Un mundo feliz, o falaz (VII)

We shall prevail! (Nosotros prevaleceremos!)

Momento exacto del famoso comercial de Apple de 1984 en que el Gran Hermano pronuncia en tono bíblico la frase: ¡We shall prevail!. Instantes después, el martillo que ha sido lanzado por la heroína destruye la pantalla y con ello pone fin al mito.

El Gran Hermano

Me imagino que la mayoría de la gente joven al escuchar hablar de El Gran Hermano (Big Brother), piensen en los “reality shows” de muy alto rating producidos por ciertas televisoras, en donde algunas personas de ambos sexos son encerradas durante varias semanas en una casa llena de micrófonos y cámaras de tv que muestran casi todo lo que hacen: comer, dormir, conversar, jugar… El atractivo de tales programas consiste en el morbo de vigilar a alguien hasta en sus momentos más íntimos (idea que me parece pueril y de pésimo gusto, pero como yo no soy nadie para juzgar a los demás ni tengo vocación de misionero moralista, sólo diré que A MÍ dichos shows me producen una sensación de profundo desprecio).

Macintosh 128k, la primera PC comercial en usar mouse y modo gráfico. Un verdader éxito comercial.

Macintosh 128k, la primera PC comercial en usar mouse y modo gráfico. Un verdadero éxito comercial y mediático.

Quizás algunos no tan jóvenes logren situar el origen de la frase en un famoso comercial de tv que produjo el genio de Steve Jobs para presentar el primer modelo de computadora personal con mouse y modo gráfico, la Macintosh 128K de Apple, el 22 de enero de 1984 durante el intermedio del  tercer cuarto del Super Bowl XVIII.

Apple 1984

Los “zombies” del comercial de Apple representan los clientes de IBM, que en ese entonces era la compañía que casi monopolizaba el mundo de las computadoras.

Lo ingenioso de dicho comercial consistía en que hacía referencia a 1984, la famosa novela de George Orwell escrita en 1948 que describe un futuro de pesadilla en donde los hombres habían sido sometidos por un terrible dictador -El Gran Hermano- que había logrado convertirlos en zombies sin voluntad ni criterio propio, utilizando la tecnología.

George Orwell sobrenombre de Eric Blair

George Orwell (seudónimo literario de Eric Blair, su verdadero nombre), hablando por los micrófonos de la BBC de Londres.

La trama describe un hipotético país en que por medio de unos aparatos llamados “telepantallas” parecidos a las pantallas de tv -recordemos que en 1948 la televisión era un invento muy reciente y llamativo- que estaban diseminados por absolutamente todos los lugares y que tenían la capacidad no solamente de mostrarte una imagen sino también de verte y oírte, el Estado -representado por El Gran Hermano- te vigilaba en TODO instante, incluso durante tus momentos más íntimos.

Ello le daba un poder inconmensurable sobre tu persona. Incluso el concepto de delito y la presunción de inocencia habían sido modificados. Ahora no sólo podías ser castigado por cometer un delito, sino por pensar en cometerlo. Los psicólogos oficiales -ayudados por las telepantallas- te vigilaban en todo momento y entendían tu lenguaje corporal hasta el punto de poder predecir tus pensamientos con muy escaso margen de error. El idioma había evolucionado hacia una “neolengua” que poseía palabras tales como “crimental” para describir el acto de pensar en algo prohibido, que en realidad era cualquier reflexión que tuviera aunque fuera una pequeña parte de libre albedrío. Es decir, el Estado pretendía que los individuos sólo pensaran de la manera “autorizada” y el salirse de ese patrón era considerado un crimen.

Además, la neolengua siempre deformaba la realidad a favor del gobierno. Por ejemplo, el organismo represivo en donde se torturaba y asesinaba a los disidentes, era llamado el “Ministerio del Amor“. El organismo que supuestamente organizaba la economía y la producción de bienes y que en realidad mantenía a la gente en un régimen de hambre y necesidades materiales de todo tipo, era llamado el “Ministerio de la Abundancia“. Y el organismo que se encargaba de la propaganda y que era capaz de fabricar las mayores mentiras a favor del régimen, era llamado el “Ministerio de la Verdad“.

En fin, un mundo de pesadilla.

Obviamente, la novela hacía referencia al régimen de Stalin, dictador de origen georgiano que tomó el poder en la URSS a la muerte de Lenin en 1924 y se convirtió en símbolo del control del Estado sobre el individuo.

1984 mujer con martillo

Muchacha deportista corriendo por el pasillo central del teatro, perseguida de cerca por los esbirros del Estado, y que finalmente logra lanzar el martillo hacia la pantalla, destruyendo con ello el mito de invencibilidad del Gran Hermano.

Empero y a diferencia de 1984, el famoso comercial de Steve Jobs tenía un final feliz. En él, una muchacha con ropa de deportista aparece corriendo desde el fondo del teatro hacia la pantalla donde se ve al Gran Hermano pronunciando un discurso en tono grandilocuente  y profético, perseguida de cerca por esbirros que sin embargo, no logran alcanzarla. Y justo en el instante en que se oye la frase “¡We shall prevail!“, lanza el martillo que portaba hacia la pantalla y la destruye, con lo cual el Gran Hermano y la pretendida eternidad de su régimen quedan en el más absoluto de los ridículos.

Luego aparecía un cartel y se oía en off la voz de un locutor que lo leía:

“El 24 de enero, Apple Computer presentará la Macintosh. Y Ud. verá porqué 1984 no será como «1984»”.

Por último, se veía la famosa manzana que era el logo de la compañía:

Símbolo de la compañía Apple

Logo de Apple

El significado de la simpática parodia saltaba a la vista: el Gran Hermano era IBM, la gran compañía que hasta ese momento había prácticamente monopolizado el mercado del cómputo electrónico. Y la muchacha representaba a Apple, que con su inventiva lograría destronarla.

-0-

Hoy en día -30 años después- la veracidad de aquel vaticinio me parece indiscutible: aunque IBM sigue siendo una gran compañía, no tiene la fuerza que tuvo a mediados del siglo XX y tengo entendido que sólo se dedica a dar servicio a los grandes clientes corporativos. Incluso vendió su división de computadoras personales (ThinkPad) a China, que le cambió de nombre y le puso Lenovo.

Familia Apple: iPad, iPhone, iPod

Familia Apple: iPad, iPhone, iPod, iPod nano

Durante ese mismo tiempo Apple creció y aunque sólo posee el 5% del mercado de las computadoras personales, creó otros productos que en 1984 nadie imaginaba y que actualmente son prácticamente indispensables: el iPod, el iPhone, el iPad… Por ello no solamente cotiza en la Bolsa sino que a pesar de que han surgido nuevos competidores muy importantes (ej: Google, Samsung, etc), se ha convertido en una de las compañías con mayor valor en todo el mundo.

Y opiniones aparte, no creo que haya muchas personas que nieguen que aquel comercial producido por el genio de Steve Jobs en 1984, entró en la Historia.

Sin embargo, muchos años después de los hechos relatados, el tema del Gran Hermano vuelve a tener actualidad.

Logo de la NSA, la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica.

Logo de la NSA, la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica, encargada de proteger al país contra el terrorismo.

El escándalo de la NSA

En Junio del 2013 Eduard Snowden, un joven que había trabajado como consultor de seguridad para una compañía que a su vez era contratista de la NSA, hizo públicos una gran cantidad de documentos secretos que demostraban sin lugar a dudas un hecho insólito: a partir del ataque terrorista del 9/11 al WTC de Nueva York, la NSA había recibido órdenes del presidente Bush para escuchar y analizar absolutamente TODAS las comunicaciones mundiales, sin el requisito de una orden judicial previa.

Eduard Snowden, el empleado de una compañía contratista de seguridad que hizo públicas las actividades ilegales de la NSA

Eduard Snowden, el empleado de una compañía contratista de seguridad que hizo públicas las actividades ilegales de la NSA

-0-

Y me parece que antes de proseguir, debo hacer una aclaración para dejar bien establecidos los axiomas sobre los que baso mi pensamiento y mis creencias.

Yo no soy experto en el tema pero creo poseer la suficiente inteligencia para darme cuenta que las leyes son la base de lo que llamamos Humanidad. Es decir, las leyes constituyen la razón por la que no somos meros animales salvajes. Lo que nos diferencia de un tigre o de un tiburón blanco es que ellos no tienen leyes escritas, y nosotros sí.

La principal característica de las mismas, es que su aplicación es universal. Es decir, una vez discutidas y aprobadas, constituyen un patrón inviolable que da certeza y validez a nuestras acciones.

En el mismo origen del concepto reside el hecho de que NADIE está exceptuado de su cumplimiento. Dicho de otra forma, nadie es mejor que nadie. Por cierto, el llegar a esta idea le ha costado mucha sangre y sufrimientos al género humano. O visto desde otro ángulo: el haber llegado a tales conclusiones debería ser motivo de orgullo para todos nosotros.

Siguiendo este orden de ideas, todos los Estados modernos están basados en una Constitución, o sea, un documento seminal que resume el conjunto de reglas que dan legalidad a su existencia.

Estados Unidos, la nación más poderosa del mundo actual, se precia de ser una nación de leyes. De lo cual, por cierto, yo me alegro profundamente.

Ahora veamos lo que dice su Constitución al respecto de dos puntos: la libertad de expresión, y el derecho a la privacidad.

Primera Enmienda: El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.

Cuarta Enmienda: El derecho de los habitantes de que sus personas, domicilios, papeles y efectos se hallen a salvo de pesquisas y aprehensiones arbitrarias, será inviolable, y no se expedirán al efecto mandamientos que no se apoyen en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o protesta y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas que han de ser detenidas o embargadas.

No hay que ser un gran jurista para interpretar estos párrafos. Más claros, ni el agua.

De manera que la Ley Suprema de Estados Unidos dice que a nadie se le puede perseguir por sus opiniones o publicaciones ni tampoco se le pueden revisar sus papeles a menos que exista un motivo “verosímil” que convenza a un juez de emitir una orden judicial de registro. Punto.

En situaciones excepcionales, el gobierno puede suspender las “garantías constitucionales” -que es como les dicen a dichas leyes- y establecer un “estado de excepción”, pero siempre con la aprobación del Congreso, sólo durante un período de tiempo no muy prolongado, y de manera pública. Es decir, no a escondidas.

Ahora, dejados bien en claro los principios en que basamos nuestro pensamiento, regresemos al caso Snowden.

-0-

Lo primero que salta a la vista, es que la orden de Bush fue, sencillamente, ilegal. O peor, anticonstitucional. No por mandar a vigilar a la gente, sino por hacerlo de manera indiscriminada, es decir, vigilar a TODO el mundo sin tener una orden judicial para ello. Hacer las cosas como las hicieron, es casi equivalente a establecer el estado de excepción sin límite de tiempo, a escondidas, y sin permiso.

Parodia del logo de la NSA que muestra al águila vigilando TODAS las comunicaciones

Parodia del logo de la NSA que muestra al águila vigilando TODAS las comunicaciones

Aclaro para  que no hayan dudas: TODA la información correspondiente a todos los correos electrónicos (Gmail, Yahoo, Hotmail…), todas las llamadas telefónicas (ATT, Verizon, Nextel, Skype, Telmex, Telcel, Telefónica, Movistar…), todas las redes sociales (Twitter, Facebook, Linkedit…), en fin, TODAS las comunicaciones de TODO el mundo (incluyendo este mísero blog mío o una llamada que le haga su esposa para recordarle que debe comprar leche antes de llegar a la casa), están siendo grabadas en este mismo momento.

En la mayoría de los casos guardan los “metadatos”, es decir, hora, fecha, origen y destino, duración, etc. En el resto, guardan además la grabación completa de tus palabras o tu post.

Edificio de la NSA en Fort Meade, Maryland

Edificio de la NSA en Fort Meade, Maryland

Eso fue lo principal que Snowden hizo público: documentos que demuestran que la NSA es la versión moderna de El Gran Hermano.

Incluso se ha sabido que los celulares actuales tienen una función secreta que puede ser activada a control remoto aunque estén apagados, para escuchar tus conversaciones. La única forma de que no te escuchen si quieren, es que le quites la batería.

Hasta ese punto ha llegado la paranoia.

-0-

Algunos podrán pensar: “A mí no me importa que me graben, al fin y al cabo yo no soy un terrorista ni tengo nada que esconder, estoy dispuesto a ello con tal de que agarren a los que sí lo son”. Admito que en un inicio yo pensaba de esa forma.

Pero luego lo pensé mejor y me di cuenta de que el haber creado una herramienta para espiar a todo el mundo, conlleva la tremenda tentación de usarla para el espionaje comercial, el espionaje con fines políticos, etc. Esa herramienta, para decirlo de alguna forma, además de ser ilegal, es el Sueño Dorado de todo espía y de todo extorsionador.

De hecho, los documentos de Snowden demuestran que el gobierno de Estados Unidos ya la está usando para espiar incluso a sus supuestos amigos. Por ejemplo,  Angela Merkel, o los israelíes, o los ingleses, o los mexicanos…

Supongo que siempre habrá quien diga que el espionaje es tan viejo como la raza humana y que no hay que escandalizarse por ello. Bueno, la prostitución también es tan vieja como la raza humana -le contestaría  yo- y no por ello hay que colocarla en un pedestal, no?

Lo peligroso es que esas realidades se enfrentan a los ideales más puros de la humanidad, aquellos que nos hacen venerar a los Padres Fundadores, a la democracia, a la justicia, a los derechos humanos.

Siento como si intentaran darme clases de pureza por las mañanas, y de prostitución por las noches.

A quién debo entregarles mi confianza, a gobiernos formados por gentes que me hablan de patriotismo y de mi deber de pelear y sacrificarme por un ideal sagrado, y al mismo tiempo me espían y me tratan como un criminal? O que utilizan una herramienta supuestamente diseñada para detectar terroristas, para otros menesteres como son espiar compañías petroleras o transacciones comerciales o gobiernos extranjeros -incluyendo a los amigos- con el fin de manipularlos o extorsionarlos?

Por fin qué, somos un país de leyes, sí o no?

-0-

Pero tratemos de ser ecuánimes. No dejemos que el pesimismo nos ahogue. Busquemos explicaciones.

Las leyes no son infalibles. A veces una vez establecidas se descubre que tienen fallas, que los que las hicieron no previeron alguna situación en que resultan improcedentes o que el entorno cambió y las hace obsoletas o inútiles. En ese caso hay que modificarlas para mejorarlas. Parecido a como funciona la Ciencia, algo que yo respeto muchísimo. Y es precisamente gracias a ese mecanismo de prueba y error, que se logra el progreso. Si las leyes fueran absolutamente inamovibles, no serían tan valiosas.

Luego en aras de ser imparciales y respetar el juego democrático, perdonémosle momentáneamente el que lo hayan hecho a escondidas, démosle el beneficio de la duda a los defensores de la medida de seguridad, e intentemos determinar si lo que hay que hacer es cambiar las leyes.

Pregunta: ¿Qué los motivó a emitir semejante orden en secreto?

Respuesta: Si yo poseo TODA la información, aumentan las probabilidades de descubrir los planes de los terroristas antes de que se produzcan sus ataques.

Lo cual en principio parece cierto… hasta que descubrimos que es una falacia.

Les explico porqué, utilizando un par de ejemplos:

Durante la investigación del 9/11, salió a relucir que varios de los implicados habían sido detectados como sospechosos por alguno de los organismos de seguridad y sin embargo ese conocimiento no dio lugar a un seguimiento efectivo de sus actividades y planes. Es decir, quedó claro que DEJARON PASAR la oportunidad de impedir los ataques a las Torres Gemelas.

Si no recuerdo mal, en aquella oportunidad los responsables de la seguridad hablaron de “falta de coordinación” entre las distintas agencias y prometieron que esa situación sería enmendada inmediatamente con el nombramiento de un “zar” antiterrorista. Por supuesto que los políticos son expertos en utilizar palabras que dejan una sensación de haber dicho algo importante, pero sin que haya culpables ni castigos. Es su forma elegante de escurrirle el bulto a las responsabilidades.

En realidad -creo yo- lo que sucedió es resultado de que los distintos organismos de seguridad son competidores entre sí por los favores del Estado. Mientras más sepas tú y menos le pases la información a tus competidores, más te congracias y más fuerte es tu prestigio ante el gobierno, porque demuestras que tú eres capaz de averiguar más que los demás.

Además, es una regla normal en el mundo de la inteligencia “saber y no demostrar que sabes”. En primera, para no “quemar” a tus fuentes. Y en segunda, porque poco podrá hacer tu enemigo si tú conoces sus planes de antemano. Lo ideal sería manejarlo de forma indirecta, para que no se diera cuenta que está siendo manipulado. Claro, a veces lo que va a hacer es tan terrible que justifica que actúes abiertamente para impedírselo, aunque quemes tus fuentes. Una decisión muy difícil de tomar, por cierto.

Parodia del logo de la NSA: "En Dios confiamos, a todos los demás los vigilamos".

Parodia del logo de la NSA: “En Dios confiamos, a todos los demás los vigilamos”.

Pero si cuando no procesaban información de todos sino sólo de los sospechosos, no fueron capaces de tomar buenas decisiones y cometieron errores imperdonables, ¿qué garantiza que ahora que la información que recogen diariamente ocupa muchos petabytes, puedan procesarla con éxito y extraer de ella resultados útiles para evitar actos terroristas? En mi opinión, nada.

Más bien la nueva directiva, además de ilegal, es estúpida. Porque en vez de aumentar las probabilidades de descubrir algo malo, las disminuye: ahora tienen que recoger, almacenar y tamizar muchísima más información. En otras palabras, si antes no eran capaces de encontrar la aguja en UN pajar, ahora que les pusieron a encontrar la aguja en todos los pajares del mundo, mucho menos serán capaces de hacerlo. Se van a hacer bolas con tanta información en bruto.

De hecho, mientras escribo estas líneas aún están frescas las sensaciones de indignación y miedo por los atentados de París, en donde asesinos del Estado Islámico, con la crueldad repugnante que los caracteriza, dieron muerte a unas 130 personas e hirieron a varios centenares más. De nada sirvieron las previsiones de seguridad ni los esfuerzos megalomaníacos de recoger información indiscriminadamente.

Además, es de suponer que si alguien quiere -y sabe- cómo encriptar sus comunicaciones para dificultar su detección, no son las gentes normales, sino precisamente los criminales. Así que todo ese esfuerzo por adquirir información a ciegas es, además de ilegal, inútil.

Calidad de inteligencia y de investigación es lo que hace falta, no Cantidad.

-0-

Lo que sí parece cierto es que -a espaldas de los ciudadanos norteamericanos y utilizando su dinero- se ha creado una herramienta muy cara y complicada que aunque no está demostrado si en definitiva sirve para descubrir planes de actos terroristas, para lo que sí parece ser muy apropiada es para espiar y extorsionar a gente que no tiene nada que ver con Al Quaeda ni con ISIS.

Y lo peor es que luego de ser descubiertos, en vez de admitir que violaron la ley y asumir el escándalo como hombrecitos, acusaron de traidor al que los ventaneó.

A ver, pensemos con calma. A quién “traicionó” Snowden? A unos tipos que violaron la Constitución y querían ocultarlo? Pero entonces no es un traidor, sino un héroe!

Al final Snowden, que en realidad es un héroe -como ya lo andaban buscando para extraditarlo, juzgarlo por traidor y posiblemente matarlo- no le quedó de otra y terminó en las manos de Putin. Otro que bien baila, antiguo coronel de la KGB que padece de vez en cuando espasmos imperiales de tipo Romanov, lo cual ha demostrado recientemente en el asunto de Ucrania.

Así que el pobre, como dicen en Cuba: “Salió de Guatemala… y cayó en Guatapeor“.

-0-

Mira tú. Yo debo de ser muy bruto. O muy cínico. O las dos cosas. Porque lo que se me ocurre pensar es que el mundo no está regido por estadistas de altas miras y moral acrisolada que se rigen por leyes y principios democráticos, sino por una ralea de gente de baja calaña que se espía entre sí y para las cuales el fin justifica los medios. Todos posan de buenos, pero en realidad son “malos como la araña“, para decirlo en el sabroso caló mexicano.

Y conste que los meto a todos en ese saco. No hay uno solo de los gobernantes actuales que me inspire confianza o respeto. Empezando por Obama, que se ha lucido como represor y mentiroso.

Ná, debo estar equivocado. Porque si no, tendríamos que admitir que la realidad dejó chiquita a “1984”…

Pero el escándalo de Snowden no ha sido el único. Desgraciadamente, hay más.

Logo de Wikileaks

El logo de Wikileaks es un reloj de arena en donde un planeta Tierra oscuro, gotea (leak) sobre otro más claro.

Wikileaks comenzó en 2006 como un proyecto casi personal de Julian Assange, un australiano de carácter solitario y cierta tendencia a la paranoia pero decidido a utilizar el potencial de internet como una forma de mejorar el mundo. La idea era proporcionar un sitio web donde cualquier persona que tuviera acceso a secretos sucios, de ésos que avergonzarían a Al Capone si los conociera, pudiera publicarlos de manera anónima para evitar represalias porque nadie -ni siquiera Assange- sabría la identidad de su fuente. Por supuesto, antes de ser publicada, la información sufriría un proceso de revisión y validación para evitar fraudes o que se pusieran en peligro las vidas de terceros.

Julian Assange

Julian Assange, creador de Wikileaks

La noticia de que tal sitio existía se abrió paso poco a poco entre los interesados en exponer suciedades para limpiar sus conciencias o ejecutar venganzas que en definitiva propiciaban la extinción de los males expuestos. A medida que pasaba el tiempo, la relevancia de la información publicada iba aumentando.

Uno de los primeros informes se difundió en Noviembre de 2007 y consistió en los manuales que describían los procedimientos de interrogación y manejo autorizados para los presos de Guantánamo, los cuales incluían métodos que en la opinión de muchos, contradicen los reglamentos para los prisioneros de guerra aprobados en Ginebra por los países miembros de la ONU.

Luego, en Enero de 2008, Wikileaks publicó cientos de documentos relativos a un banco suizo, el Julius Bär. En ellos se evidenciaban una serie de manejos sucios para engañar al fisco, de manera que el banco y sus clientes no tributaban lo que les correspondía. Millones de dólares estafados utilizando sofisticados mecanismos económicos ilegales. Al principio los abogados del banco amenazaron con destruír a Wikileaks, pero al fin y al cabo se calmaron porque comprendieron que no tenían escapatoria y que más bronca implicaba más publicidad y mayor descrédito.

Aquel pleito terminó con un titular de CBS News: “Freedom of Speech has a Number” (La Libertad de Expresión tiene un número). Y ese número era la dirección IP de Wikileaks: 88.80.13.160.

Ahora Wikileaks era famoso.

Poco después, en Marzo de 2008, se hicieron públicos algunos manuales de una secta de chiflados -la Cienciología– que linda entre lo medieval y lo ridículo, pero que somete a crueles castigos a sus miembros cuando éstos incumplen alguna de sus absurdas reglas o quieren abandonarla. En realidad el pleito había comenzado entre dicha secta y la red mundial de hackers conocida por Anonymous, pero la aparición de Wikileaks suministró la plataforma ideal para ventanearlos.

Cada vez con mayor frecuencia aparecían informes sobre actividades que bordeaban o caían de lleno en lo ilegal: En Noviembre de 2008, se publica una lista de los miembros del partido nacionalsocialista (nazi) británico, y un informe sobre los asesinatos por encargo de la policía de Kenia. En Julio de 2009, publican una lista de grandes deudores del banco islandés Kaupthing Bank, poniendo en evidencia algunos manejos sucios que ayudaron a provocar el colapso de la economía de esa nación.

A medida que trascurrían los meses y -creo yo- sin que esa tendencia respondiera a un propósito consciente, los informes revelaban cada vez más trapos sucios de Estados Unidos. Quizás eso haya ocurrido porque precisamente se trata del país más importante y con mayor actividad económica, política y bélica a nivel mundial. Y por ello, más propenso a cometer errores.

El caso es que el 5 de Abril de 2010 el mundo se estremeció con una nueva revelación: Wikileaks publicó “Asesinato Colateral” un documental preparado con materiales robados al ejército de Estados Unidos.

Escalofriante imagen del instante en que el 12 de Julio del 2007 en Bagdad, un grupo de 11 civiles iraquíes entre los que había dos fotógrafos de Reuters reciben una ráfaga desde un helicóptero estadounidense tras ser confundidos con fundamentalistas islámicos.

Escalofriante imagen del instante en que el 12 de Julio del 2007 en Bagdad, un grupo de 11 civiles iraquíes entre los que había dos fotógrafos de Reuters reciben una ráfaga desde un helicóptero estadounidense tras ser confundidos con fundamentalistas islámicos.

Asesinato Colateral

El material fílmico provenía de la mira electrónica de una de las ametralladoras de un helicóptero militar que hacía patrullaje sobre Bagdad, la capital de Iraq. El aparato se encontraba a más de una milla del lugar visualizado, lo cual da una idea del poder de tal arma, porque sus blancos difícilmente pueden verlo o siquiera detectar su presencia.

El audio del documental consiste en la conversación entre el operador de la ametralladora y su central. En él puede escucharse que el artillero descubre lo que cree ser un grupo de unos 15 iraquíes armados -posiblemente guerrilleros- y pide autorización para hacer fuego. Incluso menciona los nombres de las armas que cree identificar.

Luego de un intercambio de opiniones y de situarse en el lugar apropiado para que la visión y la línea de tiro sea perfecta, recibe la autorización para ametrallarlos. Instantes después se ve como a los supuestos guerrilleros les llega del cielo una lluvia de plomo que los abate y levanta una nube de polvo.

En los primeros momentos algunos afortunados no reciben balazos directamente, e intentan escapar usando la protección de bardas cercanas. Pero entonces son cazados con precisión milimétrica y también caen abatidos.

Durante el instante siguiente, los cuerpos de los ametrallados permanecen inmóviles tirados sobre la calle en posiciones inverosímiles y por ello es de suponer que todos están muertos. Pero de pronto, uno de ellos comienza a arrastrarse con dificultad, posiblemente para buscar refugio en una casa cercana. Se nota a las claras que está mal herido y que moverse le cuesta mucho trabajo.

Entonces, sucede lo impensable.

Momento en que los ocupantes de la minivan negra cargan al herido para llevarlo a un hospital

Momento en que los ocupantes de la minivan oscura cargan al herido para llevarlo a un hospital

Una minivan de color oscuro aparece en escena y se acerca al herido. El chofer y algunos otros hombres intentan auxiliarlo. Entre dos lo cargan como pueden y pretenden introducirlo en la camioneta, seguramente con el propósito de llevarlo a un hospital.

El artillero, que está viendo la escena a través de su mira electrónica, observa que en la minivan hay otras personas, posiblemente más guerrilleros, pide urgentemente instrucciones a su central y recibe orden de ametrallarlos también.

De nuevo se repite la escena de la lluvia de balas y la nube de polvo que lo invade todo. Los sujetos que intentaban auxiliar al herido, también caen muertos por la metralla. La minivan pierde su estabilidad y posiblemente por la fuerza de los disparos, retrocede hasta chocar con la acera.

Esta vez parece que nadie ha quedado vivo. Por fin se ha cumplido el objetivo de eliminar a los guerrilleros. La central felicita al artillero por su acción y su buena puntería, el cual da las gracias.

Unos diez minutos después, llegan al lugar tanquetas con tropas del ejército americano, para tomar la plaza y levantar los cadáveres.

Y es entonces que descubren la espantosa verdad.

Los supuestos guerrilleros no eran tales, sino un grupo de civiles curiosos que acompañaban a dos periodistas de Reuters que estaban haciendo su trabajo. Las supuestas armas que llevaban algunos de ellos, eran precisamente las cámaras, los trípodes y otros equipos utilizados para hacer sus reportajes. Y los supuestos refuerzos que iban en la minivan que auxilió al herido, eran dos niños que sus padres llevaban a la escuela.

Además, en el video se observa claramente que ninguno de los hombres está vestido con uniforme militar y que aunque algunos portan cosas que pudieran confundirse con pistolas o rifles, la mayoría no tenía nada en sus manos. Eso crea dudas acerca de su identificación como guerrilleros, porque es de suponer que cada guerrillero lleve al menos un arma y un uniforme.

Si alguien hubiera intentado deliberadamente tenderle una trampa al ejército norteamericano para llevarlo a una situación embarazosa, creo que no hubiera podido hacerlo mejor de lo que lo hicieron ellos solitos. ¡Habían ametrallado a mansalva a un grupo de civiles, incluyendo dos niños!

Me imagino la sensación de frustración que embargó a la mayoría de los soldados de infantería cuando se dieron cuenta lo que habían hecho sus compañeros de la fuerza aérea.

Al darse cuenta que los niños no estaban muertos sino malheridos, pidieron permiso para llevarlos a un puesto médico norteamericano. Pero increíblemente, el mando no les dió tal permiso, sino que les ordenó que los llevaran a algún hospital manejado por iraquíes, con lo cual implícitamente estaban condenándolos a una atención médica de menor calidad y con mucho menos recursos.

Quién sabe qué tienen por corazón los que dieron tal orden. Posiblemente por esas cosas la guerra termina deshumanizando a los soldados y convirtiéndolos en guiñapos humanos, desprovistos de todo sentimiento. Desde hace tiempo se sabe que el proceso de cambio de la psiquis de mucha gente sometida a los ambientes de guerra comienza en el patriotismo, continúa con el desencanto, y termina en el suicidio.

-0-

Como colofón siniestro de esta historia quisiera referirme al comentario que hizo el artillero cuando se entera de que los ocupantes del minivan eran dos niños. Me imagino que o bien ya estaba completando su proceso de deshumanización, o su mente racionalizó lo sucedido para tratar de evitar la sensación de culpabilidad terrible que sentiría una persona normal. Dijo algo así como: “¡Eso les pasa por meter a sus hijos en la guerra!“.

La irracionalidad y bajeza de esa frase me golpeó como un puñetazo en pleno rostro. ¡Así que llevar a tus hijos a la escuela sin sospechar que se iba a formar un tiroteo, es una irresponsabilidad de los padres! Me imagino que decir eso mismo para referirse a los chicos muertos por cualquiera de los tiroteos que protagonizan cada vez con mayor frecuencia algunos locos en las escuelas norteamericanas, le costaría que lo lincharan. Y creo que yo no movería un dedo para impedirlo.

La sensación de indignación que sentí por ese comentario, me hizo recordar otro momento en que también una frase me sacó de mis casillas. Fue al oír la grabación de la conversación entre los pilotos de Mig que derribaron las avionetas de Hermanos al Rescate, cuando uno de ellos, luego de comprobar que había dado en el blanco, comenta: “¡Ése ya no jode más!“. Así que muy valiente al enfrentarse con un Cessna completamente desarmado. Recuerdo que pensé que me gustaría oír sus comentarios si el pleito hubiera sido con un F-16. ¡Cobarde!

-0-

Y aquí creo que vale la pena hacer una reflexión y exponer algunos criterios personales acerca de la guerra.

Por principio la guerra es terrible, algo que nos aleja de los mejores ideales del Hombre. A veces es inevitable, porque alguien nos ataca y no tenemos más remedio que defendernos. Pero también es cierto que la guerra es un negocio y que hay mucha gente promoviendo o creando conflictos con el propósito de vender armas a las partes o para lograr hacerse con el control de algún mercado o recurso natural como el petróleo o la tierra. Eso es sencillamente despreciable y merece la mayor de las condenas.

Entre sus muchas malas consecuencias, está el hecho de que a veces se cometen errores como el relatado. Pero con lo que sí no estoy de acuerdo es que, una vez comprobado que cometiste un error, trates de ocultarlo. Porque entonces te conviertes en cómplice de los homicidas.

Y eso fue lo que pasó en el caso que nos ocupa, que trataron de ocultarlo. En mi opinión, más les hubiera valido que aceptaran su error, castigaran a los culpables, y trataran de mejorar los protocolos de autorización de fuego para evitar que sucedieran más episodios parecidos en el futuro.

-0-

Pero prosigamos con el relato. La publicación del documental en Wikileaks, desató la ira del ejército y el gobierno de Estados Unidos. El título, “Asesinato colateral”, parafraseaba un viejo concepto del argot bélico, el de “bajas colaterales”, para referirse a las bajas civiles inevitables en todo conflicto armado. Sólo que en este caso la palabra escogida, “Asesinato”, no daba la impresión de inevitabilidad sino de premeditación.

Además, esta vez Wikileaks no se había limitado a hacer público de manera imparcial un material comprometedor, sino que lo había editado y hasta incluído una cita de Orwell en la página: “El lenguaje político está creado para que las mentiras suenen como verdades y los asesinatos parezcan respetables para, así, dar apariencia de solidez a algo que no es más que viento“.

La guerra entre Wikileaks y el Pentágono había comenzado.

Bradley Manning con su uniforme del US Army

Bradley Manning con su uniforme del US Army

En poco tiempo acusaron de la filtración a Bradley Manning, un ex-soldado y analista de inteligencia destacado en Iraq. Parece que el muchacho padecía desde pequeño de trastornos de personalidad. Ya en la escuela había sufrido bulling por ser afeminado y al ingresar al ejército su problema se agravó. De más está decir que ser gay de closet y vivir rodeado de machistas recalcitrantes, y de contra en un país en guerra en donde no sabes en qué momento una bomba te va a hacer saltar en pedazos, no contribuye precisamente a tu estabilidad emocional.

Adrian Lamo delator de Bradley Manning

Adrian Lamo, delator de Bradley Manning

Manning buscó ayuda en sus superiores jerárquicos, pero éstos no le hicieron mucho caso. Entonces encontró un amigo por internet, un antiguo hacker de nombre Adrian Lamo. A él le confesó por chat que había entregado a Wikileaks una serie de materiales secretos incluyendo el video original, emails diplomáticos y los diarios de guerra de Iraq y Afganistán, que describían de manera pormenorizada las bajas y acciones durante esas guerras. Lamo, que quizás a su vez tuvo miedo de verse implicado si se descubría que él sabía sobre Manning, lo denunció ante el ejército.

Y el ejército, que necesitaba con urgencia un culpable para darle un escarmiento público que desalentara a otros futuros filtradores de información, enseguida lo apresó y encerró en una prisión de la base militar de Quantico, Virginia. Allí, para decirlo de la mejor manera, no fue tratado precisamente con dulzura.

Durante el tiempo que duró el proceso judicial se generó un movimiento a su favor por parte de algunas organizaciones y personalidades que defendían su derecho a hacer lo que hizo.

A este respecto, destaca la declaración de Amnistía Internacional, la cual “consideraría motivo de preocupación que un gobierno intentara castigar a una persona que, por razones de conciencia y de manera responsable, hubiera publicado información con el convencimiento razonable de que esa información era prueba de violaciones de derechos humanos”.

También, el 9 de septiembre de 2011 el Consejo de Europa publicó un informe que condenaba el «culto al secreto» que protege los crímenes de guerra y llamaba a una mayor protección de los denunciantes en todas partes. El informe señalaba a Manning como un supuesto «informador [que] debe ser tratado como tal» y con quien estamos «en deuda»

Comparación entre Bush y Manning

Comparación entre Bush y Manning. Bush: “Yo les mentí acerca de Iraq, que costó 4430 vidas de soldados norteamericanos, 92 mil vidas de civiles iraquíes y 704 billones de dólares. Fui electo para un segundo período presidencial”. Maning: “Yo les dije la verdad sobre la guerra de Iraq y el Departamento de Defensa confirmó que como resultado de lo que dije no se perdió una sola vida. He estado en confinamiento solitario durante 9 meses”

Al final del juicio, Manning se libró de la principal acusación de la fiscalía -“ayuda al enemigo”- que posiblemente lo hubiera llevado a ser ejecutado, pero no así de otros 20 cargos por los que fue condenado a 35 años de prisión, el 21 de Agosto de 2013.

Un día después de recibir la sentencia, Manning declaró que deseaba vivir como mujer y usar el nombre de Chelsea E. Manning.

La dulce venganza

Pero parece que en el Pentágono consideraron que el castigo a Manning no era suficiente para recuperar su mancillado honor. Había que castigar también a Assange, que  había propiciado la filtración con su portal Wikileaks. Sólo que éste era un hueso un poco más duro de roer que un joven gay con problemas de personalidad.

Julian Assange no parecía haberse arredrado demasiado por el incidente, porque Wikileaks continuó publicando los documentos que Manning les había suministrado. El 26 de Julio de 2010 se publican los diarios de guerra de Afganistán, el 22 de Octubre salen a la luz los ídem de la guerra de Iraq, y el  28 de Noviembre los telegramas diplomáticos que ventaneaban los sabrosos chismes que hacían pensar en que a veces no hay mucha  diferencia entre un diplomático y un hipócrita.

El pleito en lugar de asustarlo, lo había envalentonado.

Mi madre siempre me decía que no hay enemigo pequeño. Pero éste no era pequeño, sino que era el mayor enemigo del mundo. Algo tenía que pasar.

Y pasó.

Anna Ardin y Sofía Wilden, supuestamente violadas por Assange.

Anna Ardin y Sofía Wilden, supuestamente violadas por Assange.

El 1ro de Diciembre de 2010, la Interpol, a instancias de la fiscalía sueca,  emite una orden de captura internacional en contra de Julian Assange -que en ese momento se encontraba en Inglatera- por el delito de violación. Resulta que dos mujeres lo acusaban de haberlas obligado a tener sexo sin condón. Las mujeres, una periodista sueca de nombre Anna Ardin y su amiga Sofia Wilden, no eran exactamente monjitas de clausura. El asunto olía a venganza por las cinco puntas.

El 7 de Diciembre Julián se entrega a la policía de Londres. El 14 es puesto en libertad bajo fianza, luego de que Michael Moore pagara una fianza de 20 mil dólares. Assange se va a vivir a la finca de un amigo, Vaughan Smith, en el sureste de Inglaterra, esperando su juicio.

Luego de un largo tira-y-jala legal en que parecía que el plan era llevarlo a Suecia por lo de las violaciones para de allí extraditarlo a Estados Unidos en donde posiblemente sería acusado y juzgado por espionaje y traición para terminar recibiendo una inyección letal, optó por asilarse en la embajada de Ecuador en Londres desde Junio del 2012, en donde permanece hasta el día de hoy (Diciembre de 2015).

Al igual que Snowden, Assange salió de Guatemala para caer en Guatapeor, porque Correa no es precisamente una perita en dulce.

Lo siento, Julián.

-0-

En cuanto al Pentágono, no me queda de otra que decir claramente que en mi opinión no le hace honor a las ideas de los Padres Fundadores que tanto dice defender. Otra cosa sería si hubiera aceptado su error, castigado a los culpables, y mejorado los protocolos de autorización de fuego.

-0-

Quisiera terminar reproduciendo aquí  una idea de John Quincy Adams, sexto presidente de los Estados Unidos e hijo del segundo, John Adams, que el 4 de julio de 1821 condenó el colonialismo británico y afirmó que Estados Unidos no salía «al extranjero en busca de monstruos que destruir» para no «verse envuelto, y ya no poder volver atrás, en esas guerras en que el interés y las intrigas, la codicia personal, la envidia y la ambición asumen los colores de la libertad y la usurpan».

¿Se puede ser más claro? Creo que no.

¿Entonces, qué nos pasó?

(Continuará)

Anuncios

Acerca de azayas48

Físico médico, programador de computadoras. Fan de Visual Basic y SQL. Cubano por nacimiento, mexicano por naturalización y por corazón.
Esta entrada fue publicada en Historias personales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un mundo feliz, o falaz (VII)

  1. Pingback: Un mundo feliz, o falaz? (VI) | Las cosas que me gustaría saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s