Un mundo feliz, o falaz? (IV)

Palacio de Westminster, Sede del Parlamento Britanico

Palacio de Westminster, Sede del Parlamento Británico, a orillas del Támesis.

Westminster fue una vez una ciénaga a orillas del río. Entonces la transformaron, construyeron un palacio y una gran abadía, la atiborraron de arquitectura noble y de ambición insaciable. Pero en el fondo sigue siendo una ciénaga.

Francis Urquhart, personaje principal en House of Cards, de Michael Dobbs

Y ya que hablamos de ciénagas famosas, me atrevería a apostar que en los alrededores del Potomac también había pantanos. Y de México ni hablemos, está sobre un antiguo lago.  Asombrosa coincidencia. ¿O será una tendencia común entre los gobiernos el residir demasiado cerca del lodo y la podredumbre?

Perdonando la inmodestia, Alfredo David Zayas Cañedo (o sea, yo)

Fundacion de la Ciudad_de_Mexico. Extracto del codice Duran.

Fundación de Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca, hoy Ciudad de México. Extracto del códice Duran.

Los mitos fundacionales y el Hombre

Vivimos en un mar de mitos. Y no me refiero únicamente a Santa Claus ni a la mitología griega, que ya de por sí es grande y asombrosa. Están por todos lados. Pareciera como que el Hombre tiene necesidad de ellos. En cada religión, en cada grupo étnico, en cada agrupación política, en cada cultura, en cada disciplina, hay un mito fundacional.

Enumeremos algunos, sólo unos pocos:

– Empecemos por el más famoso de la cultura occidental: ¡Hágase la luz! Y la luz se hizo... relata el Génesis o libro inicial de la Biblia (así, sin el menor empacho, como si el asunto fuera de “ordeno y mando”). Me cuesta trabajo entender cómo hay tanta gente que acepta tamaño absurdo. Debe ser que no les gusta pensar… Siento que están definiendo algo usando lo definido, lo cual es profundamente ilógico. En fin, que luego de esta afirmación la racionalidad del Hombre queda en entredicho…

– Pero la Cosmología no se queda muy atrás con su Big Bang. Nadie sabe bien qué significa en realidad eso de que “todo comenzó en un punto que explotó” y que de allí salieron el tiempo, el espacio, la energía y la materia. Sin embargo, cuando se descubrió la radiación de fondo que supuestamente es el eco tardío de aquel evento, los cosmólogos respiraron tranquilos: ya tenían un mito fundacional para el Universo. Allá ellos.

– Leonardo DaVinci inmortalizó en la pared del refectorio de un convento dominico en Milán “La Última Cena”, cuando instantes antes de caer prisionero de los romanos, Jesús, con el propósito de dejar un legado perdurable, convocó a sus discípulos a una cena y les dijo: “Haced esto en memoria Mía”. En ese momento nació el rito fundamental de los católicos, la Santa Misa, en donde simbólicamente el pan y el vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Jesús, se repite el sacrificio de la Crucifixión y los sacerdotes -sus discípulos- se convierten en intercesores ante el Hijo de Dios, capaces de perdonar pecados en Su nombre (y de paso, entretenerse un horror con los chismes tan sabrosos que les cuentan, jejeje).

– La capital del Imperio Azteca -Tenochtitlán- se fundó siguiendo las indicaciones de Huitzilopochtli -el dios de la guerra y el Sol- en el lugar donde un águila se paró sobre un nopal con una serpiente en el pico. Lástima que el pajarraco aquel escogió un nopal que crecía muy cerca de un lago, porque desde entonces el problema de las inundaciones no nos deja vivir tranquilos…

¡Tierra!… Gritó Rodrigo de Triana desde la cofa de la Santa María cuando más de dos meses después de haber partido del puerto de Palos de Moguer, y casi a punto de tener que abortar la expedición porque la tripulación se quería amotinar, Colón descubrió al Nuevo Mundo. ¡Qué historia más bonita! Aunque más creíble me parecería el grito de “¡Coxones, Tierra!…”.

– El mito de la fundación de Roma aparece en la Eneida (Virgilio, siglo I AC): “El dios Marte iba paseando por la orilla de un río de la ciudad Alba Longa, allí vio a una mujer dormida en la orilla y quedó enamorado en el instante. Tuvieron dos hijos llamados Rómulo y Remo. Una vez nacidos los hijos de Rea Silvia, los padres de los gemelos los metieron en una canasta y fueron transportados por el río y arribaron a las orillas de un lugar. Allí fueron salvados por una loba llamada Luperca que los amamantó”. Con el correr de los años Rómulo mató a Remo, fundó a Roma y comenzó la matazón generalizada. Evidentemente la culpa de que seamos tan belicosos es de la loba, digo yo.

¡Condenadme, señores, no importa, la Historia me Absolverá! Palabras finales del alegato del Fifo en el juicio por el Embarque -perdón, el Ataque- al Cuartel Moncada, en 1953, y que son consideradas como el mito fundacional del Movimiento 26 de Julio. Lástima que después nos enteramos que le había plagiado sus palabras a Hitler. Y que no solamente la Historia no lo absolvió, sino que además lo condenaron la Geografía, la Economía y hasta la Democracia…

Y aunque no sean consideradas precisamente como mitos fundacionales, estas declaraciones palatinas andan cerca de ese concepto y ayudaron a formar estados de opinión muy extendidos, abonando la sospecha de lo equivocados que pueden estar a veces los “expertos” y “futurólogos”:

– “Creo que existe un mercado mundial para tal vez… cinco computadoras.“– Thomas Watson, presidente de IBM, 1943.

– “Las computadoras del futuro podrían llegar a pesar poco más de 1 tonelada y media.“– Popular Mechanics, previendo la implacable marcha de la ciencia y lo ligeras que podrían llegar a ser gracias a los progresos de la miniaturización, 1949.

– “Veo poco potencial comercial en Internet, al menos durante diez años  — Bill Gates, 1994.

Y la frase que da pie al resto del artículo, una verdadera joya:

“EE UU puede pagar toda la deuda que tiene porque siempre podemos imprimir dinero para hacerlo, por lo que hay cero posibilidades de quiebra” Alan Greenspan, Presidente de la Reserva Federal de EU, 1987-2006. Unos meses después, estalló la burbuja hipotecaria y comenzó la crisis financiera del 2008, cuyos efectos todavía se sienten en Europa y el resto del mundo. 

En fin, que somos muy dados a creer en los mitos y en las opiniones de “expertos”, los cuales la mayoría de las veces -a pesar de la poesía que a veces encierran- son sólo eso: mitos…

No es tan fiero el leon como lo pintan

Pintando al león…

El león no es tan fiero como lo pintan…

En el Capitalismo la riqueza está muy mal repartida. A diferencia del Comunismo, en donde la miseria está muy bien repartida.

Winston Churchill

Muchos cubanos tienen tendencia a considerar a Estados Unidos como la Meca de la justicia. Y es lógico que así sea: en 1959, al arribar al poder el archi-dictador del Fifo, todos los que tenían la inteligencia suficiente para ver sus intenciones a largo plazo, corrieron a refugiarse en su territorio.

Aclaro que la mayoría de mis amigos -al igual que yo- somos exiliados cubanos. Por ello, no hay quien nos haga cuentos sobre los comunistas: los conocemos bien y sabemos de la maldad intrínseca del sistema que posando como defensor de los pobres, en realidad impone una dictadura feroz, intransigente, paralizante y asesina. A estas alturas, habiendo probado de las dos sopas, nada nos hará cambiar nuestra opinión: somos decididamente partidarios del capitalismo.

Pero precisamente por eso, puede suceder que pasemos por alto los problemas de la libre empresa, que no los veamos. O peor, que no los queramos ver, porque quedarse sin opciones siempre es frustrante. Es como decir: ya probamos el vodka y no nos gustó, luego el whisky nos tiene que gustar a fuerzas (por cierto, a mí lo que me gusta es el ron).

Me causa gracia ver cómo algunos de mis amigos pasaron de la defensa furibunda de los postulados de la Revolución Cubana, a la defensa furibunda de los postulados del libre mercado. No se dan cuenta que están usando el mismo esquema mental que ya los llevó al fracaso. Partir de que “yo estoy bien y tú estás mal” no es la mejor forma de encontrar la verdad.

En realidad, el fenómeno es explicable. EU es una sociedad muchísimo más próspera y libre que la Cuba de los Castro. Y se convirtió en el objetivo de la mayor parte de los cubanos que querían escapar del régimen castrista. De hecho, creo que la mayor concentración de lo que podríamos llamar “cultura cubana” no está en Cuba, sino en Miami. Es decir mientras como consecuencia de la Revolución, en la Isla se producía el fenómeno de la vulgarización y depreciación de los valores éticos y morales tradicionales -lo cual se refleja en su música, su literatura, en la tan extendida santería, en la falta de iniciativa comercial, en ese cierto parasitismo generalizado- el cubano que emigraba llegaba a Miami “con el cuchillo en la boca”, dispuesto a progresar a paso redoblado. El resultado -50 y pico de años después- es que el valor absoluto del PIB de los cubanos de Miami es mucho mayor (~10x) que el de los cubanos de Cuba. Y si tenemos en cuenta que sólo son una quinta parte de los habitantes de la Isla -la matemática no miente- resulta que son unas (5×10) 50 veces más productivos y por ello más prósperos y ricos, además de celosos guardianes de su cultura porque ella representa el triunfo de su clase como éxodo político.

Y ello pudo lograrse debido, indudablemente, a las condiciones imperantes en EU. El mismo tipo de persona, en un ambiente propicio, prospera. Y en un ambiente que desalienta la iniciativa y el libre comercio, se degrada y empobrece. Ejemplo: las dos Coreas, y antiguamente, las dos Alemanias (la RDA y la RFA).

De manera que es completamente explicable el que muchos cubanos exiliados tiendan a idealizar a la sociedad norteamericana, a verla como una especie de Tierra Prometida, de leche y miel.

El asunto, en gran medida, tiene que ver con las leyes y el respeto a la propiedad privada.

Representación de la Ley y la Justicia

Representación de la Ley y la Justicia

El mayor logro de la especie humana

Si me preguntaran cual es el mayor logro del Hombre, lo que verdaderamente nos distingue de nuestros primos los chimpancés, no mencionaría -a pesar de ser físico- ni los viajes espaciales ni el descubrimiento del mundo cuántico o de la relatividad, ni cualquier otro logro relacionado con la Ciencia o la Tecnología, sino algo relacionado con las Humanidades: las leyes.

La leyes son las que hacen que este mundo sea agradable de vivir. Sin ellas, regresaríamos a la selva.

La característica más importante de las leyes -al menos de las leyes en una democracia- es que se aplican a todos por igual. Nadie es mejor que nadie ni está a salvo de cumplirlas. Una vez discutidas y aprobadas, se convierten en un canon inviolable que le da certeza y validez a nuestras acciones…

Pero desgraciadamente, esa afirmación es sólo el ideal. La realidad es distinta, y el no aceptarlo nos lleva a dar por cierto otro de los mitos de los que hablaba al principio de este artículo: el mito de que las leyes de los países democráticos -y en particular de los EU- siempre se cumplen.

Una representación de la Justicia más a tono con la realidad

Una representación de la Justicia más a tono con la realidad

No se trata solamente de que existan pillos tratando de burlar las leyes. Eso siempre existirá, y no demerita el ideal. Se trata de que las leyes se violan constantemente ante nuestras narices por sus propios gestores, sin que los encargados de que se cumplan se den por enterados.

Hablemos de un par de ejemplos clásicos.

Rascacielos sede de Enron, en Houston

Sede de Enron, en Houston, Texas

ENRON 2001, La Odisea de la Libre Empresa

El escándalo de Enron es equivalente en el terreno económico al de Watergate en política. Para los optimistas es la demostración de que al final, el crimen no paga. Para los pesimistas, es la demostración de que las leyes se pueden violar durante años sin que nadie se de cuenta. O peor, es la demostración de que si el crimen económico es realmente grande, o bien queda impune, o bien los que pagamos los platos rotos somos nosotros, los de abajo.

Enron fue una empresa que surgió en 1985 a partir de otras dos que administraban gasoductos. La fundó un tal Kenneth Lay, muchacho pobre de origen campesino que había tenido una carrera meteórica de ésas que se ponen como ejemplo del Sueño Americano. Para el año 2000, Enron había sido nombrada por Fortune durante 5 años consecutivos como la empresa más innovadora de los Estados Unidos, tenía una nómina de más de 21 mil empleados y era la séptima empresa en importancia del país.

Lo que no se sabía era que Enron hacía malabares con la contabilidad para disimular sus pérdidas y lograr que sus acciones no se devaluaran. También realizaba prácticas monopólicas en el ramo energético con el objetivo de mantener los precios artificialmente altos. Llegó a provocar apagones enormes en California para encarecer la energía eléctrica. Así de sucio.

Cuando estalló el escándalo, los chisguetazos de mierda salpicaron hasta la sacrosanta institución presidencial norteamericana, porque resultó que los dos Bush (padre e hijo), además de Dick Cheney (el vice) y otros altos personajes del gobierno eran amiguísimos del CEO de Enron. Y casualmente, Enron se benefició grandemente de la desregulación del mercado energético que se produjo en esa época, algo directamente bajo el control -o al menos la influencia- de esos políticos. Cualquier sospecha de corrupción NO es pura coincidencia, verdad?

Además de la propia empresa, el asunto de Enron se llevó entre las patas a la compañía auditora que le ayudaba a maquillar sus estados de cuenta –Arthur Andersen LLP– y dejó muy mal paradas a las evaluadoras de riesgo y a varios bancos (Citigroup, JP Morgan Chase, Canadian Imperial Bank of Commerce, Bank of America, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Barclays, Toronto-Dominion Bank, Royal Bank of Canada, Deutsche Bank y el grupo Royal Bank of Scotland …), aparte de bailarse los ahorros de miles de personas.

En fin, aquello fue un despreciable crimen que en mi opinión merece la muerte para sus perpetradores, aunque sean grandes políticos o barones de la banca, la industria o los negocios. Punto.

Lo importante no es que haya gente tan degenerada como para hacer trampas billonarias, sino que las hayan podido hacer sin que fueran detectados automáticamente por las autoridades (el escándalo lo comenzó una periodista de Fortune, no el gobierno) y sobre todo sin que al final los culpables hayan recibido un castigo adecuado. Porque aunque hubo uno que se suicidó, algunos más que fueron a prisión y el CEO se murió de un infarto en un momento muy conveniente para evitarle la cárcel, otros muchos no fueron tocados. Eso, más que daño a la empresa o a la economía, le hace daño a la credibilidad del país y del sistema democrático como un todo.

Así que las leyes se aplican parejas para todos, eh?. Sí o no?…

Me imagino que luego de ese escándalo, muchos dictadores por el mundo habrán saltado de gusto, al pensar algo así como: “A ver, quién me tira la primera piedra?”…

Pero lo de Enron no fue nada en comparación con la crisis hipotecaria-financiera del 2008.

To be or not to be, that is the question!

Hamlet: To be or not to be, that is the question!

Regular o desregular, ése es el problema

Me queda claro que la Economía no es propiamente una ciencia exacta -o al menos, lo es tanto como la Meteorología- pero al parecer todo comenzó cuando -40 años después de la Gran Crisis de 1929- comenzaron a aflojarse las regulaciones del gobierno sobre la industria financiera, a instancias de sus lobbystas en el Congreso. Dichas regulaciones se habían impuesto como un medio para evitar que la especulación desenfrenada nos llevara de nuevo a todos al baile.

De manera que hasta ese momento los bancos comerciales o de ahorro no podían arriesgar demasiado el dinero de sus cuentahabientes. Los préstamos hipotecarios, por ejemplo, eran un compromiso entre el banco y sus clientes, por eso eran especialmente cuidadosos en otorgarlos.

Pero cuando se lo permitieron, los bancos locales se lanzaron alegremente a jugar con el dinero ajeno. Para colmo, el gobierno federal los estimuló al brindarse -a través de instituciones especializadas- como garante de los créditos. Es decir, que los bancos estaban “cubiertos”: si el cliente no pagaba, el gobierno lo haría.

El supuesto motivo para que el gobierno hiciera semejante estupidez era el interés en la felicidad de sus ciudadanos, al brindarles la forma de obtener una vivienda propia (bien dicen que “El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones“).

Lógicamente, se produjo una verdadera explosión en la otorgación de créditos hipotecarios. Cualquiera podía comprar una casa, lo mismo si ganaba 500 mil pesos anuales, que si ganaba 10 mil. Y como hubo tanta demanda, las casas subieron de precio. Es más, era un negocio redondo comprar casas, porque en pocos meses el precio subía, y tú podías venderla recuperando lo invertido y obteniendo una buena ganancia.

De manera que mucha gente compraba dos y tres casas al mismo tiempo, y el banco les otorgaba los créditos sin andar averiguando mucho si podía pagarlos o no.

Pero el asunto no paró ahí.

Como se podía especular a gusto, hubo quien inventó venderle las hipotecas a los bancos financieros o de inversión. Y éstos a su vez tuvieron la gran idea de hacer paquetes de deuda en donde lo mismo metían hipotecas, que créditos automovilísticos, o cualquier otro documento de deuda que se les ocurriera. Les llamaron “hipotecas subprime”.

Y comenzaron a venderlas.

Y las evaluadoras de riesgo? – Se preguntará Ud.

Bien, gracias. -Le respondo yo.

Por supuesto que los bancos de inversión sobornaron a los funcionarios de las casas evaluadoras de riesgo para que éstas dieran una calificación AAA a los paquetes de hipotecas subprime. Los que emitían estas evaluaciones sabían a ciencia cierta que estaban publicando informes falsos -sobrevaluando exageradamente el valor de los instrumentos de deuda- pero no decían nada y engañaban a los compradores.

Tan a sabiendas era la cosa y tan refinadas sus formas de estafar, que aún inventaron “la trampa de la trampa”: algunas grandes compañías de seguros como AIG, comenzaron a vender “Seguros contra el impago”, que supuestamente se  harían cargo de la deuda. Y bancos de inversión como Goldman Sachs por un lado vendían subprimes, y por otro compraban tales seguros, es decir, corrías un caballo pero le apostabas al del competidor. Si hubieran hecho algo así en Las Vegas, seguramente los habrían sacado a patadas del casino, porque allí los muchachones del negocio no andan creyendo en teorías económicas ni otras pendejadas por el estilo, jejeje…

Y quiénes eran los compradores de las hipotecas subprime? Muchas Cajas de Ahorro y otras administradoras de fondos y sociedades de inversión localizadas por todo el mundo que como era de esperarse, confiaron en la veracidad de las evaluaciones sobre las hipotecas “americanas”.

De manera que el dinero para el retiro de muchos ancianos -que a su vez confiaban en las buenas maneras y habilidades de sus Cajas de Ahorro- además del de otros muchos ahorradores de todo tipo, se lo tragó el gran fraude hipotecario.

Más claro: estaban comprando deudas incobrables, es decir, cambiando su dinero por basura.

Lógicamente, en algún momento el engaño tendría que saberse y todo el andamiaje fraudulento caería como castillo de naipes.

No es como para mandar a todos los responsables a la horca? Sir Isaac Newton los mandaba por mucho menos que eso, sabían?

Bueno, ahí va (cayendo) el vecindario!

Bueno, ahí va (cayendo) el vecindario…

La burbuja hipotecaria que estalló en 2008, aún tiene consecuencias

Cuando la burbuja estalló, los intereses de los créditos se fueron por las nubes. En muchos casos se duplicaron o triplicaron las mensualidades. Ahora nadie podía pagar. Y comenzaron las ejecuciones hipotecarias. Miles de gentes perdieron sus propiedades y quedaron prácticamente en la calle. Y millones de personas perdieron sus ahorros de toda la vida, incluyendo sus fondos para el retiro.

Además, como todo el mundo quería vender al mismo tiempo, los precios de las casas cayeron estrepitosamente. Ya no ganabas dinero comprando casas, ahora lo perdías.

El pánico financiero es peor que la lepra o el sida, y rápidamente se propagó de las hipotecas al resto del mundo financiero. De manera que no sólo los propietarios de casas hipotecadas fueron afectados, sino que toda la economía mundial se vino abajo.

Lo que comenzó como burbuja o crisis hipotecaria en EU, terminó como crisis financiera mundial. Ahora la gente perdía además de su casa y sus ahorros, sus trabajos.

Por sólo mencionar algunos nombres: España, Italia, Portugal y Grecia, aún están pagando el chistecito de la desregulación financiera.

En Islandia, que era una próspera y pequeña sociedad de unos 380 mil habitantes, con un nivel de vida envidiable y un PIB de unos 13 billones, cuando dejaron que sus tres bancos se endeudaran a gusto para estar a tono con la moda o tendencia a privatizar y desregular que recorría el mundo, éstos lo hicieron por un total de 120 billones, unas 10 veces su PIB. Ahora el país no es ni la sombra de lo que fue.

Casualmente, hace unos días comenzó el “corralito” en Grecia. Y ahora toda la derecha le echa la culpa al presidente de izquierda actual por su “irresponsabilidad” en el gasto, pero yo me pregunto porqué nadie menciona la crisis financiera del 2008. Será porque no les conviene?

En fin, que nos llevó la chingada, como se dice en México.

Portada de una edición de la gran novela Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoyevski

Portada de una edición de la gran novela Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoyevski

Crimen y Castigo (pero no por Dostoyevski)

Permítanme copiar aquí un párrafo de un libro escrito por Chang, Ha-Joon, un conocido economista de origen coreano que estudió y trabaja actualmente en Cambridge:

“En julio de 2008, en plena debacle del sistema financiero del país, el gobierno de Estados Unidos inyectó 200.000 millones de dólares en las entidades de préstamos hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac. Jim Bunning, senador republicano por Kentucky, lo denunció, en declaraciones muy sonadas, como algo que solo podía pasar en un país «socialista» como Francia. Por si los franceses no fueran bastante malos, el 19 de septiembre de 2008 la amada patria del senador Bunning fue convertida en el mismísimo Imperio del Mal por su propio jefe de filas: según el plan que anunció en aquella fecha el presidente George W. Bush, y que recibió el nombre de Programa de Alivio de los Activos Tóxicos (TARP), el gobierno emplearía como mínimo 700.000 millones de dólares del erario público en la compra de los «activos tóxicos» que asfixiaban al sistema financiero. El presidente Bush no lo veía igual. Sostuvo que, lejos de ser un plan «socialista», no era más que una prolongación del sistema norteamericano de libertad de empresa, basado «en la convicción de que el gobierno federal solo debe intervenir en el mercado en caso de necesidad». Lo que ocurre es que, a su modo de ver, la nacionalización de gran parte del sector financiero formaba parte de esos casos de necesidad. Huelga decir que las declaraciones de Bush son un ejemplo extremo de hipocresía política (disfrazar una de las mayores intervenciones estatales de la historia de la humanidad como algo cotidiano, un proceso de mercado más), pero dejan al descubierto los endebles cimientos en los que reposa el mito del mercado libre. En el fondo, como tan claramente revelan las declaraciones de Bush, decir qué es una intervención estatal necesaria y acorde al capitalismo de libre mercado es algo discutible. El mercado libre no tiene ninguna restricción científicamente definida. Si ningún límite concreto al mercado de los que existen tiene nada de sacrosanto, será tan legítimo intentar cambiarlo como defenderlo. De hecho, la historia del capitalismo ha sido un pulso constante sobre los límites del mercado.”

Chang, Ha-Joon, “23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo”.

En resumen, que los que terminamos pagando las cabronadas de los banqueros y las pendejadas del gobierno de EU, no fueron ellos, sino nosotros, los que ahorramos y pagamos impuestos. Le ronca la berenjena!

El argumento para que los gobiernos “rescaten” a las grandes empresas que quiebran, es que son tan grandes que si las dejaran quebrar, la economía se hundiría aún más. Así sucedió, por ejemplo, con General Motors en 2009. No sé, eso a mí me huele a chantaje. Más claro: el gobierno de Estados Unidos está siendo chantajeado por una banda de criminales que actúa en las narices de todos nosotros. Y esa es la visión optimista. La pesimista acepta que los criminales SON el gobierno.

Así que muy predicones de la libre empresa (¡dejen que el mercado se regule solo!, etc) pero cuando las cosas se ponen feas, pues no resuelven el problema con SU dinero, sino con el MÍO! De esa manera cualquiera es capitalista, jejeje. Habráse visto semejantes bellacos!…

-0-

Bueno -se dirá Ud- pero aunque nosotros fuimos los que pagamos, seguramente los responsables de semejante canallada fueron castigados ejemplarmente con todo el peso de la ley, verdad?

Pues no precisamente. Veamos según Wikipedia qué ha sido de algunos de los principales ideólogos de la desregulación (recalco, sólo algunos):

– Alan Greenspan (nacido en Nueva York el 6 de marzo de 1926) es un economista estadounidense de origen judío que fue presidente de la Reserva Federal de EE.UU. entre 1987 y 2006. Obtuvo la licenciatura en economía en 1948, la maestría en economía en 1950 y su doctorado en economía en 1977, todos por la Universidad de Nueva York. En 1968 Greenspan se convirtió en asesor en economía del entonces candidato Richard Nixon, pero Greenspan no confiaba en Nixon, y se distanció aún más de él cuando Nixon inició su política de control de precios y salarios, que horrorizó a Greenspan. Fue presidente de la Reserva Federal desde el 11 de agosto de 1987 hasta el 1 de febrero de 2006. Fue nominado al puesto por los presidentes Ronald Reagan, George H. W. Bush, Bill Clinton y George W. Bush. Actualmente retirado.

– Henry Merritt “Hank” Paulson Jr. (nacido el 28 de marzo de 1946) fue Secretario del Tesoro de Estados Unidos y miembro del Directorio de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional. Previamente, se desempeñó como presidente del directorio y presidente ejecutivo de Goldman Sachs, uno de los mayores bancos de inversiones del mundo. Paulson fue nombrado Secretario del Tesoro por el presidente estadounidense, George W. Bush, en sucesión de John Snow, el 20 de mayo de 2006, y cumplió estas funciones hasta el 20 de enero de 2009, oportunidad en la que fue sucedido por Timothy Geithner. El 28 de junio de 2006, el Senado estadounidense lo confirmó en el cargo, por el que juró oficialmente en una ceremonia en el Departamento del Tesoro el 10 de julio de 2006. En la actualidad ejerce como profesor en la Harris School of Public Policy de la prestigiosa Universidad de Chicago.

– Ben Shalom Bernanke (Augusta, Georgia, 13 de diciembre de 1953) es un economista y político estadounidense de origen judío que fungió como presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos durante dos períodos de 2006 a 2014. Bernanke, un republicano que fue nombrado por el expresidente George W. Bush en octubre de 2005 y que sirvió brevemente como presidente del Consejo de Asesores Económicos de Bush. Fue nominado para un segundo mandato por el presidente Barack Obama en 2009, como presidente de la Reserva Federal. En 2015 ficha por el fondo de inversiones Citadel LLC (ya bien dicen que “perro huevero… aunque le quemen el hocico”, jejeje…)

– Timothy Franz Geithner (Brooklyn, Nueva York, 18 de agosto de 1961) fue el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos entre enero de 2009 y febrero de 2013.

– Lawrence Henry ‘Larry’ Summers (New Haven, 30 de noviembre de 1954) es un economista estadounidense de origen judío. Fue el 71º Secretario del Tesoro de los Estados Unidos de 1999 a 2001 bajo la presidencia de Bill Clinton. Fue Director del Consejo Nacional de Economía de los Estados Unidos, dependiente de la Casa Blanca, durante la presidencia de Barack Obama de enero de 2009 a diciembre de 2010. Fue Economista Jefe del Banco Mundial desde 1991 a 1993. Summers como Charles W. Eliot fue profesor en la Universidad de Harvard dentro de la Kennedy School of Government. En 1993 recibió la Medalla John Bates Clark por su trabajo en el campo de la economía. Summers fue Presidente de la Harvard de 2001 a 2006.

Es de destacar que Obama no ha castigado a uno solo de estos hijoeputas. Al contrario, los ha nombrado para puestos muy importantes en su gobierno.

No que había que cambiar las cosas?… Curiosa forma de hacerlo.

Será que es un mentiroso? NOOOOOOOOOOO! ¡Cómo puedo pensar eso de un presidente estadounidense!? Debo estar equivocado…

Quiero dejar bien en claro que estoy hablando de HECHOS, no de suposiciones, teorías u opiniones. Así que hay muy poco margen para negarlos.

Una última cosa: ahora parece que nadie tiene la culpa de nada. O bien se la echan unos a otros con un sentido lamentable de la responsabilidad y la solidaridad entre colegas, o bien dicen que ellos sí avisaron a tiempo que el Titanic se hundía. Igualito que el Fifo, que nunca es responsable de nada y siempre encuentra la forma de culpar al Imperialismo, al sursuncorda o a la madre de los tomates, menos a él y sus compinches. Me recuerdan el viejo chiste: Pregunta: “Cuál es el colmo de un descarado en un velorio? Respuesta: “Tirarse un pedo bien apestoso, y echarle la culpa al muerto”.

-0-

Todavía este asunto da para mucho más. Por ejemplo, aún no he tocado a México y su FOBAPROA, la versión mexicana del rescate financiero. También me gustaría explicar porqué no podemos dejar que toda esta mierda y estos mierdas nos hagan perder la fe en los ideales. Y del Yin y el Yang aplicados a la economía y cómo resolver el dilema entre regular y desregular. Pero eso lo haré en el siguiente artículo. Por lo pronto, termino con un pensamiento de José Martí:

Qué es el amor a la patria?

“El amor, madre, a la patria
no es el amor ridículo a la tierra,
ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca”

José Martí

Le gustaría la ginebra y lo que Uds quieran, pero era un chingón, verdad?

Continuará…

Anuncios

Acerca de azayas48

Físico médico, programador de computadoras. Fan de Visual Basic y SQL. Cubano por nacimiento, mexicano por naturalización y por corazón.
Esta entrada fue publicada en Historias personales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un mundo feliz, o falaz? (IV)

  1. Pingback: Un mundo feliz, o Falaz? (III) | Las cosas que me gustaría saber

  2. fantoche dijo:

    CCCC OOOOO JJJJJJ OOOOOO NNNNN UUUUUU DDDDDD OOOOOOO

  3. quimBao dijo:

    y ya??? no tendremos mas escritos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s