El principal problema del México actual

Me duele ver cómo vamos a la ruina. México ha pasado -y sobrevivido- por conquistas, revoluciones, guerras y otros muchos momentos amargos pero creo que ninguno como el actual, a causa de las drogas. Considero un deber ciudadano el participar en la búsqueda de soluciones y por ello he escrito desde hace por lo menos 2 años y medio a diversas personalidades de la prensa, mis opiniones al respecto. No he logrado gran cosa pero por lo menos lo he intentado, y por ello tengo mi conciencia en paz. A continuación expongo dichas ideas para que todo el que quiera las lea y las discuta:

Gran parte de la inseguridad que se vive actualmente en las calles, es consecuencia directa del poder corruptor del narco. Y ese poder proviene a su vez de la inmensa cantidad de dinero que obtiene por su actividad de tráfico de sustancias prohibidas. Si encontráramos una forma de disminuír sus ganancias, automáticamente estaríamos mejorando la seguridad porque no tendrían suficiente para sobornos, la compra de armas, pertrechos, etc, al menos al nivel actual.

Ahora bien, de qué depende el negocio de las drogas? De dos cosas: el mercado, y la prohibición. Si elimináramos cualquiera de estos dos pilares, el negocio se caería.

En mi opinión, el mercado no puede acabarse porque depende de la voluntad de miles de infelices que quieren drogarse. Dicen que las drogas hacen que la gente experimente una sensación parecida a la sensación post-orgásmica, debido a que liberan endorfinas en
nuestro cerebro. Y aunque sus efectos a largo plazo son adictivos y destructores, hay muchísima gente que o bien no razona claro, o no tiene la suficiente fuerza de voluntad como para evitar su consumo. Y no podemos ponerle un policía detrás a cada uno, aparte de que necesitaríamos ponerle otro policía al policía… De manera que por ahí nunca lograremos avanzar con la rapidez necesaria.

Luego entonces, el único recurso que nos queda es eliminar la prohibición, con lo cual la droga se abarataría muchísimo. Tanto, que el negocio ya no sería rentable y los narcos tendrían que abandonarlo. Claro, seguramente se dedicarán a otra actividad ilícita, pero creo que nunca tendrían ganancias al nivel de lo que les deja el tráfico de drogas.

Me doy cuenta perfectamente de que lo que estoy planteando es una solución explosiva y que estaría expuesta a críticas por parte de un amplio sector -incluyendo los propios narcos y sus voceros-, pero creo firmemente que esa solución es mucho más inteligente que la que el gobierno está intentando actualmente, es decir, la guerra frontal, desgastante e inútil.

Aunque es cierto que el ejército ha tenido éxitos en la lucha, también es cierto que ya llevamos cinco años de guerra y no se le ve el fin por ningún lado sino más bien tengo la sensación de que estamos en un crescendo interminable. ¿Y saben porqué? Porque agarran presos a los narcos, pero dejan intacto el NEGOCIO. No hay nada que garantice que a las dos semanas de desarticular una organización, no surja otra similar, manejada por criminales que hasta ese momento no se habían podido dedicar al negocio porque los que estaban antes los mantenían a raya. Pero el gobierno, al quitarlos de enmedio, le está facilitando las cosas a los que vienen detrás. Y así ad infinitum, porque creo que la tentación es tan grande que siempre habrá personas dispuestas a arriesgarse.

Para mí, esto es tan evidente que me hace dudar de las verdaderas intenciones de las autoridades. Porque las únicas dos opciones que me dejan son la estupidez, o la complicidad.

Pero bueno -se preguntarán Uds.- y qué haremos con los que se droguen? Lo mismo que hacemos actualmente con los que se emborrachan y con los que fuman, les contesto yo. El alcohol y el cigarro también son drogas y producen adicción. Sin embargo, no están prohibidas y por eso su precio es normal y a los grandes criminales no se les ocurre montar un negocio con ellas. Si Ud. quiere beber a diario hasta caerse o fumar como chacuaco, lo puede hacer. Lo único que pasará es que sus probabilidades de morir de cirrosis hepática o de cáncer de pulmón, serán muy elevadas. Y si comete un delito bajo los efectos del alcohol, se le encarcela. Y si muere, se le entierra.

En el mundo han habido ejemplos que avalan mi tesis. El más conocido sucedió en los años veinte del siglo pasado con la Ley Seca en EU. Lo único que consiguieron los puritanos con dicha ley fue hacer que la mafia se capitalizara, y luego invirtiera sus ganancias en negocios lícitos, como casinos, hoteles, etc. Porque la gente siguió tomando
alcohol, lo único que tenían que pagarlo más caro.

La cantidad de dinero que nos está costando la guerra contra el narco es inmensa, y en estos tiempos de crisis económica vendría muy bien ahorrárnosla, sobre todo teniendo en cuenta que es un gasto inútil, como están demostrando los hechos. Y con el dinero ahorrado podríamos muy bien mejorar la educación pública y los programas de prevención de adicciones, los cuales estoy seguro que saldrían muchísimo más baratos y lograrían salvar a mucha gente.

Sin embargo, tampoco creo en soluciones mágicas. Todo problema importante tiene muchas aristas, y hay que tratar de explorarlas todas. Al respecto, me gustaría exponer las siguientes:

-En los últimos 20 años México ha pasado de ser un país transportador de drogas, a un país consumidor. Pero a pesar de que el mercado mexicano es cada vez más importante, el mercado norteamericano es muchísimo mayor, y no creo que lo alcancemos nunca. Esto plantea la interrogante: ¿qué pasará si México suspende la prohibición, pero EU no lo hace? Mi respuesta provisional es que los narcos seguirían con su negocio y en México empeorarían la corrupción y la inseguridad.

-¿Por qué dejamos que exista y prospere la percepción de que México es el culpable, y no le decimos abierta y francamente al gobierno de EU que la distribución de la droga en su territorio implica necesariamente que en aquel país haya una red de corrupción tan grande o mayor que la que existe en el nuestro?

-El dinero de las drogas se lava y se reinvierte en empresas lícitas, que pagan impuestos. Y no estamos hablando de unos pocos, sino de muchos miles de millones de dólares. En cierta forma, la economía mundial ya se habituó y depende de ello. Esos “inversionistas” de que tanto depende la economía de los países, de algún lugar sacan su dinero. Si al acabar con la prohibición elimináramos el negocio, ¿no estaríamos creando una recesión económica mundial de dimensiones gigantescas?

-¿Hasta qué punto el gobierno está consciente de los tres puntos anteriores, y ello justifica que se vaya por la “solución” de la guerra frontal?

Anuncios

Acerca de azayas48

Físico médico, programador de computadoras. Fan de Visual Basic y SQL. Cubano por nacimiento, mexicano por naturalización y por corazón.
Esta entrada fue publicada en México. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El principal problema del México actual

  1. Pingback: Las propuestas que me gustaría escuchar | Las cosas que me gustaría saber

  2. Pingback: Un Mundo Feliz, o Falaz? (I) | Las cosas que me gustaría saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s