Un mundo feliz, o falaz? (V)

Hojas de helecho

Hojas de helecho. Diseño complicado y hermoso, verdad?

El camino a la Verdad

Creo que la principal tarea del Hombre es comprender la razón de su existencia. Por eso quedo extasiado cuando encuentro una de esas leyes que al ser aplicables a todo el Universo, parecen haber surgido en la mente y la voluntad de Dios.

¿Porqué los copos de nieve tienen esas figuras complicadas e irrepetibles que los caracterizan? ¿Cómo “sabe” una hoja de helecho qué forma debe tomar?

A veces la respuesta a una pregunta complicada es algo asombrosamente simple. Pero sólo los genios suelen verlo.

Benoit Mandelbrot (Polonia 1924 - +EEUU 2010)

Benoit Mandelbrot (Varsovia 1924 – +Cambridge, Massachusetts 2010)

Benoit Mandelbrot, judío polaco nacido en Varsovia en 1924 y fallecido en EU en 2010, es considerado el padre de los fractales. Él notó algo que la Naturaleza había “descubierto” varios miles de millones de años antes: que repitiendo patrones sencillos se pueden producir figuras increíblemente complicadas.

Dibujemos una figura plana siguiendo la siguiente receta:

   Alfabeto : F
   Constantes : +, −
   Axioma : F++F++F
   Reglas de producción:
   F → F−F++F−F

Aquí, F significa «continua dibujando», + «gira 60 grados a la derecha, y – «gira 60 grados a la izquierda».

El siguiente gráfico animado sigue fielmente dicha receta.

Animación del fractal Curva de Koch

Animación del fractal Curva de Koch

Pregunta: ¿A qué se parece la figura obtenida?

Respuesta: ¡A un copo de nieve!

Los “fractales” son objetos geométricos cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas.

Y para mí son, además, otro bello ejemplo de una de las leyes de la dialéctica: “la conversión de la cantidad en calidad”.

Si exploramos la sencilla función Z = Z2 + C (la cual sólo utiliza una suma y una potencia en el ámbito de los números complejos) obtenemos figuras interesantes porque si las examinamos con un microscopio, por mucho aumento que le apliquemos al instrumento siempre encontraremos una rica estructura que nos sugiere la forma de “algo”, quizás una hoja de helecho, o la cola de un hipocampo (caballito de mar), o tantísimos otros objetos de la naturaleza…

Figura de Mandelbrot - Cola de hipocampo

Figura de Mandelbrot – Cola de hipocampo. Nótese que esta figura es una ampliación de una partecita de la figura de abajo. Este hecho se repite por mucho que aumentemos la escala del dibujo. Algo que sugiere lo que sucede en el Microcosmos, en donde hasta ahora siempre se descubren componentes de la materia cada vez más pequeños.

Cuando definimos las matemáticas como “la ciencia de las estructuras” estamos yendo más allá de los meros números, para caer en una categoría filosófica mucho más amplia, abarcadora, y cercana a la idea de que todos los fenómenos están relacionados entre sí mediante reglas de misterioso origen pero de incuestionable validez. Una de las cuales parece ser: “la complejidad se obtiene repitiendo lo simple”.

Como si la matemática nos indicara el camino a la Verdad.

Mmmm… interesante y sospechoso, no?

Símbolo del Yin y el Yang

Símbolo del Yin y el Yang

El otro camino a la Verdad

Aunque no soy un buen conocedor de las culturas asiáticas, siempre me han llamado la atención y he sentido un gran respeto por ellas. No puedo olvidar que cuando los occidentales aún vivíamos en cuevas, los orientales ya tenían arquitectura, medicina, agricultura, matemáticas, música, filosofía, comían con cubiertos, poseían hábitos de limpieza…

Fritjof Capra (Viena, 1939)

Fritjof Capra (Viena, 1939)

Fritjof Capra es un prestigioso físico teórico austriaco que además ha estudiado profundamente las filosofías místicas orientales: hinduísmo, budismo, taoísmo… En 1975 publicó “El Tao de la Física”, que rápidamente se convirtió en un bestseller y ha tenido varias ediciones e infinidad de reimpresiones. En este libro él logra establecer un paralelo entre la Física Cuántica y las filosofías orientales. Su resultado es asombroso: los dos caminos parecen llevar al mismo lugar (lo que me hace pensar en aquella frase de que “Todos los caminos conducen a Roma”). Conceptos tales como movimiento y energía, relatividad del espacio-tiempo, principio de incertidumbre, dualidad onda-partícula, interacción a distancia… todo parece tener su equivalente en el mundo místico oriental, en donde las matemáticas y la lógica son consideradas herramientas poco confiables en comparación con la intuición. Con la diferencia de que ellos llegaron a sus ideas y conclusiones miles de años antes que nosotros.

Entre los elementos de filosofía oriental que más me llamaron la atención al leer dicho libro, está la existencia del Yin y el Yang. Concepto que se parece tanto a las leyes de la dialéctica de Hegel, que me hace dudar de su paternidad.

La influencia de esta idea entre los orientales es de tal magnitud, que forma parte de la bandera de Corea del Sur:

Bandera del Corea del Sur, explicada.

Bandera del Corea del Sur, explicada.

Consiste en que en la Naturaleza se dan con mucha frecuencia fenómenos en donde se pueden identificar dos fuerzas opuestas (el Yin y el Yang). La palabra “fuerza” en este caso no tiene un sentido literal, sino que se refiere a dos tendencias o entes de cualquier naturaleza, aunque también puede referirse a fuerzas físicas. En general, mientras las dos fuerzas estén equilibradas, el sistema continuará existiendo. Pero si por cualquier razón alguna crece exageradamente y amenaza con destruir el equilibrio del sistema, dentro de ella surgirá el elemento que la contrarrestará (de ahí que en la parte negra del símbolo haya un circulito blanco, y en la parte blanca uno negro).

No he conocido algo más cercano a la ley de “Unidad y Lucha de Contrarios” y a la “Negación de la Negación” que este concepto del Yin y el Yang. Son los mismos principios de la Dialéctica de Hegel, pero con nombres asiáticos y pertenecientes a culturas milenarias, muy anteriores al siglo XIX.

Por cierto, inmediatamente me vienen a la cabeza las ideas del “Materialismo Histórico” cuando mis profesores de marxismo, con actitud prepotente y doctoral como si hubieran descubierto el agua tibia, explicaban que la sucesión de estilos de sociedad (sociedad primitiva-esclavismo-feudalismo-monarquía-capitalismo-socialismo-comunismo) se explicaba fácilmente utilizando la dialéctica, argumentando que cuando las “relaciones de producción” entraban en contradicción con las “fuerzas productivas”, siempre se producía un rompimiento, es decir, una revolución. Lo cual por cierto, justificaba la inevitabilidad del comunismo, el cual como el Tercer Reich, estaba destinado a durar 1000 años. Lástima que al final sucedió como al experto en aerolitos al que lo mató uno de ellos cuando sin ninguna advertencia previa, le cayó en la cabeza.

Así que Marx se lo robó a Hegel, el cual se lo robó a los orientales! Así es la vida. En fin, me imagino que muchos pensarán en la vieja frase: “El que roba a un ladrón… tiene 100 años de perdón”, jejeje…

Ahora, tratemos de aplicar estos conceptos a algo más actual: la economía.

Mapa de México, hecho con monedas

Mapa aproximado de México, hecho con monedas

Los pros y contras de la economía de mercado

La efectividad de la libre empresa siempre me ha maravillado. Comprendo que es algo difícil de notar para los que no han vivido en el reverso de la medalla, es decir, en la “economía planificada” del comunismo, porque no tienen  contra qué comparar. Mi asombro proviene del hecho de ver cómo de manera natural, sin que ningún burócrata se lo haya propuesto, yo puedo bajar -de día o de noche- desde mi apartamento hacia la calle, y sin recorrer más de 100 metros comprar frutas, carne, verduras, leche, pan, queso… en fin, casi cualquier alimento. Y si estoy dispuesto a recorrer poco más de 1 kilómetro, la lista incluye ropa, zapatos, televisores, refrigeradores, teléfonos y otra infinidad de aparatos eléctricos, artículos de plomería, electricidad, materiales de construcción, gasolina, muebles, flores, adornos, excursiones turísticas, pasajes de avión… la lista es prácticamente infinita.

Eso no es cualquier cosa, teniendo en cuenta que yo vivo en un agrupamiento urbano de unos 24 millones de personas y que no disfruto de un estatus especial dentro de mi comunidad sino que todos tenemos más o menos las mismas condiciones.

Y lo mejor es que NADIE lo planificó. Es decir, esta magnífica red de distribución de servicios y bienes de consumo de la cual yo disfruto junto con el resto de mis conciudadanos y que me brinda la oportunidad de adquirir fácilmente desde una caja de cerillos hasta un automóvil o un seguro de vida sin moverme demasiado lejos de mi casa, se hizo sola. O más bien, sólo obedeciendo a las leyes de mercado, de la oferta y la demanda. Para mí, éste es el mejor argumento para creer y admirar a la libre empresa.

Si comparamos esas condiciones contra las imperantes hasta hace unos pocos siglos, en donde si tu necesitabas un par de sandalias tenías que comenzar por matar al animalito del cual ibas a utilizar su piel, para luego curtirla, cortarla y coserla, creo que convendrás en que tenemos suerte de vivir en esta época y no en la anterior.

2015-07-19 15.30.22Incluso sin ir siglos atrás, los que tenemos la experiencia de haber vivido en el comunismo del Fifo, sabemos bien lo que es pasarse el día corriendo detrás de los alimentos o los artículos industriales. Lo cual además de ser producto de la ineficacia básica de la economía planificada, también es utilizado por los regímenes que la generan como un método para evitar que te dediques a intentar subvertir el estatus quo. Porque o inviertes tu tiempo en tratar de alimentarte o en conspirar, pero es muy difícil hacer las dos cosas a la vez. Y eso lo saben bien los comunistas.

-0-

Pero desgraciadamente y como es frecuente en este mundo, tanta maravilla tiene un precio: dicha red es frágil. Y lo peor es que dependemos de ella ya no digamos que para vivir bien, sino para vivir a secas.

Por ejemplo, se imaginan que por un problema de precios de repente no hubiera petróleo o costara 10 ó 20 veces más que ahora? Sencillamente, todos moriríamos. Ni luz, ni agua, ni transporte, ni comunicaciones, ni alimentos… en fin, el caos.

El problema es que no estamos hablando de un caso imposible: varias veces en el último siglo hemos estado a punto de una situación parecida. Y siempre el culpable es la necedad del Hombre, su estupidez o su ciega ambición que lo induce a cortar la rama del árbol en donde está sentado…

Creo que ya es hora de que admitamos que si bien una economía planificada es siempre un fracaso, una economía totalmente desregulada también es un peligro. Y grande.

Buscando analogías con los temas anteriormente tratados, la complejidad de la economía es grande, pero surge de la repetición a infinitos niveles de un principio básico bien sencillo: la oferta y la demanda. Tan sencillo como la fórmula de Mandelbrot que da lugar a las complejas figuras que vimos anteriormente.

¿Verdad que en cierto sentido este mundo es un pañuelo? Jejeje…

El problema quizás esté en el hecho de que si practicamos la libertad absoluta, tanto se aprovecharán de ella los buenos, como los malos. Y los malos son bien malos y bien inteligentes -al menos para las trampas- digo yo.

Luego no podemos dejarlos con las manos totalmente libres, porque la mayor parte de las veces terminan por hacer las pendejadas que nos llevan a las crisis económicas que ponen el mundo de cabeza. Y al final, ellos siempre logran escapar al castigo. Y nosotros nos quedamos pagando los platos rotos, es decir, convirtiendo en deuda pública el déficit resultado de sus crímenes, con el argumento de que peor nos iría si las grandes industrias del país quebraran.

Mercado

Mercado

El Yin y el Yang en la economía

Hasta donde yo puedo ver, desde el punto de vista económico los gobiernos se balancean entre dos ideales: controlarlo todo o su opuesto, libertad absoluta. Cuando intentan controlarlo todo -supuestamente en aras del “beneficio colectivo”, como dicen los comunistas- el resultado es la miseria colectiva y la paralización y el hundimiento de la sociedad. Cuando por el contrario, dejan que el mercado “se regule solo”, es decir, cuando no controlan nada, llegan los hijoeputas y no paran hasta armar un pedo mayúsculo de los conocidos con el nombre de “crisis financiera”,  en donde todos -excepto ellos, claro- salimos perdiendo nuestros ahorros y nuestras propiedades.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer?

Para mí está claro que tomando idea de la filosofía del Yin y el Yang, habríamos de instaurar un sistema que tuviera un balance entre regulaciones y desregulaciones. Es decir, libre empresa pero sin dejar que se formen monopolios.

Algunos me dirán que ése es precisamente el que existe en muchos países libres. Pero entonces, porqué de vez en cuando se descubren escándalos como el de Enron? O el crack bancario de 1929?  O la crisis financiera del 2008? O porqué el cuando yo era niño el oro era el patrón monetario y estaba a 35 dólares la onza y hoy está a más de 1000? Y porqué la deuda externa de muchos países -incluyendo EU- es comparable a su PIB, lo cual es como decir que Ud debe un año entero de renta, y sigue gastando y comprando pendejadas a lo menso?

Todos estos hechos no indican un desplazamiento hacia el fracaso, hacia la bancarrota?

No, señores. Yo no hablo de lo que dicen las Constituciones, las leyes, los reglamentos o las opiniones de los supuestos “expertos” que a última hora siempre escurren el bulto. Yo estoy hablando de lo que dice la Historia, la práctica, en fin, la realidad, no la teoría.

Ya en otra parte he hablado del endeudamiento sin fondo de los gobiernos. Se ha convertido en “LA” forma de gobernar. Actualmente cuando hablan de “ajustar la balanza de pagos” lo que quieren decir es disminuír la deuda, no eliminarla. Y eso es sencillamente una falacia (ya ven porqué el título de esta saga?).

El problema es que mientras no hagamos lo que tenemos que hacer (es decir, dejar de gastar más de lo que producimos) seguimos sentados alegremente sobre un barril de pólvora. Porque hay quien piensa en la guerra como un reactivador de la economía, idea tonta que ya causó dos Guerras Mundiales el siglo pasado. Y sospecho que esta vez será la última.

Homo Neanderthalis

Homo Neanderthalis

Dicen que contestando a la pregunta de un periodista Einstein explicó que él no sabía qué armas se usarían en la Tercera Guerra Mundial, pero que sí estaba seguro de las que se usarían en la Cuarta: palos y piedras, porque con la Tercera desaparecería cualquier vestigio de civilización. Y yo no quiero eso para mis hijos y nietos.

-0-

Rescate FOBAPROA

Rescate FOBAPROA (FO-ndo BA-ncario de PRO-tección al A-horro)

El FOBAPROA

Desde hace muchos años, las crisis económicas mundiales van y vienen con una especie de movimiento pendular entre dos tendencias opuestas: la privatización y la nacionalización. Lo cual, por cierto, no me produce ninguna sensación de seguridad, estabilidad o conocimento de los mecanismos monetarios por parte de las autoridades, sino más bien de ignorancia y prepotencia.

En México -para comenzar en algún punto- durante el gobierno de José López Portillo (1976-1982, más conocido irónicamente por el pueblo mexicano como “El Perro” por su famosa frase “¡Defenderé el peso como un perro!” pronunciada en un discurso plagado de sollozos de vergüenza y buenos propósitos, exactamente un día antes de la espantosa devaluación de 1982) se produjo la nacionalización de la banca y algunas otras industrias importantes, además del control del tipo de cambio.

Luego, en la siguiente elongación pendular, durante el gobierno de “El Pelón” (Carlos Salinas de Gortari, presidente de México de 1988 a 1994 y calvo de bola, de ahí su apodo) se privatizaron de nuevo muchas empresas estatales. Entre ellas, Telmex (Teléfonos de México) y los bancos. Aunque hubo sospechas de que el propio Salinas compró a través de un testaferro las mismas industrias que estaba vendiendo como Jefe del Ejecutivo, creo que en principio, esa medida no estuvo mal. Se por experiencia que el Estado es ineficiente por naturaleza y aunque imprescindible en algunos aspectos, es mejor que tenga un papel regulador y no ejecutor.

Sin embargo, los bancos privados especularon sin control y en pocos años -prestando dinero a lo pendejo- lograron quebrar el sistema financiero mexicano. Esto sucedió en 1994, al comienzo de la gestión presidencial de Ernesto Zedillo (1994-2000). Como sin préstamos la economía fallece, hubo que “rescatarlos”, es decir, darles dinero. Y no fueron tres pesos, sino unos 552,000 millones, un 40% del PIB de 1997. Vaya, “una buena lana”, para decirlo en el caló mexicano.

Pero detrás de los bancos siempre caen los industriales, y pronto se formó una colita de empresarios quebrados reclamando su correspondiente tajada. Que fue de unos 9,200 millones de dólares, repartidos entre 54 de las susodichas empresas, las más importantes para el pais. Una verdadera “piñata” en el más nicaragüense de los sentidos.

Todo este dinero salió del FOBAPROA (FO-ndo BA-ncario de PRO-tección al A-horro) una institución creada en 1990 por el estado mexicano precisamente con el propósito de rescatar el dinero de los cuentahabientes mexicanos si tenían la desgracia de que su banco quebrara. Sólo que esta vez los beneficiarios fueron los mismos culpables de la crisis, los cuales agarraron el dinero y no dieron ni las gracias.

Para colmo, en 1998, Zedillo propuso -y el Legislativo aprobó- convertir la deuda del FOBAPROA en deuda pública. Con lo cual, como siempre, los que acabamos pagando las pendejadas de los banqueros, los industriales y los políticos, fuimos nosotros, los de abajo. Es decir, la Ley del Embudo: “lo ancho pa’mí, y lo estrecho pa’tí”. ¡Qué hijoepuuuuuuutas!

Por supuesto que se llevaron entre las patas los ahorros de muchísima gente. Las rentas de casas y apartamentos se duplicaron y triplicaron de la noche a la mañana. El peso se devaluó más o menos a la tercera parte de su valor antes de la crisis, y los intereses de las hipotecas y otras deudas se fueron por las nubes.

Recuerdo un caso que aunque ridículo, no deja de ser interesante: hubo una señora que unos meses antes de la crisis había depositado en una cuenta de ahorros unos 50 mil pesos. Pese a que la inmensa mayoría de las personas se vieron en la necesidad sacar todo su dinero para pagar deudas, por alguna razón aquella señora no movió su cuenta durante la crisis. Y como en aquel período los intereses de las cuentas de ahorro sobrepasaron el 100% mensual -tan necesitados estaban los bancos de efectivo- resultó que cuando la señora quiso retirar su dinero, el monto total de su cuenta más los intereses acumulados sobrepasaba en mucho la suma total del dinero de TODOS los bancos del país. Es decir, sencillamente no había cómo pagarle a aquella mujer. Los bancos habían caído en su propia trampa: el interés compuesto y la función potencia. Creo que al final llegaron a un acuerdo y le pagaron unos pocos miles de millones, pero nunca la suma que le hubiera correspondido.

Luego, utilizando la manida y estúpida receta para reparar el desprestigio, le cambiaron el nombre al FOBAPROA y lo rebautizaron con el de IPAB (I-nstituto para la P-rotección del A-horro B-ancario). Como si con un cambio de nombre se pudiera esconder bajo la alfombra tanta desvergüenza.

Monedas mexicanas de plata

Monedas mexicanas de plata

La plata, una posible solución?

Hay cosas tan evidentes que me hacen pensar mal. En un artículo muy anterior a éste, me referí al problema de las drogas y su posible solución. En resumen, lo que decía allá es que si Ud conoce de alguien que se empeña en tomar la misma medicina durante 50 años sin obtener el menor indicio de mejora sino claros signos de empeoramiento, ¿qué pensaría? Yo pensaría una de dos: o es un imbécil, o por alguna razón le conviene estar enfermo. No se me ocurre una tercera opción.

Gran parte de las crisis financieras actuales se deben a algo llamado “especulación”, consistente en una especie de lotería de la suerte y la inteligencia, en donde los especuladores tratan de comprar barato y vender caro aprovechando su conocimiento y las posibles consecuencias de cualquier cosa: una plaga, un descubrimiento, una nueva tecnología, un ciclón o un terremoto, una crisis política, una mentira… La diferencia entre un especulador y un industrial, es que el industrial produce algún bien o servicio tangible, mientras que el especulador no produce nada.

Otra diferencia: el industrial para comenzar a producir, debe invertir su dinero para montar una industria o una empresa de servicios. En ese proceso, mueve la economía y produce puestos de trabajo, etc. El especulador no debe arriesgar nada ni le da trabajo a nadie. Sólo debe usar su habilidad para comprar -muchas veces con el dinero de otro- y/o vender en el momento indicado. O para fabricar “productos virtuales” como los famosos paquetes de hipotecas subprime, que nos llevaron a todos al baile en la crisis financiera del 2008.

Como habrán podido darse cuenta, no me gustan los especuladores.

Lo malo del asunto es que la especulación está demasiado cerca del mecanismo básico de la economía: la oferta y la demanda. Luego si pudiéramos publicar un edicto erradicando la especulación, posiblemente erradicaríamos de paso toda noción de comercio y haríamos más mal del que pretendemos solucionar.

Sin embargo, creo que existe la posibilidad de atarle un poco las manos a los especuladores sin estropear totalmente el mecanismo de la oferta y la demanda: regresar al dinero respaldado por un material: oro, plata, platino, diamantes… en fin, lo que sea, pero algo tangible. Me explico:

Casi sin darnos cuenta, en los últimos 50 años el respaldo del dinero cambió de ser sólidos lingotes de oro almacenados en la bóveda de un banco estatal, a ser la intangible credibilidad en la fuerza económica de un país. Es lo que llaman “flotabilidad” de la moneda y nos lo vendieron como un gran invento. En principio no parece tan mal, pero tiene un aspecto demasiado peligroso y tentador: imprimir billetes es relativamente fácil, junto con el hecho de que el prestigio puede desaparecer en segundos luego de un escándalo, un desastre natural, una guerra, etc. Y el oro no, siempre estará ahí.

En mi opinión esto ha favorecido la proliferación de crisis económicas e inflación que hemos visto en los últimos años: ¿Hace falta más dinero para especular o pagar letras vencidas? Pues a imprimirlo!…

Lo cual, naturamente, sería cuando menos más difícil de hacer bajo el esquema de un patrón monetario basado en algún material tangible.

México, en particular, cuenta con las reservas de plata más grandes del planeta. Así que no saldríamos tan mal librados si regresamos al patrón plata. Porqué no lo hacemos? Bueno, podrán decir que pertenezco al grupo que achaca todos los males a un “complot”, pero desgraciadamente no me queda más remedio que pensar mal: no lo hacen, porque los que controlan la economía se benefician del estado actual de las cosas. Es decir, los gobiernos están penetrados totalmente por los especuladores, que son los malos de la película aunque pretendan ser inocentes angelitos. Queda claro?

Claro que no puedo afirmar que TODOS los funcionarios de un gobierno sean corruptos. Pero sí decir que la influencia de los malos es tan grande como para que la resultante (en el sentido del álgebra vectorial) apunte claramente hacia la corrupción.

Tampoco debemos permitir que ante la situación actual nos invada el desánimo. Los ideales siempre están ahí, al alcance de la mente. No permitamos que los hijoeputas nos los arrebaten. Ni olvidemos que la primera condición para alcanzarlos, es creer en ellos. Las cosas pueden y deben ser mejor de lo que son.

Y con esto, creo haber explicado mis nociones de cabo interino sobre economía. Me podrán tachar de ignorante, de que no comprendo nada de los complicadísimos mecanismos sobre los que hablo, de que es mejor dejarle esas cosas “a los que saben”, etc.

Pero “los que saben” son los que nos han metido en este mierdero del que no sabemos salir, no?

Pues que se aguanten y me oigan.

Aristóteles (384-322 a.C.)

Aristóteles (384-322 a.C.)

O por lo menos, que oigan al gran sabio Aristóteles cuando dijo:

“Cunde lamarum evacuatoriom est, veerdi guaava non restringerin annus”

Lo cual, traducido al sabroso caló cubano, quiere decir que “Cuando el mal es de cagar, no valen guayabas verdes”. Está claro?

Continuará…

 

Publicado en Historias personales, México | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Un mundo feliz, o falaz? (IV)

Palacio de Westminster, Sede del Parlamento Britanico

Palacio de Westminster, Sede del Parlamento Británico, a orillas del Támesis.

Westminster fue una vez una ciénaga a orillas del río. Entonces la transformaron, construyeron un palacio y una gran abadía, la atiborraron de arquitectura noble y de ambición insaciable. Pero en el fondo sigue siendo una ciénaga.

Francis Urquhart, personaje principal en House of Cards, de Michael Dobbs

Y ya que hablamos de ciénagas famosas, me atrevería a apostar que en los alrededores del Potomac también había pantanos. Y de México ni hablemos, está sobre un antiguo lago.  Asombrosa coincidencia. ¿O será una tendencia común entre los gobiernos el residir demasiado cerca del lodo y la podredumbre?

Perdonando la inmodestia, Alfredo David Zayas Cañedo (o sea, yo)

Fundacion de la Ciudad_de_Mexico. Extracto del codice Duran.

Fundación de Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca, hoy Ciudad de México. Extracto del códice Duran.

Los mitos fundacionales y el Hombre

Vivimos en un mar de mitos. Y no me refiero únicamente a Santa Claus ni a la mitología griega, que ya de por sí es grande y asombrosa. Están por todos lados. Pareciera como que el Hombre tiene necesidad de ellos. En cada religión, en cada grupo étnico, en cada agrupación política, en cada cultura, en cada disciplina, hay un mito fundacional.

Enumeremos algunos, sólo unos pocos:

– Empecemos por el más famoso de la cultura occidental: ¡Hágase la luz! Y la luz se hizo... relata el Génesis o libro inicial de la Biblia (así, sin el menor empacho, como si el asunto fuera de “ordeno y mando”). Me cuesta trabajo entender cómo hay tanta gente que acepta tamaño absurdo. Debe ser que no les gusta pensar… Siento que están definiendo algo usando lo definido, lo cual es profundamente ilógico. En fin, que luego de esta afirmación la racionalidad del Hombre queda en entredicho…

– Pero la Cosmología no se queda muy atrás con su Big Bang. Nadie sabe bien qué significa en realidad eso de que “todo comenzó en un punto que explotó” y que de allí salieron el tiempo, el espacio, la energía y la materia. Sin embargo, cuando se descubrió la radiación de fondo que supuestamente es el eco tardío de aquel evento, los cosmólogos respiraron tranquilos: ya tenían un mito fundacional para el Universo. Allá ellos.

– Leonardo DaVinci inmortalizó en la pared del refectorio de un convento dominico en Milán “La Última Cena”, cuando instantes antes de caer prisionero de los romanos, Jesús, con el propósito de dejar un legado perdurable, convocó a sus discípulos a una cena y les dijo: “Haced esto en memoria Mía”. En ese momento nació el rito fundamental de los católicos, la Santa Misa, en donde simbólicamente el pan y el vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Jesús, se repite el sacrificio de la Crucifixión y los sacerdotes -sus discípulos- se convierten en intercesores ante el Hijo de Dios, capaces de perdonar pecados en Su nombre (y de paso, entretenerse un horror con los chismes tan sabrosos que les cuentan, jejeje).

– La capital del Imperio Azteca -Tenochtitlán- se fundó siguiendo las indicaciones de Huitzilopochtli -el dios de la guerra y el Sol- en el lugar donde un águila se paró sobre un nopal con una serpiente en el pico. Lástima que el pajarraco aquel escogió un nopal que crecía muy cerca de un lago, porque desde entonces el problema de las inundaciones no nos deja vivir tranquilos…

¡Tierra!… Gritó Rodrigo de Triana desde la cofa de la Santa María cuando más de dos meses después de haber partido del puerto de Palos de Moguer, y casi a punto de tener que abortar la expedición porque la tripulación se quería amotinar, Colón descubrió al Nuevo Mundo. ¡Qué historia más bonita! Aunque más creíble me parecería el grito de “¡Coxones, Tierra!…”.

– El mito de la fundación de Roma aparece en la Eneida (Virgilio, siglo I AC): “El dios Marte iba paseando por la orilla de un río de la ciudad Alba Longa, allí vio a una mujer dormida en la orilla y quedó enamorado en el instante. Tuvieron dos hijos llamados Rómulo y Remo. Una vez nacidos los hijos de Rea Silvia, los padres de los gemelos los metieron en una canasta y fueron transportados por el río y arribaron a las orillas de un lugar. Allí fueron salvados por una loba llamada Luperca que los amamantó”. Con el correr de los años Rómulo mató a Remo, fundó a Roma y comenzó la matazón generalizada. Evidentemente la culpa de que seamos tan belicosos es de la loba, digo yo.

¡Condenadme, señores, no importa, la Historia me Absolverá! Palabras finales del alegato del Fifo en el juicio por el Embarque -perdón, el Ataque- al Cuartel Moncada, en 1953, y que son consideradas como el mito fundacional del Movimiento 26 de Julio. Lástima que después nos enteramos que le había plagiado sus palabras a Hitler. Y que no solamente la Historia no lo absolvió, sino que además lo condenaron la Geografía, la Economía y hasta la Democracia…

Y aunque no sean consideradas precisamente como mitos fundacionales, estas declaraciones palatinas andan cerca de ese concepto y ayudaron a formar estados de opinión muy extendidos, abonando la sospecha de lo equivocados que pueden estar a veces los “expertos” y “futurólogos”:

– “Creo que existe un mercado mundial para tal vez… cinco computadoras.“– Thomas Watson, presidente de IBM, 1943.

– “Las computadoras del futuro podrían llegar a pesar poco más de 1 tonelada y media.“– Popular Mechanics, previendo la implacable marcha de la ciencia y lo ligeras que podrían llegar a ser gracias a los progresos de la miniaturización, 1949.

– “Veo poco potencial comercial en Internet, al menos durante diez años  — Bill Gates, 1994.

Y la frase que da pie al resto del artículo, una verdadera joya:

“EE UU puede pagar toda la deuda que tiene porque siempre podemos imprimir dinero para hacerlo, por lo que hay cero posibilidades de quiebra” Alan Greenspan, Presidente de la Reserva Federal de EU, 1987-2006. Unos meses después, estalló la burbuja hipotecaria y comenzó la crisis financiera del 2008, cuyos efectos todavía se sienten en Europa y el resto del mundo. 

En fin, que somos muy dados a creer en los mitos y en las opiniones de “expertos”, los cuales la mayoría de las veces -a pesar de la poesía que a veces encierran- son sólo eso: mitos…

No es tan fiero el leon como lo pintan

Pintando al león…

El león no es tan fiero como lo pintan…

En el Capitalismo la riqueza está muy mal repartida. A diferencia del Comunismo, en donde la miseria está muy bien repartida.

Winston Churchill

Muchos cubanos tienen tendencia a considerar a Estados Unidos como la Meca de la justicia. Y es lógico que así sea: en 1959, al arribar al poder el archi-dictador del Fifo, todos los que tenían la inteligencia suficiente para ver sus intenciones a largo plazo, corrieron a refugiarse en su territorio.

Aclaro que la mayoría de mis amigos -al igual que yo- somos exiliados cubanos. Por ello, no hay quien nos haga cuentos sobre los comunistas: los conocemos bien y sabemos de la maldad intrínseca del sistema que posando como defensor de los pobres, en realidad impone una dictadura feroz, intransigente, paralizante y asesina. A estas alturas, habiendo probado de las dos sopas, nada nos hará cambiar nuestra opinión: somos decididamente partidarios del capitalismo.

Pero precisamente por eso, puede suceder que pasemos por alto los problemas de la libre empresa, que no los veamos. O peor, que no los queramos ver, porque quedarse sin opciones siempre es frustrante. Es como decir: ya probamos el vodka y no nos gustó, luego el whisky nos tiene que gustar a fuerzas (por cierto, a mí lo que me gusta es el ron).

Me causa gracia ver cómo algunos de mis amigos pasaron de la defensa furibunda de los postulados de la Revolución Cubana, a la defensa furibunda de los postulados del libre mercado. No se dan cuenta que están usando el mismo esquema mental que ya los llevó al fracaso. Partir de que “yo estoy bien y tú estás mal” no es la mejor forma de encontrar la verdad.

En realidad, el fenómeno es explicable. EU es una sociedad muchísimo más próspera y libre que la Cuba de los Castro. Y se convirtió en el objetivo de la mayor parte de los cubanos que querían escapar del régimen castrista. De hecho, creo que la mayor concentración de lo que podríamos llamar “cultura cubana” no está en Cuba, sino en Miami. Es decir mientras como consecuencia de la Revolución, en la Isla se producía el fenómeno de la vulgarización y depreciación de los valores éticos y morales tradicionales -lo cual se refleja en su música, su literatura, en la tan extendida santería, en la falta de iniciativa comercial, en ese cierto parasitismo generalizado- el cubano que emigraba llegaba a Miami “con el cuchillo en la boca”, dispuesto a progresar a paso redoblado. El resultado -50 y pico de años después- es que el valor absoluto del PIB de los cubanos de Miami es mucho mayor (~10x) que el de los cubanos de Cuba. Y si tenemos en cuenta que sólo son una quinta parte de los habitantes de la Isla -la matemática no miente- resulta que son unas (5×10) 50 veces más productivos y por ello más prósperos y ricos, además de celosos guardianes de su cultura porque ella representa el triunfo de su clase como éxodo político.

Y ello pudo lograrse debido, indudablemente, a las condiciones imperantes en EU. El mismo tipo de persona, en un ambiente propicio, prospera. Y en un ambiente que desalienta la iniciativa y el libre comercio, se degrada y empobrece. Ejemplo: las dos Coreas, y antiguamente, las dos Alemanias (la RDA y la RFA).

De manera que es completamente explicable el que muchos cubanos exiliados tiendan a idealizar a la sociedad norteamericana, a verla como una especie de Tierra Prometida, de leche y miel.

El asunto, en gran medida, tiene que ver con las leyes y el respeto a la propiedad privada.

Representación de la Ley y la Justicia

Representación de la Ley y la Justicia

El mayor logro de la especie humana

Si me preguntaran cual es el mayor logro del Hombre, lo que verdaderamente nos distingue de nuestros primos los chimpancés, no mencionaría -a pesar de ser físico- ni los viajes espaciales ni el descubrimiento del mundo cuántico o de la relatividad, ni cualquier otro logro relacionado con la Ciencia o la Tecnología, sino algo relacionado con las Humanidades: las leyes.

La leyes son las que hacen que este mundo sea agradable de vivir. Sin ellas, regresaríamos a la selva.

La característica más importante de las leyes -al menos de las leyes en una democracia- es que se aplican a todos por igual. Nadie es mejor que nadie ni está a salvo de cumplirlas. Una vez discutidas y aprobadas, se convierten en un canon inviolable que le da certeza y validez a nuestras acciones…

Pero desgraciadamente, esa afirmación es sólo el ideal. La realidad es distinta, y el no aceptarlo nos lleva a dar por cierto otro de los mitos de los que hablaba al principio de este artículo: el mito de que las leyes de los países democráticos -y en particular de los EU- siempre se cumplen.

Una representación de la Justicia más a tono con la realidad

Una representación de la Justicia más a tono con la realidad

No se trata solamente de que existan pillos tratando de burlar las leyes. Eso siempre existirá, y no demerita el ideal. Se trata de que las leyes se violan constantemente ante nuestras narices por sus propios gestores, sin que los encargados de que se cumplan se den por enterados.

Hablemos de un par de ejemplos clásicos.

Rascacielos sede de Enron, en Houston

Sede de Enron, en Houston, Texas

ENRON 2001, La Odisea de la Libre Empresa

El escándalo de Enron es equivalente en el terreno económico al de Watergate en política. Para los optimistas es la demostración de que al final, el crimen no paga. Para los pesimistas, es la demostración de que las leyes se pueden violar durante años sin que nadie se de cuenta. O peor, es la demostración de que si el crimen económico es realmente grande, o bien queda impune, o bien los que pagamos los platos rotos somos nosotros, los de abajo.

Enron fue una empresa que surgió en 1985 a partir de otras dos que administraban gasoductos. La fundó un tal Kenneth Lay, muchacho pobre de origen campesino que había tenido una carrera meteórica de ésas que se ponen como ejemplo del Sueño Americano. Para el año 2000, Enron había sido nombrada por Fortune durante 5 años consecutivos como la empresa más innovadora de los Estados Unidos, tenía una nómina de más de 21 mil empleados y era la séptima empresa en importancia del país.

Lo que no se sabía era que Enron hacía malabares con la contabilidad para disimular sus pérdidas y lograr que sus acciones no se devaluaran. También realizaba prácticas monopólicas en el ramo energético con el objetivo de mantener los precios artificialmente altos. Llegó a provocar apagones enormes en California para encarecer la energía eléctrica. Así de sucio.

Cuando estalló el escándalo, los chisguetazos de mierda salpicaron hasta la sacrosanta institución presidencial norteamericana, porque resultó que los dos Bush (padre e hijo), además de Dick Cheney (el vice) y otros altos personajes del gobierno eran amiguísimos del CEO de Enron. Y casualmente, Enron se benefició grandemente de la desregulación del mercado energético que se produjo en esa época, algo directamente bajo el control -o al menos la influencia- de esos políticos. Cualquier sospecha de corrupción NO es pura coincidencia, verdad?

Además de la propia empresa, el asunto de Enron se llevó entre las patas a la compañía auditora que le ayudaba a maquillar sus estados de cuenta –Arthur Andersen LLP– y dejó muy mal paradas a las evaluadoras de riesgo y a varios bancos (Citigroup, JP Morgan Chase, Canadian Imperial Bank of Commerce, Bank of America, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Barclays, Toronto-Dominion Bank, Royal Bank of Canada, Deutsche Bank y el grupo Royal Bank of Scotland …), aparte de bailarse los ahorros de miles de personas.

En fin, aquello fue un despreciable crimen que en mi opinión merece la muerte para sus perpetradores, aunque sean grandes políticos o barones de la banca, la industria o los negocios. Punto.

Lo importante no es que haya gente tan degenerada como para hacer trampas billonarias, sino que las hayan podido hacer sin que fueran detectados automáticamente por las autoridades (el escándalo lo comenzó una periodista de Fortune, no el gobierno) y sobre todo sin que al final los culpables hayan recibido un castigo adecuado. Porque aunque hubo uno que se suicidó, algunos más que fueron a prisión y el CEO se murió de un infarto en un momento muy conveniente para evitarle la cárcel, otros muchos no fueron tocados. Eso, más que daño a la empresa o a la economía, le hace daño a la credibilidad del país y del sistema democrático como un todo.

Así que las leyes se aplican parejas para todos, eh?. Sí o no?…

Me imagino que luego de ese escándalo, muchos dictadores por el mundo habrán saltado de gusto, al pensar algo así como: “A ver, quién me tira la primera piedra?”…

Pero lo de Enron no fue nada en comparación con la crisis hipotecaria-financiera del 2008.

To be or not to be, that is the question!

Hamlet: To be or not to be, that is the question!

Regular o desregular, ése es el problema

Me queda claro que la Economía no es propiamente una ciencia exacta -o al menos, lo es tanto como la Meteorología- pero al parecer todo comenzó cuando -40 años después de la Gran Crisis de 1929- comenzaron a aflojarse las regulaciones del gobierno sobre la industria financiera, a instancias de sus lobbystas en el Congreso. Dichas regulaciones se habían impuesto como un medio para evitar que la especulación desenfrenada nos llevara de nuevo a todos al baile.

De manera que hasta ese momento los bancos comerciales o de ahorro no podían arriesgar demasiado el dinero de sus cuentahabientes. Los préstamos hipotecarios, por ejemplo, eran un compromiso entre el banco y sus clientes, por eso eran especialmente cuidadosos en otorgarlos.

Pero cuando se lo permitieron, los bancos locales se lanzaron alegremente a jugar con el dinero ajeno. Para colmo, el gobierno federal los estimuló al brindarse -a través de instituciones especializadas- como garante de los créditos. Es decir, que los bancos estaban “cubiertos”: si el cliente no pagaba, el gobierno lo haría.

El supuesto motivo para que el gobierno hiciera semejante estupidez era el interés en la felicidad de sus ciudadanos, al brindarles la forma de obtener una vivienda propia (bien dicen que “El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones“).

Lógicamente, se produjo una verdadera explosión en la otorgación de créditos hipotecarios. Cualquiera podía comprar una casa, lo mismo si ganaba 500 mil pesos anuales, que si ganaba 10 mil. Y como hubo tanta demanda, las casas subieron de precio. Es más, era un negocio redondo comprar casas, porque en pocos meses el precio subía, y tú podías venderla recuperando lo invertido y obteniendo una buena ganancia.

De manera que mucha gente compraba dos y tres casas al mismo tiempo, y el banco les otorgaba los créditos sin andar averiguando mucho si podía pagarlos o no.

Pero el asunto no paró ahí.

Como se podía especular a gusto, hubo quien inventó venderle las hipotecas a los bancos financieros o de inversión. Y éstos a su vez tuvieron la gran idea de hacer paquetes de deuda en donde lo mismo metían hipotecas, que créditos automovilísticos, o cualquier otro documento de deuda que se les ocurriera. Les llamaron “hipotecas subprime”.

Y comenzaron a venderlas.

Y las evaluadoras de riesgo? – Se preguntará Ud.

Bien, gracias. -Le respondo yo.

Por supuesto que los bancos de inversión sobornaron a los funcionarios de las casas evaluadoras de riesgo para que éstas dieran una calificación AAA a los paquetes de hipotecas subprime. Los que emitían estas evaluaciones sabían a ciencia cierta que estaban publicando informes falsos -sobrevaluando exageradamente el valor de los instrumentos de deuda- pero no decían nada y engañaban a los compradores.

Tan a sabiendas era la cosa y tan refinadas sus formas de estafar, que aún inventaron “la trampa de la trampa”: algunas grandes compañías de seguros como AIG, comenzaron a vender “Seguros contra el impago”, que supuestamente se  harían cargo de la deuda. Y bancos de inversión como Goldman Sachs por un lado vendían subprimes, y por otro compraban tales seguros, es decir, corrías un caballo pero le apostabas al del competidor. Si hubieran hecho algo así en Las Vegas, seguramente los habrían sacado a patadas del casino, porque allí los muchachones del negocio no andan creyendo en teorías económicas ni otras pendejadas por el estilo, jejeje…

Y quiénes eran los compradores de las hipotecas subprime? Muchas Cajas de Ahorro y otras administradoras de fondos y sociedades de inversión localizadas por todo el mundo que como era de esperarse, confiaron en la veracidad de las evaluaciones sobre las hipotecas “americanas”.

De manera que el dinero para el retiro de muchos ancianos -que a su vez confiaban en las buenas maneras y habilidades de sus Cajas de Ahorro- además del de otros muchos ahorradores de todo tipo, se lo tragó el gran fraude hipotecario.

Más claro: estaban comprando deudas incobrables, es decir, cambiando su dinero por basura.

Lógicamente, en algún momento el engaño tendría que saberse y todo el andamiaje fraudulento caería como castillo de naipes.

No es como para mandar a todos los responsables a la horca? Sir Isaac Newton los mandaba por mucho menos que eso, sabían?

Bueno, ahí va (cayendo) el vecindario!

Bueno, ahí va (cayendo) el vecindario…

La burbuja hipotecaria que estalló en 2008, aún tiene consecuencias

Cuando la burbuja estalló, los intereses de los créditos se fueron por las nubes. En muchos casos se duplicaron o triplicaron las mensualidades. Ahora nadie podía pagar. Y comenzaron las ejecuciones hipotecarias. Miles de gentes perdieron sus propiedades y quedaron prácticamente en la calle. Y millones de personas perdieron sus ahorros de toda la vida, incluyendo sus fondos para el retiro.

Además, como todo el mundo quería vender al mismo tiempo, los precios de las casas cayeron estrepitosamente. Ya no ganabas dinero comprando casas, ahora lo perdías.

El pánico financiero es peor que la lepra o el sida, y rápidamente se propagó de las hipotecas al resto del mundo financiero. De manera que no sólo los propietarios de casas hipotecadas fueron afectados, sino que toda la economía mundial se vino abajo.

Lo que comenzó como burbuja o crisis hipotecaria en EU, terminó como crisis financiera mundial. Ahora la gente perdía además de su casa y sus ahorros, sus trabajos.

Por sólo mencionar algunos nombres: España, Italia, Portugal y Grecia, aún están pagando el chistecito de la desregulación financiera.

En Islandia, que era una próspera y pequeña sociedad de unos 380 mil habitantes, con un nivel de vida envidiable y un PIB de unos 13 billones, cuando dejaron que sus tres bancos se endeudaran a gusto para estar a tono con la moda o tendencia a privatizar y desregular que recorría el mundo, éstos lo hicieron por un total de 120 billones, unas 10 veces su PIB. Ahora el país no es ni la sombra de lo que fue.

Casualmente, hace unos días comenzó el “corralito” en Grecia. Y ahora toda la derecha le echa la culpa al presidente de izquierda actual por su “irresponsabilidad” en el gasto, pero yo me pregunto porqué nadie menciona la crisis financiera del 2008. Será porque no les conviene?

En fin, que nos llevó la chingada, como se dice en México.

Portada de una edición de la gran novela Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoyevski

Portada de una edición de la gran novela Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoyevski

Crimen y Castigo (pero no por Dostoyevski)

Permítanme copiar aquí un párrafo de un libro escrito por Chang, Ha-Joon, un conocido economista de origen coreano que estudió y trabaja actualmente en Cambridge:

“En julio de 2008, en plena debacle del sistema financiero del país, el gobierno de Estados Unidos inyectó 200.000 millones de dólares en las entidades de préstamos hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac. Jim Bunning, senador republicano por Kentucky, lo denunció, en declaraciones muy sonadas, como algo que solo podía pasar en un país «socialista» como Francia. Por si los franceses no fueran bastante malos, el 19 de septiembre de 2008 la amada patria del senador Bunning fue convertida en el mismísimo Imperio del Mal por su propio jefe de filas: según el plan que anunció en aquella fecha el presidente George W. Bush, y que recibió el nombre de Programa de Alivio de los Activos Tóxicos (TARP), el gobierno emplearía como mínimo 700.000 millones de dólares del erario público en la compra de los «activos tóxicos» que asfixiaban al sistema financiero. El presidente Bush no lo veía igual. Sostuvo que, lejos de ser un plan «socialista», no era más que una prolongación del sistema norteamericano de libertad de empresa, basado «en la convicción de que el gobierno federal solo debe intervenir en el mercado en caso de necesidad». Lo que ocurre es que, a su modo de ver, la nacionalización de gran parte del sector financiero formaba parte de esos casos de necesidad. Huelga decir que las declaraciones de Bush son un ejemplo extremo de hipocresía política (disfrazar una de las mayores intervenciones estatales de la historia de la humanidad como algo cotidiano, un proceso de mercado más), pero dejan al descubierto los endebles cimientos en los que reposa el mito del mercado libre. En el fondo, como tan claramente revelan las declaraciones de Bush, decir qué es una intervención estatal necesaria y acorde al capitalismo de libre mercado es algo discutible. El mercado libre no tiene ninguna restricción científicamente definida. Si ningún límite concreto al mercado de los que existen tiene nada de sacrosanto, será tan legítimo intentar cambiarlo como defenderlo. De hecho, la historia del capitalismo ha sido un pulso constante sobre los límites del mercado.”

Chang, Ha-Joon, “23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo”.

En resumen, que los que terminamos pagando las cabronadas de los banqueros y las pendejadas del gobierno de EU, no fueron ellos, sino nosotros, los que ahorramos y pagamos impuestos. Le ronca la berenjena!

El argumento para que los gobiernos “rescaten” a las grandes empresas que quiebran, es que son tan grandes que si las dejaran quebrar, la economía se hundiría aún más. Así sucedió, por ejemplo, con General Motors en 2009. No sé, eso a mí me huele a chantaje. Más claro: el gobierno de Estados Unidos está siendo chantajeado por una banda de criminales que actúa en las narices de todos nosotros. Y esa es la visión optimista. La pesimista acepta que los criminales SON el gobierno.

Así que muy predicones de la libre empresa (¡dejen que el mercado se regule solo!, etc) pero cuando las cosas se ponen feas, pues no resuelven el problema con SU dinero, sino con el MÍO! De esa manera cualquiera es capitalista, jejeje. Habráse visto semejantes bellacos!…

-0-

Bueno -se dirá Ud- pero aunque nosotros fuimos los que pagamos, seguramente los responsables de semejante canallada fueron castigados ejemplarmente con todo el peso de la ley, verdad?

Pues no precisamente. Veamos según Wikipedia qué ha sido de algunos de los principales ideólogos de la desregulación (recalco, sólo algunos):

– Alan Greenspan (nacido en Nueva York el 6 de marzo de 1926) es un economista estadounidense de origen judío que fue presidente de la Reserva Federal de EE.UU. entre 1987 y 2006. Obtuvo la licenciatura en economía en 1948, la maestría en economía en 1950 y su doctorado en economía en 1977, todos por la Universidad de Nueva York. En 1968 Greenspan se convirtió en asesor en economía del entonces candidato Richard Nixon, pero Greenspan no confiaba en Nixon, y se distanció aún más de él cuando Nixon inició su política de control de precios y salarios, que horrorizó a Greenspan. Fue presidente de la Reserva Federal desde el 11 de agosto de 1987 hasta el 1 de febrero de 2006. Fue nominado al puesto por los presidentes Ronald Reagan, George H. W. Bush, Bill Clinton y George W. Bush. Actualmente retirado.

– Henry Merritt “Hank” Paulson Jr. (nacido el 28 de marzo de 1946) fue Secretario del Tesoro de Estados Unidos y miembro del Directorio de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional. Previamente, se desempeñó como presidente del directorio y presidente ejecutivo de Goldman Sachs, uno de los mayores bancos de inversiones del mundo. Paulson fue nombrado Secretario del Tesoro por el presidente estadounidense, George W. Bush, en sucesión de John Snow, el 20 de mayo de 2006, y cumplió estas funciones hasta el 20 de enero de 2009, oportunidad en la que fue sucedido por Timothy Geithner. El 28 de junio de 2006, el Senado estadounidense lo confirmó en el cargo, por el que juró oficialmente en una ceremonia en el Departamento del Tesoro el 10 de julio de 2006. En la actualidad ejerce como profesor en la Harris School of Public Policy de la prestigiosa Universidad de Chicago.

– Ben Shalom Bernanke (Augusta, Georgia, 13 de diciembre de 1953) es un economista y político estadounidense de origen judío que fungió como presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos durante dos períodos de 2006 a 2014. Bernanke, un republicano que fue nombrado por el expresidente George W. Bush en octubre de 2005 y que sirvió brevemente como presidente del Consejo de Asesores Económicos de Bush. Fue nominado para un segundo mandato por el presidente Barack Obama en 2009, como presidente de la Reserva Federal. En 2015 ficha por el fondo de inversiones Citadel LLC (ya bien dicen que “perro huevero… aunque le quemen el hocico”, jejeje…)

– Timothy Franz Geithner (Brooklyn, Nueva York, 18 de agosto de 1961) fue el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos entre enero de 2009 y febrero de 2013.

– Lawrence Henry ‘Larry’ Summers (New Haven, 30 de noviembre de 1954) es un economista estadounidense de origen judío. Fue el 71º Secretario del Tesoro de los Estados Unidos de 1999 a 2001 bajo la presidencia de Bill Clinton. Fue Director del Consejo Nacional de Economía de los Estados Unidos, dependiente de la Casa Blanca, durante la presidencia de Barack Obama de enero de 2009 a diciembre de 2010. Fue Economista Jefe del Banco Mundial desde 1991 a 1993. Summers como Charles W. Eliot fue profesor en la Universidad de Harvard dentro de la Kennedy School of Government. En 1993 recibió la Medalla John Bates Clark por su trabajo en el campo de la economía. Summers fue Presidente de la Harvard de 2001 a 2006.

Es de destacar que Obama no ha castigado a uno solo de estos hijoeputas. Al contrario, los ha nombrado para puestos muy importantes en su gobierno.

No que había que cambiar las cosas?… Curiosa forma de hacerlo.

Será que es un mentiroso? NOOOOOOOOOOO! ¡Cómo puedo pensar eso de un presidente estadounidense!? Debo estar equivocado…

Quiero dejar bien en claro que estoy hablando de HECHOS, no de suposiciones, teorías u opiniones. Así que hay muy poco margen para negarlos.

Una última cosa: ahora parece que nadie tiene la culpa de nada. O bien se la echan unos a otros con un sentido lamentable de la responsabilidad y la solidaridad entre colegas, o bien dicen que ellos sí avisaron a tiempo que el Titanic se hundía. Igualito que el Fifo, que nunca es responsable de nada y siempre encuentra la forma de culpar al Imperialismo, al sursuncorda o a la madre de los tomates, menos a él y sus compinches. Me recuerdan el viejo chiste: Pregunta: “Cuál es el colmo de un descarado en un velorio? Respuesta: “Tirarse un pedo bien apestoso, y echarle la culpa al muerto”.

-0-

Todavía este asunto da para mucho más. Por ejemplo, aún no he tocado a México y su FOBAPROA, la versión mexicana del rescate financiero. También me gustaría explicar porqué no podemos dejar que toda esta mierda y estos mierdas nos hagan perder la fe en los ideales. Y del Yin y el Yang aplicados a la economía y cómo resolver el dilema entre regular y desregular. Pero eso lo haré en el siguiente artículo. Por lo pronto, termino con un pensamiento de José Martí:

Qué es el amor a la patria?

“El amor, madre, a la patria
no es el amor ridículo a la tierra,
ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca”

José Martí

Le gustaría la ginebra y lo que Uds quieran, pero era un chingón, verdad?

Continuará…

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Un mundo feliz, o Falaz? (III)

El Hombre de Vitruvio (~1490) de Leonardo da Vinci, es una representación muy citada de la simetría del cuerpo humano, y por extensión del mundo.

El Hombre de Vitruvio (~1490) de Leonardo da Vinci, es una representación muy citada de la simetría del cuerpo humano, y por extensión del mundo.

Las interesantes simetrías

Desde adolescente me gustó la Física. La veía como algo que me ayudaría a comprender el mundo sin tener que partir de axiomas absurdos ni de libros sagrados. Me agradaba su habilidad para descubrir principios muy generales que parecían guiar el universo de manera misteriosa. Era como curiosear en la mente de Dios.

Cuando aprendí el concepto de simetría, quedé fascinado.

En Física Teórica, la simetría implica invariancia ante una transformación. Es decir, si el valor de una propiedad de un sistema queda igual luego de someterlo a una transformación X, decimos que la propiedad es invariante ante esa transformación. O que la propiedad es “simétrica” o que “presenta simetría” ante la transformación de marras.

Encontrar invariancias o simetrías siempre es interesante porque nos ofrecen información sobre la naturaleza de los sistemas y permiten establecer leyes de conservación, algo que a su vez sirve para formular ecuaciones que modelan matemáticamente el sistema.

Por ejemplo, la distancia entre dos puntos de un sólido que se mueve sin deformarse, es un invariante ante la traslación. Y de ello puede deducirse la ley de conservación del momentum lineal (masa x velocidad), que a su vez se usa para explicar el resultado de muchos fenómenos o experimentos mecánicos.

En otras palabras, las simetrías son como pistas que nos va dejando Diosito en la novela policíaca de la vida, para que algún día descubramos al asesino.

Asombroso, verdad?

Simetrías por todos lados

Nada, yo soy Adán.

Palíndromo (se lee igual de izquierda a derecha que al revés) de Guillermo Cabrera Infante.

Pero aún fue más sorprendente cuando aprendí que el concepto de simetría se repite en otras muchas disciplinas: estadística, geometría, química, biología, música, hasta en literatura!…

De manera similar a la Física, la Filosofía -el estudio de las ideas o literalmente el “gusto por la sabiduría”- o la Ética, tratan de encontrar principios generales sobre los cuales basar la conducta o explicar el comportamiento del Hombre y/o de la Naturaleza.

Por ejemplo, las tres leyes de la Dialéctica (Negación de la Negación, Unidad y Lucha de Contrarios y Conversión de la Cantidad en Calidad) son para mí tan fundamentales, ciertas y básicas como las tres leyes de la Mecánica Clásica de Newton.

Bajo estas premisas, resulta entonces natural preguntarse si habrá equivalentes filosóficos a las simetrías de la Física Teórica. Es decir, ideas que se repitan en diversas escuelas de pensamiento. Luego de descubrir simetrías hasta en la sopa, uno se siente inclinado a sospechar que la respuesta a tal inquietud es positiva.

La Regla de Oro

Una idea que resume en buena medida lo que podríamos llamar nuestra humanidad -el aspecto más evolucionado de nuestra especie y del cual nos sentimos orgullosos- es lo que se ha dado en llamar “La Regla de Oro”.

Jesús de Nazareth la enunció así: “Amarás a tu prójimo como  a ti mismo”. Pero es tan universal, que tiene equivalentes en al menos diez escuelas filosóficas:

La Regla de Oro es utilizada en muchos sistemas filosóficos

La Regla de Oro es utilizada en muchos sistemas filosóficos

A primera vista, parece muy bien pensada. Muchos dirían que es la esencia de la convivencia pacífica o la receta para la paz.

Sin embargo, si la examinamos mejor descubrimos que tiene un problema serio: la Regla de Oro no es simétrica ante lo que podríamos llamar “transformaciones de bando”.

Me explico:

Si yo respeto la ley y salgo desarmado a la calle, estoy en franca desventaja ante un criminal que no la respete y lleve una pistola o un cuchillo. Porqué darle esa ventaja? O de qué sirven las leyes que prohíben algo, si es precisamente el criminal el que no las cumple?

Si un secuestrador o asesino es apresado y las cosas transcurren como dicta la ley, recibe un trato que él no ofreció a su víctima. Es esto justo? O lo que es aún más importante, sirve el castigo para disminuir el riesgo de que el crimen suceda de nuevo, o al contrario lo incrementa?

Porque aparte del gasto que implica mantener vivo a un preso durante años, nada garantiza que si algún día sale de la cárcel no vuelva a las andadas, esta vez con más experiencia. Todos sabemos que las cárceles son universidades del crimen. Incluso hay estadísticas que demuestran que gran parte de los delitos se planean y hasta se comandan desde las cárceles.

Fundamentalista islámico exhibiendo orgulloso las cabezas de infieles decapitados y advirtiendo que lo mismo le pasará a todos los infieles. ¡Alá es Grande!

Fundamentalista islámico exhibiendo orgulloso las cabezas de infieles decapitados y advirtiendo que lo mismo le pasará a todos los que no crean en Alá y su profeta Mahoma. ¡Alá es Grande!

Otro ejemplo de actualidad: qué hacer con los terroristas de ISIS y otros asesinos fanáticos implacables? Si los dejas vivos, terminan por reincidir. Y si los metes en Guantánamo, nunca falta un periodista hijoeputa que arme un escándalo de derechos humanos porque “el pobre preso político” no pudo bañarse con el agua tibiecita como a él le gusta, o porque encontró un pelo en la sopa…

Decapitando a un infiel

Esta espeluznante foto podría ser un fake, pero sospecho que es real: están decapitando a un infeliz rehén

Si al tender su cama Ud se encuentra con un alacrán, qué haría, lo trataría de re-educar para tratar de convertirlo en una inofensiva mariposa, o simplemente le daría un zapatazo y a otra cosa?

No sería mucho más moral, justo y seguro ejecutar legalmente a todos los asesinos, violadores, secuestradores, mutiladores, terroristas, asaltantes a mano armada y otros grandes criminales en general?

-0-

De manera que uno de los rasgos distintivos de la civilización occidental -la eliminación de la pena de muerte- algo que muchos perciben como el non-plus-ultra del humanismo, ¡está basado en una falacia! O al menos, en un dilema moral insoluble.

Porque si suprimimos la pena de muerte, en realidad favorecemos los delitos que queremos impedir. Y si la implantamos, muchas personas sienten que al condenar a muerte a alguien, en cierta forma están siendo arrastradas o rebajadas al nivel moral del delincuente, posición que tampoco encuentran cómoda.

Aparte -claro está- del problema que sobrevendría por los errores y la corrupción del sistema de justicia actual. En México, por ejemplo, la mayor parte de los presos son indígenas o mestizos pobres, siendo que -como mucha gente sospecha- los mayores criminales son individuos de cuello blanco. Terminaríamos matando a los inocentes y dejando vivos a los peores criminales!

Quizás la solución al conflicto moral esté en considerar que cuando tu cometes un crimen deleznable, dejas de ser humano y por lo tanto no mereces que te traten como tal, sino como un animal peligroso.

Aunque esto también tiene su problema: quién establecería que has perdido tu condición humana? Porque el que tuviera ese poder, sería dueño de tu vida.

En fin, que la Física es mucho más fácil que la Filosofía o la Ética.

El papel de las Redes Sociales

El papel de las Redes Sociales

El papel de las redes sociales

…porque yo adonde voy hablaré de tu amor como un sueño dorado, y olvidando el rencor no diré que tu amor me volvió desgraciado…

Canción “Un mundo raro”, de José Alfredo Jiménez

Muchas veces me he preguntado a dónde iremos a parar con esto de las computadoras. Cuando yo nací, apenas comenzaba el boom informático. Hoy en día no puedo concebir la vida sin ellas.

No es sólo un problema de cantidad o de rapidez al hacer las cosas. Los ordenadores han cambiado cualitativamente nuestras vidas. Yo lo considero el ejemplo perfecto de la tercera ley de la dialéctica, “La conversión de la cantidad en calidad”.

Y esto me lleva invariablemente a hacerme la pregunta: cómo influirán en el futuro las computadoras en nuestra forma de hacer política?

Ya estamos viendo algunas cosas interesantes, pero en realidad nadie está muy seguro de adónde iremos a parar. Por lo pronto, las redes sociales son un buen prospecto de hacia dónde puede evolucionar de manera natural el concepto de democracia. O más bien, la forma de implementarla.

Antes de Gutenberg había que escribir los libros a mano y de uno en uno. Muchos monjes quedaron ciegos por el tremendo esfuerzo que se veían obligados a hacer para copiar e ilustrar unos pocos ejemplares de La Biblia. La imprenta significó un adelanto formidable. Ya se podían producir cientos o miles de libros de todo tipo en poco tiempo y con ello la diseminación de la información creció exponencialmente. No en balde la invención de la Imprenta y el Renacimiento ocurrieron uno a continuación del otro.

El siguiente paso en el tema editorial es el libro electrónico. Ahora no solamente la información se disemina aún más rápido, sino que prácticamente todo el proceso editorial tradicional sale sobrando. Cualquiera puede escribir algo y subirlo a internet casi sin ningún esfuerzo. Y su escrito puede ser visualizado inmediatamente por cualquier persona en cualquier lugar del mundo.

Alguna consecuencia tendrá esto en nuestra forma de vivir, no?

También, casi todos los que lean estas líneas habrán sido testigos del tremendo drama de las casas discográficas, a las que un solo hombre -Steve Jobs- y su inventiva totalmente fuera de serie, puso al borde de la quiebra con su iTunes, porque ninguna estaba preparada para un cambio tan radical en la forma de comercializar la música. Trataron de refugiarse en los derechos de autor, en la manga del muerto y en lo que tu quieras, pero en definitiva si no se alineaban con la tecnología actual, iban quebrando una tras otra.

Fonógrafo

Fonógrafo de cuerda

Y todo en menos tiempo del que transcurre una vida. De pequeño, en la casa de mis abuelos había -y yo usé muchas veces- un fonógrafo de cuerda con una bocina en forma de embudo gigantesco. Hoy cuando quiero oír algo, me conecto a Spotify. O cuando deseo ver una película, a Netflix. O la compro en uno de los muchos servicios de streaming. Por el camino quedaron los discos de pasta, las cintas magnéticas, los cassettes de música, los videos Beta, los VHS, los negativos fotográficos, las películas de celuloide, los discos para PC de 8, 5.25 y 3.5 pulgadas, los CDs, los DVDs…

Asombrosa demostración del avance tecnológico del último medio siglo. 1956: Disco duro de 5 MB vs. 2011: USB de 256 GB. La capacidad creció unas 52,000 veces, mientras la masa disminuyó de varias toneladas a unos pocos gramos.

Asombrosa demostración del avance tecnológico del último medio siglo. 1956: Un disco duro de 5 MB es subido a un avión con ayuda de un montacargas vs. 2011:  una memoria USB de 256 GB es sostenida entre los dedos de un sujeto. La capacidad creció unas 52,500 veces, mientras la masa disminuyó de varias toneladas a unos pocos gramos.

Y con los celulares modernos con cámara de video el drama es aún peor. En tiempos de la Conquista de México, la Corona española tardó meses en enterarse que Cortés había tomado Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca. Incluso a mediados del siglo XX mucha gente celebró la terminación de la II Guerra Mundial días después de que “Fat Man” había borrado del mapa a Nagasaki. Y hay historias tremebundas sobre pelotones japoneses perdidos en islitas de la Polinesia que siguieron peleando solos durante años porque nunca les llegó la noticia.

Fat Man, bomba nuclear detonada sobre la ciudad japonesa de Nagasaki el 9 de agosto de 1945. Mató de entrada a unas 40 mil personas y frenó de golpe la ii Guerra Mundial. Peso: 4670 kg. Masa de plutonio: 6.2 kg. Potencia explosiva: 21 kilotones.

Fat Man, nombre en clave de la bomba nuclear detonada sobre la ciudad japonesa de Nagasaki el 9 de agosto de 1945. Mató de entrada a unas 40 mil personas y frenó de golpe la ii Guerra Mundial. Peso: 4670 kg. Masa de plutonio: 6.2 kg. Potencia explosiva: 21 kilotones.

Hoy en día sucede un escándalo, batalla, abuso, accidente… en cualquier lugar del mundo, y a los 5 minutos cualquiera puede estar viendo un video en YouTube con los hechos. Digamos que se ha vuelto más difícil ocultar la realidad. Los gobiernos acostumbrados a manejar la información a su antojo o a deformarla, ahora la tienen más difícil. Por eso las dictaduras tratan desesperadamente de amordazar el internet y los protocolos actuales de comunicación.

Anonymous rules

La Información es Libre / Somos Anonymous / Somos un Ejército / No Perdonamos / No Olvidamos / Espérennos

Posiblemente mi visión del fenómeno esté influida por el hecho de haber nacido antes del comienzo de la revolución informática, pero veo con asombro cómo dentro de su ámbito se han duplicado con inusitada rapidez casi todos los elementos del mundo real: en el ciberespacio hay policías y ladrones, ricos y pobres, bancos y comercios, espías y espiados, pederastas y víctimas, porno y prostitución, juegos de azar y viciosos, villanos y héroes, abusadores y vengadores justicieros, además de inmensas cantidades de información sobre cualquier tema: historia, medicina, literatura, cocina, turismo, ingeniería, música, noticias, deportes, entretenimiento, docencia a cualquier nivel, en fin, de todo… Por haber, hay hasta avatares que asumen la personalidad o los deseos de ser de alguien. Prácticamente no hay elemento de la vida real que no tenga su equivalente virtual.

Por ello se me ocurre que quizás el nuevo concepto de “realidad virtual” no sea ni tan nuevo ni tan virtual.

La celeridad con que se han adaptado los seres humanos a este nuevo ambiente, me sugiere que estamos en presencia de una necesidad real que fue satisfecha por un desarrollo tecnológico, es decir, de un nuevo paso válido e indiscutible en la Evolución.

internet mundial

Internet conecta al mundo

 -0-

Pero regresemos al tema central de esta conversación: la revolución informática terminará influyendo en la forma de hacer política? Creo que sí.

No tengo una bola de cristal, pero me parece obvio que los mecanismos actuales de la democracia -las votaciones y los Congresos- serán cada vez menos necesarios a medida que los representados puedan ejercer directamente su opinión a través de las nuevas tecnologías.

Para casi nadie es una sorpresa el que en general los órganos de gobierno están llenos de criminales de todo tipo: donde quiera que se concentren el dinero y el poder, habrá delincuentes tratando de penetrar la institución. Eso es tan cierto como que donde quiera que haya un mojón habrá moscas volando en las cercanías, tratando de posarse en el susodicho.

Utilizando la Historia como testigo de cargo

México lleva más de 200 años de independencia en los cuales se han celebrado innumerables procesos electorales, y sin embargo no creo que podamos sentirnos orgullosos siquiera de uno de ellos. Aún admitiendo que las técnicas se han ido sofisticando desde los tiempos en que se aparecían pistoleros en los colegios electorales y se robaban las urnas, pasando por el de los sindicatos obligando descaradamente a sus agremiados a votar en masa por el político que había comprado a sus dirigentes, hasta la famosa “caída del sistema” en las elecciones presidenciales de 1988 o la moderna tendencia a disfrazar de asistencia social la compra de votos, siempre ha habido más motivos de vergüenza que de orgullo.

Haciendo un rápido resumen de esos 200 años, uno se topa con nombres como los de Antonio López de Santa Anna y Porfirio Díaz en la primera y segunda mitad del siglo XIX, respectivamente.

El primero fue 11 veces presidente, sus verdaderos intereses no incluían las mejoras sociales sino el cogerse a cuanta mulata se le antojaba y el jugar a los gallos  en su rancho de Veracruz. Es de suponer que su egolatría competía de a tú por tú con su sentido del humor porque entre los disparates que cometió está el haber enterrado con honores militares una de sus piernas, que perdió en un combate. Creo que en toda la Historia de la Humanidad no hay otro político que pueda presumir de haber realizado semejante tontería. Su obra más importante -por la cual es recordado- fue entregar la mitad del territorio México a los EU.

El segundo fue el hombre fuerte del país durante unos 30 años, con períodos en los que formalmente delegaba el poder a un compadre al que tenía acogotado, así que en definitiva era él quien mandaba. Su frase más famosa fue la que envió como respuesta al gobernador de Veracruz cuando éste le preguntó qué hacía con unos revoltosos que había agarrado presos. El telegrama decía: “Mátalos en caliente”.

Entre Porfirio y Santa Anna se fueron la mayoría de los años de ese siglo. No incluyo a las dos monarquías (Agustín de Iturbide y Maximiliano de Habsburgo) ni los años de las invasiones francesa o gringa o la Guerra de Reforma, porque estamos hablando de períodos con gobiernos cuando menos, capaces de permanecer estables durante cierto tiempo.

El siglo XX tampoco anda muy bien parado: de Porfirio pasamos a la Revolución Méxicana, una verdadera matazón. Sólo por mencionar los principales magnicidios, tenemos a Francisco I. Madero y su hermano Gustavo, Pino Suárez (vicepresidente de Madero), Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Emiliano Zapata y Doroteo Arango (más conocido como Pancho Villa).

A Victoriano Huerta no lo cuento entre los asesinados porque las causas de su muerte en la frontera (El Paso, Texas) no están muy claras. Pero es probable que haya muerto envenenado -luego de haber sido derrotado por Carranza y huído a Europa- por algún agente secreto en razón a haberse convertido en achichincle del Kaiser alemán, quien  lo había contratado para que regresara y armara jaleo militar entre EU y México con el propósito de entorpecer la posibilidad de que EU entrara en la I Guerra Mundial, basado en la manida estrategia bélica que plantea la dificultad de mantener dos frentes muy separados.

-0-

Francisco I. Madero, presidente de México

Francisco I. Madero, presidente de México

Por cierto, no resisto la tentación de contar una anécdota que retrata a Francisco I. Madero de cuerpo entero: dicen que el día anterior al golpe de estado que lo derrotó, su hermano Gustavo descubrió la conspiración, tomó preso a Victoriano Huerta y lo llevó ante Francisco. Éste le preguntó a Victoriano por la veracidad de la acusación. Huerta -que tenía tal cara de asesino que aún hoy en día sus fotos me asustan- por supuesto, lo negó.

Victoriano Huerta

Victoriano Huerta, asesino de Madero

Entonces Madero le hizo jurar por su honor (?) que decía la verdad, le entregó su sable y lo dejó ir. Es decir, creyó en Victoriano y no le hizo caso a su propio hermano. Tal era su nivel de ingenuidad en política.

Gustavo A. Madero

Gustavo A. Madero, hermano de Francisco

Al día siguiente, Victoriano Huerta llevó a cabo el golpe de estado. Cuando a Francisco -ya preso- le informaron del asesinato de su hermano Gustavo, lloró de pena e impotencia, pero ya era tarde. Entre las barbaridades que le hicieron a Gustavo -que tenía un ojo de vidrio- estuvo el picarle los ojos con un picahielos para averiguar cual de los dos globos oculares era el de verdad, y reventarle el bueno.

Poco tiempo después, también Francisco era asesinado junto con Pino Suárez -su vice- a las afueras de la cárcel de Lecumberri, en lo que resultó ser un falso traslado de prisión. Dijeron a la prensa que habían tratado de escapar, pero por supuesto los mataron a sangre fría.

Henry Lane Wilson

Henry Lane Wilson, embajador de EU en México y autor intelectual del asesinato de Madero

Y cuentan que luego del golpe, el que presentó a la prensa nacional e internacional al nuevo “presidente”, fue nada más y nada menos que Henry Lane Wilson, el embajador de EU en México. Lo hizo en su embajada, dando muestras de su inmenso descaro y prepotencia. Dicen que mostró a Victoriano y a Félix Díaz (un sobrino de Porfirio) como las nuevas autoridades del país. Y que los dos estaban perdidos de borrachos, no se sabe bien si por la celebración o por el miedo.

William Taft

William Taft, presidente de EU (1909-1913). Si Ud le ve carita de pendejo prepotente, no se inquiete: ya somos dos.

De manera que quedan pocas dudas acerca de quienes planearon el golpe de estado que derrocó a Francisco I. Madero, presidente electo de México luego de los 30 años de dictadura de Porfirio. Dicen que William Taft -el presidente de EU en ese tiempo- tenía miedo de que Madero con su carácter blando, su ingenua rectitud y sus creencias espiritistas, dejara que intereses ajenos a los suyos tomaran control de las riquezas mexicanas -incluyendo la frontera con EU- y afectaran las empresas gringas o a su gobierno.

También, hay que tener en cuenta que Porfirio se había ido, pero el país estaba aún lleno de porfiristas resentidos, que igualmente tenían miedo de que Madero afectara sus intereses. Por eso lo mataron.

Pero aunque esas razones explican el golpe de estado, no lo justifican en absoluto. Difícilmente se me ocurre una situación más criminal y denigrante para los ideales democráticos que supuestamente decían defender. Me imagino que los huesos de Washington, Jefferson y el resto de los Padres Fundadores, temblaron de indignación y vergüenza al ver lo que hicieron sus herederos. Más claro: el mierdero en que convirtieron sus más puros ideales, aquello de la libertad del Hombre y el “pursuit of happyness”.

A mí francamente, me hierve la sangre cada vez que recuerdo estos hechos.

Y creo que aquí debo dejar bien claro mi opinión de que las generalizaciones raciales o gentilicias son falsas, casi siempre producto de la ira o la estupidez. Por ejemplo, decir que “todos los gringos son unos hijoeputas” es una soberana tontería. Puedo afirmar categóricamente que la mayoría de las personas que he conocido en EU son extremadamente buenas, nobles, bondadosas, yo diría que hasta ingenuas, en el buen sentido de la palabra. Y si hay algún país en el mundo en que podamos depositar un poco de confianza en que finalmente derrotará a las fuerzas del mal -quizás no tanto por su gobierno, sino por su gente- ése es EU.

Lo cual no impide que llame a los hijoeputas por su nombre, en particular a los que planearon ese golpe de estado -o en su caso cualquier otro comportamiento criminal- aunque sean presidentes o embajadores, blancos, negros o amarillos. Punto.

Lo mismo aplica para las frases que tratan de denigrar a los negros por “vagos”, a los mexicanos por “corruptos”, o a cualquier otra etnia por el mero hecho de pertenecer a ella. Varios de mis amigos son negros y son ciudadanos ejemplares -mejores que yo-, mi esposa y una de mis hijas es mexicana, tengo 4 nietecitos gringos y 4 mexicanos… En fin, que no me gusta escupir pa’arriba.

-0-

Plutarco Elías Calles

Plutarco Elías Calles

A partir del asesinato de Madero, la Revolución Mexicana se convirtió en un quítate-tu-pa-ponerme-yo. Cada nuevo caudillo subía al poder matando o derrotando por la fuerza a su antecesor: Madero-Huerta-Carranza-Obregón… hasta que Plutarco Elías Calles tomó el poder. Al principio de su mandato se produjo la última de las matazones de esa época: la Guerra Cristera, porque al igual que en los tiempos de Benito Juárez y su Guerra de Reforma, la Iglesia Católica había alcanzado niveles de ingerencia en el gobierno que resultaban amenazantes para el Estado, y Plutarco no estaba como para andarle oliendo los huevos a ningún cardenal.

Pero una vez resuelto el problemita de la curia prepotente, Plutarco logró una especie de pacto de paz entre mafiosos, con lo cual sobrevino un período de relativa calma… Creo que ese fue su principal aporte. Lo malo es que aquella paz fue a costa de instaurar “La dictadura perfecta”, como llamó Vargas Llosa a los gobiernos del PRI, todos autoritarios, corruptos, nepóticos y tramposos. Aquello duró unos 70 años hasta finales del siglo XX, cuando el PAN tomó el poder… para demostrar que era el mismo perro con distinto collar.

De manera que los 200 años de independencia de México, llenos de elecciones amañadas, han servido para demostrar la poca eficacia de las mismas. Si la celebración de elecciones fuera garantía de democracia, México no tendría la historia que tiene, repleta de caudillos y dictadores.

Ni tampoco Cuba, en donde durante más de 50 años el Fifo ha celebrado “elecciones” en donde casualmente siempre ha salido como vencedor, jejeje…

Zorro cuidando el gallinero

La zorra cuidando el gallinero…

Historia del INE o la zorra cuidando el gallinero…

Creo que resulta interesante explicar aquí otro de los zafarranchos electoreros que han tenido lugar en México, porque ejemplifica muy bien las técnicas actuales de manipulación de las elecciones: el pleito entre los partidos políticos y el antiguo IFE (Instituto Federal Electoral).

Me imagino que el Pelón (Carlos Salinas de Gortari, presidente de México de 1988 a 1994) se sintió débil e impuro luego de acceder a la presidencia en medio del escándalo por “la caída del sistema” -la famosa trampa del PRI para evitar que el hijo del Gral. Lázaro Cárdenas ganara las elecciones presidenciales- y aunque no renunció al cargo (tampoco hay que exagerar, no?), inventó el IFE (Instituto Federal Electoral), un organismo con la exclusiva función de supervisar el desarrollo de las futuras elecciones federales (presidente, diputados y senadores) para garantizar su limpieza y transparencia. Quizás lo viera como una forma de pedir excusas… a su manera, claro.

Anteriormente existía un organismo parecido -la Comisión Federal Electoral- pero parece que ya estaba suficientemente desacreditado y Salinas quiso hacer “borrón y cuenta nueva”. Eso es muy común en el absurdo mundo de los políticos: en vez de hacer que las cosas funcionen, reinventan el agua tibia una y otra vez.

Por supuesto, la principal característica de un organismo así, debía de ser la autonomía. Como en la Corte Suprema de Justicia donde una vez que un juez es nombrado, sencillamente nadie puede removerlo del cargo con objeto de que no puedan manipularlo amenazándolo con el despido.

Jurassic PRI

Jurassic PRI

Aunque me imagino que el deseo de Salinas era dar la impresión de limpieza e independencia, en sus inicios el IFE estuvo manejado por viejos dinosaurios del PRI (como ya dije, no hay que exagerar en eso de los ideales, no?). Fernando Gutiérrez Barrios (la eminencia gris de la policía secreta mexicana y el hombre de la CIA en México), Patrocinio González, Jorge Carpizo, Esteban Moctezuma y Emilio Chauyffet, se sucedieron en el control del nuevo organismo desde su fundación en 1990, hasta 1996 en que por fin recibió el control del IFE alguien con un historial verdaderamente limpio.

Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a las elecciones presidenciales de 1994, asesinado en plena campaña electoral

Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a las elecciones presidenciales de 1994, asesinado en plena campaña electoral

No puedo asegurarlo, pero pienso que la razón para no continuar poniendo dinosaurios priístas a dirigir el IFE no fueron las buenas intenciones de nadie, sino que tuvo que ver con el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, el candidato presidencial del PRI que fue asesinado en 1994 en plena campaña electoral, posiblemente por haber expresado su deseo de cambiar a México en un famoso discurso (“…Yo veo un pueblo con hambre y sed de justicia…”) que recuerda al de Martin Luther King (“I have a dream…”). En política uno nunca está seguro de nada, y en ese ambiente el Chicago (juego de billar) no se juega a dos bandas, sino a veinte. Pero me imagino que de alguna forma había que intentar recuperar el prestigio del sistema electoral, luego de aquella vergüenza.

José Woldenberg

José Woldenberg, primer consejero presidente del IFE

Durante cierto tiempo, las cosas parecieron funcionar mejor. El consejero presidente del IFE, José Woldenberg -de ascendencia judía polaca- se ganó el respeto de la ciudadanía por su actuación imparcial. Lo cual en mi opinión no implica que los partidos hayan aceptado de buen grado su función, sino que no les quedó más remedio. El asunto comenzó a estropearse de nuevo cuando a la terminación de sus funciones, Luis Carlos Ugalde lo sustituyó en el cargo.

Portada del libro "Así lo viví" de Luis Carlos Ugalde, en donde relata la historia de las elecciones presidenciales mexicanas del 2006

Portada del libro “Así lo viví” de Luis Carlos Ugalde, en donde relata la historia de las elecciones presidenciales mexicanas del 2006

A Ugalde le correspondió organizar las elecciones presidenciales del 2006. Y en ellas ocurrió un incidente que molestó a todos los partidos políticos: el sistema de encuestas a pie de urna -el famoso PREP, Programa de Resultados Electorales Preliminares– a las 11 de la noche del día de la votación, todavía no arrojaba resultados definitorios sobre el partido ganador.

Para cualquier persona medianamente culta resulta comprensible que toda medición tiene un margen de error y que si los resultados de dos mediciones difieren en menos del valor del error, no puede afirmarse nada sobre cual es mayor.

Pero parece que los muy respetables políticos no entienden ni jota de estadística. O no les da la gana de entender, lo cual es aún peor.

El caso es que aquello terminó “como la fiesta del Guatao” -usando una frase típica cubana para referirse a un gran pleito- con mutuas acusaciones de fraude y exigencias de todo tipo.

En particular, el rollo que armó el Peje (el candidato del PRD) con su gente fue de antología: se plantó en Reforma a lo largo de varios kilómetros con tiendas de campaña, inodoros portátiles y todo lo demás, y durante varios meses prácticamente dividió en dos a la Ciudad de México. Muchísima gente inocente se vio afectada en su movilidad. El lema de aquel show fue “¡Voto por voto y casilla por casilla!” para pedir el recuento total, dejando en claro que él había ganado y que habían vuelto a hacer trampa como en el 88.

Otras dos circunstancias ayudaron a poner la cosa aún más mala: sin lugar a dudas, el PRI había quedado en tercer lugar. Ya no era la primera fuerza política del país, ni siquiera la segunda, sino la tercera. Porque el pleito por el primer lugar -es decir, por la presidencia- estaba entre el PAN (la derecha) y el PRD (la izquierda). El PRI, acostumbrado a ser el dueño del guante, el bate y la pelota, se sintió amenazado de muerte.

El otro dato que se puso en evidencia, fue el alto grado de abstención, de un 40% aproximadamente. A pesar de los intentos del gobierno por dar esa cifra como normal, para muchos estaba claro que cada vez menos mexicanos le hacían caso al pugilato de los políticos, y el número de ciudadanos que se los pasaban por el arco del triunfo, iba en aumento. Algo muy peligroso no solamente para el PRI, sino para todos los partidos.

Con el tiempo, sin embargo, las aguas retornaron a su nivel. Un escrupuloso re-conteo arrojó como resultado que Calderón (PAN) había ganado por unos pocos miles de votos. Y a pesar de que inicialmente los legisladores de izquierda le gritaban “¡espurio!” en su cara, cuando les llegó la hora de tomar protesta como diputados o senadores, en vez de renunciar a formar parte de un gobierno con un presidente espurio, se callaron la boca. O bien sus deseos de servir a la Nación eran muy grandes, o el incentivo de los sueldos millonarios de que disfrutan los legisladores los convencieron de quedarse tranquilos y no armar más pedo.

En definitiva, aquellas elecciones se asemejaron más a un pleito de lavadero o de bayú (putero, en mexicano) del mercado de La Merced, que a un proceso de sucesión en una nación civilizada.

Pero de una forma u otra todos los partidos, acostumbrados a comportarse como la vedette de la fiesta, se sintieron afectados o agredidos en su arrogancia y prepotencia. El que pagó los platos rotos fue el infeliz de Ugalde, como si fuera el responsable por los resultados de la estadística. Por supuesto, renunció.

Y ya entrados en gastos, los partidos tomaron venganza: por enésima vez desmontaron el organismo supervisor de las elecciones. De paso, le cambiaron el nombre: el IFE desapareció y dió lugar al INE (Instituto Nacional Electoral), como si un cambio de nombre pudiera garantizarle la credibilidad y el honor.

Y en esta ocasión se aseguraron de que los nuevos nombramientos estuvieran bien sujetos a sus manos, de forma que los dirigentes del nuevo INE saben que si andan metiendo demasiado las narices en los turbios manejos electorales de los partidos, sencillamente pierden su puesto.

Así que los nuevos guardianes de la limpieza de las elecciones, responden o tienen como jefes a los propios partidos políticos que participan en las mismas.

O sea que ahora es la zorra la que cuida el gallinero…

Mientras, y como en estos días se aproximan unas elecciones intermedias, los partidos pretenden darnos lecciones de moral y cívica y nos bombardean en los medios con unos 13 millones de spots publicitarios en donde en vez de evaluar y proponer soluciones a los inmensos problemas del país, se sacan unos a otros los trapos sucios dando muestras de su naturaleza de verduleras de mercado (con perdón de la verduleras de verdad), y nos hablan acerca de la limpieza del proceso y la obligación ciudadana de votar…

Pueden ser más descarados? Yo creo que no.

Por eso yo no veo la tv abierta, sino puro streaming.

Fin de la historia.

Loquito Juan Gaínza

Caricatura de un loquito genérico

Juan Gaínza en la línea en blanco

Y el cuento del INE me trajo a la memoria el de Juan Gaínza:

Hace muchísimos años -mas o menos unos 60- había en mi pueblo natal un loquito de ésos que todo el mundo conoce. En realidad no estaba loco de atar, sino que tenía un cierto retraso mental que no le impedía ganarse la vida. De manera que era loco, pero no vago.

Claro, Juan Gaínza no podía trabajar en una oficina o en una tienda. Lo único que sabía hacer -aunque por cierto lo hacía muy bien- era arreglar jardines. Cualquiera que necesitara recortar alguna rama de un árbol que estuviera amenazando con caer sobre el techo de su casa o limpiar de malezas un jardín o un patio o recoger la cosecha de algún árbol frutal muy alto, tenía en Juan Gaínza un obrero capaz y muy dedicado. Con sorprendente agilidad subía a los árboles armado de su machete (muchas veces lo vi trepando descalzo por la mata de aguacates o la de mangos en el patio de la casa de mis abuelos) realizando su labor con un ánimo y una rapidez sorprendente.

Luego se ocupaba de barrer y recoger toda aquella basura y ramas cortadas, hacer grandes mazos y llevárselos en su espalda hasta el basurero a las afueras del pueblo. Algo que sólo alguien muy fuerte podría ejecutar.

Sin embargo, a duras penas podía pronunciar algunas palabras, y recuerdo la extraña sonrisa-mueca de su cara repitiendo una y otra vez “Sí, sí, sí…” cuando mi abuelo le daba instrucciones sobre lo que quería que hiciera.

Mi padre me contó que un buen día -cuando yo aún no había nacido-, llegó el momento de celebrar elecciones municipales. Algo que mucha gente, cansada de tantos engaños y trapacerías electoreras, no tomaba en serio.

Entonces los jodedores del pueblo se pusieron de acuerdo para correr la voz: “Juan Gaínza en la línea en blanco!“. Era una forma de divertirse y tirar a mierda el proceso electoral que se avecinaba.

La “línea en blanco” era la última línea de la boleta electoral, en donde uno podía escribir el nombre de cualquier persona por la que quisiera votar, aunque no hubiera hecho campaña.

Y ya bien sea porque los jodedores eran mayoría, o porque la gente decidió darle una lección a los políticos corruptos, Juan Gaínza salió electo como concejal!!!!

Hubo que andar dando carreras legales durante un buen rato -en medio de las risas del pueblo- para declararlo oficialmente loco y poder darle marcha atrás al resultado de las elecciones.

Mirándolo bien, no es tan mala idea, jejeje…

-0-

Por último, quisiera dejar en claro algo: en un artículo anterior, me referí a la paradoja de la democracia, que se concreta en consultar a todos sobre temas que desconocen, en particular el someter a votación el problema más difícil de todos: determinar quién dirija acertadamente el país.

Ahora resulta que expreso mi esperanza en que el asunto mejore cuando desaparezcan los Congresos y todo el mundo pueda votar directamente por algo. No me contradigo?

Bueno, ni sí ni no, sino todo lo contrario, diría Cantinflas.

El asunto es que aunque la paradoja de la democracia existe, aún no hemos encontrado un mecanismo mejor, así que nos tenemos que conformar con lo que hay.

Eso fue lo que quiso decir Churchill, cuando expresó: “La democracia es el peor de los sistemas políticos… exceptuando a todos los demás”.

Y ya con la ligadura de tener que utilizar las votaciones a fuerza, se comprende mejor que cuantos más seamos los votantes directos y menos los “representantes”, menos posibilidades de corrupción porque el poder se encontraría más diluido, y sería más difícil sobornarnos a todos. Además de que para votar haría falta un mínimo de conocimientos informáticos, lo cual dejaría automáticamente fuera del juego a los menos educados, que son a su vez los más manipulables. Con lo cual la calidad del resultado mejoraría, no?

(Continuará)

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Un mundo Feliz, o Falaz? (II)

Los fundamentos de la democracia

Las paradojas de la democracia

Las paradojas de la democracia

Otra de las sorprendentes falacias sobre la que están construidas las democracias modernas se encuentra tan profundamente enraizada en la conciencia popular que su mero cuestionamiento es para muchos una herejía imperdonable: el suponer que la mejor decisión es la que toma la mayoría.

Según el método científico, bastaría un solo contra-ejemplo para refutar dicha afirmación. Pero es que no hay uno, hay miles: Napoleón -al menos al principio- contó con la inmensa mayoría del pueblo francés. Lenin tomó el poder apoyado por gran parte de los obreros y campesinos rusos, que estaban hartos del Zar y sus guerras imperiales y ansiaban la paz. Hitler fue elegido Canciller en 1933 por la mayoría del pueblo alemán, que se encontraba decepcionado y expoliado tras la derrota de su país en la Primera Guerra Mundial. Juan Domingo Perón fue elegido presidente de Argentina en 1946 con el entusiasmo y la anuencia de la mayor parte de los obreros argentinos, organizados en sindicatos. Hasta el mismísimo Fifo, a pesar de haber llegado al poder a través de un movimiento armado, en sus primeros años era el indiscutible líder del pueblo cubano.

Sin embargo, todas esas decisiones demostraron con el tiempo ser grandes errores. Las guerras napoleónicas segaron miles de vidas y llevaron luto y sufrimientos a lugares tan lejanos como Egipto y Rusia. Se calcula que el comunismo produjo en total unos 100 millones de cadáveres. Hitler arrastró al mundo a una nueva guerra mundial y tuvo el dudoso honor de inventar las fábricas de muerte que produjeron el Holocausto judío. Perón y sus seguidores lograron que Argentina involucionara de ser una nación del primer mundo -como era a principios del siglo XX- a una nación tercermundista en el XXI. Y el Fifo en 50 años ha logrado llevar a Cuba al estado de postración económica y política en que se encuentra actualmente.

Mr Bean

Mr Bean, el tonto por excelencia

Embaucando a la mayoría

“Cien tontos no hacen un listo”

Frase de un hijoeputa que conocía muy bien la naturaleza humana

La mayoría, en realidad, es fácil de engañar. O sea, de lograr que “se vaya con la de trapo”, empleando una frase del argot beisbolero cubano para referirse al caso de un bateador que le hace swing completo a una bola con trampa. Basta un demagogo que le hable bonito y le prometa lo que quiere oír.

Piénselo un momento. Qué sabe Ud. de explotación petrolera? Qué sabe Ud. de fusión nuclear? Qué sabe Ud. de macroeconomía? Qué sabe Ud. de comunicaciones digitales? De genética? De transmisión de energía eléctrica? De medicina? De construcción de puentes? De transporte marítimo? De agricultura? De tráfico aéreo? De investigación espacial?… y otros miles de temas más.

Qué validez tendría algún juicio u opinión suya, sobre temas que desconoce? Qué sentido tiene entonces consultar sobre temas complicados a “la mayoría”?

Le gustaría que su vida se viera influenciada por decisiones tomadas por gente inexperta o contraria a sus principios? Por ejemplo, que un indígena o un musulmán -que tratan a sus mujeres con evidente desigualdad- tuviera alguna influencia en los códigos civiles vigentes o en la manera en que Ud. decida manejar sus propias relaciones familiares?

Se sometería Ud. a un procedimiento quirúrgico a corazón abierto que obedeciera a instrucciones tomadas “por consenso” entre una gran parte del pueblo? O preferiría que lo operara un experto cirujano, aunque no supiera nada de otros temas ni admitiera opiniones de nadie?

Y entonces porqué esperamos resolver el problema más complicado de todos -escoger quién nos gobierne- utilizando la opinión de “la mayoría”?

Mr Bean - Zapatero

Zapatero, profundamente concentrado en los problemas de España

Houston, tenemos un problema

Sir Winston Churchill

Sir Winston Churchill

La democracia es el peor de los sistemas políticos… exceptuando todos los demás.

Sir Winston Churchill

Admitámoslo: la democracia se basa en una falacia. Pero hasta ahora, es lo mejor que hemos sabido idear. Esa es una de las grandes paradojas de la Humanidad.

Déjenme decir algo bien claro: soy un furibundo partidario de la democracia. Pero ello no me ciega al punto de suponer que es perfecta. Tiene problemas muy grandes, y creo que el primer paso en el camino de su perfeccionamiento, es identificar y admitir sus defectos.

Como casi todo el que proviene de una dictadura de izquierda, tengo la experiencia personal de haber visto transcurrir la mitad de mi vida sin haber logrado gran cosa. A lo más que podía aspirar en el socialismo del Fifo era a ver pasar mi entierro, como dijo una vez el coronel Aureliano Buendía, sentado a la puerta de su casa.

Las principales satisfacciones de mi vida -en particular la de sentirme realizado al ver florecer a mis hijos en libertad y porque puedo opinar y leer lo que me de la gana- las he logrado en la otra mitad, en la imperfecta democracia mexicana. Gracias a ello, estoy digamos que “vacunado” contra el socialismo.

El Socialismo Ilustrado

El Socialismo resumido en una imagen

Lo cual no tiene porqué sucederle a gran parte de mis compatriotas actuales, medio ahogados con los problemas del capitalismo, y sin experiencia de cómo son las cosas en el bando contrario. Es una actitud lógica y esperable en los seres humanos el pensar que si yo siento que esto no está bien, lo bueno debe estar en otro lugar. Y ahí es donde los demagogos hacen su agosto.

Por otro lado, las piedras siempre caen hacia abajo. Quiero decir que donde quiera que se acumulen dinero y poder, habrá corrupción. Y en qué lugar se acumulan más esos dos factores, que en los gobiernos? Legislar para tratar de acabar con la corrupción sin quitar la tentación, es tan tonto y tan inútil como legislar para que las moscas no se paren en la mierda.

De ahí la idea de que los gobiernos deben reducirse al mínimo indispensable, dándoles un papel de mero control y arbitraje (leyes y justicia), y permitiendo que la sociedad civil asuma el grueso de las funciones de un país -sin dejar que se formen monopolios- para que el poder se atomize lo más posible debido a la libre competencia. De esa forma disminuiría de una manera natural el incentivo, que es la fuente de la corrupción. O al menos, la influencia de los corruptos.

No creo que sea la solución definitiva, pero no se me ocurre nada mejor.

El Cuarto Poder: la prensa

El Cuarto Poder: la prensa

El cuarto poder

El 2 de Agosto de 1990 Saddam Hussein invadió Kuwait -una de las naciones más ricas del mundo- para apropiarse de su petróleo. Casi 6 meses después, el 16 de Enero de 1991, Estados Unidos, al frente de una coalición formada por 34 países y con la anuencia de la ONU, desembarcó tropas con la intención de sacar el ejército iraquí de Kuwait y retornar el poder al gobierno original.

Para casi todo el mundo estaba claro: Saddam era el invasor y las tropas de la coalición venían a restaurar el orden. Sin embargo, en Cuba los noticiarios informaban exactamente lo contrario: Estados Unidos era el invasor, y Saddam el agredido.

Analizado desde el punto de vista informático, el cerebro del Hombre funciona como una computadora: recibe datos, los procesa mediante un algoritmo, y obtiene resultados. No pueden esperarse conclusiones brillantes, si los datos son falsos. O si el programa está sesgado o tiene bugs.

Eso lo sabía muy bien Goebbels (“Una mentira repetida miles de veces, se convierte en verdad”). También lo saben todas las compañías productoras de comerciales.

No soy tan ingenuo como para creer que la Guerra del Golfo se hizo para liberar a nadie. Se hizo por el petróleo y porque la guerra es un negocio, eso para mí está claro.

Sin embargo me gusta usarla como ejemplo de una triste realidad:  vivimos en un mar de versiones, en donde cada bando fabrica “su” verdad y la trata de imponer, al mismo tiempo que intenta esconder las versiones de sus enemigos.

Y en la misma medida que logra esconder esas otras versiones, la suya adquiere validez porque no hay información para comparar. Por eso en muchos países no hay libertad de prensa.

Admito que en esto hay muchos matices y que en general en los países democráticos la información se difunde mucho más libremente que en los demás. Pero la libertad funciona igual para decir verdades que para decir mentiras, depositando en Ud la responsabilidad de discernir donde está lo cierto. Lo cual no es en sí mismo una desventaja, pero lo obliga a trabajar en demasía y esto hace más difícil todo el proceso.

El único antídoto que se me ocurre para al menos tratar de paliar esta dificultad, es la educación. Pero aún suponiendo que Ud quiera ser justo, es literalmente imposible saber de todo.

Esto de la desinformación es un verdadero caos, una jungla impenetrable. En muchos casos uno se queda con la duda de quién tiene la razón. Los ejemplos provienen de todos los bandos, y no siempre son cosas tan burdas como que los capitalistas o los comunistas se comen vivos a los niños.

Las técnicas van desde el control total y férreo de la información o la invención de descaradas mentiras o tergiversaciones, hasta la exhibición de los trapitos sucios del enemigo, con la intención de que el descrédito del contrario oculte o disminuya el tuyo.

Y todos tenemos trapitos sucios. Ejemplos:

JFK y Jacqueline en Dallas

JFK y Jacqueline en Dallas

Instante en que Lee Harvey Oswald es asesinado en las narices del FBI

Instante en que Lee Harvey Oswald es asesinado por Jack Ruby en las narices del FBI

Ud. está seguro que a Kennedy lo mató un asesino solitario? Yo no. Es más, estoy seguro que no fue así. He estado varias veces en Dallas y he visitado el escenario del magnicidio. He examinado el lugar y me he parado junto a la famosa barda de madera. Y tengo que decir que el informe Warren me parece una garra y un insulto a la inteligencia.

Lady D con Carlos

Lady D y Carlos con carita de… sí, eso mismo

Ud piensa que Lady D tuvo un accidente? Yo no estoy tan seguro. A la corona inglesa le convenía mucho su muerte, porque el estirado de Carlos estaba quedando en ridículo con tanto tarro. Gordon Thomas tiene un libro sobre el Mossad en donde explica que el arma utilizada fue un cañón laser que cegó al chofer. Lo demás fue más sencillo: dejar que Lady D se desangrara en la ambulancia sin llevarla al hospital con la excusa de que moverla era peligroso. Más verosímil que lo de los paparazzi, creo yo.

Marilyn Monroe

Marilyn Monroe

Marilyn se suicidó? Para mí que “la suicidaron” porque el escándalo de su affaire con JFK y su hermano Bobby estaba en vías de tomar proporciones bíblicas y desacreditar a la sacrosanta institución presidencial norteamericana.

De manitos tomadas y todo lo demás...

De manitos tomadas y todo…

Cómo se siente Ud al saber que las familias de Bush y de Bin Laden cooperaron fuertemente en asuntos petroleros y de otra índole? Incluso dicen que fueron aliados en la guerra de la URSS contra Afganistán, en donde USA ayudó a las guerrillas afganas que peleaban contra los rusos, las mismas que luego se convirtieron en Al-Quaeda.

Atentado a las Torres Gemelas. Instantes antes del segundo impacto.

Atentado a las Torres Gemelas. Instantes antes del segundo impacto.

El 11 de Septiembre del 2001 ocurrió una de las mayores tragedias en la historia de los EU: el brutal atentado al World Trade Center de Nueva York, en el que murieron casi 3000 personas totalmente inocentes, a manos de los asesinos de Al-Quaeda lidereados por Bin Laden. Un despreciable crimen que aún casi 15 años después de cometido sigue levantando una ola de indignación y odio hacia sus perpetradores.

Pero el ataque a las Torres no fue el único crimen cometido ese día. El plan comprendía también el bombardeo de la Casa Blanca y el Pentágono – los símbolos del gobierno y el ejército- mediante otros aviones civiles convertidos en misiles. Se cree que los pasajeros del avión destinado a destruir la Casa Blanca lograron abortar el plan, a costa de sus propias vidas: fue el avión que cayó en un campo de Pensilvania. Sin embargo, el atentado al Pentágono tuvo éxito: el avión destinado a paralizar las operaciones militares destruyendo la sede del ejército, logró alcanzar su objetivo. Por suerte la mayor parte del edificio resistió el impacto y aunque la sección que recibió el golpe directo se destruyó, la mayor parte del inmenso edificio quedó intacta.

Supuestamente esta historia ha sido ampliamente difundida y desmenuzada hasta en sus menores detalles por la prensa. Sin embargo, quisiera referirme a algunos aspectos que en mi opinión no han sido lo suficientemente discutidos y aclarados.

Aceptemos que el primer avión que impactó en las Torres Gemelas -en la Torre Norte- agarró desprevenidas a las autoridades. No es posible vigilar TODOS los edificios en Estados Unidos contra TODOS los riesgos posibles.

Sin embargo aproximadamente 16 minutos después del primer impacto, ocurre el segundo, en la Torre Sur.

Ya sobre ese segundo impacto, no me es posible aceptar sin reservas la misma frase. Si 16 minutos no son suficientes para activar las defensas nucleares de Estados Unidos, pues estamos bien jodidos. Porque los cohetes actuales tardan mucho menos que ese tiempo en volar de Kamchatka a Anchorage.

Pero lo que realmente no me cabe en la cabeza es que el tercer impacto -el del Pentágono- tuviera éxito, siendo que ocurrió aproximadamente 53 minutos después del primero.

En 53 minutos Rusia es capaz de poner una ojiva nuclear en cualquier lugar del planeta.

Sencillamente, NO PUEDE SER que no hubieran existido planes de defensa estratégica del Pentágono -no estamos hablando de un edificio civil, sino del lugar donde reside el control del ejército- o que estos planes tardaran más de 53 minutos en activarse y estar operativos a partir de la primera señal de alarma. Eso me resulta INCREÍBLE.

Para decirlo bien claro: el tercer avión DEBIÓ de haber sido derribado por las defensas estratégicas ANTES de llegar a su objetivo. A cualquier precio. Punto.

Pero como no sucedió así, tengo que pensar en las razones de que no sucediera, y ninguna de las que se me ocurren son agradables:

1) Que la defensa del Pentágono no estaba planeada.

2) Que estaba planeada pero que no se decidieron a tumbar un avión civil.

La primera suposición pone en tela de juicio la capacidad de tanta gente, que me resulta sencillamente increíble. Sería como descubrir de pronto que tu vida depende de una manada de imbéciles.

La segunda también es preocupante. Si fuera cierta, lo único que tendrían que hacer los que quisieran acabar con EU sería atacar desde un vehículo lleno de niños o de ancianos.

Para colmo, el video difundido por el gobierno sobre el ataque al Pentágono no muestra claramente al avión penetrando en el edificio, sino que se ve algo que puede ser fácilmente confundido con un misil verdadero, lo cual desgraciadamente da pie a toda una serie de especulaciones sobre la existencia de un complot para autoagredirse y justificar la guerra por el petróleo.

En definitiva, que esta historia tiene muchos puntos obscuros.

José Stalin

José Stalin

Stalin tiene fama de asesino entre otras cosas por las purgas de 1937, en donde no dejó a títere con cabeza. Se bailó a casi todos sus colaboradores del gobierno y a los generales de su propio ejército. Y además tiene fama de imbécil, porque firmó el pacto Molotov-Ribbentrop con Hitler, suponiendo erróneamente que éste no se atrevería a invadirlo.

Neville Chamberlain estrechándole la mano a Adolfo Hitler

Neville Chamberlain estrechándole la mano a Adolfo Hitler

Pero Ud. sabe que Inglaterra hizo algo parecido? Neville Chamberlain -primer ministro británico- también pactó con Hitler pensando en que éste se conformaría con los Sudetes (una región de Checoslovaquia), error que alentó en gran medida la Segunda Guerra Mundial… Al final, tuvieron que llamar a Churchill, el genio intransigente, para que les sacara las castañas del fuego. Por cierto, cuando ya había terminado, le dieron una patada por el trasero como muestra de agradecimiento.

Ataque a Pearl Harbor

Ataque a Pearl Harbor

Ud. puede creer que a los servicios secretos de Inglaterra y USA “se les perdió” la flota japonesa que atacó a Pearl Harbor? Habían dicho que salían a hacer “maniobras” en el Pacífico Norte… y entonces para qué sirven los presupuestos millonarios y los miles de empleados de los servicios de inteligencia?

Caricatura satírica sobre las Guerras del Opio

Caricatura satírica sobre las Guerras del Opio

Hoy en día casi todos los gobiernos supuestamente luchan contra el narcotráfico. Pero sabía Ud. que en el siglo XIX, Inglaterra producía opio en la frontera norte de la India para vendérselo a los chinos, y que incluso se produjeron varias guerras (“Las Guerras del Opio”) porque al emperador chino no le convenía aquello? Inglaterra promoviendo el tráfico! Si yo tuviera una historia así, de pura vergüenza me compraba un cubo de 14 litros, metía la cabeza en él, y no la sacaba nunca más!

Amigos? Diplomacia de la hipocresía o hipocresía de la diplomacia?

Amigos? Diplomacia de la hipocresía o hipocresía de la diplomacia?

Y cómo justificar que Estados Unidos haya sido “amigo” de tantos dictadores y asesinos por todo el mundo? Batista, Somoza, Trujillo, Stroessner, Mohammad Reza Pahlevi, Pinochet, Gadaffi, las dictaduras militares argentinas… la lista es interminable. La frase “our son of a bitch” tiene hondas raíces en la política norteamericana, y no ayuda en nada a su papel de campeón de los Derechos Humanos. Es más, la mayor parte de las veces se ha convertido en un boomerang en contra de tales principios, y en una fuente de descrédito muy bien aprovechada por sus enemigos.

Obama y Raul Castro dándose la mano. Ven porqué afirmo que la intersección entre la diplomacia y la vergüenza es el conjunto vacío?

Obama y Raul Castro dándose la mano. Ven porqué afirmo que la intersección entre la diplomacia y la vergüenza es el conjunto vacío?

El ejemplo más reciente de esto es el haber pactado una especie de reconciliación con el gobierno cubano, sin exigir primero el castigo a los culpables de tantos crímenes como han cometido el Fifo y sus secuaces. Borrón y cuenta nueva pero a costa de los inocentes, no parece ser precisamente la fórmula de la paz. Y si no, pregúntenle a Chamberlain.

Parafraseando la frase que reza “El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones”, se podría decir al referirse al estilo de hacer política del gobierno norteamericano, que “El camino de la Infamia está empedrado de pragmatismo”.

O si lo decimos en el sabroso caló cubano, “No se puede ser puta y pedir  respeto”. Está claro?

Y para no dar la impresión de que sólo critico a los gringos, los ingleses, los rusos o los franceses, menciono un par de cosas de México:

Territorio de Mexico en 1821, año en que alcanzó su independencia de España

Territorio aproximado de Mexico en 1821, año en que alcanzó su independencia de España: 4 millones de km2. Territorio actual: 2 millones de km2.

Cómo es posible que la historia oficial mexicana enfoque como un despojo el hecho de que los Estados Unidos nos quitara 2 millones de km cuadrados de territorio, y al mismo tiempo no dé explicaciones de por qué los mexicanos prefieren “irse” con el supuesto enemigo? Porque evidentemente, si aún siendo robado yo prefiero irme a la casa del ladrón, es porque en mi casa me va peor, no? Cómo pueden jugar a exacerbar el patriotismo y ocultar al mismo tiempo la parte de la historia que no les conviene? Por quien nos toman?

O cómo pueden quejarse del maltrato por parte de los gringos a los mexicanos que intentan cruzar la frontera ilegalmente, mientras el gobierno mexicano hace lo mismo o peor con los centroamericanos que cruzan la frontera sur, de Guatemala o Belice hacia México?

Laguna Internacional, una de las Lagunas de Montebello, en Chiapas. Se puede ver en medio del agua, el cable con unas bolas de plástico que señala la frontera entre México y Guatemala.

Laguna Internacional, una de las Lagunas de Montebello, en Chiapas. Se puede ver en medio del agua, el cable con unas bolas de plástico que señala la frontera entre México y Guatemala.

Hace tiempo hice un viaje turístico por Chiapas y conocí entre otras muchas espectaculares bellezas naturales de ese estado, las Lagunas de Montebello. La mayoría tienen nombres mayas que no recuerdo, pero una en particular me llamó la atención: la frontera entre México y Guatemala pasa exactamente por el medio de la Laguna Internacional, como puede verse en la foto.

El entusiasmo hizo que cruzara a pie hacia Guatemala para hacer unas pocas compras en unas tiendecitas de artesanías “del otro lado”. No tuve ninguna dificultad en atravesar la frontera. Ni siquiera había una caseta de aduana, ni un solo oficial de inmigración. Entonces le pregunté a un guatemalteco y me informó que por ese lugar pasaban a menudo camiones grandes, sin que ninguna autoridad los sometiera a inspección. Aquello me sonó extraño, porque todos hemos oído a los voceros del gobierno mexicano dándose golpes de pecho al referirse a la tragedia de los centroamericanos que cruzan la frontera sur para alcanzar el sueño americano y utilizan a “La Bestia” -el sobrenombre del tren de carga que va de Chiapas a Tijuana y que muchas veces los mutila- prometiendo ponerle fin a esa situación.

Centroamericanos ilegales montándose en La Bestia, el tren de carga que va de Chiapas a Tijuana y que utilizan para viajar a la frontera norte en su intento de alcanzar el "sueño americano", y que muchas veces termina en tragedia.

Centroamericanos ilegales encaramándose en “La Bestia”, el tren de carga que va de Chiapas a Tijuana y que utilizan para viajar a la frontera norte en su intento de alcanzar el sueño americano, y que muchas veces termina en tragedia.

Durante cierto tiempo estuve preguntándome cómo era posible que no existiera en ese lugar ningún control aduanero. Hasta que caí en cuenta: si ponen ahí un control de aduana, se les cae el negocio. Más claro: el negocio consiste en dejarlos entrar en México, para luego agarrarlos dentro del territorio mexicano y vendérselos a las mafias del crimen, las cuales a su vez piden rescate a sus familiares para dejarlos continuar el viaje. Algo tan profundamente malvado que suscita en mí el más absoluto desprecio hacia quienes lo permiten o al menos no hacen nada por detenerlo, mientras se llenan la boca con discursos hipócritas y falsas promesas de solución para consumo de ingenuos. Porque si el problemas es difícil de resolver en una larga frontera selvática, al menos podrían intentarlo en los cruces naturales, cierto? Digo, si en realidad quisieran solucionarlo.

Podría hablar aquí de otros muchos, muchísimos ejemplos de situaciones en donde con ayuda de los medios la realidad se oculta, se tergiversa,  se manipula. Pero entonces no terminaría nunca.

Aunque no me gusta el papel de cínico, peor me cae el de pendejo. Sospecho que la historia de los Padres Fundadores, la de Hidalgo enarbolando el estandarte con la Virgen de Guadalupe y otras tantas por el estilo, pertenecen al mismo tipo que la de los Reyes Magos y Santa Claus.

Mario Vargas LLosa, premio Nobel de Literatura 2010

Mario Vargas LLosa, premio Nobel de Literatura 2010

Y la cultura?

«La cultura, en el sentido que tradicionalmente se ha dado a este vocablo, está en nuestros días a punto de desaparecer»

Mario Vargas Llosa, “La civilización del espectáculo”

El siguiente párrafo aparece en Amazon a manera de resumen del último libro del genial peruano:

“La banalización de las artes y la literatura, el triunfo del periodismo amarillista y la frivolidad de la política son síntomas de un mal mayor que aqueja a la sociedad contemporánea: la idea temeraria de convertir en bien supremo nuestra natural propensión a divertirnos. En el pasado, la cultura fue una especie de conciencia que impedía dar la espalda a la realidad. Ahora, actúa como mecanismo de distracción y entretenimiento. La figura del intelectual, que estructuró todo el siglo XX, hoy ha desaparecido del debate público. Aunque algunos firmen manifiestos o participen en polémicas, lo cierto es que su repercusión en la sociedad es mínima. Conscientes de esta situación, muchos han optado por el discreto silencio. Como buen espíritu incómodo, Vargas Llosa nos entrega una durísima radiografía de nuestro tiempo y nuestra cultura.”

Nada más cierto. Encienda Ud el televisor o ponga el radio. En los pocos casos en que no aparezca un imbécil tratando de venderle una pomada para las hemorroides, una agüita de jeringa para la calvicie, un jarabe para la tos o cualquier otro producto milagroso, tendrá Ud la suerte de disfrutar de un noticiero sanguinolento o de una novela jabonera en donde de los primeros 10 minutos del primer capítulo se puede deducir la trama de los siguientes 450 episodios de una hora cada uno. O quizás tenga la suerte de enterarse de algo tan importante como lo que hizo con sus verijas la cantante de moda Fulanita, o de oír la inspirada y romántica letra del último rap-son en donde se cuenta que “Para mí tu amolll, fue una de mambo… bandolera!!!” como dice Kelvis Ochoa tratando de explicar en su dialecto cubanoide y machista, que tuvo una aventura amorosa sin importancia.

Menos mal que Gonzalo Roig, Ernesto Lecuona, José María Heredia y Pepito Martí ya están muertos, porque si no se volvían a morir. Y ya dejo este tema, que voy a llorar.

Pigmeos africanos

Pigmeos africanos adultos, comparados con un europeo

Los malvados colonialistas explotadores de pigmeos

Hace muchos años estaba en La Habana viendo un interesante programa sobre los pigmeos. Ahí me enteré que son una raza de individuos notablemente pequeños que habitan mayormente en el cinturón ecuatorial del Africa, que aún no han inventado la agricultura -posiblemente esa sea la razón para que sean pequeños, porque no se alimentan bien-, que viven en “casas” que fabrican trenzando ramas de árboles -como los gorilas-, y que hace unos 5000 años, los faraones egipcios hacían incursiones a sus tierras para tomarlos prisioneros y llevárselos como bufones a su corte, porque por ser pequeños pueden bailar sin fatigarse durante horas y horas.

Máscara y pectoral de oro que cubría la momia de Tutankamon.

Máscara y pectoral de oro que cubría la momia del faraón Tutankamon, en el Valle de los Reyes, Egipto.

Las cosas iban bien, hasta que el narrador mencionó algo así como que “los pobres pigmeos son actualmente explotados por los desalmados colonialistas, que se aprovechan de su atraso para engañarlos y manipularlos a su antojo…”

No niego el papel del colonialismo en muchas tragedias, pero la pregunta me surgió instantánemente: Y dónde estaban los ingleses, los franceses, los belgas, los españoles, los portugueses, cuando los pigmeos ya tenían presencia en el mundo? Respuesta: en ningún lugar, no existían aún.

Y entonces cómo es que no son los pigmeos los que explotan a las otras razas? Si se lo hubieran propuesto a tiempo, ellos podrían haber sido los dueños de Wall Street. En qué han invertido esos 5000 años de ventaja? Los desaprovecharon?

Luego en mi opinión, los pigmeos tienen responsabilidad en su propia desgracia! No son los únicos culpables, pero tampoco podemos exonerarlos. Hablando en lenguaje coloquial, se lo buscaron. A lo mejor sucede que como no comen bien, sus cerebros no se desarrollan a plenitud y por eso no progresan. Pero otras razas supieron salir del mismo problema. Y por ello ahora son los jefes.

Un hombre con cinco  hijos y una mujer que alimentar, todos sin educación y sin trabajo, se queja de su suerte. La prensa izquierdista hace un escándalo de ello y lo pone como ejemplo de la cruel explotación capitalista. Pero nadie le pregunta porqué, si no tenía educación ni trabajo, tuvo cinco hijos. Eso no es ser irresponsable? Y porqué el resto de la Humanidad tiene que pagar por mis malas decisiones? Eso no es también injusto?

Imagínese que en un lugar hay dos terrenos. Una persona llega a uno de ellos pero se pasa el tiempo bebiendo y jugando, sin atender su propiedad. A los diez años llega otro tipo al segundo solar y de plano se pone a trabajar desde el primer momento. Pasan otros diez años y el que llegó primero sigue pobre, mientras el que llegó segundo, es rico. Se atrevería Ud a aceptar los reclamos del primero por la riqueza del segundo? O más bien le diría al primero que su pobreza es el resultado de su actitud ante la vida? Que desaprovechó su ventaja de diez años y que -como dice un inmortal  bolero- “…porque en la vida, todo se paga…”?

Cortés llegó con sus naves a Veracruz en 1519, y la Conquista terminó en 1521. El Mayflower llegó a las costas de América con sus peregrinos un siglo después, en 1620. Saque Ud. sus propias conclusiones.

Por cierto, porqué nunca he oído a nadie referirse a este detalle? Será por intrascendente?

La actitud de echarle siempre toda la culpa de tus desgracias a otro grupo sin aceptar tu propia responsabilidad, no me parece una posición muy honesta.

El precio de desentenderse de la politica

El precio de desentenderse de la politica

Y para cerrar este tema: todos nos quejamos de los políticos que tenemos. Pero los elegimos nosotros, no? Porqué participamos entonces en elecciones que sólo nos ofrecen candidatos chatarra? Dice el INE que participar en las elecciones es un deber ciudadano. Y no es un deber institucional el procurar candidatos que realmente ofrezcan opciones diferentes? Porque escoger entre la mierda, la porquería y la cagá no es realmente escoger, cierto? Más bien, es jugar al pendejo.

Hay algo que tengo claro: la única forma de arreglar algo, es trabajar por ello. Sin aspavientos, revoluciones ni caos, porque esa vía siempre termina en dictaduras. Pero con firmeza, inteligencia y valor. Desentenderse de algo nunca es la forma de resolverlo.

Seremos capaces algún día de aceptar nuestra responsabilidad y agarrar el toro por los cuernos?

Diputado durmiendo en su sillón del Congreso

Diputado o senador -da lo mismo- roncando plácidamente en su sillón del Congreso, escena nada infrecuente

Las importantes discusiones en nuestro Congreso

En México según las encuestas serias -y siempre después de la policía, claro- las instituciones más desacreditadas son el Congreso y los partidos políticos. Tal parece que ellos vivieran en un mundo distinto al nuestro, los de a pie.

Dejando para otro momento un examen histórico, hablemos de la situación actual del país.

México se cae a pedazos entre una mafia criminal de narcopolíticos que han llegado a ocupar posiciones importantes en todos los niveles de gobierno, un poder judicial que no imparte justicia sino más bien impunidad, y un ejecutivo al cual han rebasado totalmente los acontecimientos, que cada día es más débil y que ya no sabe qué hacer salvo hablar de planes de 10 puntos en los que nadie cree.

En grandes zonas del país el gobierno ha perdido el control de las poblaciones y las vías de comunicación. Las carreteras se han convertido en peligrosas, como eran los caminos europeos durante la Edad Media, plagados de asaltos y otras fechorías. Han surgido las famosas “autodefensas”, grupos paramilitares armados por quien sabe quien -posiblemente los narcos no sean ajenos a ello-, que matan y se pelean entre sí mientras el gobierno trata desesperadamente de “institucionalizarlos”, es decir, convertirlos en guardias rurales. En muchos lugares, el ejército ha tenido que entrar en funciones de policía, pero entonces se han cometido abusos de poder porque los soldados no están entrenados para hacer valer la ley, sino para obedecer órdenes.

Para colmo, el precio del petróleo ha caído a niveles increíblemente bajos, debido al surgimiento del “fracking”, una nueva técnica que hace posible extraer petróleo y gas de la lutita, una roca que hasta hace un tiempo se consideraba completamente inútil y de la cual hay inmensos yacimientos en Estados Unidos. Todo lo cual tiene varios efectos: la abundancia de oferta abate los precios, hace que disminuya la importancia estratégica de los yacimientos tradicionales y promete revertir la absurda situación existente hasta ahora, en donde los países ricos financiaban su propia destrucción al darle dinero por su petróleo y su gas a los árabes y otros enemigos, dinero que éstos utilizaban en organizar las guerrillas fundamentalistas y de corte izquierdista que asolan el mundo.

Y como era de esperar entre tanto experto en asuntos petroleros y económicos como tenemos en el gobierno y el congreso,  a los mexicanos nos agarraron desprevenidos como al Tigre de Santa Julia (para los que no conozcan la historia, lo agarraron cagando) y ahora no sabemos qué hacer excepto devaluar la moneda, medida que como siempre, hace pagar los platos rotos a los de abajo. Los 50 años de bonanza petrolera se los llevó el carajo, no sirvieron para nada. Vaya buena administración!

Y en medio de tal panorama, aparte de los ronquidos, los escándalos por borracheras, las tomas de tribuna, los puñetazos y los silletazos, las actitudes prepotentes y las fiestecitas de putas, nuestro congreso se dedica con singular alegría a temas fundamentales como el derecho de los padres de escoger el orden de los apellidos de sus hijos, los derechos de la comunidad lésbico-gay, el derecho de los elefantes de los circos a una vida digna (y conste que no tengo nada contra los elefantes) u otras cosas igual de importantes. Ah, sin olvidar por supuesto, el asuntillo de darse a sí mismos los bonos navideños de 10 mil dólares… Es que la vida está tan cara!

Evidentemente, como dice su lema, “La patria es primero”.

(Por cierto, no puedo resistir la tentación de comentar que esa frase es de Vicente Guerrero, el cual fue fusilado por orden… del mismísimo Congreso!)

La palabra “Honorable” asociada al nombre de su institución por la tradición, luce completamente ajena y fuera de lugar. El honor, señores diputados y senadores, para que lo sepan de una buena vez, se gana o se pierde, no les llega por mandato divino.

(Continuará)

Publicado en Futuro del género humano, Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 12.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Un Mundo Feliz, o Falaz? (I)

Dibujo basado en la novela "UN MUNDO FELIZ", escrita por Aldous Huxley en 1932

Dibujo basado en la famosa novela “UN MUNDO FELIZ”, escrita por Aldous Huxley en 1932

Un mundo feliz falaz

En 1932, el escritor inglés Aldous Huxley publicó “Un Mundo Feliz”, novela que se ha convertido en un clásico de la literatura mundial. Es probable que el título haya hecho alusión a la obra de Shakespeare “La Tempestad”, en la que una de las protagonistas pronuncia los versos:

¡Oh qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad! Oh mundo feliz,
en el que vive gente así.

Portada de la novela "Un Mundo Feliz", de Aldous Huxley.

Portada de la novela “Un Mundo Feliz”, de Aldous Huxley.

La trama describe una sociedad utópica en la cual todo el mundo es feliz, pero a costa de eliminar la característica más distintiva de la especie humana: su libre albedrío. Para ello, se ha desarrollado una tecnología reproductiva en donde los niños son elaborados en fábricas especiales. Además de ser concebidos in vitro, cada feto recibe el tratamiento adecuado para hacer que su vida transcurra sin motivos de infelicidad. Existen cinco tipos de embriones: los alfas, betas, gammas, deltas y epsilones. En el extremo superior están los alfa-plus, desarrollados para dirigir y pensar. Luego siguen los alfas a secas, los betas, etc. Los epsilones están al final de la lista y son fabricados para que realicen las tareas más pesadas de la sociedad. Tienen apenas la inteligencia necesaria para realizarlas, pero no más. De esa forma serán felices haciéndolo.

El proceso de elaboración de cada tipo de embrión está diseñado según sea su destino. Por ejemplo, los individuos que serán destinados cuando sean adultos a trabajar en las plantaciones de las regiones tropicales en donde la temperatura siempre es muy alta, son sometidos en el momento indicado de su gestación a un intenso frío que moldea su psiquis en ciernes y les provoca el repudio instintivo a las bajas temperaturas. Por lo tanto, adorarán vivir permanentemente bajo el sol tropical, y así no se quejarán de su rudo oficio.

Lo malo es que para lograr la felicidad general, han tenido que renunciar a cosas como el amor, la familia, la diversidad cultural, el arte, la religión, y la filosofía.

Les gustaría vivir en ese lugar?

Cascarrabias

Gruñón, uno de los siete enanitos del cuento de Blancanieves, famoso por su perenne mal humor

Gruñón, el enanito al que todo le viene mal

Dicen por ahí que los viejos desarrollan una especie de intolerancia hacia todo lo moderno. Posiblemente por eso existe la expresión “viejo cascarrabias”. Incluso, hay quien piensa que se trata de un mecanismo natural para que te vayas sintiendo ajeno y no te apene demasiado abandonar este valle de lágrimas.

Pues bien, me debo estar volviendo viejo. Muuuuuy viejo. Porque cada vez comprendo menos este mundo. Es más, creo que nadamos en un mar de falacias, o sea, mentiras que te quieren hacer ver como verdades sacrosantas, como realidades que no admiten discusión. Quizás, para que seas feliz aún a costa de tu intelecto. Por eso ando parafraseando a Aldous Huxley.

Poster del filme The Truman Show, mostrando el momento culminante, cuando Truman descubre que el mundo en que vive es de utilería.

Poster del filme The Truman Show, mostrando el momento culminante de la trama, cuando Truman descubre que el mundo en que vive es de utilería.

El tema de la falsa realidad también está tratado en una película genial: The Truman Show, protagonizada por Jim Carrey y que estuvo propuesta para tres óscares aunque no ganó ninguno. Así que parece que no soy ni el primero ni el único en notar algo extraño.

Además debo advertir que en mi opinión, aunque el mundo de la izquierda y los progres está atiborrado de falacias, también el de la derecha tiene las suyas, y bien grandes por cierto.

Aquí les van algunos de los razonamientos que me hacen llegar a semejante conclusión. Son muchos, seguramente para descargarme tendré que escribir toda una nueva saga. Total, están de moda. Comenzaré por los más sencillos.

La nueva versión del cuento de la Caperucita Roja

La nueva versión del cuento de la Bella Durmiente

Los venenosos transgénicos

Hace unos días iba manejando por Insurgentes, cuando leí uno de esos letreros espectaculares que ponen en las azoteas de los edificios. Decía algo así como “¡El aceite de maíz fulano-de-tal, no contiene transgénicos!” y se veía la cara de una cocinera sonriente y feliz, con un frasco del aceite de marras en sus manos. Como se deduce, la frase da por sentado que los transgénicos son dañinos, ¿verdad?

¡Claro, eso es un hecho! -piensa mucha gente. Es más, para buena parte del mundo el siquiera poner en duda dicha aseveración es una herejía imperdonable.

Y yo me pregunto: tendrán idea de lo que significa la palabrita?

Posible evolución de la girafa

Posible evolución de la jirafa

Darwin descubrió en el siglo XIX el mecanismo de la “selección natural”, el cual explica bastante bien la razón por la que nos encontramos en este mundo. Resulta que a medida que las generaciones de cualquier ser vivo tienen lugar, en el propio acto de reproducción o duplicación, pueden darse algunos cambios ligeros. Parece que la mayor parte de las veces estos cambios producen un individuo que no prospera, es decir, que muere antes de nacer o en etapas tempranas de su vida. Pero a veces el cambio produce de manera fortuita alguien que está mejor dotado que sus congéneres para vivir en el medio. A lo mejor es más fuerte, o más resistente a alguna enfermedad, o como un antepasado de las jirafas, tenía el cuello más largo y eso le permitía llegar a comer el follaje de los árboles que no alcanzaban sus semejantes. Si la nueva característica lo hacía mejor o más fuerte, pues posiblemente resultara más exitoso que los demás en el peliagudo asunto de aparearse con una compañera/o, de manera que a la larga el cambio tendía a imponerse en la especie.

Evolución de la vida en la Tierra

Evolución de la vida en la Tierra

De esa forma logramos desarrollarnos desde ser un sencillo grupito de moléculas con función metabólica -los coacervados-, hasta alcanzar toda la compleja biodiversidad del mundo actual, incluyendo el ser humano.

Aclaro que esto no explica el surgimiento de la vida y tampoco el de la materia inanimada (aunque para ello también existen teorías científicas) sino el de la evolución de los seres vivos.

La idea es tan simple que siento asombro por que no haya surgido mucho antes. Cuando Darwin la enunció, todavía no se conocía el mecanismo exacto de la herencia. Mendel adelantó en este camino al descubrir sus leyes estudiando cuidadosamente las características de generaciones de guisantes, aunque sin saber realmente en dónde residía el fenómeno. Otros muchos ayudaron haciendo importantes aportes, pero no fue hasta 1953 que James Watson y Francis Crick descubrieron el DNA y su estructura. Algo que en mi opinión, es uno de los más importantes logros humanos de todos los tiempos.

ADN

Doble hélice, la estructura básica del DNA

Por cierto, para mi está claro que en todo este proceso no está involucrada la voluntad de nadie. Son cambios fortuitos, producidos por rayos cósmicos, influencias químicas o simple casualidad. El único detalle es que la naturaleza se ha tomado su tiempo para realizarlos. Ese podría decirse que es el ingrediente decisivo en la receta de la evolución. En nuestro caso, el de la vida en la Tierra, la naturaleza ha tenido unos 3500 millones de años para hacer sus experimentos. Y en del Universo, unos 13,700 millones. Son experimentos a ciegas, con la selección natural como juez supremo.

Evolución del Universo

Evolución del Universo

Sin embargo, no dejan de ser experimentos “transgénicos”. Es decir, la evolución natural de los seres vivos SIEMPRE ha involucrado el fenómeno del transgenetismo. La única diferencia con el transgenetismo artificial es que para nuestra suerte, este último no requiere de miles de millones de años.

El suponer de antemano que el transgenetismo artificial es dañino porque puede dar lugar a efectos negativos a largo plazo, me parece un argumento mal intencionado y muy poco sólido. En primer lugar, en el transgenetismo natural también se producen errores. Es más, la mayor parte de las veces el resultado del transgenetismo natural, es un ser que no prospera. El cáncer, por ejemplo, es una enfermedad natural producto de errores en la duplicación de las células, los cuales no han sido artificialmente programados por nadie. Es decir, la naturaleza también se “equivoca”, y cuando lo hace, los efectos son devastadores.

Pero examinemos ahora los beneficios del transgenetismo artificial.

En este mundo existen actualmente unos 7200 millones de personas. Y no todas comen. Realmente, sólo una minoría come lo suficiente. De no ser por la esperanza que representan los productos transgénicos y como la población crece de manera exponencial, aún si no hubiera problemas de distribución pronto no alcanzaría toda la superficie cultivable de la Tierra para producir suficientes alimentos. Las hambrunas serían peor que las actuales, y todos, absolutamente todos, las sufriríamos.

Entre los objetivos de la ingeniería genética está el lograr variedades de maíz cuyas mazorcas sean más grandes, más numerosas y además resistentes a las plagas comunes. Con ello se abre la posibilidad de alimentar a más personas con la misma superficie cultivable.

La historia se repite con otros cultivos, no solamente el maíz. De manera que tal vez nos podríamos equivocar y producir algo que a la larga tuviera efectos nocivos, pero de lo que sí estamos seguros es que si no producimos transgénicos, el colapso de la sociedad sería inevitable, porque desgraciadamente nosotros no contamos con miles de millones de años para resolver el problema de producir suficientes alimentos.

Además, si por ser artificiales las cosas fueran malas, tendríamos que renunciar a la mayoría de los logros humanos. Por ejemplo, los antibióticos: hace ya mucho tiempo que los microbios se acostumbraron a los antibióticos naturales como la penicilina. Actualmente es normal que cada cierto tiempo se produzca una nueva generación de drogas sintéticas que tomando como punto de partida los antibióticos naturales, potencien y aumenten sus efectos. La lógica es mantener a las bacterias en jaque constante, para que nunca encuentren la forma de ser inmunes a las nuevas drogas.

También, si no usáramos la ingeniería genética, aquellos pacientes con enfermedades de conocido origen genético como la Corea de Huntington o la Fibrosis Quística, no tendrían la menor esperanza de curarse algún día. Si Ud. padeciera alguna de ellas y le dijeran: “No, no vamos a investigar la forma de curarte, porque a lo mejor te producimos un daño genético”, Ud. estaría de acuerdo, o pensaría que ya de todos modos está enfermo con algo mortal y que a lo mejor usando alguna técnica de ingeniería genética se podría curar?

En fin, es un problema evidente de probabilidades de daño contra beneficio. Bueno, evidente para mí y para los que tratan de ser justos y utilizar los hechos y la razón para tomar postura.

Porqué, sin embargo, hay tanta gente que da por sentado lo contrario? Es simple ignorancia, o hay algo más detrás de la campaña de desinformación?

La respuesta a esta pregunta seguramente abarca varios aspectos y constituye un polémico tema, pero me gustaría explicar brevemente mi opinión: el ir en contra de los transgénicos forma parte del nuevo discurso de la izquierda. Me explico: durante muchos años las ideas de Marx se tomaron como axiomas por mucha gente. Pero en los 90, cuando ocurrió lo impensable -o sea, que desapareció la URSS y las fuerzas “victoriosas” del comunismo fueron derrotadas por los “decadentes” capitalistas- los de izquierda se quedaron sin discurso. O como se dice en el sabroso caló cubano, “se les cayó el altarito”. Incluyendo al Coma-Andante y sus muchachos, claro, que hasta habían incluído el nombre de la URSS en su mugrosa Constitución Socialista (¡chico, qué vergüenza!).

Durante un tiempo anduvieron en un desconcierto intelectual lamentable. Pero a la larga, los intereses creados han logrado migrar a buena parte de los antiguos creyentes -al fin y al cabo la estupidez es también casi incurable- a la nueva religión: el odio a la “globalización”. Filosofía que por cierto no está bien definida en ningún lado -aunque ya por ahí anda circulando una nueva versión de “El Capital” corregido y aumentado- pero que indudablemente incluye el odio a los transgénicos, al libre comercio y las apuraciones por evitar el “calentamiento global”.

Lo cual me da pie para discutir sobre el siguiente tema que provoca mi ira de viejito cascarrabias.

Prueba defintiva e incontrovertible de la veracidad del calentamiento global

Prueba defintiva e incontrovertible de que el mundo se está calentando

El Calentamiento Global

Hace algunos años hablé en este mismo blog sobre el tema, pero creo que este artículo no estaría completo sin al menos mencionar mis ideas principales al respecto.

Para mí, el verdadero meollo del problema no reside en el hecho de que la Tierra se esté calentando o no, sino en que nosotros seamos los responsables de ello. Lo cual, dicho sea de paso, es lo que dan por sentado los globalifóbicos y comparsa, tan acostumbrados al fanatismo a ultranza.

Variaciones del CO2, el O2 y la temperatura en la Tierra, durante los últimos 600 millones de años, en donde pueden obsevarse los ciclos de calentamiento-enfriamiento

Gráfico que muestra las variaciones del CO2, el O2 y la temperatura promedio en la Tierra durante los últimos 800 millones de años, en donde pueden observarse claramente los ciclos de calentamiento-enfriamiento

La geología nos enseña que a lo largo de su Historia, la Tierra ha sufrido múltiples períodos glaciales, seguidos por períodos de calentamiento. Muchísimo antes de que el Hombre surgiera y tuviera actividad industrial, ya los ciclos alternos de calentamiento y enfriamiento se venían produciendo. Porqué entonces debo suponer -dando por cierto que nos estamos calentando, cosa que aún no está demostrada- que ESTA VEZ la culpa es nuestra, y no de los procesos naturales que produjeron los anteriores?

Reaccion de fusion en el Sol

Principal reacción de fusión nuclear que tiene lugar en el Sol

Según los estudiosos del Sol, las reacciones nucleares que tienen lugar en nuestro astro rey tienen períodos de mayor actividad, seguidos de períodos de relativa calma. Eso es inherente a la naturaleza de dichas reacciones (la conversión del hidrógeno en helio lo cual libera inmensas cantidades de energía) y por supuesto nosotros no tenemos la menor posibilidad de influir en ello. ¿No sería entonces mucho más lógico suponer que el Sol es el verdadero responsable por los ciclos de calentamiento-enfriamiento que se han dado en la Tierra, incluyendo el actual, si en definitiva se demostrara que estamos iniciando uno nuevo?

Pero discutamos un poco el mecanismo en sí. ¿Cómo supuestamente es que la actividad industrial del Hombre está produciendo el calentamiento? Ah, porque esa actividad produce CO2, el cual tiene un efecto de invernadero, responden los sabiondos globalifóbicos. Lo que no dicen -porque no lo saben o quizás porque no les conviene- es que hay otro gas que también produce efecto invernadero y sobre el cual la producción industrial no tiene nada que ver: el vapor de agua.

Nubes sobre el mar

Nubes sobre el mar

Este se produce cuando la luz del Sol calienta la superficie de los océanos. Y como aproximadamente 4/5 partes del globo terráqueo corresponden al dios Neptuno, o sea, a los océanos, resulta que la masa de CO2 generado por la actividad industrial del Hombre es una fracción ridículamente pequeña de la del vapor de agua generado por ese otro mecanismo natural y sobre el cual no tenemos manera de influír. ¿Porqué entonces preocuparnos tanto por el efecto de lo pequeño y ni siquiera mencionar el efecto de lo grande? No me parece lógico.

Sospecho que la verdadera razón del problema está en que los países capitalistas son también los más exitosos desde el punto de vista industrial, y los que hablan de disminuír la producción de CO2 lo que persiguen en realidad es entorpecer la economía de tales naciones.

A Cuba, por ejemplo, con su industria en ruinas, no le costaría mucho disminuír sus emisiones de CO2 a la atmósfera porque prácticamente su economía está paralizada por la incompetencia del gobierno. El 30% de cero, sigue siendo cero. Así y todo, la bahía de La Habana es famosa entre los ambientalistas por ser el ejemplo perfecto de una bahía muerta, en donde la contaminación por el petróleo y otros químicos ha acabado totalmente con la vida en ese lugar. Así que no me vengan con chingaderas y arreglen la viga en su ojo antes de criticar la paja en el ojo del vecino.

Pero si estudiamos dos naciones con economías comparables, una comunista y la otra no, digamos Canadá y China, o Estados Unidos y China, las fotos del smog de las grandes ciudades chinas no tiene comparación con la atmósfera limpia de las ciudades estadounidenses o canadienses.

A propósito, algún día relataré mis experiencias personales en cuanto a la conservación y el respeto del gobierno estadounidense a la fauna y la flora en los Everglades, porque los he visitado muchas veces. Asombroso. Pero estamos hablando de calentamiento global y CO2 y no quiero desviarme.

Antártida, Sep 19/2014

Antártida fotografiada por la NASA, Sep 19/2014

Vayamos ahora a los datos duros. Porque aunque en algunos lugares del mundo parece que se están acabando los glaciares… en otros parece que están creciendo. Por ejemplo, vean esta noticia reciente: “El hielo alrededor de la Antártida bate su récord de extensión desde que se realizan mediciones”.

Definitivamente, el mundo tiene una manera muy rara de calentarse, no?  Yo no pondría la mano en la candela. Las variaciones estadísticas son del carajo, hacen caer en el ridículo al más pinto de la paloma. Seguramente las muy hijaeputas son del bando de los globalifílicos, como yo.

Taza de café expreso

Taza de café expreso

Harvard y la taza de café

Dejemos tranquilo al CO2 y hablemos un poco de economía.

Recuerdo que cuando yo era niño, la taza de café expreso costaba 3 centavos en cualquier cafetín de la calle allá en La Habana de los 50, cuando el peso cubano y el dólar estaban a la par. Actualmente la misma taza de café, comprada en un Starbucks, cuesta aproximadamente 1.50 de dólar. Es un incremento del 5000% en el costo. Y el salario promedio, aunque ha subido, no lo ha hecho en la misma proporción.

Algo querrá decir esto, no?

Deuda externa de EEUU, como porcentaje PIB

Deuda externa de EEUU, como porcentaje del PIB

Otro dato: en 2014 la deuda pública del gobierno de Estados Unidos (unos 18 billones) ya sobrepasó su PIB (unos 17.5 billones). Esto quiere decir que el gobierno del país más rico del mundo debe más de lo que produce el país entero en un año.

Pero si se sumara todo el dinero de la deuda que mantiene el Gobierno estadounidense para cubrir futuros pasivos de programas de ayuda social, habría que agregarle casi 100 billones de dólares de programas como: Medicare, Medicaid y Social Security. Añadida la deuda de los demás programas del Gobierno, como el programa para el rescate del sistema financiero, el total alcanzaría la friolera de 114,5 billones de dolares.

Mala cosa.

En cualquier casa en donde se gasta más de lo que entra, se va directo al fracaso, a la bancarrota. Sin embargo, los gobiernos (no solamente el de USA) gastan mucho más de lo que reciben por concepto de impuestos. Esto es sencillamente un absurdo, una forma de hipotecar el futuro. Y el futuro no es nuestro, sino de nuestros hijos, nietos, etc. Lo que estamos haciendo en realidad, es robarles su futuro a las generaciones venideras.

Aunque lógicamente lo hizo refiriéndose a los esclavistas y no a la economía actual, José Martí, en un discurso para exiliados cubanos que pronunció en Steck Hall (Nueva York) en 1880, dijo algo con su prosa densa y bella que perfectamente podrán decir de nosotros nuestros descendientes si las cosas siguen como van: “Tenemos que pagar con nuestros dolores, la riqueza criminal de nuestros abuelos”.

Para colmo, parece que muy pocos están dispuestos a admitir el error. Entre los eminentes economistas de Harvard existe la creencia de que el desarrollo se puede financiar con deuda. Es decir, yo, gobierno de tal país, quiero hacer una carretera o reactivar mi economía maltrecha, y entonces pido prestado dinero, lo utilizo para hacer mi proyecto, y con eso resuelvo el problema. Se supone que al realizarlo, se mueve la economía y ello produce una plusvalía que amortiza el gasto. Genial. Por algo los profesores de Harvard reciben tantos premios Nobel de economía.

Pero… y entonces porqué las deudas externas siempre crecen? -pregunto yo.

Deuda pública de Estados Unidos

Deuda pública de Estados Unidos, un panorama aterrador

Si el borrachín del barrio viniera a verte con el cuento de siempre: “Se me murió mi abuela, me prestas 20 pesos para las flores?”, o “Ahora sí que dejé de beber, préstame 20 pesos para una medicina”, Ud. se los daría?

La solución a este problema la describió Ayn Rand hace muchos años: los gobiernos deben tener el tamaño mínimo necesario para responder por las funciones básicas que hacen que una sociedad marche adecuadamente (que en definitiva son garantizar que haya buenas leyes y justicia) y todo el gran resto de funciones deberían de estar en manos de la sociedad civil. Porque lo único que genera riqueza es el trabajo, no la política.

Si comparamos el funcionamiento de una sociedad con el de un hombre genérico, el gobierno debería representar el papel del sistema hormonal: unas pocas glándulas producen lo necesario para regular el funcionamiento de todo el resto.

Sin embargo, las cosas funcionan al revés. Muchos, muchísimos gobiernos crecen y crecen sin el menor control. Les encanta asumir funciones, y actúan como si fueran eficientes en todo. Nadie sabe de dónde sale el dinero, pero ellos lo reparten a cambio de votos. La realidad es que son una partida de gorrones, cuando no de ladrones y asesinos. Y lo que logran en definitiva, es destruir el tejido social.

Utilizando la misma comparación anterior, el ansia de crecer sin límite de los gobiernos actuales, habría que equipararla al cáncer.

Lo malo es que ya la enfermedad está tan avanzada, que para regresar a la normalidad habría que vivir como menonitas. Y aunque a esa minoría le gusta, la gran mayoría de la gente no estaría dispuesta a ello.

Lo cual, desgraciadamente, da pie a otro de los asuntos que no entiendo de este mundo falaz. Si es tan ineficiente, qué mueve realmente la economía mundial? Cómo, a pesar de las crisis, ha logrado mal que bien mantenerse a flote durante tantos años?

Mi respuesta es verdaderamente devastadora: gracias a las guerras y las drogas.

destaque-guerra 2

La guerra como motor de la economía

La guerra como motor de la economía

Olvídense del Sultán de Brunei y de Carlos Slim, de Microsoft y de la CocaCola. Lo que verdaderamente mueve dinero en este mundo, al punto que la economía mundial ya depende indisolublemente de ello, son las guerras y las drogas.

-0-

Hablemos claro: la Historia del Hombre es la historia de sus guerras. Y a pesar de que presumimos de nuestra cultura y humanidad, en el fondo tenemos la misma naturaleza agresiva de un tigre, sólo que somos más inteligentes y por ello más peligrosos.

Incluso hay quien afirma que el instinto de guerra está codificado en nuestros genes de manera que no podemos quitárnoslo de encima como uno se quita un abrigo: Richard Dawkins es un famoso biólogo que escribió hace años “El Gen Egoísta”, un clásico y controvertido libro en donde explica que somos competitivos por naturaleza y que el proceso de la vida es precisamente el proceso de la lucha de nuestros genes por sobrevivir, imponiéndose a los demás. Nosotros, según él, somos meros instrumentos de esa guerra, los vehículos que utilizan los genes para perpetuarse. No se perpetúa el individuo, sino el modelo. De manera que de forma similar a como la vida de un ser humano es la consecuencia macroscópica de la vida de cada una de sus células -las cuales se ponen de acuerdo para actuar como un todo de una forma misteriosa pero efectiva- nuestra agresividad -para decirlo de alguna forma- es la expresión macroscópica de la agresividad de los genes. Y si así no fuera, pereceríamos.

Esto por supuesto no es muy esperanzador para los que aspiramos a vivir en paz con nuestros semejantes, pero no deja de ser un argumento sólido y merece la mayor atención. Porque podría ser cierto.

-0-

Ahora bien, cuando Ud. se compra una casa o un coche, seguramente tiene la esperanza de que le duren muchos años. Nadie compra algo caro y que dure poco, verdad?

-0-

Según estas premisas, el negocio ideal consistiría en descubrir una actividad hacia la cual tuviéramos una inclinación innata y que implicara construir artefactos millonarios cuyo destino fuera ser destruidos.

Y resulta que esa actividad existe: la guerra.

Mientras más cohetes, misiles, aviones, barcos, robots, submarinos, porta-aviones, bombas de tal  o mas cual tipo usamos, más necesitamos porque en el acto de usarlos es muy probable que desaparezcan. Con el añadido de que la infraestructura adlátere que se destruye, luego tiene que volverse a construir. Me refiero a los puentes, carreteras, edificios, fábricas, en fin, todo.

¡Es un negocio redondo!

Por eso en el presupuesto anual de casi todas las naciones, el rubro “defensa” -el eufemismo que se utiliza comúnmente para designar la guerra- es con mucho el mayor. No conozco ningún caso en que el presupuesto destinado a educación sobrepase al destinado a “defenderse”.

No estoy diciendo que debamos abrazarnos a la paz a cualquier costo. Sencillamente,  no podemos. Si lo hiciéramos así, nuestros enemigos tomarían ventaja y nos destruirían. Lo que sostengo es que me duele mucho que las cosas sean como son y que no podamos o no sepamos cambiarlas. O yo no entiendo bien los mejores valores del Hombre, lo que nos hace más humanos y civilizados, o las cosas son al revés de como me gustaría que fueran.

Lo cual no impide que me de cuenta de que hay mucha gente involucrada en la actividad de crear conflictos de forma artificial. O al menos, de aprovechar los existentes para su beneficio, exacerbándolos. Eso es un crimen despreciable.

-0-

En cuanto a las drogas, también he escrito ya sobre el tema.

Gran parte de la inseguridad y la violencia que existe hoy en día en México y en el resto del mundo, se financia con el negocio de las drogas.

Hace un tiempo oí a un presidente centroamericano explicar en una reunión internacional que 1 kilo de cocaína en la frontera mexicana se vende aproximadamente en 1000 dólares. Pero que ese mismo kilo, vendido en Nueva York, vale 150,000 dólares. Esa es la razón por la que los narcos se dedican a venderla, no creo que sientan una inclinación especial por el negocio de las ventas al menudeo tipo Amway.

Si fuéramos capaces de encontrar un mecanismo para al menos disminuir el negocio, automáticamente mejorarían los índices de delitos no porque los delincuentes se reformaran, sino porque no tendrían tanto dinero para corromper a policías, jueces, políticos, y para comprar armas y pertrechos de guerra. Lo cual me suena mucho más lógico y posible que los llamados a la conciencia y las exhortaciones para acogerse al buen vivir.

Ahora bien, de qué depende el negocio de las drogas? De dos pilares: el mercado, y la prohibición.

El mercado no puede acabarse porque depende de la voluntad de miles de infelices que por ignorancia, falta de carácter o lo que sea, quieren drogarse.

Luego la única opción posible es acabar con la prohibición. De esa forma, el precio bajaría a niveles comparables al del arroz, los frijoles, el talco o cualquier otra mercancía común y ya no sería un negocio tan rentable con lo cual posiblemente los delincuentes lo abandonarían o se dedicarían a otra cosa como secuestros, prostitución, etc, pero en ningún caso obtendrían las ganancias tan fabulosas que obtienen hoy día.

Sin embargo, seguimos anclados a la política de mantener la prohibición y perseguir el tráfico.

¿Porqué?

Si Ud. conociera el caso de alguien que padeciera una enfermedad crónica y que desde hace 50 años tomara la misma medicina sin que haya habido signos de mejoría sino más bien al contrario, qué pensaría de él? Que es un estúpido por no haberla cambiado? Pues yo también.

Aunque… quizás no sea tan estúpido.

El quid del asunto radica en el destino final del dinero, el famoso “lavado“: apuesto a que la tentación de muchos gobiernos a aceptar que en sus finanzas ingresen miles de millones de dólares que apuntalen y revivan su economía, enferma por el gasto excesivo y el endeudamiento,  es demasiado grande como para andar averiguando mucho sobre su origen.

Por lo general si Ud. pretende atravesar la frontera de un país y lleva más de cierta cantidad de dólares en efectivo, le obligan a justificar muy bien su origen. Sin embargo, si un banco con sede en uno de los paraísos fiscales hace una transferencia de varios millones hacia un banco en ese mismo país, no se ve sometido a ningún control. Aunque el supuesto banco no sea más que una oficina de 3×4 m2 con un buró y un teléfono. Es más, hay leyes que protegen la transacción, basado en un concepto un poco difuso y elástico al que llaman “secreto bancario“.

La trampa es evidente, al igual que su remedio.

¿Porqué entonces, no se implementa la solución? Porque la economía mundial ya depende de ese dinero, y si se eliminara, entraríamos en una crisis económica que haría parecer juegos de niños a todas las anteriores.

Sin embargo, hay muchísimas instituciones de control financiero, evaluación de riesgo y otras lindezas, que supuestamente funcionan a las mil maravillas.

Se dan cuenta por qué afirmo que vivimos en un mundo falaz?

(Continuará)

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

México lindo y querido (XIII y final)

Breckenridge

Breckenridge, al oeste de Denver, Colorado. Al fondo, sobre las laderas de la montaña, las pistas de esquiar

Breckenridge

Mientras las gestiones para traer a mis hijos a México avanzaban a tropezones, mis relaciones con C y su familia habían prosperado al punto que nos habían invitado a su paseo anual. Me explico: la familia de C tenía por costumbre reunirse al menos una vez al año -casi siempre en Navidad- para realizar en grupo una especie de viaje turístico. Usualmente se reunían tantas personas que podían rentar autobuses, casas en la playa, etc, y como el gasto se repartía entre tantos, resultaba mucho más barato que hacerlo por tu cuenta. Aparte, claro está, del placer de compartir en familia. Era una buena idea que deberían practicar otras muchas gentes.

Esa vez el lugar escogido fue Breckenridge, un sitio en las montañas de Colorado, al oeste de Denver -muy cerca del famoso y exclusivo Vail Ski Resort– dedicado a los deportes de invierno.

Para mí, aquella posibilidad era una especie de culminación del sueño de toda mi vida: visitar los Estados Unidos. Desde los tiempos de adolescente en que pegaba la oreja al radio de onda corta para tratar de entender los comentarios de José Perez del Río -locutor de la VOA (Voice of America) en su programación para América Latina- por encima del carrier de interferencia que le ponía el gobierno cubano a todas las frecuencias en que transmitía la emisora para evitar que la gente la oyera, soñaba con ir allá.

El detalle era que yo no tenía ni pasaporte mexicano, ni visa estadounidense.

Pero sí tenía libertad, y luego de algunas dudas, me dispuse a ver qué lograba. Para mí, acostumbrado a sufrir el maltrato y las humillaciones del desgobierno cubano, el poder disfrutar de mis derechos como inmigrante fue una verdadera escuela sobre las ventajas de la democracia y el capitalismo.

Pasaporte Mexicano

Pasaporte Mexicano

El Documento de Identidad y Viaje

El primer paso consistió en enterarme bien de las posibilidades que tenía. A poco de indagar, supe que aunque yo no podía obtener un pasaporte mexicano, sí podía aspirar a un Documento de Identidad y Viaje. Me explico: normalmente los pasaportes dicen en su primera página algo así como: “El gobierno de Tal, certifica que el Sr. Fulano (y aquí aparece tu nombre) es ciudadano de este país, y por lo tanto les solicita a las autoridades de los países que visite, le ofrezcan todas las garantías necesarias para permitir su libre tránsito, etc, etc, etc.”

El susodicho Documento de Identidad y Viaje dice algo un poquito distinto, parecido a: “El gobierno de México certifica que el Sr. Fulano NO es ciudadano mexicano. Sin embargo, ha podido comprobar que por motivos políticos, dicho Sr. no puede obtener un pasaporte de su país natal. Y así como los artículos Tales y Cuales de nuestra Constitución garantizan el libre tránsito en el territorio nacional para todas aquellas personas que visiten o residan legalmente en México, igualmente se les solicita a las autoridades de los países que visite, le ofrezcan las mismas garantías de libre tránsito como si fuera ciudadano mexicano”.

Por lo demás, el documento de marras consiste en una libretita idéntica a los pasaportes ordinarios, con el escudo mexicano en la portada, y todo lo demás. Vaya, que hay que leer la letra chiquita para darse cuenta de que no es un pasaporte mexicano normal.

Tan pronto como me enteré de su existencia, solicité y obtuve mi Documento de Identidad y Viaje. Maravillas de la libertad. Resuelto ya el primer problema, pasé a enfrentar el más peliagudo, o sea, la visa norteamericana.

Espiritu deportivo

Espiritu deportivo

Con espíritu deportivo

Hoy en día todo está muy automatizado y organizado, pero en 1994 el internet -aunque ya existía- no se utilizaba tan ampliamente como en la actualidad. Las citas para entrevistarse con los oficiales de inmigración eran aún cosas del futuro. En aquel tiempo había que hacer cola. Y como atendían un número limitado de solicitudes por día, la cola comenzaba normalmente desde la madrugada del día anterior a la entrevista.

Pero a mí, francamente, las colas me revientan. Parece que ya tuve bastantes con las de Cuba, en donde hay que hacer cola hasta para que te entierren.

Así que lo tomé con espíritu deportivo: si me la daban, bien. Y si no, también. El caso es que me aparecí por la embajada a las 11 am, cuando ya estaba terminando el turno de ese día.

Pero tuve suerte, pude entrar.

Adentro, en una especie de cobertizo techado con tejas de fibrocemento que ocupaba un espacio que me imagino antes había sido un jardín o un estacionamiento al fondo del edificio, había muchas bancas como de iglesia. A medida que entrabas, te señalaban dónde sentarte. Las filas de bancas se llenaban de adelante hacia atrás y de izquierda a derecha.

Los oficiales de inmigración iban recorriendo las bancas en orden FIFO (First In, First Out -no dejé de pensar en la casualidad que las siglas del método formaran el nombrete de Castro).

Cuando en su opinión todos los documentos estaban en orden, ahí mismo estampaban su firma y el interesado pasaba directamente a unas ventanillas donde completaba los detalles para que le entregaran la visa.

Cuando el oficial estimaba que eras un caso especial y había que entrevistarte, te pedían que te sentaras de nuevo. Una vez terminado el pase de una fila, todos los que nos habíamos quedado sentados hacíamos una especie de compactación y nos agrupábamos en el extremo izquierdo de la banca. De allí nos iban pasando a las ventanillas para entrevista.

Poster del film El Pagador de Promesas

Poster del filme El Pagador de Promesas

El Pagador de Promesas

Cuando llegó mi turno pasé a una de las susodichas ventanillas, que estaban blindadas y agrupadas como las de un banco, describiendo un amplio arco. Tenías que hablar  por un micrófono, lo cual reforzaba la sensación de blindaje.

Por casualidad, me tocó una entrevistadora de esas gringas gordas como vaquita lechera, con tipo de campesina de Kansas. Miró un tiempo mis papeles, y me dijo con cara  de pocos amigos en su español agringado: –Así que Ud. es cubano, no?

-Bueno, yo soy de origen cubano pero como puede ver, vivo en México desde hace un tiempo -le dije pensando en cómo le podía hacer ver a aquella mujer que yo no era un agente de Castro. Porque muchos gringos no entienden bien el problema cubano, y dan por hecho que un cubano que -en lugar de llegar en short y chancletas-, llegue con cuello y corbata a solicitar una visa, y un comunista “tapiñao”, son la misma cosa. Ojalá -pensé– que aquella mujer entienda el asunto mejor que el promedio.

Y porqué quiere ir a Estados Unidos? -me preguntó muy seria, tratando de taladrarme con su mirada.

Yo no venía bien preparado para tal pregunta. A veces las verdades parecen mentiras. Imaginaba que si le decía la verdad, o sea que quería ir a esquiar a un lugar para ricos, no me iba a creer. Y si ellos piensan que estás mintiendo, estás perdido. No hay que olvidar que la principal tarea de un oficial de inmigración, es detectar falsedades.

Y en ese instante, sin saber bien cómo, me surgió una idea.

Ud no lo creerá –le dije– pero hace muchísimos años, estando aún en Cuba, al despedirme de un amigo que emigraba hacia Estados Unidos, le prometí que aunque yo no sabía cómo ni cuando, algún día iría a su nueva casa y nos tomaríamos unas cervezas para celebrar nuestro reencuentro en libertad. Durante mucho tiempo no había podido cumplir mi promesa, pero ahora me parece que estoy en condiciones de hacerlo, y para allá voy.

Aquella mujer se me quedó mirando muy seria, con aires de incredulidad.

¡Ay, me parece que metí la pata! -pensé en ese momento.

Y de buenas a primeras, sin que yo esperara tal reacción, rompió en carcajadas. No en sonrisas, sino en reales carcajadas.

¡Jajaja, Fulaniiiito, Menganiiiita, vengan a ver, este señor me acaba de decir que quiere ir a Estados Unidos a pagar una promesa que había hecho hace muchos años de tomarse unas cervezas con un amigo, jajaja…!!

Y vinieron Fulanito y Menganita -que supongo eran también oficiales de inmigración- a reírse de mí. La risa es contagiosa, y terminamos todos riéndonos como niños. Parecíamos cuatro cubanos celebrando un chiste de Alvarez Guedes.

Su actitud cambió radicalmente. De hosca, pasó a amistosa en grado superlativo.

Ya comiste? -me preguntó. Bueno, todavía no -le contesté.

Pues ve a comer y cuando termines pasa de nuevo por aquí, que ya te tendré lista tu visa -me dijo.

Yo no lo quería creer. Llamé a C y le dije que viniera a celebrar, que parecía que me iban a dar la visa. Comimos en un VIP y cuando regresé, allí me tenían listo el documento. Yo pensé que sería por una sola entrada. Pero no, era por 10 años, con entradas múltiples!

Un año después, pagué mi promesa, pero ese es otro cuento. Por el momento, me había servido como mentira piadosa. Definitivamente, el destino es impredecible.

Ahora el problema estaba en qué hacer si la llegada de mis hijos a México se daba mientras yo estuviera en USA. Como he contado antes, la fecha del viaje había cambiado un par de veces a última hora. No había ninguna seguridad de que esta vez fuera a resultar cierta.

Entonces contraté a una persona para que estuviera alerta y en caso de que llegaran, los fuera a recoger y los llevara a un apartamento que le había pedido prestado al ingeniero.

Y nos fuimos a esquiar.

Preparándome para esquiar

Con los esquíes al hombro. Al fondo, la “cabañita” que alquilamos por una semana.

Esquiando a los 45

Yo nunca he sido buen deportista. Es más, prácticamente la única asignatura con la que siempre tuve problemas en la escuela, fue con la Educación Física. Si había que correr, yo llegaba de último. Si había que subir la soga con los pies en L, yo llegaba solo hasta la mitad y con los pies colgando. No sé que maldición gitana me persigue, pero siempre ha sido así.

En cuanto llegamos a Breckenridge y luego de instalarnos en la cabaña, fuimos a esquiar. Yo era nuevo en la plaza, así que me explicaron cómo se hace la cosa: Primero te llegas a “la estación”. Aquello es un edificio de madera en donde hay cafetería, boutiques, etc. Una de las tiendecitas es realmente un almacén para la renta de esquíes. Antes de rentar, tienes que firmar un documento en donde los liberas a ellos de cualquier responsabilidad si tienes algún accidente. Luego te miden el pie, la estatura y te pesan. Con esos datos, consultan en unas tablas que indican en dónde tienen que poner el nonio de ajuste de tensión de los esquíes. Me explico: Una de las peores cosas que te pueden pasar esquiando, es que te caigas, comiences a rodar pendiente abajo, y que no se zafen los esquíes de las botas de esquiar. Porque entonces tus piernas y rodillas se te retuercen y quedan en espiral, como sacacorchos.

Para que eso no te pase, los esquíes tienen -digámoslo así- dos partes: las botas, y los esquíes propiamente dichos. Las botas son de un plástico duro y te protegen desde la punta del pie hasta abajo de la rodilla. Cuando te las pones te parece que te han enyesado las piernas. Los esquíes tienen un mecanismo con una especie de resorte que cuando le pones la bota encima y presionas hacia abajo, oyes un “click” y la bota queda unida al esquí. Pero hay un nonio de ajuste, que regula la fuerza con que quedan unidas esas dos partes. De manera que si te caes, aquello se zafa y los esquíes salen por un lado y tú por otro. Lógicamente, mientras más pesado seas, mayor es el valor de la fuerza que hay que ejercer para que eso suceda, para que no se te vayan a zafar mientras estás esquiando sin caerte. Porque por ejemplo, si se te zafan cuando estás dando un giro, pues muy bien puedes desnucarte. En fin, que la cosa no está exenta de peligro…

Familia subiendo en lift a la cima de la montaña

Familia subiendo en lift a la cima de la montaña

Una vez que te dan tus esquíes y tus “poles” (los palitos esos que sirven para impulsarte y darte equilibrio), te llegas al “lift”, o sea, a las sillitas colgadas de un cable que son las que te suben a la cima de la montaña, para que luego te deslices pendiente abajo. Eso también tiene su chiste, porque las sillitas no paran, están en movimiento constante. Y como ya tienes los esquíes puestos, pues no puedes caminar sino de costado. Tienes que estar a la viva, no más la silla anterior ha pasado por el lugar de carga, tienes que moverte dando saltitos laterales hasta colocarte en un lugar específico marcado en el suelo con una placa, y empinar hacia atrás las nalguitas para que cuando llegue la siguiente silla, te levante. Si fallas, la silla te puede dar un buen golpe. O si pierdes el equilibrio a última hora, como la silla enseguida que pasa por la marca se eleva en el aire, te puedes caer de cierta altura y darte un buen madrazo.

Si tuviste éxito en encaramarte en aquella cosa, mientras vas subiendo estás relativamente tranquilo y puedes disfrutar de la vista, que por lo general es preciosa. El susto, sin embargo, te está esperando allá arriba.

Unos segundos antes del final del viaje, tienes que levantar un poco los pies y poner los esquíes en un ángulo de 45 grados para que cuando llegues al lugar en donde contactan de nuevo con el suelo, queden en línea con el camino, que en el final hace como una especie de pequeña colina. Entonces, en el momento exacto, cuando estás en su cima, tienes que levantarte de la silla e impulsarte fuertemente con los poles para salir hacia abajo. Si fallas, pueden pasar dos cosas: que la silla te golpee por detrás de la cabeza -porque tú vas ya bajando y ella no- o que te caigas al final de la pequeña colina y entonces como no te quitas rápido, el que viene atrás choca contigo y se produce un reguero de gente muy divertido. Algo así como los choques múltiples en una autopista.

Pero si lograste bajar de la silla del lift como Dios manda, entonces comienza la diversión en serio.

Las pistas no son todas iguales. Las hay con menos pendiente y con más pendiente. Hay un código de colores que te indica el tipo. Las verdes son las más fáciles, con pendientes menos pronunciadas. Son las que usan los que están aprendiendo a esquiar y los que no quieren arriesgarse mucho. Las negras son las peores, y para tirarte por una de ellas tienes que ser experto o estar dispuesto a exponer tu vida porque pueden tener pendientes casi verticales.

-0-

El primer día pasé por todo el proceso de rentar el equipo, pero no más hice el famoso click para unir las botas con los esquíes -ya en la cola del lift- resbalé de espaldas y me di un buen madrazo en “la frente” (que en mi caso comienza sobre los ojos y termina en la nuca, ya se imaginarán porqué). Quedé medio turulato.

Allí mismo me senté en la nieve, me quité los esquíes y le dije a los demás: –Me voy para mi casa.

Pero cómo que te vas, no vas a esquiar? Y entonces te vas a pasar toda la semana en la cabaña? -me preguntaron.

Admito que el miedo es del carajo. Pero parece que la noche y los consejos de los amigos tienen efectos disolutorios sobre el terror, de manera que al día siguiente volví a la carga, esta vez convencido de que si me caía, me levantaba.

Lo cual, por cierto, es la clave del éxito no solamente en la esquiada, sino en la vida en general.

-0-

Deslizarse hacia abajo por una pendiente nevada también es un arte. Aunque la inclinación sea poca, si te orientas directamente hacia abajo puedes llegar a desplazarte a una velocidad considerable. El truco consiste en moverte no exactamente pendiente abajo, sino en zigzag, como si estuvieras “zurciendo” la pista con tus esquíes. Además, si los pones paralelos vas más rápido pero si haces una especie de pequeño triángulo isósceles con los esquíes de manera que el ángulo más agudo esté delante de tí, la posición te permite frenar la velocidad. Mientras más abras los esquíes y te apoyes en los talones, mayor poder de frenado. Aunque todo tiene su límite porque si abres el triángulo demasiado, luego no puedes volver a cerrar los pies, y te caes. O si se te cruzan las puntas de los esquíes, también. Para girar, lo que tienes que hacer es apoyarte más en una pierna que en la otra, y doblas en el sentido del talón que más apoyas.

En fin, que al poco tiempo le  había agarrado la maña al asunto y aunque no me las quiero dar de experto ni mucho menos, el día exacto en que cumplí los 45 años, lo pasé esquiando de cabo a rabo. Incluso por la noche, cuando es más peligroso porque sólo iluminan las pistas, y si no controlas bien por donde vas y te sales de la zona alumbrada puedes chocar de frente con un árbol o una roca, y eso sería sencillamente el final de tu vida.

911, el servicio de emergencias

911, el teléfono del servicio de emergencias

El 911

No puedo dejar pasar la ocasión sin hablar de un hecho que puso de relieve la eficiencia de los servicios de emergencia que brinda el gobierno de Estados Unidos a sus ciudadanos.

Una tarde salimos a pasear y conocer las boutiques y malls del lugar, porque Breckenridge es un pueblecito precioso, acondicionado totalmente para el turismo. No podíamos dejar pasar la oportunidad de conocerlo lo mejor posible.

El grupo era bastante grandecito, y habían varios niños con sus papás. Aunque nos movíamos en grupo, en realidad no íbamos todos a los mismos lugares. En un mall, por ejemplo, cada cual agarraba por donde la llamara más la atención. Yo a las librerías y las tiendas de electrónica, las mujeres a las tiendas de ropa, etc. De manera que en un momento determinado, uno de los niños -que era muy travieso- aprovechó un descuido de sus padres, descolgó un teléfono público, y marcó al 911.

Fue cosa de segundos. En cuanto el papá se dio cuenta de que su hijo no estaba con él, lo buscó y lo encontró aún con el teléfono en las manos.

Y estaba comenzando a regañarlo, cuando llegó la policía. Se habían demorado menos de un minuto, desde que el pequeño bellaco llamó al 911,  hasta que llegaron al lugar.

El policía no le dijo nada al niño. Al que regañó -y mucho- fue al papá. Sin insultos, pero con energía. Le dijo claramente que si dejaba que su hijo llamara de nuevo al 911, él se iba a ocupar de que lo deportaran junto con toda su familia. Punto. Está claro?

Yo quedé sorprendido por la rapidez y eficiencia con que atendieron a la supuesta emergencia. Me imagino que la patrulla ya estaba en el mall, y que los operadores del 911 localizaron el origen de la llamada y enseguida avisaron a la más cercana.

Para nuestros estándares latinos, plagados de ineficiencias y los “un momentito” que se convierten en horas, aquello me resultó verdaderamente asombroso.

Primer mundo a pulso, vaya, para decirlo en el sabroso caló cubano.

Pierna de puerco asada

Pierna de puerco asada

Do you speak spanish?

Por lo general mientras estábamos esquiando comíamos chucherías en la cafetería, y sólo por las noches hacíamos una comida formal en la cabaña. Además, para divertirnos establecimos una competencia para ver qué matrimonio cocinaba mejor. Recuerdo que el día que me tocó a mí, hice una comida estilo cubano: arroz congrí, pierna de puerco, etc. En definitiva, la cabaña contaba con una gran cocina con todas la facilidades, así que era una delicia.

Una noche fuimos a un super por allí cerca, para comprar algunas cosas. A poco de estar adentro, se me acercaron dos tipos con trazas de latinos y comenzaron a hacerme preguntas en un inglés chapurreado. Querían saber algo sobre alimentos. Yo tampoco hablo con fluidez, así que se podrán imaginar cómo iba aquello, hasta que a mí se me ocurrió preguntarles que si ellos hablaban español.

Cómo, tú hablas español? -me preguntaron con cara de asombro.

Claro, pero si soy cubano! -les respondí.

Ah, chico, coño, entonce etamo comiendo miegda! -me dijeron sonriéndose.

Resultó que me habían visto cara de gringo.

Yo no pude dejar de maravillarme: en el estado más al centro de Estados Unidos, en un pueblito pequeño en las montañas Rocosas dedicado al turismo de invierno, en un super de barrio, cerca de las 8 de la noche, habíamos coincidido tres cubanos!!!

Conclusión: la regazón de gente por todo el mundo que ha armado el Coma-Andante con su maldita revolución, llega a extremos increíbles. Somos algo así como la nueva raza judía, con una historia de éxodo comparable a la de Moisés y su pueblo.

El regreso

El regreso a México no estuvo exento de motivos de preocupación. Por un lado, no sabía si por fin el viaje de mis hijos se había dado, no había podido comunicarme con ellos. Por otro, en Denver hubo una tormenta de nieve medio pesada y el avión no podía despegar porque tenía mucho hielo en las alas y eso entorpece su maniobrabilidad al punto que la torre de control no le daba el permiso de despegue. Por fin, rociaron el avión con un líquido blanco lechoso que me explicaron era para que el hielo se deshiciera. Yo no las tenía todas conmigo,  porque el frío era tan grande que en cuanto las mangueras dejaban de rociar en un lugar, enseguida comenzaba de nuevo a formarse hielo. Ud. va a ver, coño, que esta chingadera se va a caer, putísima! -pensé. Pero, no, parece que agarramos medio cansado al Hado del Infortunio, y llegamos sanos y salvos a Zacatecas.

En cuanto nos bajamos del avión intenté de nuevo comunicarme con los muchachos, y por fin pude hablar con ellos. Sí, habían llegado. Era 31 de diciembre de 1994. Buen regalo de Año Nuevo, verdad?

Adriana fue la que descolgó el teléfono: ¡Hola Papi, adivina lo que me estoy comiendo, una manzana! -me dijo, como si fuera una cosa extraordinaria. Bueno, es que en Cuba una manzana es algo extraordinario, claro.

Al día siguiente viajamos de regreso al DF.

Epílogo

El abrazo de reencuentro duró varios minutos. Las lágrimas, también.

Yo sentía la satisfacción de saber que había cumplido con unos de los principales objetivos que me había propuesto en la vida: salvar a mis hijos del miserable destino que les hubiera tocado vivir si hubiesen permanecido en las manos del megalómano criminal de Fidel Castro y sus compinches. Ahora su futuro dependía de ellos mismos, de sus huevos y de su inteligencia, no de los antojos y locuras de un viejo delincuente.

Realmente, 20 años después, todavía siento satisfacción por ello.

¡Y vaya que aprovecharon la oportunidad que les brindaba la vida!

Pero la historia de cómo fueron avanzando en libertad, la haré en otro momento. Por lo pronto, termino este capítulo y también -total, yo no inventé la palabrita, está de moda en el mundo de las series– esta temporada.

En fin, parafraseando al general Douglas MacArthur: “Me voy, pero volveré”.

 

Publicado en Historias personales | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios