en vez de disminuír van escalando en intensidad.

Pero prosigamos.

Marines durante la Invasión a Alganistán del 2001

Marines durante la Invasión a Alganistán del 2001

La invasión de USA a Afganistán

La respuesta de George W. Bush al derribo de las Torres Gemelas, fue invadir Afganistán. La razón era que tenían noticias de que Bin Laden se escondía allí, e incluso que recibía protección de algunos de los elementos de su gobierno.

Y creo que aquí debo de interrumpir un momento el hilo del relato para hacer hincapié en un par de puntos de estrategia militar que cada vez se me hacen más obvios: Para ganar una guerra, no bastan las armas, hay que emplear soldados. Es decir, Ud podrá tener muchos cohetes, aviones, bombas, cañones, barcos, robots, redes de comunicación, drones, computadoras, satélites y todos los aparatos y tecnología que Ud quiera, pero al final tendrá que enviar soldados al lugar si es que quiere realmente consolidar su control sobre el territorio atacado. En ese sentido, las cosas no han cambiado mucho desde la Guerra de Troya. De lo contrario, por mucho daño que provoquen sus armas, generalmente las cosas regresarán al punto de partida, y Ud. habrá perdido su tiempo y su esfuerzo.

Pero enviar soldados al extranjero también tiene su parte negativa, sobre todo para los estados que se precian de ser democracias en donde impera la libertad de prensa: los soldados muertos van generando un desgaste en el crédito político del gobierno que los envía, que por lo general termina en protestas masivas en contra de la guerra. A ningún padre le gusta que sus hijos vayan a una guerra en el otro lado del mundo, y se los devuelvan en una caja. Esto puede influír más que 100 discursos sobre la libertad y el patriotismo.

De manera que una mejor estrategia podría consistir en: 1) Primero, utilizar tecnología para “ablandar” al enemigo; 2) Después, mandar tropas para consolidar el control, pero sólo por un tiempo prudencialmente corto que minimize la pérdida del crédito político; y 3) Por último, retirarse del lugar habiendo formado antes un gobierno proclive a su esfera de influencia, a través del cual Ud. mantenga su control sobre el territorio, sin sacrificar su prestigio.

Pero como dijo Cantinflas, “Ahí está el detalle“, en el tercer punto. Me explico: la zona del mundo que analizamos ha estado sometida durante muchos siglos a influencias distintas a las que nosotros conocemos. Es decir, allí las disputas tribales y religiosas son mucho más acentuadas que en nuestro mundo occidental. Es algo así como si no hubieran salido del medioevo. Desde muchísimos siglos antes de los conflicos actuales, ya había problemas entre chiítas y sunitas, entre kurdos y turcos, entre iraquíes e iraníes, entre sirios y árabes… en fin, una maraña casi inextricable de animadversiones, guerras, y enredos.

Y hasta allí llegamos nosotros, los occidentales, enmascarando nuestra sed de petróleo con la sencilla cantaleta de “libertad, igualdad y fraternidad”.

Por supuesto que nos mandaron a volar.

Es decir, aunque esta guerra no ha terminado completamente (varias veces han hecho la finta de que se retiran las tropas norteamericanas y de otros países participantes en el conflicto, pero en definitiva siguen allí) SÍ hay dos cosas seguras: 1) No han encontrado un grupo de gentes para formar un gobierno local lo suficientemente estable y democrático como para confiar en él y retirarse de verdad (el que hay a duras penas controla Kabul, la capital y tiene más huecos de corrupción que un colador); y 2) Lo que sí lograron es patear el avispero, es decir -a juzgar por el aumento casi exponencial de los atentados terroristas en Afganistán y en el mundo- han estimulado los conflictos entre todos los grupos tribales y facciones religiosas y de todo tipo que ya existían en el lugar.

Evolución de la Guerra de Iraq del 2003

Evolución de la Guerra de Iraq del 2003

La Invasión de USA a Iraq o Segunda Guerra del Golfo

En marzo del 2003 -menos de dos años después de haber comenzado la Guerra de Afganistán- el presidente George W. Bush anunció al mundo que invadiría a Iraq porque había tenido noticias de que Saddam Hussein poseía armas químicas de destrucción masiva y que pensaba usarlas contra su propio pueblo, algo absolutamente intolerable.

Ya esta segunda vez, y en vista de los magros resultados que hasta ese momento se habían obtenido de la invasión a Afganistán, la aprobación mundial a tal medida no fue tan apabullante como él esperaba.

Para muchos, aquella decisión tenía un inconfundible tufo a petróleo.

Los que sí saltaron de gusto fueron los generales que unos 12 años antes -en los tiempos de su papá- se habían quedado con deseos de terminar el asuntito aquel del coito inconcluso durante la Primera Guerra del Golfo.

En fin, que al final no se encontraron las mentadas armas químicas y Bush hizo el ridículo otra vez, pero al menos nos dimos el gusto de ver a Saddam salir de una alcantarilla con cara de asustado y lleno de mierda seca.

Lo malo fue el precio: la papa caliente de qué hacer con Iraq y su bola de conflictos internos y regionales. Los cuales y aunque fuera con sus métodos brutales, Saddam había mantenido a raya.

Pero sobre todo -similar a lo que sucedió cuando logramos dominar la peste negra, la tuberculosis, la lepra y la fiebre amarilla, dando lugar a la preponderancia del cáncer- el principal costo de esa guerra fue el surgimiento de ISIS, una especie de rama disidente de Al Qaeda que se vió muy beneficiada por la experiencia de los oficiales militares sunitas del derrotado ejército de Saddam que lograron escapar de ser capturados por el ejército norteamericano.

Al decir de los expertos, la principal diferencia ideológica entre Al Qaeda e ISIS es que la primera respondía al criterio de Bin Laden en el sentido de mantener la lucha contra los americanos a nivel de guerrillas y atentados terroristas, pero sin conquistar territorio para no tener que preocuparse por mantenerlo, lo cual es mucho más difícil que golpear y esconderse. A diferencia de ISIS -lidereada inicialmente por el ya finado Abu Musab al Zarqaui– que pretende además conquistar y consolidar su control sobre grandes zonas, para fundar lo que se ha dado en llamar el Estado Islámico, que eventualmente buscan extender por todo el orbe.

-0-

Y ahora, siguiendo el hilo de los acontecimientos, una pincelada de malograda democracia:

Primavera árabe

Primavera árabe

La Primavera Árabe

Parece que con tanto jaleo y tanto dictador abusivo como había en el mundo árabe, ayudado por el ambiente propicio a cambios violentos que crearon las guerras y los conflictos descritos anteriormente, llegó un momento en que la gente se hartó.

Y sin que al parecer hubiera una dirección central, tuvieron lugar una serie de acontecimientos muy esperanzadores en el sentido de obtener más democracia, aunque los resultados finales no hayan sido precisamente los que se esperaban al principio.

Zine el Abidine Ben Ali, dictador de Tunez durante 23 años

Zine el Abidine Ben Ali, dictador de Túnez durante 23 años

La primer revuelta popular comenzó el 17 de diciembre de 2010 en Túnez, en donde desde 1987 había un dictador llamado Zine el Abidine Ben Ali, el cual renunció y huyó a Arabia Saudita poco después de que muriera Mohamed Bouazizi, un comerciante que había dado comienzo a las protestas inmolándose públicamente por los abusos cometidos contra él por parte del oficiales municipales tunecinos al confiscarle su puesto de frutas.

A partir de ahí se produjo una especie de efecto dominó:

Caricatura de la Primavera Árabe mostrando a Hosni Mubarak enfrentando el efecto dominó generado por la Revolución Tunesina

Caricatura de la Primavera Árabe mostrando a Hosni Mubarak enfrentando el efecto dominó generado por la Revolución Tunecina

En Egipto, Hosni Mubarak llevaba 30 años en el poder y luego de intentar un toque de bola y una jugada de engaño –como se dice en el argot beisbolero al realizar unas elecciones amañadas y luego cambiar algunos de sus ministros sin que la gente se calmara, no le quedó de otra que renunciar producto de la presión popular. Se celebraron unas elecciones en donde resultó electo un tal Mohamed Morsi, representante de una facción de oposición llamada los Hermanos Musulmanes que intentó cambiar la Constitución para eliminar el laicismo y sustituírlo por la Sharia (Ley Islámica), algo que no le gustó ni un poquito a los militares, que terminaron por derrocarlo. Hoy en día Egipto tiene un gobierno militar que no anda creyendo en cuentos de chino. O sea, terminaron igualitico que antes, o peor.

Muammar al Gaddafi, dictador de Libia durante 42 años

Muammar al Gaddafi, dictador de Libia durante 42 años

En Libia, Muammar al Gaddafi -por cierto, otro de los amiguísimos del Fifo- llevaba 42 años en el poder cuando le explotó la revuelta. Terminó como Saddam: lo sacaron de una alcantarilla lleno de caca (¿sentirán estas ratas atracción genética por las alcantarillas?). Pero a diferencia de Saddam, a éste no le celebraron juicio ni lo ahorcaron, sino que lo sodomizaron con un palo y lo lincharon ipso facto a puro chingadazo. Algo parecido a lo que le pasó a Mussolini. Por ahí tengo unas fotos en donde aparece tinto en sangre y todo cagado por la brutal sodomización pero no las pongo para no herir susceptibilidades, porque están de espanto. Pero realmente, él se lo buscó. En cuanto al país, no puedo decir que aquello se haya convertido en una verdadera democracia.

Ali Abdullah Saleh, dictador de Yemen durante 20 años

Ali Abdullah Saleh, dictador de Yemen durante 21 años

En Yemen, ocurrió otra historia parecida a la de Túnez. Por cierto, este dictador se asiló en Estados Unidos (Ooohhhhhhhhh……!!!!, ¿no que no? ¡Pues tómenla!)

Abdelaziz Bouteflika, dictador de Argelia desde 1999

Abdelaziz Bouteflika, dictador de Argelia desde 1999

En Argelia, Abdelaziz Buteflika (17 años en el poder) se salvó en tablita, aunque tuvo que hilar fino.

Primavera árabe

Mapa de la Primavera Árabe y sus resultados

Sahara Occidental, Líbano, Jordania, Mauritania, Sudán, Omán, Arabia Saudita, Yibuti, Somalia, Bahréin, Kuwait, Marruecos… prácticamente no hay país árabe en que no hayan habido protestas.

Sin embargo, dicen los expertos que con excepción de Túnez, todas las demás revueltas de la Primavera Árabe no han dado como resultado gobiernos más democráticos.

Desgraciadamente, es muy difícil desprenderse de siglos de sultanatos autoritarios y represivos además de que mucha gente no está preparada para la democracia. Quizás los jóvenes sí, porque  han absorbido mejor las ventajas de la revolución tecnológica y las ideas que viajan por las redes sociales, pero no así la gran mayoría del resto de la población que vive medio ahogada entre religiones y costumbres medievales, no muy distinto de como existían sus ancestros del siglo VII.

-0-

Para los que lo hayan notado: No, no se me ha olvidado ningún país en esta breve relación de la Primavera Árabe, es que he dejado a propósito para el final, hablar del país que más influencia tiene actualmente en este escenario de conflictos: Siria.

Bashar al Assad, dictador de Siria

Bashar al Assad, dictador de Siria desde el 2000, cuando sucedió a su padre que a su vez había gobernado durante 29 años (16 + 29 = 45, casi igual que el Fifo!)

El extraño caso del Dr. Bashar al Assad y el conflicto sirio

Si hay algún dictador en el mundo árabe que merece ser derrocado por sus crímenes y por el tiempo que ha durado su régimen, ése es Bashar al Assad. Entre él y su padre, acumulan 45 años seguidos de dictadura. Y ha usado ampliamente armas químicas y de todo tipo para reprimir a su propio pueblo. Hasta Obama, haciendo caso omiso de las reglas de la diplomacia y lo políticamente correcto, lo amenazó por lo claro hace años diciéndole que o se iba, o lo iban.

Pero en este caso sucedió lo impensable: Estados Unidos ha terminado ayudándolo indirectamente (o aceptando que al menos por el momento, es mejor dejarlo que quitarlo) porque si lo derrocan ISIS tomaría ventaja y extendería su poderío aún más. O sea, no quieren repetir el error cometido con Saddam. Y con razón. Veamos:

Breve historia de ISIS

Déjenme explicarles que en su relativamente corta existencia, ISIS (siglas en inglés de “Estado Islámico de Iraq y Siria”) ha demostrado una sagacidad y un expertise fuera de serie para sobrevivir. La organización comenzó como una rama de Al Qaeda surgida en Iraq. Pero la presencia de los americanos hacía difícil operar allí, de manera que su centro de gravedad se trasladó a Siria, en donde el desorden producido por la guerra civil generada por la Primavera Árabe ofrecía un mejor caldo de cultivo.

Al principio, ISIS se declaró como filial de Al Qaeda en Siria. Pero surgieron disputas por el mando entre Al Zawahiri (el sucesor de Bin Laden y líder de la matriz de Al Qaeda en Afganistán) y Abu Bakr Al Baghdadi (el líder de la supuesta rama Siria) lo que dio como resultado que los dos movimientos se separaran.

Y entonces sucedió algo imprevisto: el prestigio del alumno sobrepasó al de su maestro. A ver si me explico mejor:

Aunque en el fondo las dos organizaciones tienen el mismo objetivo final, difieren en sus métodos para alcanzarlos. Al Qaeda está más cerca de la filosofía de la guerrilla: golpea y escóndete. Eso le da movilidad y dificulta que un ejército convencional la derrote porque no tiene grandes bases ni ciudades o posiciones que tomar. La desventaja de esta filosofía es que las posibilidades de que una guerrilla terrorista derrote a un gran ejército o a un gobierno, son mínimas.

Al contrario, ISIS se plantea como método de lucha el ir capturando territorio e ir asentándose en él, controlando los recursos económicos y de todo tipo que existan en las zonas ocupadas. Esto tiene como desventaja que su responsabilidad crece porque no sólo tiene que ocuparse de asuntos militares sino también de gobierno (alimentación, educación, transporte, comunicaciones, comercio…) lo cual lo hace más vulnerable, pero tiene una ventaja muy importante: le da prestigio entre los enemigos de la sociedad occidental.

Joven decapitado en Mosul por ISIS por oír música pop

Verdugo de ISIS decapitando a joven en Mosul ¡por oír música pop!

ISIS ha demostrado que sabe aprovechar muy bien sus oportunidades de posicionarse a los ojos de muchos no como un grupo guerrillero sino como un gobierno: explota los yacimientos petroleros de los lugares que controla con lo que obtiene dinero para sostenerse, ya emitió su propia moneda, se ocupa de la “educación” de los niños… Es cierto que su concepto de la justicia y sus métodos para ejercerla son medievales y brutales: por ejemplo, un joven en Mosul fue decapitado por haber escuchado música pop en una emisora de radio occidental y pueden condenarte a ser azotado o apedreado hasta morir por cualquier tontería. Pero eso mismo -además de mostrar una crueldad aterradora- ayuda a crear un ambiente de inflexible e incorruptible disciplina, y las reglas son la espina dorsal de cualquier sociedad.

Otra de las asombrosas características de ISIS es la forma en que ha sabido asimilar la tecnología moderna para hacerse propaganda, enrolar partidarios, manipular a la prensa y sobre todo desviar la opinión pública hacia los temas que le interesan, logrando disminuír la resonancia de sus derrotas.

Por ejemplo, muchos han visto la horripilante escena del piloto jordano ardiendo dentro de una jaula. Pero no todos saben que dichas imágenes se difundieron no cuando ocurrió el asesinato sino mucho después, a raíz de que ISIS perdiera posiciones en Kobane, Siria, a manos de los kurdos, y de los progresos cosechados por las fuerzas de seguridad iraquíes que habían liberado por completo la provincia de Diyala.

Portada del libro sobre ISIS de Mauricio Meschoulam

Portada del libro sobre ISIS de Mauricio Meschoulam

Reproduzco a continuación un párrafo del libro sobre ISIS del periodista y experto en estos asuntos, Mauricio Meschoulam:

“De acuerdo con un estudio de Brookings (2015), los seguidores de ISIS   operan al menos unas 46,000 cuentas activas en Twitter, mismas que renuevan automáticamente si estas son dadas de baja. El Instituto de Estudios para la Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv (INSS, 2016), citando a funcionarios estadounidenses, indica que ISIS emite un promedio de 90 mil tuits diarios. El mismo texto señala que además de su estación de radio, “Al-Bayan”, ISIS cuenta   con una oficina de medios de comunicación encargada de producir y distribuir su revista en línea, fotos y videos.”

Lo cual da una idea de la inteligencia que está detrás de la organización: Su filosofía y su estrategia son medievales, pero sus tácticas son bien modernas. Incluso ha aprendido a mutar, es decir, cuando la situación lo permite, actúan como un gobierno; pero cuando sufren derrotas y pierden territorio, regresan a comportarse como guerrilla con lo que dificultan mucho el que los derroten de manera definitiva.

Esta habilidad en manejar exitosamente su imagen, ha conducido a que muchos antiguos partidarios de Al Qaeda y otros grupos de extremistas independientes o no vinculados directamente a nadie, hayan trasladado sus simpatías hacia ISIS. Y ésta los ha acogido sin pretender realmente dominarlos, porque aumentan su prestigio casi sin ningún costo real.

De esa forma dan la impresión de un crecimiento indetenible y una coordinación mundial que en realidad no existe. Ahora el Estado Islámico habla de su “provincia” nigeriana (en realidad Boko Haram), su provincia tripolitana (en Libia), yemenita, egipcia, pakistaní, etc. El asunto se ha convertido en algo así como una guerra de sucursales o franquicias.

En el mundo hay muchísima gente que la pasa mal por una u otra razón y como respuesta, recicla sus frustraciones en un odio visceral contra algo. Desgraciadamente, ese algo resulta ser frecuentemente la sociedad occidental. Son la materia prima perfecta para nutrir una organización como ISIS.

En este sentido el Estado Islámico también ha demostrado una notable capacidad de asimilación: no solamente recluta a través de las redes sociales, admite y entrena personal para luchar en los territorios que controla, sino que en muchas ocasiones los regresa luego a su lugar de origen para convertirlos en una nueva y peligrosa modalidad de yihadista: el lobo solitario.

Los lobos solitarios -es decir, terroristas que actúan por su cuenta pero a nombre de la organización- son extremadamente difíciles de descubrir antes de que hagan daño porque no necesitan ni dinero para comprar armas (con un cuchillo basta), ni tienen que coordinarse con nadie. No hay planes que descubrir ni instrucciones a recibir de una central. Todo es decisión suya. Por lo general el daño que causan no es muy grande, pero la repercusión de sus actos en la prensa, sí. Y eso es lo importante.

Avión Stealth, invisible a los radares enemigos

Avión Stealth, invisible a los radares enemigos

Y no siempre las barreras migratorias o los screenings raciales o religiosos los detectan: en muchos casos no son inmigrantes, sino gente nacida en el propio país donde cometen sus fechorías. Como el famoso avión Stealth, son casi indetectables.

-0-

De manera que el conflicto en Siria tiene al menos tres planos: 1) el local, formado por los problemas tribales y religiosos que ya existían desde siglos atrás (sunitas vs. chiítas, etc), avivados por las invasiones de USA a Afganistán e Iraq y la Primavera Árabe; 2) el regional, formado por Irán ayudando a Siria, y Arabia Saudita, Turquía, Quatar y otros países árabes enemigos de Irán ayudando a los rebeldes contrarios a Assad que por cierto, no están todos bajo un solo mando; y 3) el mundial, formado por las grandes potencias de siempre: Rusia por un lado ayudando a Irán y a Assad, y Estados Unidos, Inglaterra, Francia, etc, ayudando a los rebeldes sirios. Y para colmo ISIS, contra todos ellos. Un verdadero galimatías que hasta ahora no da muestras de resolverse sino al contrario, de complicarse, y que me recuerda los inicios de la Primera Guerra Mundial.

El Hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra

El Hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra

Por cierto, en mi opinión el parecido es tan perfecto, que hasta tenemos un nuevo demagogo tratando de pescar en río revuelto: Donald Trump. No sé, pero su cuento de los muros, las deportaciones masivas y aquello de “Volver a hacer grande a América”, se me parece demasiado a las cantaletas del hijoeputa de Adolfito contra los judíos y la recuperación del “mancillado” orgullo alemán.

Donald Trump, gran histrión

Donald Trump, gran histrión. Cualquier parecido con una imagen similar aparecida en este mismo artículo, NO es pura coincidencia…

Ojalá no le pase como en el cuento de terror en donde la víctima se encierra a cal y canto en su casa para protegerse del asesino, para al final descubrir con horror que el asesino está dentro.

A Syrian refugee, from Kobani, carries her baby as she arrives with other Syrian refugees on a dinghy on the island of Lesbos, Greece August 23, 2015. Greece, mired in its worst economic crisis in generations, has been found largely unprepared for a mass influx of refugees, mainly Syrians. Arrivals have exceeded 160,000 this year, three times as high as in 2014. The crisis has exposed massive shortages in Greece's available facilities, but also striking discord within the European Union on how to handle the humanitarian crisis. REUTERS/Alkis Konstantinidis TPX IMAGES OF THE DAY

Una refugiada siria proveniente de Kobane, carga a su bebé al llegar a un arrecife de la isla de Lesbos, Grecia, el 23 de Agosto de 2015. Este país, en medio de su peor crisis económica en mucho tiempo, no estaba preparado para la llegada masiva de refugiados (160 mil en 2015, tres veces más que en 2014). En realidad, toda la Unión Europea se ha visto afectada y estremecida por esta crisis humanitaria.REUTERS/Alkis Konstantinidis TPX IMAGES OF THE DAY

Una de las horribles consecuencias de esa guerra, son los refugiados sirios que tratan de escapar de la muerte y llegar a países europeos o al menos a países vecinos (Jordania, Turquía, Líbano, Egipto…). Yo soy especialmente sensible a ese tipo de tragedia, porque durante mucho tiempo fui refugiado político del ACNUR y algo conozco de miserias y desarraigos.

Las cifras son escalofriantes, casi 5 millones de refugiados contabilizados por la ONU hasta el primer trimestre de 2016.

Mapa de refugiados sirios. Primer trimestre de 2016.

Mapa de refugiados sirios. Primer trimestre de 2016.

Conclusiones

Creo que durante todo este largo artículo he tratado de referirme a HECHOS porque sé que las opiniones e interpretaciones, por su propia naturaleza, son subjetivas y propensas a errores mientras que los hechos son inobjetables y sirven para que el interlocutor decida su posición por sí mismo.

Sin embargo, no puedo evitar el citar aquí un párrafo del libro de Mauricio Meschoulam que en mi opinión resume e interpreta muy bien los hechos descritos:

“La noción de “la guerra contra el terrorismo”, puesta en marcha tras los atentados del 2001, esencialmente consistió en atacar e invadir determinados   países, desmantelar las bases de operación de las grandes organizaciones del terror, capturar o matar a sus líderes, y   establecer medidas de   espionaje e   inteligencia que,   después de   los Snowdenleaks,   empezaron a considerarse   excesivas. La cuestión es que, a pesar de estas acciones, quince años después, Al Qaeda, aún sin Bin Laden, sigue viva y se mantiene cometiendo atentados –como los de París en enero del 2015 contra Charlie Hebdo, o los de Malí y Costa de Marfil hace pocos días. Paralelamente, una de las escisiones de la misma Al Qaeda, es decir el “Estado Islámico” o ISIS,   representa la mayor amenaza del momento. Quince años después de la “guerra contra el terror”, se cometen alrededor de cinco veces más atentados terroristas que en 2001, y, por lo tanto, tenemos que seguir combatiendo esa clase de violencia. El problema es que lo hacemos básicamente del mismo modo como lo hemos hecho desde el 2001 (o incluso antes) hasta la fecha.”

Esta última frase me puso a pensar.

Yo no sé si yo hubiera podido resolver el problema. Lo que sí sé es que ya hubiera intentado una solución distinta, porque evidentemente la que han utilizado hasta ahora, no sirve (por cierto, igualito a como sucede con el problema de las drogas, pero eso es otra historia).

El intento de los políticos de usar una y otra vez la solución militar sin obtener éxito, me sugiere la imagen de aquellos chimpancés no muy inteligentes que en una prueba de laboratorio, intentan con empecinamiento meter la pieza triangular en el agujero cuadrado.

Y se me ocurre esbozar una idea y someter a su consideración el siguiente párrafo:

El petróleo está detrás de los conflictos modernos. El reactor de fusión (ojo: NO de fisión) podría ser la respuesta porque haría que el petróleo dejara de ser importante. Incluso si hubiera una fuente energética inagotable y barata, se podrían fabricar plásticos a partir de Carbono, Hidrógeno y Oxígeno obtenidos de otras fuentes y no a partir del petróleo.

Qué cree Ud?

reactor-de-fusion

Gráfico que muestra la enorme estructura del reactor de fusión ITER, actualmente en construcción cerca de Cadarache, Francia.

Continuará

Anuncios

Acerca de azayas48

Físico médico, programador de computadoras. Fan de Visual Basic y SQL. Cubano por nacimiento, mexicano por naturalización y por corazón.
Esta entrada fue publicada en Futuro del género humano, Historias personales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un mundo feliz, o falaz (XI)

  1. Pingback: Un mundo feliz, o falaz (X) | Las cosas que me gustaría saber

  2. roberto dijo:

    muy bueno!
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s